Consideraciones generales:

Uno de los trastornos -o comportamientos- que durante más de seis décadas ha dejado perplejos a los expertos es el síndrome de Münchausen.
La gente que sufre síndrome de Münchausen se ve en la necesidad de buscar atención médica repetidamente para enfermedades que no existen o que son inducidas.

También puede crear enfermedades o inducir lesiones en otra persona, por lo general un hijo, con el único propósito de buscar ayuda médica.
Aunque fue descrita hace más de 60 años, este complejo y raro trastorno sigue siendo muy desconocido.
Los expertos ni siquiera han logrado ponerse de acuerdo en si realmente es una enfermedad mental. Para muchos, éste es un “comportamiento” que presenta patrones que van desde leves hasta severos.
En lo que todos los psiquiatras sí están de acuerdo es en que el síndrome de Münchausen es un fenómeno muy peculiar que surge de una profunda necesidad emocional que la persona tiene de ser cuidada y atendida.

Historia:

El síndrome fue descrito por primera vez en 1951 en un artículo en la revista The Lancet del doctor Richard Asher, un endocrinólogo británico.
El experto hablaba entonces de un patrón de auto lesiones, en el cual los individuos fabricaban historias, signos y síntomas de enfermedad.

En su artículo el doctor Asher nombró al fenómeno síndrome de Münchausen recordando al barón de ese nombre que supuestamente contaba muchas historias y aventuras fantásticas e imposibles sobre sí mismo.

Toma su nombre del ficticio Barón de Munchausen (“Baron Munchausen´s Narrative of his Marvelous Travels and Campaigns in Russia”, obra publicada en 1784). En este libro se describen las increíbles aventuras de un oficial alemán que relata gestas heroicas y exageradas difíciles de concebir. Por la descripción fantástica, irreal, de sus aventuras, Asher en 1951 hace un símil y lo aplica a estos enfermos, quienes suelen tener explicaciones inadecuadas, exageradas, acerca de sus padecimientos. También se denomina Trastorno Ficticio y a estos pacientes se les conoce como “adictos al hospital” o “pacientes profesionales”.

Definición:

La persona que sufre este desconcertante trastorno crea los síntomas de alguna enfermedad, ya sea en sí misma o en otro individuo.
El individuo con Münchausen puede pretender que tiene síntomas que no existen en realidad o deliberadamente puede causarse daño o lesiones a sí mismo, como cortaduras o magulladuras o ingiriendo medicamentos o sustancias tóxicas.
En otra forma del trastorno, el síndrome de Münchausen por poder (que ahora suele llamarse enfermedad fabricada o inducida (EFI)) el enfermo puede inventar o fingir síntomas en otra persona, por lo general sus hijos.
Muchos de los pacientes con Münchausen tienen un conocimiento muy amplio de los términos y procedimientos médicos.
Así que son capaces de crear explicaciones plausibles para sus afirmaciones.
La forma como presentan sus síntomas a menudo es tan convincente que es necesario llevar a cabo análisis e investigaciones médicas para descartar un posible trastorno médico subyacente.

Predisposición:

La forma como presentan sus síntomas a menudo es tan convincente que es necesario llevar a cabo análisis e investigaciones médicas para descartar un posible trastorno médico subyacente.

La enfermedad a menudo se inicia en las primeras etapas de la adultez y es más común entre los hombres. Quienes trabajan en un ambiente de servicios médicos están en mayor riesgo de desarrollar el trastorno.
Los expertos creen que la gente que sufrió abuso o abandono durante su infancia tiene un mayor riesgo de sufrir el síndrome de Münchausen.
Como se conoce muy poco sobre las causas del trastorno, es difícil saber cómo prevenir su desarrollo.

Alguien con Münchausen puede tener un largo historial de enfermedades que, a pesar de haber sido investigadas, continúan sin explicarse.
Muchas veces los pacientes con Münchausen son sometidos a cirugía exploratoria para encontrar una explicación para sus síntomas.
El daño auto inducido deliberadamente o la cirugía exploratoria resulta en múltiples cicatrices en su cuerpo. A menudo tienen un extenso historial médico.

Síntomas:

El trastorno es un comportamiento que deja perplejos a los expertos.
Los síntomas más comunes que los pacientes con Münchausen dicen tener son problemas respiratorios, reacciones alérgicas, diarrea, vómito, convulsiones, dolor abdominal y desmayos.
A menudo, quienes sufren Münchausen acuden a distintos hospitales y clínicas. Y cada vez cuentan la misma historia o una similar, e informan que tienen los mismos síntomas.
De esta forma son sometidos a los mismos exámenes una y otra vez.
E incluso si acuden al mismo hospital regularmente, la precisión de la representación de sus síntomas resulta en que el personal médico no tenga otra alternativa más que volver a realizar los exámenes.
En la enfermedad fabricada e inducida la persona inventa los signos de una enfermedad en otra persona. Por lo general se trata de un padre que crea síntomas de una enfermedad en su hijo.
Esta forma del trastorno puede llegar a extremos más peligrosos cuando el padre o madre provoca daños o lesiones reales en su hijo para poder apoyar sus afirmaciones.

Diagnóstico:

El diagnóstico del síndrome de Münchausen es muy difícil, y su tratamiento aún más.

Si un médico sospecha que se trata de Münchausen y comienza a interrogar al paciente sobre su comportamiento, a menudo éstos se vuelven extremadamente inquietos o defensivos.
Por lo general los pacientes desaparecen para evitar la detección y después buscan ayuda en un hospital distinto donde no son conocidos.
Es importante que el personal médico establezca una relación de apoyo con un paciente y trate de evitar pruebas o tratamientos innecesarios.

Síndrome de Münchausen por poderes:

Es una forma de abuso infantil en la que el padre o la madre induce en el niño síntomas reales o aparentes de una enfermedad.
El padre o la madre pueden simular síntomas falsificando fiebres, dejando de alimentarlo, dándole laxantes para provocar diarreas, o eméticos para que vomite o usar otros métodos como manipular la sangre o la orina del niño añadiendo sustancias, maniobras estas que buscan la atención médica.

El niño aparenta estar enfermo o en realidad está enfermo, situación provocada por el progenitor involucrado. Suelen ser hospitalizados por presentar síntomas que no se ajustan a enfermedades claras o no concuerdan entre sí y se les somete a exámenes, incluso a cirugía u otros procedimientos molestos e innecesarios.

Los síntomas del niño mejoran en el hospital pero recurren al regresar a casa, llevando de cabeza a los pediatras. La madre o padre suele ser muy colaborador y apreciado por el personal sanitario por su abnegación en el cuidado del niño enfermo, lo que hace poco probable que el médico sospeche el diagnóstico real.

Esta forma de abuso puede atentar contra la vida del niño, pudiendo llegar hasta el punto de daño físico grave e incluso la muerte.
Ocurre por problemas psicológicos del adulto y es generalmente un comportamiento que busca llamar la atención de los demás. Es un trastorno difícil de tratar en los padres y requiere años de apoyo terapéutico.
Se trata de un síndrome raro, pero es labor nuestra el estar atentos para reconocerlo.

La detección precoz del “Síndrome de Münchausen por poderes” puede evitar la continuidad del abuso, los exámenes médicos, los tratamientos innecesarios y posiblemente peligrosos y el riesgo de complicaciones sicológicas como depresión, ansiedad o trastorno de estrés postraumático.
Una vez reconocido es necesario notificarlo a las autoridades para proteger al niño y retirarlo del cuidado directo de la madre o padre involucrado, a quien se le debe ofrecer ayuda con tratamiento psiquiátrico.

Con la aparición de las redes sociales el entorno se hace más extenso, y por tanto, los posibles episodios ficticios inimaginables. Con lo que podemos empezar a hablar del síndrome de Münchausen en la red.

El síndrome de Münchausen en la red o síndrome de Münchausen por Internet:

Es un patrón de conducta en la que los internautas buscan llamar la atención fingiendo enfermedades u otro tipo de desgracias personales en sitios en los que otros usuarios están en línea, como las salas chats, foros, y comunidades virtuales o redes sociales.

Este patrón de conducta fue identificado en 1998 por el psiquiatra Marc Feldman, quien creó el término “Münchausen por Internet” en el año 2000.
Seguramente muchos de los que participamos en redes sociales hemos detectado algún caso de ‘Münchausen por Internet’, pero el dilema es cómo reaccionar ante ellos. Si les seguimos la corriente, hacemos crecer esa bola de nieve que puede tener resultados imprevisibles e incluso dramáticos. Si los ignoramos, el enfermo/a multiplica su estado de ansiedad, volviéndose aún más peligroso.

Tratamiento:

Si la persona que sufre Münchausen logra reconocer que tiene un problema, la participación de un psiquiatra o un psicólogo y de los servicios sociales será esencial.

Tal como señalan los especialistas, los tratamientos para Münchausen deben centrarse el trastorno psiquiátrico que subyace a este comportamiento, que puede ser un trastorno de ansiedad, del estado de ánimo o una enfermedad de la personalidad.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]