Son palabras que se utilizan casi siempre como significando lo mismo y que, sin embargo, aunque una esté contenida en la otra, no necesariamente tienen que tomarse como sinónimos. El diccionario español define al reumatismo como la enfermedad que se manifiesta generalmente por inflamaciones dolorosas en las partes musculares y fibrosas del cuerpo; a la artritis la define como la inflamación de las articulaciones. Estas definiciones no difieren esencialmente de las que proporcionan los diccionarios médicos. Por lo que podemos establecer que existe un reumatismo articular y otro no articular o de partes blandas.

El reumatismo no articular o de partes blandas comprende un grupo de afecciones que tienen como denominador común el dolor músculo-esquelético y la rigidez. Aquí encontramos una variedad de enfermedades tales como la bursitis, tendinitis, compresiones nerviosas, dolor de espalda, dolor de cintura, dolor del cuello, etc., que tienen un pronóstico algo diferente a la artritis.

En la vida diaria es más común ver personas con estos cuadros dolorosos, que no necesariamente padecen de artritis; incluso, se pueden quejar de numerosos dolores articulares, y no se percibe ningún elemento inflamatorio articular. En ocasiones, estas personas, por lo general mujeres en la edad media de la vida, no logran dormir bien, concibiendo un sueño superficial donde el organismo no descansa y se levantan en la mañana más cansadas que cuando se acostaron y usualmente con trastornos del comportamiento.

En la oportunidad de la consulta médica se les puede desencadenar parte de los dolores al presionar puntos determinados del cuerpo; esto es lo que se conoce con el nombre de complejo fibrisítico/fibromiálgico cuyas causales no se ha podido determinar con propiedad. En relación con el reumatismo articular o artritis, hay dos enfermedades que han capitalizado la atención médica a través de los tiempos: la osteoartritis y la artritis reumatoidea, tanto por el camino patológico que es diferente en cada una de ellas, como por los grados de incapacidad que generan.

Dr. Avilio Méndez Flores