Tener una gran medida de cintura, aunque el índice de masa corporal esté “en regla”, aumenta el riesgo de muerte prematura, según un amplio estudio europeo publicado en Estados Unidos.

Una comparación entre sujetos con el mismo índice de masa corporal muestra que el riesgo de morir prematuramente aumenta de forma lineal a medida que se acrecienta el número de talle, según los autores del estudio publicado en el New England Journal of Medicine fechado el 13 de noviembre de 2008.

El riesgo de muerte prematura era casi dos veces mayor entre los participantes con una amplia medida de cintura, a saber los que tenían más de 120 cm (en el caso de los hombres) o más de 100 cm (en el de las mujeres), comparativamente con circunferencias inferiores a 80 cm para los hombres y 65 cm para las mujeres.

Este riesgo es similar aunque el índice de masa corporal (IMC) se sitúe en una banda normal, según la investigación conducida sobre 359.000 personas de 51,5 años promedio, de las cuales 65,4% eran mujeres, en nueve países europeos.

El trabajo muestra contundentemente que un exceso de grasa acumulada en la cintura presenta un riesgo importante para la salud, aunque estos sujetos no sean considerados obesos ni tengan sobrepeso, destacan los autores del estudio.

Cada aumento de cinco centímetros en la circunferencia de la cintura aumenta el riesgo de mortalidad un 17% entre los hombres y un 13% entre las mujeres.

Los resultados de esta investigación deberían alentar a los médicos a medir sistemáticamente el perímetro de la cintura a sus pacientes, aunque su IMC esté dentro de lo normal, para evaluar el estado de salud y los riesgos, estimaron los autores de los trabajos del Imperial College de Londres, el instituto alemán de nutrición humana y otras instituciones europeas.

Fuente: AFP