Definición:

El dolor de cabeza o cefalea se puede definirse como cualquier dolor o molestia de la bóveda craneana. Cefalalgia y jaqueca son también términos sinónimos de los primeros. El dolor de cabeza es una de los trastornos o enfermedades más frecuentes que padecen las personas, se trata de un síntoma de muy variada etiología (enfermedad, cansancio, estrés, etc.).

Causas:

Son múltiples las causas, siendo la mayoría de ellas de origen poco conocido (Cefaleas Primarias); y las asociadas a procesos identificables, generalmente más graves (Cefaleas secundarias).

Clasificación:

Cefaleas Primarias: cuyo mecanismo de origen no se conoce bien, y son generalmente benignas. Afortunadamente, cerca del 90% son cefaleas que no revisten mayor peligrosidad, son de carácter más bien benigno.
Entre estas están la cefalea tensional (la más frecuente); la migraña o jaqueca, la cefalea en racimos y la hemicránea paroxística.

Cefalea tensional:

Se caracteriza por producir una sensación de presión que genera un dolor intenso y continuo. Es el tipo de dolor de cabeza más frecuente en la consulta médica y se debe a una tensión de los músculos del cuello, hombro o cabeza. Esta tensión puede tener su origen en el uso de posturas incorrectas, el estrés, y el cansancio.

Migraña o jaqueca:

Es otro de los tipos de cefaleas más frecuentes, que clínicamente se presentan con un dolor en una mitad del cráneo (pero también puede ser bilateral), es episódico, y existen en la mayoría de los casos antecedentes familiares. Se pueden asociar a otros síntomas como náuseas, vómitos, palidez, y en algunos casos a algún trastorno neurológico motor o sensitivo (jaquecas complicadas o acompañadas).

Cefaleas Secundarias: que se asocian a alguna enfermedad identificable y son síntomas de ella:

• Hipertensión o aumento de la presión intracraneal.
• Dilatación o distensión de las arterias extra e intracraneales, produciendo un dolor pulsátil.
• Compresión o inflamación de los nervios craneales y medulares (médula espinal)
• Irritación meníngea
• Alteración de proyecciones serotonérgicas intracerebrales.
• Inflamación, espasmo o traumatismo de los músculos craneales o cervicales
• Desplazamiento de venas importantes de la cabeza, tanto del córtex como de los senos.
• Presencia de masas tumorales.

Un tumor cerebral puede no causar cefalea, pero cuando la presenta, suele ser constante, tipo opresivo, de intensidad variable, y a menudo acompañada de alguna otra sintomatología o signología neurológica; debilidad progresiva en un lado del cuerpo, convulsiones, vómitos explosivos, cambios del estado mental, alteraciones visuales, etc., según el área cerebral afectada.

Otros tipos de cefalea secundaria pueden deberse a la ingesta de medicinas o drogas, algunos trastornos del metabolismo, infecciones, gripe, otitis, sinusitis, etcétera.

A continuación algunos tipos de dolor de cabeza:

Cefalea por irritación meníngea: El dolor es agudo e intenso y se caracteriza por producir rigidez en el cuello. Está originada por una hemorragia o infección.

Cefalea de origen ocular: Como su nombre indica el dolor está localizado en los ojos. Suele estar causada por cuadros de miopía y astigmatismo.

Cefalea por punción lumbar: El dolor es constante y se localiza, bien en la zona frontal de la cabeza, bien en la zona occipital o posterior.

Cefaleas causadas por alteraciones de músculos, ligamentos y articulaciones de la parte superior de la columna vertebral: Se trata de un dolor continuo y de origen articular que hace que los movimientos de la cabeza sean limitados por causa del dolor.

Cefalea por afectación de los de senos: Se caracteriza por tratarse de un dolor pulsátil que afecta a los senos etmoides y esfenoides y localizarse alrededor de los ojos.

Cefalea febril: Como el nombre indica, se trata del dolor de cabeza producido por aumento de la temperatura intracraneana.

Cefaleas que requieren atención médica inmediata:

• Cuando el dolor es crónico y nunca ha consultado por ello a un médico.
• Cuando el dolor es crónico y nunca se ha hecho algún examen complementario (escáner, resonancia magnética, etc.) que descarte alguna patología asociada.
• Cuando el dolor es crónico y presenta sintomatología asociada grave.
• Cefalea en un niño, sobre todo si está asociada a otros síntomas.
• Y cuando frente a una duda, se crea pertinente visitar a un médico.

Gravedad de los dolores de cabeza:

En algunas situaciones los dolores de cabeza pueden se indicativos de procesos graves. A continuación se enumeraran algunos de los síntomas que indican que una cefalea puede ser causada por una patología de cierta gravedad:

– Cuando los dolores de cabeza se producen sólo en un hemisferio del cráneo.
– Una hemorragia subaracnoidea puede provocar un cuadro de cefalea con inicio brusco o durante la realización de ejercicio físico, sobre todo si el dolor de cabeza es muy intenso y de nueva aparición.
– Cuando en las cefaleas se producen cambios en el patrón del dolor.
– Dolores de cabeza que producen alteraciones del nivel de conciencia pueden ser indicativos de meningitis u otras infecciones.
– Un dolor de cabeza en aumento gradual puede indicar el crecimiento de una lesión ocupante de espacio craneal, como por ejemplo un tumor cerebral.

Tratamiento de la cefalea:

El tratamiento será diferente dependiendo de la causa y el tipo de dolor de cabeza. Los fármacos y medicinas más empleados son los analgésicos, entre los que se encuentran el paracetamol y la aspirina, y los ergotamínicos..

Recomendaciones:

No es posible dar un consejo general sobre el manejo de las cefaleas, ya que como se ha observado sus causas son muy diversas en origen y gravedad. Por tal motivo, una vez realizado el diagnóstico, a través de la evaluación de su médico y de los exámenes que el solicite, se podrá determinar la mejor forma de terapia y el seguimiento más adecuado, caso a caso; siendo a veces muy simple (analgésicos apropiados, medidas generales, etc.) mientras en otras habrá que investigar a fondo y tratar la causa subyacente.

Algunas notas importantes a recordar:

Que los dolores de cabeza o cefaleas más frecuentes son: la Cefalea Tensional y la Migraña, y que no revisten mayor riesgo vital o de secuelas (a menos que se trate de un tipo de jaqueca complicada).

Que hay múltiples tipos de cefaleas (más de 310 tipos), y es por eso que es bueno consultar al médico para hacer un acertado diagnóstico, descartar las causas graves de cefalea e indicar el tratamiento más adecuado.

Que las cefaleas de inicios recientes o agudos y las crónicas progresivas pueden ser síntomas de una enfermedad grave.

Que los medicamentos para el dolor siempre deben tomarse según indicación médica, paras no generar problemas por la toma de medicamentos que no corresponden al tipo de dolor de cabeza.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]