1-Es la obstrucción de los poros u orificios de las glándulas sebáceas. Eso hace que se acumule la grasa y ocasionalmente se infecten, produciéndose pus en su interior.

2-La mayoría de los adolescentes padecen de alguna forma de acné, que a menudo desaparece con el paso del tiempo, sin necesidad de tratamiento y aunque en la mayoría de los casos es un problema leve, puede resultar molesto.

3-En las formas más graves se producen protuberancias más profundas como quistes y nódulos. La enfermedad sin tratar puede dejar marcas en la piel e incluso, en los casos más graves, conducir a la aparición de cicatrices serias y permanentes.

4-La parte negra del acné no es suciedad, sino que se trata del sebo seco y células dérmicas desprendidas en las aberturas de los folículos pilosos.

5-El acné no es provocado por los alimentos. Aunque los dermatólogos tienen diferentes opiniones sobre este punto, hay algo seguro: ninguna dieta por estricta que sea va a curar el acné por sí sola.

6-No existe una cura instantánea ni permanente, pero es controlable y el tratamiento adecuado puede prevenir la aparición de cicatrices.

7-El adolescente debe evitar apretar, rascar, presionar o reventar sus espinillas. Porque puede provocarse un mayor enrojecimiento, inflamación e infección secundaria, y secuelas de cicatrices.

8-Un virus bacteriófago existente en la piel humana podría ser la base para un tratamiento natural contra el acné. El virus ataca naturalmente a la bacteria que da lugar a espinillas infectadas. La ventaja es que el virus se crea de forma natural y no tendrá efectos secundarios. Se aplica con un gel.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]