Es una prueba que mide la masa de hueso, sigue siendo el método más útil para identificar la posibilidad de padecer de osteoporosis, o detectar la propia enfermedad.

Se determina que las mujeres que entran en menopausia deben realizarse una densitometría, y si tienen factores de riesgo, con más razón.

Las siguientes dependerán del grado de lesión, y también permitirán estudiar los efectos del tratamiento.

No todas las mujeres van a sufrir osteoporosis. Elementos como una madre con fractura por osteoporosis, historia personal de fracturas, delgadez (por un índice de masa corporal de 20% o menos), ser blanca, haber consumido cortisona por alguna razón (como asma), fumar, consumo de alcohol con frecuencia son suficientes para dudar de la fortaleza de los huesos.

Las únicas densitometrías que valen para el diagnóstico son las que se hacen en la cadera o en la columna vertebral. Las otras, las que se efectúan en el antebrazo, el dedo o el talón, únicamente sirven para da la voz de alarma.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]