Es producida por virus y generalmente se presenta de forma epidémica.

Se contagia por contacto directo y a través del aire. Apenas tarda de 1 a 3 días en manifestarse.

Tratándose de una gripe aguda sus síntomas son: Fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta y tos. Puede complicarse con diarrea, neumonía o meningitis.

No tiene tratamiento antibiótico.

Los virus de la influenza tienen una capacidad extraordinaria de mutación, por lo que cada año hay que rehacer la inmunización. Está formalmente indicada en mayores de 65 años, en pacientes con enfermedades crónicas y su única contraindicación es la alergia a la proteína del huevo.

La aplicación de la vacuna debería ser una firme rutina anual.

Recuerde: más fácil es prevenir que curar. Cuida tu salud.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]