Es una enfermedad producida por un virus.

El contagio se produce, generalmente, por las secreciones emitidas en finas gotas por la tos.

Tarda en manifestarse unos 10 días.

Los síntomas suelen ser agudos: fiebre alta, tos frecuente, marcada conjuntivitis y faringitis y 4 días después una erupción característica de manchas rojas parduscas que comienzan en la cara y dura 8 días si no se complica. La enfermedad es más grave en lactantes y adultos mayores.

No tiene tratamiento antibiótico.

Se puede complicar con diarrea o neumonía.

Se previene con la vacuna respectiva en una sola aplicación o en el equipo de la trivalente viral a partir del año de edad.

Dato práctico: fiebre sin tos no es sarampión.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]