Es una enfermedad producida por la toxina de una bacteria; dicha bacteria se contagia a través de una herida ocasionada por un objeto punzante y contaminada con tierra, polvo de la calle o heces de animales o humanas.

También en casos de desgarros o quemaduras y hasta en lesiones insignificantes.

Puede demorar en manifestarse de 45 a 180 días.

Los síntomas son: contracciones musculares dolorosas, primero en el cuello y luego en el tronco. Espasmos generalizados y la expresión facial conocida como risa sardónica. El proceso se presenta muy grave y con riesgo de mortalidad.

El tratamiento es en base a la antitoxina tetánica a altas dosis.

La vacunación se hace con el toxoide tetánico comprendido en la vacuna triple para el niño a partir de los dos meses de edad. Y en los adultos cada diez años. Especial énfasis se hace en mujer embarazada para prevenir el tétanos neonatal.

Recuerde que es menos difícil prevenir que intentar curar. Cuide su salud.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]