Definición:

Trastorno grave de la conducta alimentaria en que hay un rechazo a mantener el peso corporal en unos valores mínimos normales, junto con un miedo intenso a ganar peso y una importante alteración de la propia imagen, que conduce a la persona que sufre este trastorno a verse demasiado gorda, incluso cuando su peso está por debajo de lo normal.

Puede aparecer tanto en hombres como en mujeres aunque es más frecuente en éstas (10 mujeres por cada varón).
Generalmente comienza entre los 12 y los 18 años si bien en los últimos tiempos se aprecia que puede aparecer incluso en edades más tempranas de la vida.

Causas:

Influyen muchos factores entre los que destacan una influencia genética, factores psicológicos (familiares y conflictos psíquicos) y factores sociales (influencias y expectativas sociales).

En los últimos años, se ha culpado a la moda del aumento del número de adolescentes con anorexia. La imagen actual de la belleza relacionada con cuerpos delgados y el rechazo de la obesidad han conducido, según algunos especialistas, a que se relacione el éxito social -tan importante en la adolescencia- con el hecho de tener un cuerpo más delgado.

Manifestaciones:

La anorexia generalmente comienza como un comportamiento de dieta aparentemente inocente, que se intensifica progresivamente conduciendo a una pérdida de peso extrema y dañina.

Las personas que la padecen raramente infringen reglas o desobedecen, les cuesta transmitir sus sentimientos a los demás, tienden a ser perfeccionistas, buenos alumnos y suelen tener una intensa actividad física.

Los síntomas más comunes son:

• Bajo peso corporal o pérdida inexplicada de peso en los últimos meses.
• Miedo intenso a volverse obeso, incluso cuando se está perdiendo peso.
• Se niega a mantener un peso corporal mínimo.
• Rechazo obsesivo a la comida.
• Preocupación por la preparación de los alimentos.
• Costumbres alimentarias extrañas.
• Negación de sensaciones de hambre, sed, fatiga o sueño y excesiva actividad física.
• En las mujeres que ya han tenido la primera regla, ausencia de tres ciclos menstruales sin otra causa o trastornos menstruales.
• Alteración del carácter con cambios de humor imprevisibles.
• Negación total o parcial de la enfermedad.
• Dolores abdominales frecuentes.
• Estreñimiento.
• Frecuente sensación de frío. Piel seca y cabello fino y frágil.

Los adolescentes enfermos muestran algunos de los mismos síntomas enunciados, no tienen que presentarlos todos.

Tratamiento:

Lo más importante es la detección precoz del trastorno, pues en las etapas iniciales de la enfermedad el pronóstico es más favorable. El tratamiento requiere una estrecha colaboración entre médicos, psicólogos, psiquiatras, familia y paciente. Incluye psicoterapia individual y familiar, junto con tratamiento nutricional.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]