Es un trastorno crónico debido a niveles anormalmente altos de la hormona de crecimiento.

Las consecuencias externas se tornan evidentes con los años: agrandamiento e hinchazón de pies, dedos, mandíbula, nariz y lengua, cambios en la voz, sudoración excesiva, fatiga, dolor de cabeza y articulaciones. Pero, las consecuencias internas son las más graves: agrandamiento del corazón, hígado y bazo, entre otros órganos; y desarrollo de enfermedades como hipertensión arterial y diabetes.

Por lo general, la acromegalia obedece a la aparición de un tumor que va atrofiando la glándula hipofisiaria y genera una excesiva producción de la hormona del crecimiento.

Se trata quirúrgicamente por extirpación del tumor y con drogas que inhiben la secreción de la hormona del crecimiento.

Cualquier síntoma que moleste por varias semanas debe ser consultado médicamente. Cuide su salud.

Dr. Avilio Méndez Flores
[ad code=2 align=center]