Medicina en gotas

Apendicitis

0


Definición:

Es la inflamación aguda del apéndice cecal, se produce por la obstrucción del espacio libre que tiene en su interior y la proliferación de bacterias que hacen que el mismo se vaya llenando de líquido purulento (pus), que si avanza mas, puede provocar la perforación del mismo llevando el liquido purulento a la cavidad abdominal produciendo lo que se llama peritonitis que puede ser localizada a los alrededores del apéndice o si pasa más tiempo llevar a una peritonitis generalizada ( presencia de pus en todo el abdomen) que es una condición clínica grave y puede poner en riesgo la vida del paciente.

Datos anatómicos:

El apéndice cecal es un órgano linfoide (parecido a las amígdalas de la faringe), tiene la forma de un “dedo” o un “gusano”, está localizado en el ciego que es la parte inicial del colon, proyectado hacia la parte derecha baja de la cavidad abdominal, que en su relación superficial se puede ubicar hacia abajo y a la derecha del ombligo. Es un pequeño tubo que mide 10 cm. de largo por menos de 1 cm. de ancho.
El apéndice funciona como parte del sistema inmune durante los primeros años de vida. Después de este período, el apéndice deja de funcionar y otros órganos continúan ayudando a combatir las infecciones.

Frecuencia:

Se estima que la apendicitis afecta a un 7% de la población y es la razón más común para que un niño necesite cirugía abdominal de emergencia.

La mayoría de los casos de apendicitis se presentan entre las edades de 10 a 30 años. Tener antecedentes familiares de apendicitis puede aumentar el riesgo de que un niño padezca la enfermedad, especialmente en los varones, y aparentemente padecer de fibrosis quística también pone al niño en mayor riesgo.

Puede ocurrir, sin embargo, a cualquier edad y afecta por igual a mujeres y hombres.
La apendicitis aguda suele ser más grave en los lactantes y en los ancianos. (Por la dificultad de ser diagnosticada precozmente y por el tiempo y el tipo de evolución que presenta en ellos).
Es riesgosa su presentación, en mujeres embarazadas y pacientes inmunodeficientes.
Puede ser de muy fácil diagnostico y resolución o presentarse en algunas ocasiones de manera muy rara y tener complicaciones severas.
En la actualidad se han reducido importantemente las complicaciones y la mortalidad por esta enfermedad en el ejercicio de la sospecha y el diagnostico tempranos.

Causas:

La apendicitis se produce cuando en el interior del apéndice se llena de algo que le ocasiona irritación, como mucosidad, heces o parásitos. El apéndice entonces se irrita y se inflama. La irrigación sanguínea que llega al apéndice se detiene a medida que la irritación y la inflamación aumentan. La irrigación sanguínea adecuada es necesaria para que una parte del cuerpo permanezca saludable. Cuando se reduce la irrigación sanguínea, el apéndice comienza a morir. La ruptura (o perforación) se produce cuando se desarrollan orificios en las paredes del apéndice, permitiendo que las heces, las mucosidades y otras sustancias se filtren a través de ellos y lleguen al interior del abdomen. Cuando el apéndice se perfora, se produce una infección dentro del abdomen conocida como peritonitis.

En todos los casos, la apendicitis es causada por la obstrucción de la luz apendicular (taponamiento del espacio libre en su estructura parecida a un tubo).
Se conocen dos causas de esta obstrucción::

●Taponamiento por un elemento presente en el intestino, como ser: un pequeño fragmento de heces fecales endurecidas (fecalito), un residuo alimentario lo suficientemente duro para tapar el orificio apendicular o elementos extraños como semillas de uva, de cítricos u otros similares.
●Taponamiento por hinchazón de sus paredes linfoides provocada por infección debida a bacterias que provienen del intestino mismo o llegan al apéndice a través de la sangre.

Patogenia:

Una vez producida la obstrucción (apendicitis edematosa), en el espacio ciego profieran bacterias intestinales que producen pus de manera progresiva (apendicitis flegmonosa), hasta que la presión dentro del apéndice aumenta de tal manera que una de sus paredes se debilita y se perfora (apendicitis necrosada) permitiendo que el liquido purulento salga hacia la cavidad abdominal (peritonitis localizada) e incluso permitir que a través de la perforación escape pus y contenido intestinal (heces fecales) hacia el resto de la cavidad peritoneal (peritonitis generalizada y fecal). La ruptura del apéndice puede poner en peligro la vida.

Síntomas:

El síntoma inicial de la apendicitis aguda es casi siempre el dolor abdominal, que se inicia en la zona alrededor del ombligo, que luego de un par de horas se ubica en la región baja derecha del abdomen, es constante y generalmente va incrementando en su intensidad, los pacientes lo describen como una “punzada constante y dolorosa”. Puede empeorar con los movimientos, al respirar profundamente, al tocarse y al toser o estornudar.

Se acompaña de pérdida del apetito. Luego pueden presentarse nauseas y vómitos. Cuando transcurren varias horas más se presentan fiebre y escalofríos. Solo en algunos casos se presenta diarrea y en otros dificultad para eliminar gases o tener defecación.
La aparición y secuencia de todos estos elementos harán sospechar a su médico en la probabilidad que se padezca de apendicitis aguda.

Atención:
Es muy importante saber que si el paciente recibió alguna medicación (analgésicos u otros), esta cronología puede alterarse y producir mejoría temporal de los síntomas, pero que se traduce en más tiempo y dificultad para el diagnostico y provocar que la apendicitis ya este complicada en el momento de su resolución.

Diagnóstico:

El elemento fundamental del diagnostico es el examen clínico del paciente, realizado por el cirujano, que es la suma de los síntomas (lo que el paciente cuenta al médico acerca de sus molestias) y los signos clínicos que se obtienen mediante el examen físico, que determina la presencia de fiebre, elevación de la frecuencia cardiaca (taquicardia) y el hallazgo de signos clínicos positivos para apendicitis, que son maniobras realizadas por el cirujano en el abdomen del paciente.

Otros exámenes:

El hemograma (prueba de sangre) es indispensable, confirma la presencia de una “infección aguda”. En algunos casos se requiere un examen de orina, cuando dentro de las probabilidades diagnosticas esta la infección urinaria.
La radiografía de abdomen otorga datos indirectos para apoyar al diagnostico de apendicitis aguda.
La ecografía abdominal se ha convertido en el elemento más útil para confirmar el diagnostico, pero no es satisfactoria en todos los casos. En casos de una difícil correlación clínica o datos no claros en los exámenes de debe recurrir a la tomografía de abdomen.

La suma racional y lógica del examen clínico positivo y la corroboración diagnostica por medio de los exámenes complementarios proporcionan el diagnostico confirmatorio o presuntivo (de alta sospecha) de Apendicitis Aguda, que implica el consejo inmediato de su médico de realizar una cirugía urgente para solucionar el problema.

Diagnostico diferencial:

En niños:
• Adenitis mesentérica
• Diverticulitis de Meckel
• Gastroenteritis
• Intususcepción intestinal
• Infecciones urinarias

Adultos en general:
• Colecistitis aguda
• Pancreatitis aguda
• Diverticulitis de Meckel
• Ulcera péptica complicada
• Infección urinaria

Ancianos (por encima de 60 años):
Causas de adultos más:
• Neumonías basales
• Obstrucción Intestinal
• Divertículos colónicos
• Isquemia Intestinal
• Infección urinaria
• Cáncer abdominal

Mujeres en edad reproductiva:
Causas de adultos más:
• Embarazo ectópico
• Infección de ovario y trompa derechos
• Quistes ováricos complicados
• Infección urinaria

Casi todas las enfermedades que ocurren en el abdomen, en algún momento pueden simular una “Apendicitis Aguda”, por ello es fundamental el diagnostico precoz, y el tratamiento temprano, pues muchas de estas enfermedades son mucho más graves y de resolución más compleja que una “Apendicitis” y otras no necesitan de una cirugía, solo tratamiento médico.

Tratamiento:

El tratamiento específico será determinado por el médico basándose en lo siguiente:
• La gravedad del trastorno.
• La edad del paciente, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.
• La opinión del cirujano y otros médicos a cargo de la atención del enfermo.
• La tolerancia del paciente a determinados medicamentos, procedimientos o tratamientos.
• Sus expectativas para la evolución del problema.
• Su opinión o preferencia.

La cirugía de la apendicitis aguda no complicada (apendicitis edematosa, flegmonosa e incluso la necrosada) es la apendicectomía, que puede realizarse por una pequeña herida de 3 a 5 cm. en la parte derecha y baja del abdomen, o por una laparoscopia (que incluso puede ser diagnostica, cuando el cuadro clínico y los exámenes no son claros) y se convierte en apendicectomía laparoscópica. Implica extraer el apéndice y ligar su base en el ciego. Es una cirugía que no dura mucho tiempo, a no ser que el apéndice tenga una situación anormal en el abdomen. Se realiza bajo anestesia general y habitualmente no requiere drenajes. Se administran dosis mínimas de antibióticos y el paciente puede alimentarse dentro de las primeras 48 horas.
La cirugía de la apendicitis aguda complicada (apendicitis necrosada o peritonitis localizada o generalizada) tiene las mismas características de la apendicectomía, pero además se debe realizar una limpieza y lavado del contenido de pus y contenido intestinal que exista en el abdomen, la herida puede llegar hasta 12 cm. o más a veces se deja abierta para evitar su infección y habitualmente requiere dejar drenajes para recolección de los residuos posteriores a la limpieza. De acuerdo a la gravedad, en ocasiones se necesitan más cirugías, requiere de 7 a 15 días de uso de antibióticos por vía venosa y el paciente puede tardar hasta 4 o 5 días para volver a alimentarse. El paciente con Peritonitis Generalizada es considerado grave y de acuerdo a su edad y si tiene otras enfermedades puede tener riesgo de mortalidad.

Convalecencia:

La recuperación general luego de una apendicectomía sin complicaciones es rápida, solo necesita un par de días de hospitalización y el retorno al trabajo habitual, como para un oficinista, tarda aproximadamente 7 a 15 días. Este tiempo puede ser menor si el procedimiento se lleva a cabo por procedimientos de mínima invasión (Apendicectomía laparoscópica).
Si la apendicitis esta complicada con peritonitis en el momento de su resolución quirúrgica, incrementa de manera radical los tiempos de recuperación y retorno al trabajo, pudiendo precisar hasta 15 días de hospitalización (para administración de antibióticos y control de la evolución favorable de la peritonitis) y el retorno al trabajo habitual puede tardar hasta un mes. Por ello es importante el diagnostico precoz y la resolución rápida del proceso infeccioso de la apendicitis.

Secuelas estéticas:

Luego de una cirugía convencional (Laparotomía) de Apendicitis no complicada queda una cicatriz pequeña de 3 a 5 cm.
La Peritonitis por Apendicitis aguda complicada necesita laparotomía de hasta 10 cm. y otras pequeñas para drenajes.
Los procedimientos de mínima invasión (laparoscópicos) dejan cicatrices de menos de 1 cm. que son prácticamente imperceptibles luego de 6 meses. Solo se aconseja en Apendicitis no complicadas

Conducta ante un dolor abdominal:

• Primero, lo más importante es evitar la automedicación (consumir medicamentos como analgésicos o antiespasmódicos que se tengan en casa o que hayan sido prescritos para un familiar o un amigo), también hay que evitar el concurrir a una farmacia y requerir un medicamento para el dolor abdominal o los otros síntomas de la apendicitis.
• Segundo, considerar que las causas más comunes y benignas de dolor abdominal (cólico intestinal o de causa biliar) que son originadas mayormente por excesos en calidad o cantidad de la ingesta de alimentos ceden de manera espontánea al cabo de un par de horas. La apendicitis aguda presenta dolor continuo y que va aumentando su intensidad y se focaliza en la parte derecha baja del abdomen.
• Tercero, con dolor abdominal de las características mencionadas es importante acudir prontamente a un centro médico para que un profesional realice el examen médico respectivo y determine si es necesario realizar exámenes complementarios (hemograma, radiografía de abdomen, ecografía, etc.) y ser valorado por un cirujano especialista para que se determine el diagnóstico y la resolución del problema. Es importante el considerar acudir a un centro que cuente con los medios diagnósticos y recursos adecuados para una cirugía abdominal.

Apendicitis en datos:

• La apendicitis aguda una vez que se inicia, no se detiene hasta su complicación.
• La evolución es hacia una Peritonitis Generalizada que es una infección grave del abdomen y puede causar la muerte, en casos aislados, el organismo se defiende formando un absceso apendicular crónico, que produce una infección menos grave que también debe ser tratada.
• No existe nada, en la práctica, que se pueda hacer para prevenir una apendicitis, salvo, quizás, seguir una dieta rica en fibra, con el fin de favorecer el tránsito intestinal.
• Se aconseja realizar la apendicectomía “sin apendicitis”, en personas que viajan por largos periodos y trabajan o viven en zonas alejadas de ciudades o centros hospitalarios, el ejemplo más claro son los astronautas o marineros.
• Es posible realizar “apendicectomía”, en cirugías abdominales electivas (que no son de urgencia), siempre y cuando no incremente el riesgo o complicaciones de la enfermedad que es motivo de la cirugía.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Incontinencia urinaria

1


Otros Nombres:

Disminución del control de la vejiga; Micción incontrolable.

Consideraciones generales:

La facultad de retener y controlar la salida de orina depende de una anatomía y funciones normales de las vías urinarias y del sistema nervioso. Además, el individuo tiene que poseer la facultad física y psicológica de reconocer y responder apropiadamente a la urgencia de evacuar orina.

El proceso de micción comprende dos fases:
La fase de llenado y almacenamiento
La fase de vaciado.
De forma normal, mientras la fase de llenado y almacenamiento, la vejiga comienza a llenarse de orina proveniente de los riñones. La vejiga se estira para acomodar la creciente cantidad de orina.

La primera sensación de ganas de orinar aparece cuando se han almacenado cerca de unos 200 ml de orina (un poco menos de una taza) en la vejiga. Un sistema nervioso sano responde ante esta sensación de estiramiento alertándolo a uno sobre las ganas de orinar, permitiendo a la vez que la vejiga se siga llenando.

La persona promedio puede retener entre 350 y 550 ml (más de 2 tazas) de orina. Dos músculos ayudan a controlar el flujo de orina:

El esfínter (los músculos circulares que rodean la abertura de la vejiga) tiene que ser capaz de contraerse para impedir el escape de orina.
El músculo de la pared vesical (detrusor) tiene que permanecer relajado de manera que la vejiga se pueda expandir.
Cuando llega el momento de vaciar la vejiga, el músculo de la pared vesical (detrusor) se contrae o comprime para forzar la orina a salir de la vejiga. Antes de que este músculo se comprima, el cuerpo debe ser capaz de relajar el esfínter para permitir que la orina salga del cuerpo.

Definición:

La incontinencia urinaria es la pérdida del control urinario o la incapacidad de contener la orina hasta poder alcanzar el baño. Las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de desarrollar incontinencia urinaria. La incontinencia urinaria puede ser una condición temporal o ser el resultado de una enfermedad.
Esto puede variar desde un escape ocasional de orina hasta una incapacidad total para contener cualquier cantidad de orina.

Frecuencia:

Aproximadamente 30% de las mujeres se ven obligadas a aislarse de su mundo profesional e incluso de su vida social porque sufren de incontinencia urinaria. En los hombres el padecimiento se da en un porcentaje mucho menor (de 5% a 10%).

La incontinencia es más común en las personas de edad avanzada.
Los bebés y los niños hasta la edad en que aprenden a ir al baño no se consideran incontinentes sino que simplemente no han aprendido. Los accidentes ocasionales son normales en los niños hasta los 6 años. Las niñas pequeñas (y a veces las adolescentes) pueden tener una pequeña fuga de orina al reír.

La micción nocturna en los niños es posible hasta la edad de 5 ó 6 años.

Las mujeres orinan muy mal. Para empezar no deberían aguantar las ganas. Una de las cosas que deben aprender las pacientes es la rutina de vaciamiento de la vejiga. Hay que ir al baño, cada dos o tres horas, se tengan o no ganas de orinar, hasta que se produzca el hábito miccional. La agresión a la vejiga comienza con esa insistente letanía de las mamás “No vayas a hacer pipí en ningún baño afuera. Aguanta todo lo que puedas hasta que llegues a la casa”. Luego, el hábito se hace tan arraigado que durante la vida adulta la mujer pasa horas y horas sin orinar, bien sea porque se halla atareada con el trabajo o se encuentra muchas horas en la calle.

Causas:

Cambios específicos en la función del cuerpo como consecuencia de enfermedades
Medicamentos
Inicio de una enfermedad.
Infección del tracto urinario.
Malformaciones génito-urinarias.
Problemas neurológicos o cerebrales
Trastornos musculares y nerviosos (trastornos neuromusculares)
Demencia u otros problemas psicológicos que afectan la capacidad para reconocer y responder a las ganas de orinar

La incontinencia puede ser repentina y temporal o continua y prolongada. Las causas de la incontinencia súbita o temporal son, entre otras:
• Reposo en cama, por ejemplo, durante la recuperación de una cirugía
• Ciertos medicamentos (como diuréticos, antidepresivos, tranquilizantes, algunos remedios para la tos y los resfriados y antihistamínicos para alergias)
• Incremento de la cantidad de orina como sucede con la diabetes mal controlada
• Confusión mental
• Embarazo
• Infección o inflamación de próstata
• Retención fecal, debido al estreñimiento severo, que ejerce presión sobre la vejiga
• Inflamación o infección de las vías urinarias
• Aumento de peso

Las causas que pueden ser más prolongadas abarcan:

• Enfermedad de Alzheimer
• Cáncer en la vejiga
• Espasmos vesicales
• Depresión
• Próstata grande en los hombres
• Anomalías neurológicas como esclerosis múltiple o accidente cerebro vascular
• Daño nervioso o muscular después de una radiación pélvica
• Prolapso pélvico en las mujeres: caída o deslizamiento de la vejiga, uretra o recto hacia el espacio vaginal, comúnmente asociada con el hecho de haber tenido embarazos y partos múltiples.
• Problemas con la estructura de las vías urinarias
• Lesiones de la columna
• Debilidad del esfínter, los músculos circulares de la vejiga que se encargan de abrirla y cerrarla. Esto puede suceder luego de una cirugía de próstata en los hombres o vaginal en las mujeres.

Incontinencia urinaria en mujeres:
Existe lo que se llama incontinencia urinaria de urgencia. La mujer siente ganas de orinar pero no le da tiempo de ir al baño y se orina.
Hay otros casos, en los que la mujer se ríe, tose o estornuda e inmediatamente se moja. También hay un tipo de incontinencia que se debe a la edad avanzada y por el que la paciente sufre una serie de limitaciones y no puede llegar al baño.
Y entre las más frecuentes destacan las de las mujeres que han tenido muchos hijos. Entre los signos de alerta, se menciona aquellos casos de mujeres que siente un peso vaginal y cuando hacen un esfuerzo pierden alguna gota de orina. Sin embrago, este no es un problema que afecta solamente a las mujeres que han tenido muchos hijos. Muchas de ellas tienen problemas desde pequeñas, cuando se orinaban en la cama, problema que puede persistir en el futuro por un control indebido de la vejiga. Al mismo tiempo, hay que descartar en esos casos las que orinan a cada instante por tener una vejiga muy pequeña. Estos casos bien diagnosticados pueden tratarse médicamente.

Clasificación:

La incontinencia urinaria generalmente se divide en cuatro grupos, según el trastorno de función que provoca la incontinencia: incontinencia de urgencia, de esfuerzo, funcional e incontinencia por sobrecarga.

Con frecuencia se presenta más de un tipo de incontinencia; aproximadamente el 40% de los casos de incontinencia se puede agrupar en más de una de estas cuatro categorías:
• Incontinencia de urgencia – es la incapacidad de contener la orina el tiempo suficiente para alcanzar el baño. Es frecuente en personas que sufren de enfermedades como la diabetes, derrames cerebrales, demencia, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple; pero puede ser el indicio de otras enfermedades o condiciones que también podrían necesitar atención médica.
• Incontinencia de esfuerzo – el tipo más común de incontinencia asociado con el derrame de orina al practicar ejercicio, al toser, al estornudar, al reír, al levantar objetos pesados, o al realizar otros movimientos del cuerpo que hagan presión en la vejiga.
• Incontinencia funcional, el estado del sistema urinario es normal, pero el paciente no puede utilizarlo debidamente debido a algunos trastornos físicos graves, como la enfermedad de Parkinson, o enfermedades mentales como la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.
• Incontinencia por sobrecarga – derrame de orina que ocurre cuando la cantidad de orina producida excede la capacidad de almacenamiento de la vejiga.

Síntomas:

• Incapacidad para orinar.
• Dolor relacionado con el llenado de la vejiga o dolor relacionado con la micción sin comprobarse infección de la vejiga.
• Debilidad progresiva del chorro urinario con o sin sensación de completo vaciado de la vejiga.
• Aumento de la frecuencia al orinar sin que haya infección de la vejiga.
• Necesidad de alcanzar el baño rápidamente o derrame de orina si no alcanza el baño a tiempo.
• Cambio o anormalidad al orinar relacionados con el sistema nervioso.
• Anormalidades tales como derrame cerebral, lesión de la médula espinal, esclerosis múltiple.
• Derrame de orina que impide las actividades.
• Derrame de orina que comenzó o continuó después de la cirugía.
• Derrame de orina que ocasiona incomodidad social.
• Infecciones frecuentes de la vejiga.

Diagnóstico:

El primer paso en el diagnóstico de la incontinencia urinaria es hacer un historial detallado, que debe incluir cualquier trastorno urinario, así como una historia de la forma de micción. Con el fin de proveer esta información al médico, es posible que al paciente le resulte fácil escribir un diario durante los dos o tres días previos a la visita médica. Este diario tiene que ser un registro detallado de los hábitos alimentarios, los hábitos de consumo de líquidos, la hora y la cantidad de la micción normal. También se debería incluir cada una de las incidencias de incontinencia, la cantidad de la pérdida de orina, si se sintió deseo de orina y si el paciente estaba realizando alguna actividad física en ese momento.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico:
El médico realizará la historia médica y hará un examen físico, enfocándose en el abdomen, los genitales, la pelvis, el recto y el sistema neurológico.

Exámenes complementarios:

• Análisis de orina
• Urocultivo para verificar la presencia de infecciones, si está indicado
• Cistoscopia (inspección del interior de la vejiga)
• Estudios urodinámicos (pruebas para medir la presión y flujo de la orina)
• Uroflujo (para medir el patrón de flujo urinario)
• Residuo postmiccional (RPM) para medir la cantidad de orina que queda luego de la micción

Se pueden realizar otras pruebas para descartar una debilidad pélvica como causa de la incontinencia. Una de esas pruebas es la denominada prueba del hisopo o Q-tip. Este examen implica la medición del cambio en el ángulo de la uretra cuando está en reposo y cuando está haciendo esfuerzo. Un cambio de ángulo de más de 30° con frecuencia muestra que hay una debilidad significativa en los músculos que sostienen la vejiga.

Tratamiento:

En muy pocas ocasiones el tratamiento de la incontinencia puede ser rápido, fácil y eficaz. Por ejemplo, las infecciones en el tracto urinario pueden ser tratadas con antibióticos y si se ha detectado incontinencia, a menudo desaparece en poco tiempo. Además, es posible que la medicación que produce la incontinencia no sea continuada o que se modifique.

Sin embargo, por lo general el paciente tiene un problema crónico que requiere distintos tratamientos y técnicas de control para mejorar su calidad de vida. Entre los posibles tratamientos se encuentran:

• Técnicas de comportamiento
• Electro estimulación de la musculatura perineal: Consiste en estimular los músculos perineales; es un método inocuo e indoloro que se puede seguir en el propio domicilio.
• Medicación.
• La cirugía si la incontinencia se relaciona con problemas estructurales como anormalidades en la posición de la vejiga u obstrucción.
• Productos para la absorción o bloqueo del flujo urinario: pañales, toallas sanitarias, colectores de goteo para los hombres
• Prótesis vaginales: son los llamados pesarios que se aconsejan en casos de mujeres de edad avanzada y salud quebrantada, y para las que no están indicados los métodos quirúrgicos.

De acuerdo con el diagnóstico del caso y de la clase de vejiga, existe un tipo de tratamiento quirúrgico, farmacológico y de tipo conductual. En relación con este último se le enseña a la mujer a no aguantar las ganas de orinar, y a hacer ejercicios especiales para ayudarle a fortalecer el piso pélvico.

Manejo:

Los siguientes métodos se utilizan para fortalecer los músculos del piso pélvico:

Re-entrenamiento de la vejiga:
Esto involucra orinar de acuerdo con un horario así se sienta la necesidad de orinar o no. Entre esas horas, trate de esperar al siguiente momento programado. Al principio, tal vez necesite programar intervalos de 1 hora. Gradualmente, puede ir incrementando por espacios de media hora hasta que llegue a orinar cada 3 a 4 horas sin goteo.

Ejercicios de Kegel:
Contraiga los músculos pélvicos por 10 segundos y después relájelos por 10 segundos. Repita 10 veces. Realice estos ejercicios 3 veces al día. Usted puede hacer estos ejercicios en cualquier momento y en cualquier lugar.
Para encontrar los músculos pélvicos apenas comience a hacer los ejercicios de Kegel, detenga el flujo de la orina a mitad de la micción. Los músculos que se necesitan para hacer esto son los del piso pélvico. NO contraiga los músculos abdominales, de los muslos ni los glúteos. NO exagere con estos ejercicios, dado que esto puede fatigar los músculos y empeorar la incontinencia.

Existen dos métodos llamados biorretroalimentación y estimulación eléctrica que le pueden ayudar a aprender cómo hacer los ejercicios de Kegel:
• La biorretroalimentación utiliza electrodos colocados en los músculos del piso pélvico, dándole al paciente retroalimentación acerca de cuándo están contraídos y cuando no.
• La estimulación eléctrica utiliza una corriente eléctrica de bajo voltaje para estimular los músculos del piso pélvico. Esto se puede hacer en casa o en una clínica por 20 minutos cada 1 a 4 días.

La biorretroalimentación y la estimulación eléctrica ya no serán necesarios una vez que usted haya identificado los músculos del piso pélvico y haya dominado los ejercicios por su propia cuenta.

Los conos vaginales mejoran la realización de los ejercicios de Kegel en las mujeres. También hay disponibilidad de otros dispositivos para la incontinencia.

Para el goteo y pequeños accidentes, use prendas interiores y parches absorbentes. Hay muchos productos bien diseñados que pasan completamente inadvertidos para todo el mundo.

Otras medidas abarcan:
• Regular el intestino para evitar el estreñimiento y tratar de incrementar la fibra en la dieta.
• Dejar de fumar para reducir la tos y la irritación de la vejiga. Fumar también incrementa el riesgo de contraer cáncer de la vejiga.
• Evitar el alcohol y las bebidas con cafeína, particularmente el café que puede estimular en exceso la vejiga.
• Bajar de peso si es necesario.
• Evitar comidas y bebidas que puedan irritar la vejiga como por ejemplo las que son muy condimentadas, bebidas carbonatadas y frutas y jugos cítricos.
• Mantener los niveles de glucemia bajo control si tiene diabetes.

El médico puede recomendar medicamentos o cirugía, en especial si las medidas caseras no están ayudando o si los síntomas están empeorando.

Los medicamentos que se pueden prescribir incluyen fármacos para relajar la vejiga, incrementar el tono muscular vesical y fortalecer el esfínter.

Se puede requerir cirugía para la eliminación de una obstrucción o deformidad en el cuello de la vejiga y la uretra.

Si usted padece incontinencia urinaria por rebosamiento o no puede vaciar completamente la vejiga, se le puede recomendar una sonda, aunque el uso de ésta lo expone a una infección secundaria.

Prevención:

Hacer los ejercicios de Kegel mientras está embarazada y poco después del parto puede ayudar a prevenir la incontinencia relacionada con el parto.

Los ginecólogos y los urólogos son los especialistas más familiarizados con esta afección y son quienes pueden evaluar las causas y recomendar los métodos de tratamiento.

Acuda al médico si:
• Ha tenido estreñimiento por más de una semana.
• Tiene dificultad para iniciar el flujo urinario, goteo, micción nocturna, dolor o sensación de ardor al orinar, incremento en la frecuencia o urgencia u orina turbia o con sangre.
• Está tomando medicamentos que puedan estar causando incontinencia. NO suspenda ni ajuste ningún medicamento sin consultar primero con el médico.
• Es mayor de 60 años y la incontinencia es nueva, especialmente si también se tienen problemas con la memoria o para cuidar de sí mismo.
• Siente ganas de orinar con frecuencia pero solo salen pequeñas cantidades de orina.
• Siente llena la vejiga aun después de haber acabado de orinar.
• La incontinencia persiste por más de 2 semanas aun con ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis.

Las dos clases principales de incontinencia urinaria son:
Incontinencia urinaria de esfuerzo: acontece mientras ciertas actividades como tos, estornudo, risa o ejercicio físico.
Incontinencia imperiosa: implica una necesidad imperiosa y repentina de evacuar orina seguida de una contracción instantánea y la disminución involuntaria de orina. El individuo no tiene suficiente tiempo entre el momento que primero se percibe la necesidad de evacuar orina y el momento en que se da la descarga de orina.

Precauciones en el hogar:

Se debe visitar al médico para una evaluación inicial y para crear un plan de método de tratamiento. Las opciones varían pendiendo de las causas y de la clase de incontinencia. Afortunadamente, hay muchas cosas que se pueden hacer para manejar este problema.
Los siguientes métodos se utilizan para fortalecer los músculos del piso pélvico:
Re-entrenamiento de la vejiga: Esto involucra evacuar orina de acuerdo a un horario así se sienta la necesidad de evacuar orina o no. Entre los tiempos, se hace lo probable para esperar al siguiente turno. Al inicio se tendrá la necesidad de hacer intervalos de 1 hora. Gradualmente, se pueden incrementar por espacios de media hora hasta que se llegue a evacuar orina cada 3 a 4 horas sin goteo entre tiempos.
Se debe hablar de la incontinencia con el médico. Los ginecólogos y los urólogos son los especialistas más familiarizados con esta afección y son quienes pueden evaluar las causas y recomendar los métodos de método de tratamiento.

Es importante recordar que la situación de los pacientes con incontinencia urinaria ha cambiado En los últimos años la gente habla más abiertamente acerca de ella. Hay ayuda disponible, la cual puede cambiar la vida de las personas con incontinencia urinaria. Esta es con frecuencia curable y siempre manejable.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Alimentación artificial del lactante

0

¿Por qué no debe darse tetero?

Porque es una alimentación antinatural. Su composición es a base de leche de vaca o de fórmulas lácteas que de ella se derivan, lo cual supone alguna deficiencia de nutrientes específicos para el lactante .La leche de vaca a esa edad es para los becerros. Por otra parte, su preparación comporta riesgos de contaminación, así como puede suceder con la tetina del biberón. Además, en los casos en que el niño recibe alimentación mixta (pecho y tetero) la tetina compite con el pezón de la mama, provocando confusión y la posibilidad de que la lactancia natural sea desplazada. Por otra parte, los alimentos a base de leche de vaca no deberían darse antes del año de edad, y debe limitarse el uso del chupón.

¿Cuáles son las desventajas para el niño?

Los trastornos que puede generar el tetero son innumerables. Comenzando por malnutrición (llámese desnutrición u obesidad), anemias, bajas defensas que lo expone a enfermedades infecciosas, parasitosis intestinal, alergias, y posteriormente, diabetes, hipertensión arterial y hasta retardo mental.

¿Cuáles son las desventajas para la madre?

Al amamantar, la madre no se recupera normalmente de los efectos del embarazo y del parto, con riesgo inmediato a su propia salud, y, posteriormente, existe propensión a contraer cáncer del seno o de los ovarios, y, después de los 50 años, o menos, artritis reumatoide.

¿Qué efectos psicológicos negativos produce?

El vínculo madre-hijo puede desmejorar. No hay el contacto íntimo “piel con piel” y, además, cualquiera puede suministrarle el alimento aún en presencia de la madre En su vida adulta puede mostrarse desapegado y desagradecido. Acaso tenga que ver en algunos casos con la denominación de un adolescente como “rebelde sin causa”?

¿Cuál sería el costo de la alimentación a tetero y cómo se calcula?

Si tomamos en cuenta el costo actual de la leche de vaca completa, llámese en polvo o líquida, y más aún las llamadas fórmulas infantiles, del agregado de harinas, de azúcar, el costo de los biberones y la reposición de tetinas, el consumo frecuente de gas para hervir o tibiar el agua y para esterilizar los biberones y tetinas, el suministro de compotas, luego la indicación obligada de vitaminas, y después, indirectamente, las frecuentes visitas médicas por el mayor riesgo a enfermarse, podemos afirmar que el costo en dinero es muy alto lo cual sería la ruina económica para muchas familias.

¿De qué manera influye la alimentación a tetero en la malnutrición del niño?

Los 2 grandes riesgos son: como dijimos antes, la desnutrición y la obesidad. La primera por disminución de la cantidad de alimento o la calidad (atoles con muy poca cantidad de leche). La segunda, aún cuando se prepare de acuerdo a instrucciones, ese alimento se da en grandes cantidades al niño, complementadas con compotas, gelatinas, jugos, etc.

¿Habría alguna condición por la cual haya que aceptar la alimentación artificial en el lactante?

Sólo existiría una indicación obligada de este tipo de alimentación en los primeros meses, cuando el niño al nacer la madre desaparezca (muera o lo abandone y no haya otra mujer que lo amante). En todo caso, el alimento debe darse por gotero, cucharilla o taza, jamás con biberón.

¿Por qué está tan difundida la alimentación artificial en el lactante?

Empecemos porque muchos de nosotros los médicos no hacemos especial hincapié en lo dañino de este tipo de alimentación, la promoción publicitaria masiva de la industria láctea de fórmulas infantiles. Incluso, en las propias políticas de salud del Estado no se ve mayor énfasis en incentivar y proteger el amamantamiento natural; luego los mitos que existen a favor del tetero y en contra de la alimentación al pecho.

Es muy fácil decirle a una madre que le dé pecho, esto no necesitaría argumentos; lo que es difícil para muchos es decirle que no le dé tetero, porque entonces, habría que exponerle las razones bien argumentadas y creíbles, aclarando, a su vez y en el momento todas sus dudas, para lograr convencer a esa madre.

En conclusión, la leche materna es el alimento natural e imprescindible para la cría humana.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Escuela para padres I (El embarazo)

0

El embarazo

-Debe conocerse el grupo y rH de ambos. Permite tomar medidas si hay algún riesgo para el ser en gestación (incompatibilidad de grupo y rH en la pareja).

-El control prenatal es indispensable y debe hacerse más frecuente en el último trimestre.

-El embarazo debe transcurrir tranquilo y deseado. El embarazo inesperado o tormentoso puede acarrear trastorno de salud para el futuro del bebé (dermatitis, asma, etc.)

-Desde el comienzo se deben tener nociones y condiciones para cumplir adecuadamente con la función de la lactancia materna.

-El tercer trimestre del embarazo es crucial porque aumenta el riesgo de preclampsia (cuando tiende a aumentar de manera exagerada y sostenida la tensión arterial de la madre), y cuyo signo visible es el edema (hinchazón) de los tobillos. También un aumento de la glicemia (denominada “diabetes gestacional”), que debe normalizarse pocas semanas después.

-Al momento del parto abrá un aumnento promedio de 10 kilos con respecto al comienzo del embarazo (3 kilos el niño, 2 kilos la placenta y el líquido amniótico, y el resto debe consumirse durante el amamantamiento en los siguientes 6 meses).

-La buena salud y la adecuada alimentación de la madre garantizan el futuro de bebé en formación.

-El recién nacido debe ponerse al pecho de la madre antes de la primera media hora de haber nacido.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El impétigo o “Brasa”

6

Consideraciones generales:

Asociado a condiciones de vida insalubres, el impétigo está causado por dos bacterias, estreptococos del grupo A y estafilococo (Staphylococcus aureus) o una combinación de ambas. En ocasiones, la precede una infección respiratoria de vías altas como un simple resfriado. Un mero arañazo, picadura de insecto, mordedura de animal o cualquier traumatismo favorecen que la piel pierda su integridad, es decir, su función de barrera protectora. Las bacterias que comúnmente están en la piel, mediante una puerta de entrada, se incorporan en el organismo produciendo inflamación e infección. De ahí puede diseminarse por todo el cuerpo.

Manifestaciones:

El impétigo se inicia con una úlcera de pequeño tamaño, de color rojizo, que produce mucha picazón y que evoluciona a una ampolla con líquido amarillento claro al principio que evoluciona a purulento, el cual es altamente contagioso. Esta ulceración, que aparece rodeada de un halo rojizo, termina por romperse y producir costra. Las lesiones, que pueden presentarse en cara, labios y orificios nasales, cuero cabelludo, brazos o piernas e, incluso, axilas, se diseminan cuando el afectado se rasca. En bebés usualmente aparecen como una o más ampollas que al romperse dejan el lecho de la herida rojo. Cuando existe la infección, los ganglios cercanos a la zona afectada aparecen inflamados.
Una higiene escrupulosa de manos y uñas ayudará a conseguir la remisión de la infección

Contagio:

Es importante tener en cuenta que un individuo sólo deja de ser contagioso cuando las costras han desaparecido. Por este motivo hay que tomar las precauciones adecuadas. Pese a que la curación de las lesiones es muy lenta y pocas veces cicatrizan sin dejar rastro, la tasa de curación es alta. Sin embargo, en niños pequeños tiende a resurgir con cierta frecuencia.

Tratamiento:

Debido a su gran capacidad de contagio, el tratamiento del impétigo debe efectuarse rápidamente mediante medidas locales y generales. Junto con antibióticos administrados por vía oral en los casos más severos, es importante utilizar antisépticos locales que sean incoloros para evitar que enmascaren las lesiones y poder hacer un correcto seguimiento de las lesiones. Los antibióticos tópicos y los antisépticos tienen como objetivo tratar las puertas de entrada y las regiones colonizadas por microorganismos, como las heridas. Una higiene escrupulosa de manos y uñas ayudará también a conseguir la remisión de la infección. Sin el tratamiento adecuado, el impétigo reaparece de forma frecuente e insidiosa.

Los expertos señalan que el uso abusivo de antibióticos, aunque sea en forma de aplicación tópica, no debe utilizarse para la prevención, y que el uso indiscriminado provoca las temibles resistencias bacterianas.

La mayor parte de la erupciones se solventan con un cuidado suave de la piel y evitando sustancias tópicas irritantes. No rascarse la piel, para realizar la higiene usar agua tibia y la mínima cantidad de jabón con un pH cercano al de la piel (4,5-5,5), secar sin frotar, evitar la aplicación de cualquier producto cosmético y dejar la zona afectada al aire libre siempre que sea posible son el paquete de recomendaciones que hacen los expertos. En caso de duda relacionada con el origen de la dermatitis es necesario tomar medidas para prevenir la posible diseminación: lavarse las manos frecuentemente utilizando cada vez una toalla limpia y no compartirlas con el resto de la familia, y evitar manipular las lesiones.

En presencia de eccema, muy común en niños pequeños y que se suelen resolver a partir del año de vida, la picazón y descamación que produce puede aliviarse con sustancias que contengan en su composición humectantes, que tienen efecto emoliente y lubricante. Con ello se evita, en parte, los efectos negativos de la irritación crónica por rascado. En caso de psoriasis o impétigo, el facultativo prescribirá un tratamiento específico con hidrocortisona o antibiótico, respectivamente.

Complicaciones:

Cuando el impétigo es causado por la bacteria estreptococo existe el riesgo posterior a que se presente Glomerulonefritis Aguda o Reumatismo Articular Agudo por efecto de la toxina que produce.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La apendicitis

0


Es la afección quirúrgica más frecuente en los hospitales, y consiste en la inflamación del apéndice que al evolucionar puede terminar en una perforación, generando una peritonitis que puede ser una causa de muerte del paciente.

La apendicitis se debe a la obstrucción del apéndice por una inflamación local de origen desconocido muchas veces, aunque en algunos casos se ha encontrado obstruido por un cuerpo extraño: semillas de frutas, parásitos, etc.

Los síntomas son:

Un dolor abdominal de inicio, que es difuso alrededor del ombligo o un poco más por arriba, y que pasado un tiempo, aproximadamente 6 horas, se localiza en la parte inferior derecha del abdomen.

Progresivamente, después de haberse iniciado el dolor, aparecen nauseas y luego vómitos. La temperatura que en un inicio es normal, irá incrementándose progresivamente hasta tener fiebre en cuanto la apendicitis se ha perforado.

Sin embargo, este cuadro típico solo es en poco menos de la mitad de los pacientes, en el resto puede ser variable.

Se debe saber que la apendicitis en un niño evoluciona muy rápido y el riesgo de muerte se incrementa si no recibe la atención inmediata.
Que la edad más frecuente de presentación es entre los 7 a 30 años, pero esto no implica que no lo tengan niños muy pequeños o personas adultas de edades mayores.

El único tratamiento es quirúrgico la apendicetomía o extirpación del apéndice.

Como medida de prevención se debe ir inmediatamente al centro de salud más cercano cuando se tiene un dolor abdominal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La acromegalia

0


Es un trastorno crónico debido a niveles anormalmente altos de la hormona de crecimiento.

Las consecuencias externas se tornan evidentes con los años: agrandamiento e hinchazón de pies, dedos, mandíbula, nariz y lengua, cambios en la voz, sudoración excesiva, fatiga, dolor de cabeza y articulaciones. Pero, las consecuencias internas son las más graves: agrandamiento del corazón, hígado y bazo, entre otros órganos; y desarrollo de enfermedades como hipertensión arterial y diabetes.

Por lo general, la acromegalia obedece a la aparición de un tumor que va atrofiando la glándula hipofisiaria y genera una excesiva producción de la hormona del crecimiento.

Se trata quirúrgicamente por extirpación del tumor y con drogas que inhiben la secreción de la hormona del crecimiento.

Cualquier síntoma que moleste por varias semanas debe ser consultado médicamente. Cuide su salud.

Dr. Avilio Méndez Flores
[ad code=2 align=center]

Tóxicos caseros

0

Su casa puede estar llena de productos tóxicos que dicen ¡Peligro! ¡Precaución! ¡Cuidado! Y otros consejos similares, pero usted pagó por ellos y está dispuesto a usarlos.

Si resulta así, tome precauciones:

Compre la menor cantidad que necesite para hacer lo que tenga que hacer. No deje que le sobre nada en casa, caso contrario tendrá que desechar correctamente las sobras como desperdicios peligrosos.

Si una etiqueta recomienda “ventilación adecuada” o dice: “los vapores pueden ser tóxicos”, tome precauciones para no respirar aquello. Los sótanos y los cuartos de baño son casi imposibles de ventilar adecuadamente. Cuando trabaje en el interior, abra dos ventanas y ponga un ventilador en una de ellas. Párese donde pueda respirar aire fresco del exterior.

Trabaje afuera con el producto aire abajo. Si el producto es muy tóxico, como ciertos disolventes de pintura o limpiadores y puede olerlo sin adecuada ventilación, podría tener que comprar un “tapabocas” o alquilar un respirador de una tienda de productos para la seguridad.

Evite que los solventes y otros materiales tóxicos hagan contacto con su piel. Esto quiere decir que use guantes. Los guantes de látex ordinarios funcionan para ciertos productos, pero los solventes acabarán con ellos. Compre unos gantes apropiados para el trabajo.

• No use productos tóxicos durante el embarazo.

• No use lentes de contacto suaves mientras trabaja con solventes.

• Nunca ponga productos tóxicos en envases secundarios sin etiquetarlos con cuidado. Cuanto sea posible, manténgalos en su envase original.

• No use solventes, como adelgazadores o desmanchadores, en contenedores de plástico. Él solvente puede destruirlos.

• Lave sus manos con cuidado y cambie sus ropas luego de trabajar con compuestos tóxicos.

Si aún tiene esos productos almacenados pueden haber sido prohibidos o restringidos en años recientes, deséchelos.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Go to Top