Piel

Espina bífida

2

Consideraciones generales:

El sistema nervioso humano se desarrolla de una placa de células pequeña y especializada a lo largo de la espalda del embrión. Al comienzo del desarrollo, los bordes de esta placa comienzan a enrollarse:: y acercarse entre sí, creando el tubo neural, un tubo estrecho que se cierra para formar el cerebro y la médula espinal del embrión. A medida que progresa el desarrollo, la parte superior del tubo se convierte en el cerebro y el resto se convierte en la médula espinal. Este proceso generalmente se completa en el día 28 del embarazo. Pero si ocurrieran problemas durante este proceso, el resultado puede ser trastornos cerebrales llamados defectos del tubo neural, incluida la espina bífida.

Definición:

La espina bífida, que literalmente significa “columna hendida,” está caracterizada por el desarrollo incompleto del cerebro, la médula espinal, o las meninges (la cubierta protectora alrededor del cerebro y la médula espinal).

Este defecto de nacimiento es el causante de discapacidad severa que se presenta con mayor frecuencia. Más niños son afectados por este problema que por distrofia muscular, esclerosis múltiple y fibrosis quística juntos.

La gravedad de esta anomalía es variable, porque el nombre espina bífida engloba a todos los defectos de cierre de la columna vertebral. En su forma más benévola, si bien una o más vértebras pueden no haberse formado adecuadamente, la médula espinal y las meninges no sobresalen (espina bífida oculta). En el meningocele, una forma más seria de espina bífida, se observa que las meninges sobresalen a través de las vértebras defectuosas. En el mielomeningocele también sobresale la médula espinal y se asocia con serias discapacidades

Patogenia:

La espina bífida es un defecto de nacimiento complicado que ocurre en los seres humanos desde hace miles de años. En algunos bebés, aparentemente por una combinación de factores ambientales y genéticos, el desarrollo normal se ve interrumpido en algún punto entre el cerebro y el extremo de la médula espinal, lo que produce el defecto conocido como espina bífida. Este problema ocurre muy al principio del embarazo, probablemente en la tercera o cuarta semana luego de la concepción. Es posible que sólo los huesos de la columna vertebral estén desarrollados de manera incompleta y que los nervios debajo de éstos sean normales. Esta afección, llamada espina bífida oculta, no ocasiona problemas neurológicos como parálisis o debilidad y no es significativa desde el punto de vista clínico. No obstante, cuando la médula espinal en sí no está completamente formada, los nervios no se desarrollan como deberían y el bebé padece de mielomeningocele, la forma más grave de espina bífida
Se trata de una patología que deja al descubierto la médula espinal del feto, debido a un déficit o desarrollo incompleto del cierre del canal óseo de la columna vertebral, en los primeros 26 días de gestación. Las fibras nerviosas que forman parte de la medula espinal, quedan abiertas y no desarrollan su función transmisora de una forma correcta. Como todos sabemos la medula espinal es una estructura muy importante porque lleva impulsos sensitivos hacia los centros nerviosos superiores, y conducen respuestas elaboradas desde aquellos a los músculos.

La espina bífida puede localizarse en cualquier punto de la médula espinal, aunque sea en la zona lumbar y sacra, donde existen más incidencias. El grado de afectación motora dependerá de la altura en que la medula está dañada, pudiendo causar desde una pérdida de la flexibilidad de los dedos de los pies, hasta la paraplejia total en sus casos más graves. Cuanto más cerca de la cabeza esté localizada la lesión, más graves son sus consecuencias y, al contrario, cuanto más lejos esté de la cabeza menos graves serán.

Frecuencia:

La espina bífida ocurre con mayor frecuencia en ciertos grupos raciales/étnicos, en particular los hispanos y los blancos de extracción europea, y es menos común entre los judíos Ashkenazi, la mayoría de los asiáticos y los negros.

Aunque la espina bífida parece tener predisposición en algunas familias, no sigue alguna ley específica de la herencia. Si los padres tienen un niño con espina bífida, el riesgo de que vuelva a tener otro hijo con este padecimiento en cualquier otro embarazo posterior es cerca de 1 por 40. Si hay dos niños afectados, el riesgo en cualquier embarazo posterior es cerca de 1 por 20. La espina bífida generalmente es un defecto congénito aislado, también puede ocurrir como parte de un síndrome con otros defectos congénitos. En tales casos, los modelos de herencia pueden diferir de los de la espina bífida aislada.
Tres de cada mil bebés nacen con espina bífida.

Clasificación:

Existen cuatro tipos de espina bífida: oculta, defectos del tubo neural cerrado, meningocele y mielomeningocele.

La oculta es la forma más común y más leve en la cual una o más vértebras están malformadas. El nombre “oculta” indica que la malformación o apertura en la columna está cubierta por una capa de piel. Esta forma de espina bífida raramente causa incapacidad o síntomas.
Oculta: En esta forma generalmente asintomática de la espina bífida, hay un defecto o boquete pequeño en una o varias de las vértebras, que constituyen la espina dorsal. La médula espinal y los nervios generalmente son normales y la mayoría de los individuos afectados no tienen problemas causados por esta anormalidad menor.

Los defectos del tubo neural cerrado componen el segundo tipo de espina bífida. Esta forma consiste en un grupo diverso de defectos espinales en los que la columna vertebral está marcada por una malformación de grasas, huesos o membranas. En algunos pacientes hay pocos o ningún síntoma; en otros la malformación causa parálisis incompleta con disfunción urinaria e intestinal.

En el tercer tipo, el meningocele, las meninges sobresalen de la apertura espinal, y la malformación puede o no estar cubierta por una capa de piel. Algunos pacientes con meningocele pueden tener pocos o ningún síntoma mientras que otros pueden tener síntomas similares a los defectos del tubo neural cerrado.
Meningocele: En esta forma más rara de la espina bífida, un quiste o una masa que se forma de las membranas que cubren la medula espinal (meninges) atraviesa la parte abierta de la espina dorsal. La médula espinal y los nervios generalmente son normales. El quiste, que puede ser tan pequeño como un fríjol o tan grande como una toronja, puede ser extraído por la cirugía, permitiendo que el bebé se desarrolle normalmente.

El mielomeningocele, la cuarta forma, es la más grave y se produce cuando la médula espinal está expuesta a través de la apertura en la columna, dando como resultado una parálisis parcial o completa de las partes del cuerpo por debajo de la apertura espinal. La parálisis puede ser tan grave que el individuo afectado no puede caminar y puede tener disfunción urinaria e intestinal.
Mielomeningocele: En esta forma más severa de la espina bífida, el quiste atrapa las raíces nerviosas de la médula espinal y muchas veces el cordón mismo. O puede no haber quiste, sino solamente una sección de la médula espinal y de los nervios plenamente expuesta. El líquido cefalorraquídeo puede fugarse fuera y el área a menudo está cubierta con úlceras. Los bebés afectados están en alto riesgo de la infección hasta que la espalda sea cerrada quirúrgicamente. (El tratamiento con antibióticos también se emplea para ayudar a prevenir las infecciones). A pesar de la cirugía, quedan grados variables de parálisis de las piernas y problemas con el control de los esfínteres e intestinos.

Causas:

La causa exacta de la espina bífida sigue siendo un misterio. Nadie sabe qué interrumpe el cierre completo del tubo neural, haciendo que se desarrolle una malformación. Los científicos sospechan que juegan un papel los factores genéticos, nutricionales y ambientales. Los estudios de investigación indican que la ingesta insuficiente de ácido fólico, una vitamina B común, en la dieta de la madre es un factor clave en la causa de espina bífida y otros defectos del tubo neural. Las vitaminas prenatales que se recetan a la mujer embarazada típicamente contienen ácido fólico al igual que otras vitaminas.

En un pequeño número de mujeres, la causa parece ser ciertos medicamentos, casi siempre anticonvulsivos. En algunos casos hay antecedentes familiares, pero esto es poco frecuente.
Como un mayor número de casos se da en nacimientos ocurridos en invierno, se ha postulado que ciertas infecciones virales pueden desencadenar esta anomalía.

Síntomas:

Los síntomas de espina bífida varían entre las personas, dependiendo del tipo. A menudo, los individuos con espina bífida oculta no tienen signos externos del trastorno. Generalmente, los defectos del tubo neural cerrado se reconocen al comienzo de la vida debido al mechón de pelo anormal o un hoyuelo pequeño o marca de nacimiento sobre la piel en el sitio de la malformación espinal.

El meningocele y mielomeningocele generalmente involucran un saco lleno de líquido, visible en la espalda, que sobresale de la columna vertebral. En el meningocele, el saco puede estar cubierto de una capa fina de piel, mientras que en la mayoría de los casos de mielomeningocele, no hay una capa de piel cubriendo el saco y generalmente está expuesta una sección del tejido de la médula espinal.

La mayor parte de los casos afecta a la zona lumbar baja o sacra, porque esta es el área que se conforma a último momento. Este defecto puede acompañarse de parálisis parcial o total de las piernas y falta de control de esfínteres. En el recién nacido se puede observar debilidad de caderas, piernas y pies.

Este defecto al nacimiento provoca varios grados de parálisis y pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores, así como diversas complicaciones en las funciones intestinales y urinarias.

Los defectos de cierre del tubo neural tales como la espina bífida, mielomeningocele, anencefalia, etc. originan alteraciones neurológicas que van desde algún trastorno motor mínimo hasta la parálisis cerebral.
La espina bífida en muchos casos va acompañada de hidrocefalia, que es una acumulación de líquido cefalorraquídeo (LCR) dentro de la cavidad craneana.

Diagnóstico:

La espina bífida a menudo puede detectarse antes del nacimiento empleando dos o más prueba, un análisis de sangre llamado prueba de examen selectivo de alfafetoproteínas (PFA) detecta embarazos con mayor riesgo.

Sí una mujer tiene un resultado alto de pruebas de PFA que no puede ser explicado por factores como un mal cálculo de la edad fetal, se recomiendan dos pruebas adicionales que son muy exactas en detectar casos graves de la espina bífida. Estos son un examen detallado de ultrasonido de la espina dorsal fetal, y la perforación del saco amniótico, en la cual una aguja se emplea para retirar una cantidad pequeña de líquido amniótico para que los niveles de la PFA en el líquido amniótico puedan medirse.
Sin embargo, algunos casos leves pueden pasar desapercibidos hasta después del nacimiento, o postnatal. Los casos muy leves, donde no hay síntomas, pueden no detectarse nunca.

El mielomeningocele es un defecto visible en el recién nacido. El examen neurológico puede indicar la pérdida de ciertas funciones y radiografías de columna pueden indicar la localización y la extensión de la lesión. Una ecografía también puede detectar un mielomeningocele.

Diagnóstico prenatal:

Los métodos de evaluación más comunes usados para detectar espina bífida durante el embarazo son la alfa fetoproteína sérica materna del segundo trimestre (MSAFP) y el ultrasonido fetal. El panel MSAFP mide el nivel de una proteína llamada alfa-fetoproteína (AFP), hecha naturalmente por el feto y la placenta. Durante el embarazo, una pequeña cantidad de AFP normalmente cruza la placenta y entra en el torrente sanguíneo materno. Pero si aparecen niveles altos anormales de esta proteína en el torrente sanguíneo materno, eso puede indicar que el feto tiene un defecto del tubo neural. La prueba MSAFP, sin embargo, no es específica para espina bífida, y no puede determinar categóricamente que hay un problema con el feto. Si se detecta un nivel alto de AFP, el médico puede solicitar más pruebas, como ultrasonido o amniocentesis para ayudar a determinar la causa. Un error en la fecha del embarazo, un embarazo múltiple u otros defectos de nacimiento también pueden producir un valor anormal. Si la concentración de alfafetoproteína es anormal, se recomienda efectuar más pruebas.

El panel MSAFP del segundo trimestre descrito arriba puede realizarse solo o como parte de un panel más grande y con marcadores múltiples. Los paneles con marcadores múltiples buscan no sólo defectos del tubo neural, sino otros defectos de nacimiento, como síndrome de Down y otras anormalidades cromosómicas. También existen los paneles del primer trimestre para anormalidades cromosómicas, pero los signos de espina bífida no son evidentes hasta el segundo trimestre cuando se realiza el panel MSAFP.

La amniocentesis, un examen en el cual el médico extrae muestras de líquido del saco amniótico que rodea al feto, también puede usarse para diagnosticar espina bífida. Aunque la amniocentesis no puede revelar la gravedad de la espina bífida, encontrar niveles altos de AFP puede indicar que el trastorno está presente.

Diagnóstico postnatal:

Los casos leves de espina bífida no diagnosticados durante pruebas prenatales pueden detectarse en forma postnatal por radiografías durante un examen de rutina. Los médicos pueden usar imágenes por resonancia magnética (IRM) o una tomografía computarizada (TC) para obtener una imagen más clara de la columna y las vértebras. Los individuos con las formas más graves de espina bífida a menudo tienen debilidad muscular en los pies, caderas y piernas. Si se sospecha hidrocefalia, el médico puede solicitar una TC o radiografías del cráneo para buscar líquido adicional en el cerebro.

Tratamiento:

No hay cura para la espina bífida. El tejido nervioso dañado o perdido no puede reemplazarse o repararse, ni puede restablecerse la función de los nervios dañados. El tratamiento depende del tipo y la gravedad del trastorno. Generalmente, los niños con la forma leve no necesitan tratamiento, aunque algunos pueden necesitar cirugía al crecer.

Las prioridades clave para tratar el mielomeningocele son prevenir que se contraiga una infección en los nervios y tejido expuestos del defecto en la columna, y proteger los nervios expuestos y las estructuras de un trauma adicional. Típicamente, un niño nacido con espina bífida se someterá a cirugía para cerrar el defecto y prevenir la infección o más trauma en los primeros días de vida.

Los médicos han comenzado recientemente a hacer cirugía fetal para el tratamiento de mielomeningocele. La cirugía fetal, realizada en el útero, involucra una apertura del abdomen y el útero maternos y el cierre de la apertura en la médula espinal del bebé en desarrollo. Algunos médicos creen que lo antes que se corrija el defecto, mejor será el resultado para el bebé. Aunque el procedimiento no puede restablecer la función neurológica perdida, puede evitar que se produzca pérdida adicional. Sin embargo, la cirugía se considera experimental y existen riesgos para el feto al igual que la madre.

Los riesgos principales para el feto son los que pueden ocurrir si la cirugía estimula el parto prematuro, como inmadurez de órganos, hemorragia cerebral y muerte. Los riesgos para la madre son la infección, pérdida de sangre que lleve a la necesidad de una transfusión, diabetes gestacional, y aumento de peso debido al reposo.

Aún así, los beneficios de la cirugía fetal son prometedores, y comprenden menor exposición de los tejidos nerviosos espinales vulnerables y huesos al ambiente intrauterino, en particular el líquido amniótico, que se considera tóxico. Como beneficio añadido, los médicos han descubierto que el procedimiento afecta la manera en que el cerebro se desarrolla en el útero, permitiendo que algunas complicaciones—como Chiari II con hidrocefalia asociada—se corrijan solas, reduciendo así, o en algunos casos eliminando la necesidad de la cirugía para implantar una derivación.

Muchos niños con mielomeningocele contraen una afección llamada ancla progresiva, o síndrome de la médula anclada, donde sus médulas espinales están fijas a una estructura inamovible, como membranas y vértebras cubrientes, haciendo que la médula espinal se estire anormalmente y las vértebras se alarguen con el crecimiento y el movimiento. Esta afección puede causar la pérdida de la función muscular de las piernas, los intestinos y la vejiga. La cirugía temprana de la médula espinal puede permitir que el niño recupere el nivel normal de funcionamiento y evitar mayor deterioro neurológico.

Algunos niños necesitarán cirugías subsiguientes para manejar los problemas con los pies, las caderas o la columna. Los individuos con hidrocefalia generalmente requerirán operaciones adicionales para reemplazar la derivación, que puede quedar pequeña o atascarse.

Algunos individuos con espina bífida requieren dispositivos de asistencia como aparatos, muletas o sillas de ruedas. La ubicación de la malformación en la columna a menudo indica el tipo de dispositivos de asistencia necesarios. Los niños con un defecto alto en la columna y parálisis más extensa a menudo necesitarán una silla de ruedas, mientras que aquéllos con un defecto más bajo pueden usar muletas, sondeos vesicales, aparatos para las piernas o andadores.

El tratamiento de la parálisis y los problemas vesicales e intestinales típicamente comienzan poco después del nacimiento, y puede incluir ejercicios especiales para las piernas y pies para ayudar al niño a prepararse para caminar con aparatos o muletas cuando sea mayor.

Además del cariño y de la atención de su familia, del control y del cuidado de su pediatra, los bebés con espina bífida necesitarán también de la orientación de especialistas pediátricos, como neurólogo, neurocirujano, urólogos, ortopedas, durante toda su niñez. En las primeras 72 horas de vida, se realiza una cirugía para reparar el defecto óseo. A partir de ahí, si es necesario, se hace otra cirugía para resolver el problema de la hidrocefalia. Lo demás será a base de terapias, medicinas, y controles.
En casa, el cuidado es el mismo que para cualquier recién nacido. Los padres recibirán orientaciones médicas y ayudas específicas para tratar al bebé.

Tratamientos para los niños y adultos con espina bífida:

Debido a que la espina bífida afecta a tantos sistemas corporales distintos es importante consultar a profesionales de diversas especialidades a fin de lograr que la evaluación, el tratamiento y el apoyo médico, psíquico y social sean actualizados y completos. Hay muchas clínicas dedicadas a la espina bífida en todo el país que reúnen a los especialistas adecuados para brindar la atención necesaria.

La búsqueda de tratamientos más efectivos para las personas con espina bífida aún continúa. En muchos centros de todo el país desde hace varios años se vienen operando bebés con espina bífida para cerrar el defecto abierto en la columna mientras todavía se encuentran en el útero materno. Los resultados preliminares son alentadores, pero hasta ahora no se sabe qué es mejor, si la cirugía antes o después de nacer.

Complicaciones:

Las complicaciones de la espina bífida pueden variar desde problemas físicos menores a incapacidades físicas y mentales graves. Es importante notar, sin embargo, que la mayoría de las personas con espina bífida tiene inteligencia normal. La gravedad está determinada por el tamaño y ubicación de la malformación, si está cubierta o no por piel, si sobresalen nervios espinales de ella, y qué nervios están implicados. Generalmente todos los nervios ubicados por debajo de la malformación están afectados. Por ello, cuanta más alta esté la malformación en la espalda, mayor será la cantidad de daño nervioso y la pérdida de función muscular y sensación.

Además de la pérdida de sensación y parálisis, otra complicación neurológica asociada con la espina bífida es la malformación de Chiari II, una afección rara (pero común en los niños con mielomeningocele) en la cual el tallo cerebral y el cerebelo o porción posterior del cerebro sobresale hacia abajo en el canal espinal o el área del cuello. Esta afección puede llevar a la compresión de la médula espinal y causar una variedad de síntomas como dificultades para alimentarse, tragar y respirar; ahogos y rigidez de los brazos.

La malformación de Chiari II también puede dar como resultado el bloqueo del líquido cefalorraquídeo, causando una afección llamada hidrocefalia, que es una acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro que rodea el cerebro y la médula espinal. La acumulación de líquido coloca presión perjudicial sobre el cerebro. La hidrocefalia comúnmente se trata implantando quirúrgicamente una derivación, un tubo hueco, en el cerebro para drenar el exceso de líquido hacia el abdomen.

Algunos recién nacidos con mielomeningocele pueden contraer meningitis, una infección de las meninges. La meningitis puede causar lesión cerebral y puede poner en riesgo la vida.

Los niños con mielomeningocele e hidrocefalia pueden tener problemas de aprendizaje, como dificultad para prestar atención, problemas con el lenguaje y comprensión de la lectura y dificultad para aprender matemáticas.

Puede haber problemas adicionales como alergias al látex, problemas de la piel, afecciones gastrointestinales y depresión a medida que crecen los niños con espina bífida.

Aunque la espina bífida afecta principalmente al sistema nervioso central, no afecta a la capacidad intelectual ni al desarrollo cognitivo del feto, pero puede provocar malformaciones en multitud de sus órganos:
Hidrocefalia: acumulación de líquido en el cerebro que provoca un aumento del tamaño de la cabeza. Se suele utilizar un drenaje para eliminar el exceso de líquido.
Parálisis de las extremidades con sensibilidad por debajo del nivel de lesión medular.
Alteraciones ortopédicas: con luxación de cadera y deformaciones de los pies.
Alteraciones de los esfínteres: con incontinencia urinaria y fecal.

Prevención:

El ácido fólico, también llamado folato, es una vitamina importante en el desarrollo de un feto sano. Aunque tomar esta vitamina no puede garantizar tener un bebé sano, puede ayudar. Estudios recientes han mostrado que al agregar ácido fólico a sus dietas, las mujeres en edad de procrear reducen significativamente el riesgo de tener un hijo con un defecto del tubo neural, como la espina bífida. Por ello, se recomienda que todas las mujeres en edad de procrear consuman diariamente 400 microgramos de ácido fólico. Los alimentos con alto contenido de ácido fólico comprenden verduras verde oscuras, yemas de huevo y algunas frutas. Muchos alimentos, como algunos cereales para el desayuno, panes enriquecidos, harinas, pastas, arroz, y otros productos integrales, ahora vienen fortificados con ácido fólico. Muchas multivitaminas también contienen la dosis recomendada de ácido fólico.
Tomar ácido fólico es una medida de prevención muy sencilla y eficaz ya que consigue prevenir un 78% de que el feto padezca espina bífida. La administración de un preparado polivitamínico, rico en ácido fólico, desde un mes antes de quedarse embarazada hasta la segunda falta menstrual, reduce con éxito el riesgo de que se repita la espina bífida en el próximo embarazo. Para la madre que haya dado a luz a un bebé con espina bífida, existe el riesgo, de aproximadamente un 4%, de que vuelva a tener otro bebé con el mismo problema. El riesgo es pequeño pero real. Por ello, en caso de un nuevo embarazo, los padres deben acudir lo más pronto posible al obstetra para su control y vigilancia.

Las mujeres que tienen un hijo con espina bífida, y tienen ellas espina bífida, o ya han tenido un embarazo afectado por cualquier defecto del tubo neural están a mayor riesgo de tener un hijo con espina bífida u otro defecto del tubo neural. Estas mujeres pueden necesitar más ácido fólico antes de embarazarse.

Pronóstico:

Los niños con espina bífida pueden llevar vidas relativamente activas. El pronóstico depende del número y la gravedad de las anormalidades y complicaciones asociadas. La mayoría de los niños con el trastorno tiene inteligencia normal y puede caminar, generalmente con dispositivos de asistencia. Si se desarrollan problemas de aprendizaje, es útil la intervención educativa precoz.

Principales efectos de la espina bífida sobre el cuerpo:

Efectos sobre la médula espinal:
La espina bífida puede afectar adversamente muchos sistemas del cuerpo, inclusive el sistema nervioso. El punto en la médula espinal donde ocurre el área subdesarrollada se llama el “nivel” de la espina bífida. Cuanto más alto en la médula espinal está el “nivel”, mayor es el efecto sobre la función nerviosa normal. Algunas personas con espina bífida en un nivel muy bajo pueden caminar con muy poca ayuda o sin ella mientras que aquellas que tienen un nivel más alto necesitarán aparatos ortopédicos para desplazarse y, si el nivel es muy alto, silla de ruedas.

Efectos sobre el cerebro:
La mayoría de las personas con espina bífida tendrán diferencias en el desarrollo del cerebro en sí. En las personas con espina bífida el cerebro generalmente está ubicado más abajo de lo que debería estar, hacia la parte superior de la columna vertebral. Este cambio de posición se debe a una afección llamada malformación de Chiari II. El tejido cerebral desplazado hacia la parte superior del canal espinal bloquea el flujo normal de líquido cefalorraquídeo (LCR). Esto produce una acumulación de líquido dentro de las cavidades o “ventrículos” del cerebro. Esta enfermedad se conoce con el nombre de hidrocefalia. En el 80 por ciento de las personas afectadas por espina bífida, la hidrocefalia sólo se puede tratar insertando un tubo de drenaje llamado “derivación de líquido cefalorraquídeo”. No existen medicamentos que puedan tratar la hidrocefalia con eficacia. La derivación se coloca debajo de la piel desde la cabeza hasta la cavidad abdominal, donde el exceso de líquido cefalorraquídeo es rápidamente reabsorbido por el cuerpo. Las derivaciones no son una solución perfecta para el tratamiento de la hidrocefalia, ya que pueden quebrarse, taponarse o infectarse y a veces es necesario cambiarlas a medida que el niño crece. Cuando la derivación falla, suele ser necesario reemplazarla. En la mayoría de los casos las derivaciones son necesarias durante toda la vida.

Efectos sobre los intestinos y la vejiga:
El funcionamiento de los intestinos y la vejiga es controlado por nervios que parten de los niveles más bajos de la columna vertebral. Por lo tanto, la mayoría de las personas con espina bífida tienen problemas para controlar el funcionamiento de los intestinos y la vejiga. Es esencial poner mucha atención al vaciamiento de la vejiga, tratar enseguida las infecciones urinarias y preservar el funcionamiento de los riñones para preservar la salud de las personas afectadas por espina bífida.

Efecto sobre los músculos y los huesos:
El efecto de la espina bífida sobre los músculos y los huesos es complejo y varía mucho según el nivel del defecto en la médula espinal. En la mayoría de los casos de espina bífida ocurre un cierto grado de parálisis. Los niveles más altos pueden producir una pérdida más seria de la función muscular. Debido a que los músculos del cuerpo soportan los huesos y los mantienen en equilibrio, la pérdida de función muscular puede derivar en una diversidad de problemas como dislocación de las articulaciones, deformaciones de los huesos y curvatura de la columna vertebral. Los problemas ocasionados por la pérdida de la función muscular se controlan con una combinación de aparatos ortopédicos, fisioterapia y cirugía.

Otros problemas médicos:
Las personas con espina bífida también tienen mayor riesgo de otras afecciones que sufre la población general. Estos problemas incluyen fracturas, convulsiones, ojo perezoso (ambliopía), pubertad precoz y alergia al látex (goma natural).

La espina bífida puede afectar el desarrollo educativo, social y psíquico.

Problemas educativos:
La inteligencia de las personas con espina bífida varía, del mismo modo que la de la población general. El coeficiente intelectual de las personas con espina bífida ronda los 70 – 90 puntos en comparación con los 100 de las personas sin este defecto de nacimiento. Los individuos afectados con frecuencia padecen de mala memoria a corto plazo y sus habilidades organizativas son deficientes. Algunos niños con espina bífida se desenvuelven bien en el aula de clases regular mientras que otros necesitan recibir enseñanza especializada.

Problemas sociales:
En muchos casos, los bebés y niños con espina bífida requieren ser hospitalizados a temprana edad y con frecuencia. Esto puede interrumpir su desarrollo social normal. El desafío consiste en balancear las necesidades médicas con la necesidad de permitir al niño convertirse en un adulto seguro de sí mismo, autosuficiente e independiente.

Problemas Psicológicos:
Los niños con necesidades especiales de cualquier tipo muchas veces se rebelan contra su discapacidad al darse cuenta de que no pueden deshacerse de ella por mucho que lo deseen. Pueden volverse deprimidos, desafiantes o ensimismados. Es crucial atender lo antes posible a estos problemas por medio de grupos de apoyo y/o psicoterapia a fin de lograr un desarrollo psicológico saludable.

Expectativa de vida de los niños nacidos con espina bífida:

Ésta es una pregunta difícil de responder ya que el tratamiento de las personas con espina bífida ha ido mejorando constantemente en las últimas décadas. En general, las personas que reciben tratamiento desde el comienzo y se someten a exámenes periódicos con especialistas familiarizados con los problemas médicos de las personas con espina bífida evolucionan mucho mejor que aquéllos que no lo hacen. Cuando no existen problemas serios con la hidrocefalia, problemas inusuales derivados de la malformación de Chiari II o daño renal significativo, la gran mayoría de las personas con espina bífida llegan a la madurez y tienen expectativas de vida normal o casi normal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Vitíligo o leucodermia

5


Definición:

El vitíligo es una enfermedad caracterizada por la destrucción de células productoras del pigmento que le da color a la piel (melanina), y aunque no es de gravedad acarrea problemas psicológicos debido al carácter antiestético de sus lesiones, sobre todo en personas de tez morena.

Frecuencia:

Este padecimiento, conocido también como leucodermia, es más frecuente de lo que se cree (más del 1% de la población mundial la padece), y aunque puede surgir a cualquier edad, es más común, en el 50% de los casos, antes de los 20 años o después de los 50. Si bien todos los países lo conocen, en algunos como la India, donde las carencias nutricionales son importantes, la enfermedad se presenta hasta en un 9% de la población.
Se creía que afectaba más a las mujeres por el número de casos reportados, pero ahora sabemos que los hombres llevan la delantera, sólo que éstos retardan la visita al médico y, por ende, la puesta en marcha de un tratamiento.

Causas:

La causa del vitíligo todavía es desconocida aunque se han planteado diversas teorías para explicarla:

• Una del las de el mayor peso es la teoría genética que atribuye a la enfermedad una característica de predisposición transmitida ya que hasta en un 40% de los afectados existen antecedentes familiares del mismo desorden. En todas las especies animales estudiadas parece confirmarse la relación entre la despigmentación y los factores genéticos.

• Algunos han defendido un posible origen bacteriano o incluso viral de la dolencia, lo que sin embargo no ha podido demostrarse. Tampoco ha sido totalmente probada la teoría neuroendocrina que aboga por la posible existencia en el organismo de un neurotransmisor capaz de estimular o frenar la actividad de los melanocitos de un área determinada.

• Otra teoría -que sigue contando con muchos adeptos aunque no puede explicar todos los casos- es la psicosomática. Sus defensores sostienen que la piel es un órgano en el que se reflejan muchas de nuestras tendencias inconscientes y problemas psíquicos. Pues bien, en ese sentido, el vitíligo sería algo así como el equivalente cutáneo de un cuadro de angustia. Se ha advertido que una emoción intensa o estrés alteran la formación de hormonas estimulantes de los melanocitos, y que en muchos pacientes de este tipo, luego de una terapia gracias a la cual superaron la preocupación por su apariencia, en unos años volvieron a generar pigmento, recuperando el color normal de piel.

• Neurovegetativa. Se apoya en la creencia de que ciertas sustancias empleadas por el cerebro para intercambiar información (neurotransmisores) alteran la producción de pigmento.

• La teoría autoinmune cuenta también con muchos defensores y sostiene que los melanocitos son destruidos por los propios anticuerpos o linfocitos del enfermo. Se ha encontrado una asociación entre vitíligo y enfermedades ocasionadas por trastornos inmunológicos, lo que plantea la hipótesis de que, a causa del desorden en las defensas, el organismo crea anticuerpos contra los melanocitos (células productoras de melanina). Además, el hecho de que algunos de los tratamientos más efectivos consistan en la aplicación de inmunomoduladores apoyaría la hipótesis de un posible origen relacionado con la inmunidad.

• La influencia de factores ambientales tampoco debe ser desestimada ya que muchos expertos creen que la disminución de la capa de ozono podría estar provocando una destrucción de nuestros melanocitos.

Por lo general se acepta que el vitíligo se produce por una combinación de factores genéticos, medioambientales e inmunológicos.

Síntomas:

El desorden de la piel está provocado por la pérdida de melanocitos o células de la capa superior de la epidermis que sintetizan la melanina, responsables de la pigmentación de la piel.

Las manchas del vitíligo tienen bordes bien delimitados, son blancas y es común localizarlas en cara, axilas, ingles, pezones, áreas genitales, dorso de las manos y alrededor de las uñas, codos, rodillas, tobillos y espalda. Curiosamente, suelen ser simétricas y en muchos casos aumentan de tamaño y número, lo que hace que puedan confluir (juntarse) unas con otras. El color más típico de las máculas es el blanco lechoso aunque pueden darse máculas tricrómicas que combinan tonalidades de piel blanca, bronceada y normal. La forma de las máculas suele ser redondeada u oval y su tamaño oscila entre medio y varios centímetros. Además, los vellos que crecen dentro de estas manchas son blancos (poliosis).

La enfermedad, mucho más visible en personas de piel oscura, va experimentando una progresiva pérdida de la pigmentación de una o varias zonas de la piel quedando ésta completamente blanca, y va progresando de forma lenta, con intervalos de meses o años en los que se mantiene estacionario. Además de su efecto antiestético estas áreas blancas son muy sensibles a la radiación solar y pueden quemarse con facilidad siendo imprescindible el uso de protección adecuada.

Se distinguen diferentes tipos de vitíligo:

• El local: caracterizado por la presencia de una o varias máculas despigmentadas en una única localización y que puede mantenerse estable y sin progresar durante largos periodos de tiempo, en que no avanzan ni mejoran con tratamientos convencionales.

• El segmentario: que suele comenzar de manera abrupta, tiene una evolución corta y finalmente llega a una fase estacionaria, en que no hay buena respuesta ante tratamientos de repigmentación.

• El vitíligo generalizado: que puede evolucionar a universal cuando toda o casi toda la piel se encuentra afectada de forma irreversible. En este caso se llega a recomendar incluso la despigmentación.

Aunque las manchas pueden aparecer en toda la piel éstas predominan sobre todo en los párpados y el rostro, la nuca, el tronco, las extremidades y las regiones genitales. En el 20% de los afectados la enfermedad se desencadena asociada a quemaduras solares graves o situaciones de estrés y, en algunos casos, el vitíligo va acompañado de otras dolencias como diabetes, enfermedad de Addison, anemia perniciosa, enfermedad tiroidea e, incluso, determinados traumatismos.

Diagnóstico:

El vitíligo se diagnostica mediante una exploración completa de la piel del sujeto que debe acudir a la consulta de un dermatólogo. El examen incluye desde el cuero cabelludo hasta los dedos de los pies, con atención especial a las membranas mucosas, los párpados y la boca.

La presencia de la dolencia se confirma iluminando las áreas afectadas por la llamada luz de Wood, un tipo de luz ultravioleta filtrada. Si la persona está afectada en las áreas iluminadas aparece una fluorescencia blanca muy característica. No se conoce todavía cuál es la sustancia que provoca dicha fluorescencia y los laboratorios están tratando de buscar respuesta a ese interrogante.

Tratamiento:

Aunque la enfermedad carece de cura las terapias que hoy se siguen con mayor frecuencia son la aplicación de corticoides tópicos y el uso de psoralenos (sustancias vegetales sensibles a la luz) combinados con luz ultravioleta (PUVA). La capacidad de repigmentación de los corticoides ha sido probada y podría explicarse por su acción supresora de los linfocitos T, que favorece la mitosis y migración de las células pigmentarias.

No obstante, los corticosteroides y el ácido retinoico en las lesiones de vitíligo ofrecen resultados inconsistentes y transitorios. Por lo general, los corticoides tópicos se aplican en las lesiones pequeñas que se han iniciado recientemente y las áreas faciales son las que dan mejores respuestas. Combinados con cierto tipo de irradiación solar su acción se ve reforzada. Cuando se trata de niños pequeños los corticoides utilizados son de baja potencia.
Su uso, en cualquier caso, no suele exceder los seis meses de tratamiento ya que se trata de fármacos cuyos efectos secundarios -como la atrofia cutánea- deben vigilarse. Si a los tres meses no se experimenta ninguna mejoría se debe suspender la terapia. Si, por el contrario, hay mejoría el tratamiento puede continuarse, siempre bajo supervisión médica. La aplicación tópica de corticoides está en cualquier caso indicada para pacientes con un vitíligo inferior al 20% de la superficie corporal.

Una reciente investigación afirma que altas dosis de glucocorticoides tomados por vía oral pueden ser una opción terapéutica aconsejable para personas con vitíligo generalizado y en fase de progresión. No obstante, esta terapia parece efectiva para detener el avance de la enfermedad pero no para inducir una repigmentación además de conllevar efectos adversos.

Por su parte, la Fotoquimioterapia trata de estimular la creación de melanocitos mediante la administración de sustancias llamadas psoralenos por vía oral, combinados con la aplicación de rayos UVA. Resulta de especial utilidad para los casos de despigmentación generalizada y no suele ser efectiva a la hora de repigmentar la piel del dorso de las manos, tobillos, pies y muñecas. La fotosensibilización, con la consiguiente aparición de ampollas, es el efecto secundario más observado.

La repigmentación, cuando acaece, se produce gradualmente, pero si el tratamiento no obtiene respuesta en los tres primeros meses debe suspenderse. Un 30% de los pacientes han obtenido gracias a él una repigmentación importante, con frecuentes recaídas en el transcurso de los dos primeros años. Su punto débil -y el motivo por el que algunos dermatólogos la desaconsejan- es la potencial toxicidad de las psoralenos sintéticos y los casos de intolerancia gástrica producidos tras su ingesta. Más suaves resultan sin embargo los psoralenos naturales, como el aceite esencial de lima o bergamota.

Otras alternativas de tratamiento:

La Kuvaterapia, por su parte, consiste en la aplicación oral de kellina (sustancia química furocromona) combinada con radiación UVA y tiene como principal atractivo su ausencia de fototoxicidad y como peor enemigo su toxicidad hepática, que puede aumentar las transaminasas en el 25% de sus usuarios. Para paliar estos problemas se utiliza en la actualidad una solución de kellina por vía tópica al 3% en gel o leche fluida, junto a exposiciones solares cortas de entre 15 y 30 minutos.

Por su ausencia de fototoxicidad, el tratamiento puede aplicarse tres veces por semana o, incluso, diariamente. Algunos dermatólogos la consideran la alternativa más adecuada para el vitíligo moderado, especialmente para el infantil.

Un extracto hidroalcohólico de placenta humana, conocido como melagenina y elaborado en Cuba, podría ser eficaz contra el vitíligo cuando se administra por vía tópica y combinado con radiación infrarroja. Así lo sostienen sus creadores pero lo cierto es que el mecanismo de acción de la melagenina todavía no se conoce si bien podría deberse a la presencia de lipoproteínas estimulantes de la producción de melanina. No obstante, existen muy escasos trabajos científicos que avalen sus resultados por lo que la terapia no ha sido aprobada por la sanidad española ni por la de muchos otros países. Además, la melagenina se elabora a partir de placenta humana y no ha sido demostrado que no pueda transmitir enfermedades.

Otro enfoque terapéutico consiste en la administración de análogos de la vitamina D que pueden tener un efecto beneficioso en la repigmentación de la piel, bien de forma aislada o combinada con radiación ultravioleta.

Desde hace más de una década algunos dermatólogos han optado por el uso de fenilalanina -en forma tópica u oral- con resultados prometedores. Al no resultar fototóxica, la fenilalanina puede utilizarse en niños. El porcentaje de respuestas favorables al tratamiento puede alcanzar el 50% y las zonas que experimentan mayor mejoría son las de la cara. No obstante, en el tronco y las extremidades los resultados no son satisfactorios.

En el proceso de conseguir una repigmentación el láser Excimer está mostrando una eficacia mayor que las radiaciones UVA, si bien su mecanismo de acción se desconoce. El láser parece obtener efectos inmunomoduladores y estimular los melanocitos que aún permanecen en el folículo piloso. No obstante, se precisan más investigaciones para averiguar su verdadero potencial curativo.

Si todos los tratamientos médicos descritos fallan, queda la alternativa de recurrir a técnicas quirúrgicas siempre y cuando el vitíligo se haya estacionado. La cirugía consiste en realizar injertos de melanocitos de un área de piel sana, por lo general de la región glútea.

Y cuando la extensión de las zonas afectadas por el vitíligo es elevada, los dermatólogos pueden proponer al paciente la despigmentación, un proceso que además de irreversible conlleva la pérdida de las defensas naturales de la piel frente a los rayos del sol.

Perdida la batalla por repigmentar la piel, algunos enfermos optan por la despigmentación total que se logra mediante un producto químico que contenga hidroquinona, sustancia tóxica que destruye los melanocitos. Su principal efecto secundario es la dermatitis irritativa o alérgica.

En la alternativa de la despigmentación el láser también está siendo cada vez más utilizado así como sesiones de crioterapia. Se trata, en todo caso, de una alternativa que debe tomar el enfermo adulto y bien informado y son varias las personas de edad avanzada que optan por ella.

Si bien, como hemos dicho y recapitulando, no existe cura definitiva ni un procedimiento médico único o especifico para esta enfermedad, lo cierto es que la persona afectada siempre debe acudir al dermatólogo para establecer su situación, ya que la evolución de esta enfermedad sin tratamiento es imprevisible. Algunos pacientes se blanquean totalmente, otros permanecen sin modificación alguna y en algunos más las manchas desaparecen solas.

Además, se sabe de casos en que hay una asociación entre leucodermia y otros padecimientos, como diabetes, enfermedad de Addison (cuando las glándulas suprarrenales, ubicadas en el extremo de cada riñón, son incapaces de producir la cantidad suficiente de hormonas corticosteroides), anemia severa o alteraciones de la glándula tiroides, por lo que el diagnóstico médico oportuno es muy recomendable para determinar si sólo existe el problema en la piel o además se tiene otra afección.

Las terapias más habituales buscan restaurar el pigmento al exponer la piel a radiación ultravioleta, se basan en medicamentos que favorecen la generación de melanina (corticoides y psoralenos) o, por el contrario, destruyen el pigmento en zonas cercanas, a fin de disminuir el contraste entre piel afectada y sana. En algunos casos se recurre a injertos de piel.

No obstante, el tratamiento del vitíligo sigue siendo difícil y diferente para cada situación, pues hay que considerar la fecha en que empezó a manifestarse, extensión y localización de las manchas, así como severidad, enfermedades anexas y actividad presente. En la mayoría de los casos se recomienda dar apoyo psicológico al paciente, ya que todo resultado se obtiene a largo plazo.

Por ejemplo, el uso de fármacos de aplicación cutánea (corticoides) se recomienda por períodos cortos en vitíligo localizado, pero si es de tipo universal, la terapia de elección será la despigmentación. Asimismo, en algunos tratamientos de administración oral (psoralenos) la exposición al Sol debe hacerse bajo control médico, en tanto que el uso de los rayos ultravioleta siempre deberá ser supervisado por un dermatólogo.

Vitíligo y alimentación:

Aunque se carecen de evidencias contundentes parece que la alimentación juega un papel importante en este desorden. El vitíligo suele presentarse asociado a situaciones de déficit de vitaminas B y C, ácido fólico, cobre y hierro.
La alimentación equilibrada podría pues jugar un papel importante en la inactivación del vitíligo en progresión. Los afectados deberán poner especial cuidado en ingerir sustancias ricas en ácido fólico -presente en verduras de hoja verde como brócoli, lechuga o espinacas-, vitamina C -cítricos y tomates-, vitamina E -aceite vegetal, germen de trigo y yema de huevo- y vitamina B12 -que se encuentra en alimentos de origen animal-.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Infestación por piojos (Pediculosis)

0


Definición:

Es una infestación cutánea producida por tres especies de ectoparásitos del orden Anoplura, que parasitan sólo al ser humano y son exclusivamente hematófagos.

Frecuencia:

La infestación por piojos es muy común; de hecho es la segunda afección en niños después del resfriado. Cada año entre 6 y doce millones de personas en todo el mundo se infectan con piojos en la cabeza, siendo la gran mayoría niños en edad escolar.

Afecta sobre todo a colectivos (familias, colegios, campamentos)
Pueden infectar a cualquiera, independiente de su nivel social, edad o higiene personal, pero son más frecuentes en niños, sobre todo entre 4 y 5 niños, que en adultos y en mujeres que en varones.

Agente causal:

Existen tres variedades:
• Pediculus humanus variedad capitis (piojo de la cabeza)
• Pediculus humanus variedad corporis (piojo del cuerpo)
• Pthirius pubis (ladilla o piojo del pubis)

Aquí nos referiremos al Pediculus capitis:

• Son pequeños insectos que viven sobre la superficie de la cabeza, preferentemente detrás de las orejas y en la nuca.
• Miden de 2 a 4 mm, son de color gris, café o negro y pueden ser difíciles de ver.
• Necesitan sangre humana para sobrevivir.
• Ponen huevos (liendres) que se fijan fuertemente al cabello y tardan unos 6 días en salir los piojos. Las liendres son más fáciles de ver.
• No es una infestación por falta de higiene, a veces los piojos eligen las cabezas más limpias
• Los piojos de la cabeza no son responsables de la propagación de enfermedades.

Ciclo de vida:

Los piojos de la cabeza son pequeños insectos sin alas que viven y se reproducen en el cabello humano. Su origen se remonta a la aparición del hombre, ya que las personas son indispensables para su supervivencia.

Se alimentan exclusivamente de sangre humana, que chupan a través de la piel en cantidades extremadamente pequeñas. Al picar inyectan su saliva causando irritación y picazón. Esto resulta incómodo para los niños y en ocasiones se pueden producir cambios en su conducta e incluso insomnio. Fuera de la cabeza sólo pueden sobrevivir unas 48 horas.

Mientras los piojos pasan su vida entera sobre el huésped, han desarrollado adaptaciones que los habilitan para mantener un contacto cercano con él. Estas adaptaciones son reflejadas en su tamaño (de 0,5 mm a 8 mm), patas y garras fuertes para agarrarse firmemente al pelo y piel, sin alas e inflado dorso ventralmente. Se alimentan de restos de piel, secreciones sebáceas y sangre. Su color varía de beige pálido a gris oscuro. Si se alimentan de sangre, pueden ser considerablemente más oscuros. No se ahogan en agua, ya que pueden inflarse reteniendo aire y así logran flotar. Los piojos no saltan pero pueden ser contagiados por contacto, pues suelen trasladarse de un huésped a otro.

Los piojos presentan en su desarrollo los estadios de huevo, larva y fase adulta. La vida media oscila entre 30 y 40 días. Las larvas son similares de aspecto a los adultos, pero mucho más pequeñas.
Las hembras fertilizadas depositan 250-300 huevos durante su ciclo vital.

Los huevos, llamados liendres, se adhieren fuertemente a la base de los cabellos con una secreción adherente, insoluble en agua y muy resistente.

Las liendres tienen un tamaño de aproximadamente 1 mm de longitud y presentan forma globosa y son de color plateado.

Al cabo de 7-10 días emergen las larvas, que pasarán por tres estadios hasta llegar al parásito sexualmente maduro (15-20 días).

El desarrollo de los huevos y larvas depende de la temperatura.
La temperatura óptima de crecimiento rápido oscila en torno a los 28º C. No soportan temperaturas superiores a 45ºC, por debajo de 27ºC el crecimiento se enlentece, mientras que por debajo de 12ºC se detiene el crecimiento y la puesta de huevos).

En general son bastantes sensibles a la temperatura y en caso de fiebre del huésped pueden abandonarle.

Se alimentan de sangre que succionan al huésped, picando a intervalos de pocas horas.

Hay controversia respecto a cuánto tiempo puede vivir un piojo fuera del cuerpo humano, aunque se cree que menos de 24 horas, dependiendo de la temperatura y de la humedad.

Contagio

:

Contraer piojos no es sinónimo de falta de higiene, a los piojos les gustan todas las cabezas con pelo limpio o sucio, de color negro, marrón o rojizo, largo o corto, ondulado, liso o crespo. Tener piojos es solo el resultado de haber estado en contacto con una persona infestada.

Los piojos que infestan a los humanos no viven en las mascotas u otros animales. Hay otros piojos que viven en los animales, pero éstos no infestan a los humanos.

Los piojos no vuelan ni saltan, sólo se arrastran, siendo el contacto directo cabeza con cabeza con otra persona que tenga piojos la forma más común de propagación.

También se transmite mediante el uso de cepillos, gorros, ropa de cama o por guardar ropa usada por alguien que tenga piojos en el mismo lugar de almacenamiento.

Suele ocurrir en lugares de estrecha convivencia, como es el caso de hogares, escuelas, guarderías…

Síntomas:

Al principio las lesiones de la piel son mínimas; éstas consisten en un ligero eritema (enrojecimiento) y una mancha purpúrea en el sitio de la picadura, sobretodo en la nuca y detrás de las orejas, la exposición repetida da lugar a sensibilización y en cada picadura aparece una pápula inflamatoria seguida de una intensa reacción pruriginosa. Es debida a que cuando el piojo pica, inyecta una toxina anticoagulante en la piel antes de succionar la sangre. Puede haber infección secundaria y aparición de ganglios palpables en la parte superior del cuello. Rascarse puede empeorar las lesiones.

Diagnóstico:

Es sencillo. Se basa en los síntomas y en la observación de las liendres o parásitos:
• Se debe disponer de buena luz para revisar la cabeza del niño (la ideal es la luz solar)
• Observar el cabello mechón por mechón de forma ordenada:
• Se ven las liendres pequeñas, ovaladas, blanco-grisáceos, muy adheridas al pelo.
• Suelen estar detrás de las orejas y cerca del cuello. Las liendres se diferencian de la caspa en que quedan pegadas al pelo y que no se desprenden fácilmente.
• Los piojos son difíciles de ver.
• Se debe revisar a los otros miembros de la familia

Tratamiento:

El tratamiento está destinado tanto a eliminar a la población adulta como a larvas y liendres.

Para ello:

1. MATAR AL PIOJO:
Existen diferentes productos químicos para matarlos (pediculicidas), en forma de loción, crema, champú…
Consultar al médico sobre los más indicados y su forma de aplicación.

2. ELIMINAR LIENDRES:
Después de efectuar el tratamiento con el pediculicida, se debe aclarar el pelo con agua con vinagre (2 partes de agua y 1 de vinagre) o un producto adecuado, para ablandar la capa de quitina que envuelve a las liendres y así se desprendan más fácilmente. Por último, y con el pelo húmedo, pasar un peine especial “mil púas” para desprender piojos muertos y liendres.

No secar el pelo con secador porque el calor puede dejar sin efecto el producto usado.

En días posteriores pasar el peine “mil púas” para eliminar liendres.
Repetir el proceso a los 7 días

3. ELIMINAR LOS PIOJOS DE LOS OBJETOS PERSONALES
Lavar la ropa de cama y toallas con agua bien caliente (50ºC).
Para eliminar los piojos de los utensilios de uso personal (peines, cepillos, etc.) se deben sumergir en agua hirviendo durante 10 minutos o lavarlos con el producto pediculicida.

Una forma práctica de eliminar los piojos de la cabeza, sin usar remedios o sustancias químicas que pueden producir irritación o resistencias posteriores, es empapándola con aceite para bebés, que por su viscosidad adecuada los extermina ahogándolos. Esto se puede comprobar unos minutos después, pasando un peine fino.
Los piojos no son peligrosos y no son portadores de ninguna enfermedad. Sin embrago. Son contagiosos, incómodos y lo más complicado es que se reproducen rápidamente y de manera exponencial.

Prevención:

• Lavar frecuentemente el cabello, manos y uñas.
• Llevar el cabello corto o al menos recogido.
• Revisar periódicamente la cabeza de los niños (una vez por semana) y más frecuentemente si otros niños están infestados.
• Revisar al resto de los miembros de la familia.
• Tratar el pelo inmediatamente si se encuentran liendres o piojos y avisar al colegio o guardería.
• No intercambiar gorros, bufandas, toallas, ropa de cama, cepillos, peines…
• En las piscinas utilizar gorro de baño.
• Guardar las cosas propias de cada persona en áreas separadas.
• Lavar todos los peines o cepillos de pelo usados por la persona en agua hirviendo y jabón neutro por lo menos 10 minutos.
• Lavar (50ºC) la ropa, toallas y la ropa de cama usada por la persona infectada en los 2 últimos días antes del tratamiento.
• Pasar la aspiradora en los muebles tapizados, alfombras, asientos de coches, cascos de deportes.

No se deben utilizar los insecticidas como medida profiláctica ya que sólo origina un aumento de las resistencias.

Es inútil utilizar lociones, cremas o champús como medida preventiva.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Intertrigo

3


Definición:

Es una inflamación (erupción) en pliegues y áreas adyacentes de piel que se rozan o se presionan entre sí y en presencia del calor y la humedad, y ataca principalmente a personas obesas.

Causas comunes:

El intertrigo afecta las capas superiores de la piel y es causado por el efecto macerante del calor y la humedad, la presencia de bacterias, levaduras u hongos en los pliegues de ésta. La afección es más común en personas que son obesas y también se puede observar en personas que están postradas en cama o en aquellas que utilizan dispositivos médicos que puedan atrapar la humedad contra la piel, como extremidades artificiales, férulas y corsés.

En estos pacientes es frecuente encontrar antecedentes de dermatitis seborreica. También, hay varias enfermedades de la piel que pueden hacer un intertrigo, por ejemplo dermatitis atópica o psoriasis.
El intertrigo es común en los climas cálidos y húmedos.

Localización:

Este padecimiento es causado por el efecto macerante del calor, la humedad y la fricción, en las áreas internas de muslos y órganos genitales, axilas, debajo de pechos, la superficie inferior del vientre, detrás de oídos, y los espacios entre dedos del pie y de la mano, aunado a los malos hábitos higiénicos

Síntomas:

Las áreas de piel afectadas generalmente son de color rosa a marrón. Si la piel está particularmente húmeda, puede comenzar a romperse. Se desarrollan grietas, eritema y epidermis mojada en los pliegues del cuerpo, con denudación superficial. y, en casos severos, puede haber un mal olor.

Un intertrigo aparece generalmente rojo y puede también picar, exudar, y ser doloroso. El intertrigo ocurre más a menudo entre individuos gordos, o con diabetes, los postrados en cama o por el uso de pañal, y los que utilizan los dispositivos médicos, como férulas, espica de yeso o miembros artificiales, que atrapan la humedad contra la piel. Puede complicarse con infección secundaria a bacterias, hongos e incluso virus.

Diagnóstico:

El diagnóstico se establece por los antecedentes de mala higiene personal, aunque en el examen de orina y sangre puede revelar diabetes sacarina y en el de la piel candidiasis. Un frotis directo tal vez nos muestre abundantes cocos.

El médico con frecuencia puede realizar el diagnóstico de intertrigo simplemente mirando la piel.

[ad code=2 align=center]

También se debe realizar un raspado de piel y un examen de hidróxido de potasio para descartar la posibilidad de una infección micótica.

Se puede utilizar igualmente un examen con lámpara de Wood para descartar una infección bacteriana denominada eritrasma.

Casi nunca se necesita de una biopsia de piel para confirmar el diagnóstico.

Consulte con el médico si la afección persiste a pesar de un buen tratamiento en el hogar o si se disemina más allá de un pliegue cutáneo.

Diagnóstico diferencial:

Es importante descartar otros padecimientos como: Psoriasis inversa, tiña crural, eritrasma y candidiasis.

Tratamiento:

Es fundamentalmente higiénico, lavar el área afectada perfectamente y secar, para posteriormente aplicar talco en polvo.

Por lo general, es el tratamiento para todas las erupciones de piel, más o menos, y se debe consultar al dermatólogo si persiste por más que una semana. Las infecciones se pueden tratar con una medicación tópica y/o oral. El tratamiento más común para un bebé con erupción de pañal es el óxido del cinc crema. Hay también muchos otros ungüentos genéricos para la erupción de pañal. También para una infección persistente del intertrigo es común una crema anti hongos, como el. clotrimazol el 1%, utilizado conjuntamente con un ungüento de la erupción de pañal.

Se sugiere utilizar una toalla de papel para aplicar la crema del óxido del cinc y/o los ungüentos anti hongos para evitar el lavado excesivo de la mano, pues es muy difícil lavar el ungüento del óxido del cinc porque resiste el agua. Otros ingredientes en los ungüentos del bebé que son beneficiosos contra el intertrigo son aceite del hígado de bacalao y aceite de hígado de tiburón. Estos aceites están también disponibles en las formas de capsulas blandas que pueden también ayudar a la infección.

La hidrocortisona en cremas tópicas y en dosificaciones bajas es beneficiosa en calmar el dolor y los síntomas de la infección pero no es curativo.

Manteniendo el área del intertrigo seca y expuesta a aire puede ayudar a prevenir repeticiones. Si el individuo es gordo, la pérdida de peso puede ayudar. El usar jabón anti-bacteriano, rodeando la piel con algodón absorbente o una venda de tela de algodón, y tratando la piel con los polvos absorbentes y desodorantes prevendrá las ocurrencias futuras. Las recaídas de intertrigos son comunes, y requieren periódico cuidado de un dermatólogo.

Prevención:

La pérdida de peso y el movimiento frecuente del cuerpo usualmente pueden ayudar, al igual que mantener abiertas las áreas de piel plegada con toallas secas o airear las áreas húmedas con abanicos. Es igualmente recomendable usar ropas sueltas.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Aguas termales

0


Definición:

Se llaman aguas termales a las aguas minerales que salen del suelo con más de 5°C que la temperatura superficial.

Estas aguas proceden de capas subterráneas de la Tierra que se encuentran a mayor temperatura, las cuales son ricas en diferentes componentes minerales y permiten su utilización en la terapéutica como baños, inhalaciones, irrigaciones, y calefacción. Por lo general se encuentran a lo largo de líneas de fallas ya que a lo largo del plano de falla pueden introducirse las aguas subterráneas que se calientan al llegar a cierta profundidad y suben después en forma de vapor (que puede condensarse al llegar a la superficie, formando un géiser) o de agua caliente.

Reseña histórica:

Según cuentan antiguas leyendas, las propiedades medicinales de las aguas termales fueron descubiertas por animales como los osos, ciervos y jabalíes, además de aves como cisnes, grullas y garzas, que solían visitar los manantiales termales para curar sus patas o las alas heridas. Es así como los humanos aprendieron a apreciar los “dones” de este regalo de la naturaleza, pues en épocas remotas no había medicamentos apropiados para atender las diferentes enfermedades.

Aunque se estima que el hombre primitivo de la edad de piedra, ya conocía de las propiedades beneficiosas a la salud de las aguas minerales, se considera que los primeros balnearios de aguas mineromedicinales que se conocen datan de hace 2000 a.C. Se han encontrado evidencias de esa época de la existencia en la ciudad india de Mojenjo-Daro y en la ciudad de Epidauros, en la Antigua Grecia. También han aparecido instalaciones en la isla griega de Creta (entre 1700 y 1400 a.C.) y en la ciudad egipcia de Tel el-Amarna (1360 a.C.).

Entre los griegos, la mayoría de los centros médicos disponían de manantiales que facilitaban las técnicas hidroterapéuticas Entre ellos se destacaron los de Peloponeso, Cos, Pérgamo, Cnido, Rodas, etc. La medicina de la época logró alcanzar un gran desarrollo, estaban inspiradas en Asclepio, el dios griego de la medicina. Por aquella época ya se le confería propiedades terapéuticas al agua mineromedicinal, pero en forma similar a como lo llevaban a cabo los pueblos primitivos.

Las termas originales sólo disponían de agua fría y se aplicaba en tinas para baño. A finales del siglo V a.C. se empiezan a construir complejas instalaciones independientes. En Grecia y en Roma los baños se convertían en complejos rituales y se acompañaban de ejercicios y masajes.

Las termas romanas más antiguas que se conservan hasta hoy son las de Stabiano en la ciudad de Pompeya. Fueron construidas en el siglo II a.C.. El agua que abastecía las termas, en ocasiones se traía desde fuentes lejanas. Además, por aquella época se crearon en Roma muchas termas públicas, las cuales tenían una función social y política. Durante la dominación romana, se expandieron por Europa sus hábitos y normas, incluyendo las termas, con lo cual se difundió la práctica de las curas balnearias.

La iglesia cristiana, por su parte, daba más prioridad a la limpieza espiritual que a la limpieza corporal y consideraba las termas romanas como un lugar de perversión. Durante toda la etapa medieval se hizo poco uso de las aguas mineromedicinales, incluso escaseaba el abasto de agua y las cañerías y fue habitual el poco aseo personal. En Escandinavia, donde el cristianismo tardó en imponerse, cada casa contaba con una instalación denominada sauna, donde se aplicaban primero baños de agua templada y luego de agua helada.

Con la invasión de los árabes al sur de Europa, se reintegraron los baños públicos y las curas termales. Todas las ciudades importantes dispusieron al menos de un baño público. Entre estos se destaca El Baño Real de la Alambra en Granada.

Después de la reconquista de España por los reyes católicos y la expulsión de los musulmanes del territorio ibérico, se volvió a restringir las prácticas de las curas balnearias, relacionándose esas costumbres con actos herejes, moriscos y judeoconversos

En Constantinopla, durante el imperio bizantino, se mantuvieron las costumbres romanas, las cuales perduraron y se reforzaron durante el dominio turco.

Las Cruzadas dieron también un florecimiento a las curas termales. Las aguas mineromedicinales fueron utilizadas para la cura de los heridos y combatir las enfermedades contraídas en Oriente.

El Renacimiento, que surge a partir del siglo XV, no trajo avances significativos en el campo de la balneoterapia, a pesar de los adelantos significativos que significó para la Medicina en general. Sin embargo, los nuevos descubrimientos geográficos pusieron de manifiesto el uso de las aguas termales por parte de los pobladores del Nuevo Mundo.

En los siglos VIII y XIX se produce una recuperación de la cultura clásica y se generaliza la costumbre del uso del agua termal y de los baños en general como una de las medidas higiénicas. Sin embargo, debido al hacinamiento de las personas en las grandes ciudades europeas, en el siglo XIX se produjo un brote de cólera, se puso de manifiesto la necesidad de construir baños privado y públicos como medida de higiene.

Actualmente la Hidrología Médica como rama de la Terapéutica, se ha nutrido de los avances de la ciencia y se apoya en otras disciplinas, tales como las Ciencias Naturales, la Química, la Física, la Fisiología, la Farmacia, etc. Hoy se conoce la composición química de las aguas, sus orígenes, sus funciones en el organismo, etc. Sin embargo, a pesar de que las curas termales han perdido en empirismo de antaño, las curas hidrotermales no ocupan hoy el lugar privilegiado que ocupaban en otras épocas, lo cual es debido al desarrollo de la Medicina en su conjunto, especialmente de la Cirugía y la terapéutica medicamentosa.

Recién en 1986 las aguas termales se declararon como una herramienta alternativa para gozar de buena salud física y mental. Así surgió una nueva disciplina, la hidrología médica –parte de las ciencias naturales que trata de las aguas-, aceptada como medicina complementaria por la Organización Mundial de la Salud.

Características físicas de las aguas termales:

Existen dos tipos de aguas termales de acuerdo a su origen geológico, las magmáticas y las telúricas. El tipo de terreno del que aparecen es una de las principales diferencias entre ambas las aguas magmáticas nacen de filones metálicos o eruptivos, mientras que las telúricas pueden aparecer en cualquier lugar.

La temperatura de las aguas magmáticas es más elevada que la de la telúrica. La primera tiene por lo general temperaturas mayores a los 50º C, mientras que las de origen telúrico pocas veces lo hacen. Por otro lado, gracias a que las aguas telúricas son filtradas, estas poseen menor cantidad de mineralización que las magmáticas. Los elementos más comúnmente encontrados en las aguas magmáticas son arsénico, boro, bromo, cobre, fósforo y nitrógeno. Las aguas telúricas tienen por lo general bicarbonatos, cloruros, sales de calcio y otros.

Una característica importante de las aguas termales es que se encuentran ionizadas. Existen dos tipos de iones, los positivos y los negativos. Contrario a su nombre, los positivos no le traen beneficios al cuerpo humano, y por el contrario, son irritantes. En cambio, los iones negativos tienen la capacidad de relajar el cuerpo. Las aguas termales se encuentran cargadas con iones negativos.

Clasificación de las aguas de acuerdo a su temperatura:

• Aguas Hipertermales Más de 45º C
• Aguas Meso termales o calientes De 35 º a 45º C
• Aguas Hipotermales o poco frías De 21 º a 35 º C
• Aguas frías Menos de 20 º C

Composición mineral:

• Aguas ferruginosas: presentan fundamentalmente hierro en su composición. Especialmente eficaz para paliar estados carenciales y dolencias hepáticas.
• Aguas cloruradas: presentan cloro. Estimulan las secreciones digestivas, entre otras.
• Aguas sulfuradas y sulfurosas: con azufre. Muy utilizadas en el campo de la hidrología médica, las primeras son ácidas y lodosas.
• Aguas sulfatadas: aparte de azufre pueden incluir sodio, calcio, magnesio o cloro en su composición. Muy utilizadas.
• Aguas bicarbonatadas: con bicarbonato. Frías y alcalinas. Se utilizan en estados de acidez gástrica. Pueden ser sódicas, cálcicas, mixtas, cloruradas o sulfatadas.

Clasificación de las aguas de acuerdo a sus residuos secos:

• Minerales De 1 a 1.5 gr/L
• Medio minerales De 0.2 a 1.0 gr/L
• Oligo minerales Menos de 0.2 gr/L

Efectos de las aguas termales en el cuerpo humano:

El agua mineraliza y caliente de las “termas” tiene diferentes efectos en el cuerpo humano. Algunos autores las dividen en tres, biológica, física y química, aunque en realidad todas actúan al mismo tiempo.

El baño en aguas termales aumenta la temperatura del cuerpo, matando gérmenes, entre ellos virus, además aumenta la presión hidrostática del cuerpo, por lo que aumenta la circulación sanguínea y la oxigenación. Este aumento en la temperatura ayuda a disolver y eliminar las toxinas del cuerpo.

Al aumentar la oxigenación, el baño en aguas termales hace que mejore la alimentación de los tejidos del cuerpo en general, motivo por el cual aumenta el metabolismo, estimulando al mismo tiempo las secreciones del tracto digestivo y del hígado, ayudando así a la digestión.

El baño repetido (especialmente en periodos de 3 a 4 semanas) puede ayudar a normalizar las funciones de las glándulas endocrinas, así como el funcionamiento en general del sistema nervioso autonómico del cuerpo. También existe un mejoramiento y estímulo del sistema inmune, relajación mental, producción de endorfinas y regulación de las funciones glandulares. Muchos de estos efectos se deben al consumo del cuerpo de minerales como dióxido de carbono, azufre, calcio y magnesio.


View Larger Map

Hay enfermedades de la piel que pueden tener una marcada mejoría por baños en aguas termales (en especial si estas contienen azufre). Las enfermedades que más se benefician son la psoriasis, las dermatitis y las enfermedades por hongos. En algunas ocasiones también ayudan en la cura de heridas y de otras lesiones de la piel. En ocasiones esta acción se le atribuye a las “sulfobacterias” (organismo aislado por la “Sociedad Internacional de Medicina Hidrológica”), para explicar los efectos de los “elementos intangibles” de las aguas termales.

Se ha descrito que este grupo de microorganismos ayudan al cuerpo humano mejorando el sistema de defensa de la piel frente a todo tipo de agresiones. De la misma forma, ayudan a disminuir el proceso de envejecimiento de este órgano.

Beneficios de las aguas termales:

El agua mineral y caliente de las “termas” tiene diferentes efectos en el cuerpo humano. Algunos autores las dividen los beneficios de las aguas termales en tres, biológica, física y química, aunque en realidad todas actúan al mismo tiempo.

Cuando una persona se expone a un baño termal, recibe la acción directa de la temperatura de las aguas termales en forma de shock, y los minerales comienzan a ser absorbidos en pequeñas concentraciones por la piel. Una vez en el organismo, los minerales son depositados en el tejido celular subcutáneo, y desde ahí ejercen su acción activando el metabolismo orgánico a través del eje hipotálamo-suprarrenal.

Entre las propiedades curativas de las aguas termales, se destacan las siguientes:

• Mejoran la alimentación de los tejidos del cuerpo en general, motivo por el cual aumenta el metabolismo.
• Estimulan las defensas del organismo.
• Depuran la sangre, eliminándose las toxinas y productos de desechos por la sudoración y diuresis que provocan.
• Estimulan las secreciones del tracto digestivo y del hígado, ayudando así a la digestión.
• Reactivan el metabolismo retardado en muchos reumáticos.
• Tienen poder desestabilizante sumamente útil, considerando la participación alérgica en el orden de las afecciones reumáticas.
• Reeducan el sistema termorregulador, de enorme importancia en el reumático que ha perdido su capacidad de reaccionar y adaptarse a los cambios del medio ambiente.
• Su poder analgésico y calmante de dolores de estas aguas es bien conocido.
• Relajan los músculos y por su acción revulsiva y resolutiva, actúan sobre los edemas, tumefacciones y procesos crónicos fibrosos.
• Sedan el sistema nervioso, siendo un sedante y relajante, ideal para el stress y el ritmo de vida actual.
• Reconstituyen y tonifican.
• Las aguas termales ejercen acción miorelajante, sobre las contracturas y rigideces neuro-músculo-osteo-articular, de importancia en los tratamientos de rehabilitación y reeducación músculo esquelética. Su efecto sobre todo tipo de reumatismos (inflamatorios, degenerativos, no articulares, metabólicos) en algunos casos llega a ser notable.
• Enfermedades crónicas de la piel
• Enfermedades respiratorias leves

Para todos estos casos, es preciso especificar que la terapia de los baños termales tenga mayor efectividad, deberá realizarse especialmente en periodos de 3 a 4 semanas, siendo importante la consulta previa a un especialista en caso de embarazo, edad avanzada o enfermedad.

De manera puntual y específica el calor húmedo ofrece grandes beneficios para las enfermedades con componente inflamatorio, porque disminuye el dolor y relaja la tensión concentrada en los músculos y las articulaciones. Es por ello que las aguas termales pasan a ser un complemento o terapia paralela de rehabilitación al tratamiento indicado por el reumatólogo. Sin embargo, y pese a que muchos aseguran lo contrario, no se ha podido demostrar científicamente que los minerales que forman parte de las aguas termales tengan alguna incidencia directa en la mejoría de los pacientes con reumatismo. Es por ello que los beneficios que el calor húmedo aporta a los pacientes reumáticos también se pueden obtener con baños en tinas con agua caliente.

De cualquier manera, las personas que tengan estos padecimientos no deben automedicarse, pues solo el médico reumatólogo puede prescribir un tratamiento adecuado para controlar la dolencia, y en colaboración con un fisiatra determinar el tipo y la cantidad de tratamientos alternos que mejoren la calidad de vida del paciente. En este sentido, las aguas termales son una ayuda de primer orden a la hora de favorecer la flexibilidad del paciente.

Adicional a la opción natural de acercarse a los balnearios de aguas termales, la ciencia desarrolló otras alternativas terapéuticas que emplean el calor como base, tales como el ultrasonido y los rayos infrarrojo, lo que demuestra que la aplicación de las terapias de calor ayudan al paciente a conservar o rescatar su tono muscular, ya que al relajar la zona y disminuir el dolor, se retoma la movilidad perdida por el avance de la enfermedad. De allí que los médicos puedan indicar ejercicios físicos al paciente y éste los practique sin traumas.

Muchas son las personas que piensan que las aguas termales pueden prevenir la aparición de enfermedades reumáticas, sin embargo, que por ser ésta una dolencia que está implícita en la codificación genética del individuo, es inevitable que se desencadene. Es más, las aguas termales no son en ningún momento una cura milagrosa para las dolencias reumáticas, y si bien pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de la persona, definitivamente, no la curarán, mucho menos si no recibe tratamiento especializado profundo.

Algunas recomendaciones generales para el uso de las aguas termales son:

Siempre es mejor consultar con su médico antes de utilizar la terapia con aguas termales en caso de que se encuentre embarazada o tenga alguna enfermedad.

Evite bañarse solo en aguas termales, los adultos mayores las deben de usar con precaución y no las utilice si se encuentra bajo el efecto del alcohol o alguna droga.

Si toma medicamentos para enfermedades del corazón tenga cuidado.
No se sobrecaliente, manténgase bien hidratado y si padece de enfermedades de la piel que sean contagiosas, utilice piscinas privadas.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La alergia en datos

0

1-Es una sobre reacción del sistema de defensa natural del cuerpo o sistema inmunitario frente a la presencia de minúsculas partículas de materia extraña de todo tipo llamadas antígenos, que sensibilizan al organismo y producen una reacción que puede ser muy variable de una persona a otra.

2-La hipersensibilidad a los alimentos se puede clasificar de acuerdo al lapso que transcurre entre la ingestión y la aparición de síntomas en: inmediata (2 minutos a 2 horas) tardía (más de 2 horas, usualmente no más de 48 horas).

3-La alergia a los alimentos se observa rara vez en los adultos, en cambio que los niños son afectados con mayor frecuencia; pero los síntomas tienden a desaparecer con el paso de los años.

4-Por lo general, los principales órganos involucrados son el tracto digestivo, el aparato respiratorio y la piel.

5-En los cuadros alérgicos más graves puede ocurrir insuficiencia respiratoria y muerte súbita por choque anafiláctico.

6-Conocer los síntomas usualmente asociados a la ingestión o exposición a determinadas sustancias puede ser una valiosa herramienta.

7-Si usted es definitivamente alérgico a algún elemento, anote ese dato en una tarjeta y pórtela en su cartera, en caso de urgencia el saberlo otra persona puede salvar su vida.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El acné

0

1-Es la obstrucción de los poros u orificios de las glándulas sebáceas. Eso hace que se acumule la grasa y ocasionalmente se infecten, produciéndose pus en su interior.

2-La mayoría de los adolescentes padecen de alguna forma de acné, que a menudo desaparece con el paso del tiempo, sin necesidad de tratamiento y aunque en la mayoría de los casos es un problema leve, puede resultar molesto.

3-En las formas más graves se producen protuberancias más profundas como quistes y nódulos. La enfermedad sin tratar puede dejar marcas en la piel e incluso, en los casos más graves, conducir a la aparición de cicatrices serias y permanentes.

4-La parte negra del acné no es suciedad, sino que se trata del sebo seco y células dérmicas desprendidas en las aberturas de los folículos pilosos.

5-El acné no es provocado por los alimentos. Aunque los dermatólogos tienen diferentes opiniones sobre este punto, hay algo seguro: ninguna dieta por estricta que sea va a curar el acné por sí sola.

6-No existe una cura instantánea ni permanente, pero es controlable y el tratamiento adecuado puede prevenir la aparición de cicatrices.

7-El adolescente debe evitar apretar, rascar, presionar o reventar sus espinillas. Porque puede provocarse un mayor enrojecimiento, inflamación e infección secundaria, y secuelas de cicatrices.

8-Un virus bacteriófago existente en la piel humana podría ser la base para un tratamiento natural contra el acné. El virus ataca naturalmente a la bacteria que da lugar a espinillas infectadas. La ventaja es que el virus se crea de forma natural y no tendrá efectos secundarios. Se aplica con un gel.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El impétigo o “brasa”

23

Asociado a condiciones de vida insalubres, el impétigo está causado por dos bacterias, estreptococos del grupo A y estafilococo (Staphylococcus aureus) o una combinación de ambas. En ocasiones, la precede una infección respiratoria de vías altas como un simple resfriado. Un mero arañazo, picadura de insecto, mordedura de animal o cualquier traumatismo favorecen que la piel pierda su integridad, es decir, su función de barrera protectora. Las bacterias que comúnmente están en la piel, mediante una puerta de entrada, se incorporan en el organismo produciendo inflamación e infección. De ahí puede diseminarse por todo el cuerpo.

El impétigo se inicia con una úlcera de pequeño tamaño, de color rojizo, que produce mucha picazón y que evoluciona a una ampolla con líquido amarillento claro al principio que evoluciona a purulento, el cual es altamente contagioso. Esta ulceración, que aparece rodeada de un halo rojizo, termina por romperse y producir costra. Las lesiones, que pueden presentarse en cara, labios y orificios nasales, cuero cabelludo, brazos o piernas e, incluso, axilas, se diseminan cuando el afectado se rasca. En bebés usualmente aparecen como una o más ampollas que al romperse dejan el lecho de la herida rojo. Cuando existe la infección, los ganglios cercanos a la zona afectada aparecen inflamados.

Una higiene escrupulosa de manos y uñas ayudará a conseguir la remisión de la infección.

Es importante tener en cuenta que un individuo sólo deja de ser contagioso cuando las costras han desaparecido. Por este motivo hay que tomar las precauciones adecuadas. Pese a que la curación de las lesiones es muy lenta y pocas veces cicatrizan sin dejar rastro, la tasa de curación es alta. Sin embargo, en niños pequeños tiende a resurgir con cierta frecuencia.
Nuevo tratamiento

Debido a su gran capacidad de contagio, el tratamiento del impétigo debe efectuarse rápidamente mediante medidas locales y generales. Junto con antibióticos administrados por vía oral en los casos más severos, es importante utilizar antisépticos locales que sean incoloros para evitar que enmascaren las lesiones y poder hacer un correcto seguimiento de las lesiones. Los antibióticos tópicos y los antisépticos tienen como objetivo tratar las puertas de entrada y las regiones colonizadas por microorganismos, como las heridas. Una higiene escrupulosa de manos y uñas ayudará también a conseguir la remisión de la infección. Sin el tratamiento adecuado, el impétigo reaparece de forma frecuente e insidiosa.

Los expertos señalan que el uso abusivo de antibióticos, aunque sea en forma de aplicación tópica, no debe utilizarse para la prevención, y que el uso indiscriminado provoca las temibles resistencias antibióticas.

La mayor parte de la erupciones se solventan con un cuidado suave de la piel y evitando sustancias tópicas irritantes. No rascarse la piel, para realizar la higiene usar agua tíbia y la mínima cantidad de jabón con un pH cercano al de la piel (4,5-5,5), secar sin frotar, evitar la aplicación de cualquier producto cosmético y dejar la zona afectada al aire libre siempre que sea posible son el paquete de recomendaciones que hacen los expertos. En caso de duda relacionada con el origen de la dermatitis es necesario tomar medidas para prevenir la posible diseminación: lavarse las manos frecuentemente utilizando cada vez una toalla limpia y no compartirlas con el resto de la familia, y evitar manipular las lesiones.

En presencia de eccema, muy común en niños pequeños y que se suelen resolver a partir del año de vida, la picazón y descamación que produce puede aliviarse con sustancias que contengan en su composición humectantes, que tienen efecto emoliente y lubricante. Con ello se evita, en parte, los efectos negativos de la irritación crónica por rascado. En caso de psoriasis o impétigo, el facultativo prescribirá un tratamiento específico con hidrocortisona o antibiótico, respectivamente.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=1 align=center]

Go to Top