Nombres relativos:

Nictalopía; Nictanopía; Ceguera en la noche

Definición:

Nictalopía (del griego νύκτ, nykt- “la noche”, y αλαός, alaos “ceguera”) es una condición que hace difícil o imposible de ver en luz relativamente baja. Es un síntoma de varias enfermedades de los ojos. La ceguera nocturna puede existir desde el nacimiento, o ser causada por lesiones o desnutrición (por ejemplo, la falta de vitamina A). Puede ser descrito como insuficiente adaptación a la oscuridad.

Consideraciones generales:
La ceguera nocturna puede causar problemas con la conducción en las noches. Las personas que padecen este tipo de ceguera con frecuencia tienen problemas para ver las estrellas en una noche clara o caminar a través de un cuarto oscuro, como una sala de cine.

Estos problemas con frecuencia son peores inmediatamente después de que una persona está en un ambiente de iluminación brillante. Los casos más leves pueden simplemente provocar dificultad para adaptarse a la oscuridad.

Riesgos:

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Algunos factores de riesgo para la ceguera nocturna incluyen:

• Edad: las personas mayores son más propensas a tener cataratas
• Genética: retinitis pigmentosa
• Dieta: las personas que no consumen suficientes fuentes de vitamina A, como verduras de hojas verdes, huevos y productos fabricados con leche entera
• Trastornos que afectan la capacidad del cuerpo para absorber vitamina A.
• Trastornos hepáticos.
• Cirugía en el páncreas o en el hígado.
• Padecimientos intestinales.
• Cirugía del intestino por obesidad.

Causas:

Las causas de la ceguera nocturna se dividen en dos categorías: curables e incurables.

Causas curables:

• Cataratas
• Miopía
• Uso de ciertos fármacos
• Deficiencia de vitamina A (infrecuente)

Causas incurables:

• Anomalías congénitas
• Retinitis pigmentaria

La causa más común de nictalopía es la retinitis pigmentosa, una enfermedad en la que las células de la barra en la retina pierden gradualmente su capacidad para responder a la luz. Los pacientes que sufren de esta condición genética hacen nictalopía progresiva y, finalmente, su visión durante el día también se verá afectada. La ceguera nocturna congénita estacionaria está ligada al cromosoma X. Otra de las causas de la ceguera nocturna es una deficiencia de retinol, o vitamina A, que se encuentra en los aceites de pescado, el hígado y productos lácteos. El problema contrario, la incapacidad de ver la luz brillante, que se conoce como hemeralopía y es mucho más raro.
La zona externa de la retina está formada por más bastones que conos. Las células de vástago son las células que nos permiten ver en la escasa iluminación. Esta es la razón por la pérdida de la visión periférica a menudo resulta en ceguera nocturna. Las personas que sufren de ceguera nocturna no sólo ven mal por la noche, también requieren algún tiempo para que sus ojos se adapten a las zonas muy iluminadas. La visión de contraste también puede ser muy reducida.
La cirugía es una causa frecuente de nictalopía debido a la alteración de la sensibilidad al contraste de función (CSF), que es inducida por la luz de dispersión intraocular debido a la intervención quirúrgica en la integridad natural estructural de la córnea.

Al margen de la nictalopía, otro de los problemas visuales al caer el sol es lo que la gente suele llamar fatiga ocular, que es un cansancio que depende de varios factores. Muchos se debe al esfuerzo ocular prolongado en cierto tipo de trabajo pero, de nuevo puede haber vicios refractivos, que son la causa más común. Las molestias al final del día sobre todo son más frecuentes entre hipermétropes y astígmatas que trabajan mucho tiempo con computadoras o videojuegos, por ejemplo, y que en la noche presentan problemas de acomodación del músculo ciliar, que es el que se contrae o se relaja para que el cristalino enfoque mejor. Cuando esos vicios de refracción no han sido detectados o tratados, el músculo ciliar trabaja forzadamente para ayudar a la persona a ver bien, pero al final del día está cansado y le cuesta más adaptarse con agilidad. Por eso mochos refieren que su visión se vuelve borrosa o desenfocada en la noche.
Otros síntomas comunes de este tipo de cansancio se asocian con la resequedad del ojo, por falta de parpadeo constante bajo tareas de mucha concentración. Cuando no hay un recambio efectivo en la lubricación de los ojos, éstos se ponen rojos y aparece una sensación de ardor. También hay quien se queja de dolor de cabeza al caer la noche, o manifiesta una sensación de mucha pesadez en los párpados. Cualquier persona que tenga estos indicios debe ir a un oftalmólogo para que lo revise y descarte varias patologías.
Los errores de refracción elevados (como la miopía o la hipermetropía) son la causa más típica de dificultad de visión nocturna. Otro posible origen puede ser el principio de un cuadro de cataratas, que se va haciendo más evidente a medida que va aumentando la opacidad del cristalino.
En la retina hay dos tipos de receptores de la luz, los conos y los bastones, la de noche. Hay personas que pueden presentar una distrofia o degeneración de los bastones, pero son menos comunes. La retinitis pigmentosa y la degeneración macular son dos de los trastornos que pueden provocar problemas de visión nocturna.

Síntomas:

Los síntomas son la dificultad o incapacidad para ver en la luz tenue o en la oscuridad. Mientras conduce, esto también puede ocurrir unos cuantos segundos después que hayan pasado los faros brillantes de un auto.

Una vez que cae el sol, más de uno se queja de raros problemas de visión.
Hay quien después de las 6 pm se declara incapaz de manejar o de leer. La ceguera nocturna es una dificultad para ver de noche y su severidad varía de persona a persona. También se le llama nictalopía y puede ocurrir tanto en niños como en adultos. Estamos hablando de personas que tienen problemas para desenvolverse en ambientes oscuros –que tienden a tumbar cosas o tropezarse más de noche porque les cuesta ver bien (o refieren molestias para manejar cuando anochece porque dicen que las luces de los carros les fastidian. Mientras conducen puede desmejorar su visión unos cuantos segundos después que hayan pasado los faros brillantes de un auto.
Muchas de ellas llegan a su casa prendiendo todas las lámparas para poder ver mejor, porque tienen problemas para adaptarse a la oscuridad.

Diagnóstico:

Un doctor le hará un examen médico para determinar la causa de su ceguera nocturna. Algo que el médico puede hacer es:

  • Hacer preguntas detalladas acerca de su experiencia de ceguera nocturna
  • Examinar los niveles de vitamina A en su sangre
  • Realizarle un examen ocular

Preguntarle acerca de sus antecedentes médicos, incluyendo:

  • Dieta
  • Medicamentos
  • Uso de lentes correctivos
  • Historial familiar de diabetes

Tratamiento:

Dependiendo de la razón de su ceguera nocturna, el tratamiento localizará la causa específica. Los tratamientos generalmente incluyen:

  • Tomar complementos de vitamina A
  • Cura operatoria de cataratas
  • Usar anteojos para corregir los problemas de la vista

Prevención:

Si experimenta ceguera nocturna, es importante tomar precauciones de seguridad, como no manejar al oscurecer o en la noche. Además, comer una dieta que contenga la cantidad adecuada de vitamina A puede ayudar a prevenir la ceguera nocturna.

Recomendaciones:

Para mejorar la visión nocturna, varios de los cuidados básicos comienzan durante el día. Conducir con luz diurna (o ceder el volante a ojos más agudos), es lo ideal en quienes no confían en su vista para manejar de noche. En cuanto a la fatiga visual, es importante hacer pausa para descansar la vista cada 40 minutos cuando se trabaja con computadoras o videojuegos. Mirar hacia un punto lejano cada cierto tiempo puede ayudar al músculo ciliar a relajarse. Es ideal que el monitor no esté tan elevado para que no haya necesidad de abrir tanto los ojos, ya que en la medida que los párpados suben y el globo ocular queda más expuesto, es más fácil que se esa superficie se reseque y se irrite.

Al conducir de noche o trabajar en la computadora, es aconsejable el uso de lentes antirreflejo para moderar el resplandor. Si los ojos se enrojecen mucho por falta de parpadeo (o por condiciones climáticas adversas, como quienes laboran en oficinas heladas) el uso de lágrimas artificiales es útil para que el ojo reponga su humedad, así como el reposo de la vista. El uso de suplementos de vitamina A no está de más entre quienes tienen una hipermetropía elevada o presentan problemas maculares, pues se presume que estas sustancias hacen más eficientes las funciones celulares en la retina.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]