Esta enfermedad la produce un gusano parásito, que responde al nombre científico de oncocerca volvulus, y que es transportado por las moscas comunes que habitan cerca de los ríos de cauce rápido.

Con la picada del insecto, las larvas entran, a través de la herida, al cuerpo humano. Desfiguran la piel y comienzan su migración hacia las extremidades. Pueden alcanzar los ojos y ocasionar una lesión en la córnea, e incluso, la ceguera total. De allí el nombre común que se le da de “ceguera de los ríos”.

Los primeros síntomas de la oncocercosis son fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos. More >