El médico pediatra

0

Dentro de las múltiples ramas de la Medicina, la Pediatría ocupa un lugar preponderante por la gran cobertura de acción que ejerce en la vida del ser humano.

En nuestro país es particularmente importante debido a que nuestro pueblo es una comunidad donde son más numerosos los menores de 18 años.

Debemos señalar que el pediatra debe conocer del niño desde que está en el vientre materno y durante su vida de niño y luego de adolescente hasta los 18 años de edad; ejerciendo una vigilancia de las enfermedades que deben evitarse y de las que pueden tratarse.

El nacimiento del niño es un evento extraordinario, en el que se producen cambios biológicos notables, pero que sin embargo, el recién nacido los asimila rápidamente. En este momento la figura del pediatra es de gran importancia pues estará pendiente de la orientación a la joven madre en torno a la lactancia materna, alimento único e indispensable en los primeros meses de vida, el cual provee de nutrientes y defensas para su desarrollo. Luego asume la responsabilidad de asegurar el suministro de vacunas que abarca un tiempo prolongado y que exige un gran esfuerzo profesional, personal y académico, pues se trata de la prevención de las enfermedades evitables por este medio.

No es menos importante el tiempo que le dedica el pediatra a la orientación a la madre en relación a los alimentos que debe ir suministrando a su pequeño. Ello implica tener conocimientos muy amplios en el área de la nutrición, pues una adecuada y balanceada forma de preparar las comidas se refleja en el niño dándole gran capacidad de aprendizaje escolar y que se enfermen menos. La edad preescolar y escolar requiere del Pediatra el empeño en motivar a los padres con todo lo que tiene que ver con la estimulación, así como la prevención de nuevos daños como los accidentes, el maltrato, las enfermedades de transmisión sexual, el embarazo precoz y la prostitución infantil.

En fin, el Pediatra es un consejero, que es capaz de tender un manto de confianza y apoyo en torno ala salud del niño.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Mapa genético y tratamientos personalizados

0


Los tratamientos basados en el mapa de identidad genética de cada paciente pueden ayudar a prevenir centenas de miles de muertes debidas a los efectos indeseables de los medicamentos, según el pionero norteamericano de la genética, Craig Venter.

La incesante disminución del coste del análisis del genoma individual debería contribuir a la personalización de los tratamientos teniendo en cuenta reacciones alérgicas a los medicamentos que se diferencian según cada individuo, sostiene Venter y su equipo en la edición de septiembre-08 del periódico Farmacología clínica y terapéutica (del grupo Nature).

Venter y sus compañeros del Instituto Craig Venter (en Rockville, Maryland) sugieren ir más allá de las características étnicas -“simplistas” según su forma de ver- muy de moda en Estados Unidos. Con el ejemplo de un medicamento específicamente dirigido a los negros norteamericanos con problemas cardiacos, BiDil, que se comercializa desde hace varios años.

El equipo de Venter examinó seis genes “CYP”, conocidos por su importante papel en el metabolismo de los medicamentos, de dos personas cuyo genoma está íntegramente secuenciado, el del premio Nobel de Medicina, James Watson, y el del propio Venter.

Los investigadores han constatado que estos dos hombres blancos tienen variaciones genéticas susceptibles de implicar claras diferencias de reacciones frente a un tratamiento.

Venter, a diferencia de Watson, posee también una variante del gen CYP2D6 que ayuda a metabolizar ciertos medicamentos prescritos contra la depresión o las arritmias cardiacas.

[ad code=2 align=center]

Otros tratamientos contra el cáncer, la hipertensión o anticoagulantes que fluidifican la sangre para evitar la formación de coágulos también tendrían efectos diferentes en los dos hombres.

Por otra parte, el doctor Watson posee una característica muy rara en los blancos (3%), pero predominante en Asia del Este.

Los autores no rechazan los tratamientos dirigidos hacia las minorías en los ensayos terapéuticos, pero consideran “demasiado aproximativo” basar los tratamientos en la raza.

A este respecto alegan el caso de una versión de un gen (la variante 17 del gen CYP2D6) implicado en el metabolismo de la codeína, de antipsicóticos y de antidepresivos, presente en el 9% de la población de Etiopía frente al 34% de Zimbabue.

“Ahora los médicos pueden ir mucho más allá que las terapias basadas en criterios étnicos”, según ellos.

Por ejemplo los portadores de la forma del gen CYP2C9 que reduce el metabolismo de un anticoagulante, la warfarina, están expuestos a riesgos de sobredosis y por lo tanto de hemorragias. El hecho de saberlo, permite ajustar más fácilmente la dosis de estos pacientes. La ineficacia de un medicamento en algunos individuos también puede tener orígenes genéticos.

Estados Unidos cuenta cada año con más de dos millones de casos de efectos indeseables de los medicamentos, entre ellos cerca de 100.000 son mortales.

Fuente: AFP

[ad code=2 align=center]

El hígado

0


El hígado mantiene las reservas de hierro necesarias para el organismo, además las vitaminas y otros minerales.

La bilis que produce ayuda a digerir los alimentos.
Se encarga de neutralizar todo producto químico y tóxico como todo tipo de licores, drogas y medicinas mal empleadas.

Almacena carbohidratos y grasas para transformarlos en energía cuando se necesite.
Advertencia: uno o dos tragos de licor al día (cerveza, vino, whisky, etc.) pueden lesionarlo para toda la vida. Todos los medicamentos son productos químicos y si se combinan inconsultamente pueden convertirse en un peligroso veneno que lo puede dañar seriamente cuya consecuencia es la cirrosis.

Los productos en aerosol también representan peligro tanto para los pulmones y la piel en principio como al absorberse y llegar al hígado a través de la sangre. Cuando se usen será en sitios abiertos o habitaciones ventiladas.

El virus de hepatitis puede dañarlo a corto y largo plazo ya que permanece circulando en la sangre, la saliva y el semen.

Las comidas grasosas deben ser moderadas por su alto contenido en colesterol que de por sí el propio hígado lo produce en la cantidad necesaria para el organismo.

El daño hepático inicial es silencioso, hasta que más de la mitad de ese órgano esté dañado, entonces avanzará más rápidamente hacia su total insuficiencia.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Las calorías

0

Consideraciones generales:

El cuerpo necesita energía para vivir. Y obtiene esta de los alimentos que ingerimos en cada comida.
Además de energía, el organismo necesita de otros nutrientes como son las vitaminas y los minerales y estos también forman parte de los alimentos. Sin embargo, tanto vitaminas como minerales no hacen un aporte de energía.

Definición:

Etimológicamente, la denominación de caloría deriva del latín “calor”. En los seres vivos son el equivalente de energía obtenida de los alimentos, que se utiliza para poder llevar a cabo las funciones relacionadas con el metabolismo, la actividad física y la reparación del cuerpo y sus tejidos en general. Incluso al pensar consumimos calorías, ya que se necesita energía para ello.

El concepto de caloría se refiere a una unidad de energía, la cual puede encontrarse almacenada en los alimentos que se consumen o en el cuerpo.

Podemos darnos una idea si comparamos las calorías con el combustible que necesita un motor para poder funcionar.

Si al cuerpo se le dan más calorías de las que necesita para funcionar, éstas se almacenan como tejido adiposo.

Así que la clave para perder grasa o aumentar masa muscular depende de la cantidad de calorías que se ingiere y de los porcentajes adecuados de cada nutriente.

Desde el punto de vista de la ciencia, las calorías son una unidad de energía, la necesaria para subir la temperatura de un gramo de agua de 14,5 a 15,5 grados Celsius estando a nivel del mar. La caloría es parte del Sistema técnico de unidades, y normalmente se mide en kilocalorías o Kcal. Eso si, en la mayoría de las ciencias hoy en día se utiliza como medida de energía el joule (del Sistema Internacional de unidades), y las calorías básicamente continúan siendo usadas en el ámbito de la nutrición.

Historia:

La historia de las calorías data de 1819, en donde Nicholas Clement, un químico francés usó y definió el término por primera vez. Existe controversia en términos de quién inventó las calorías o este término, y también franceses como P.A. Favre y J.T. Silberman son buenos candidatos. Lo que es de común acuerdo, es que el término surge de Francia, durante el siglo XIX.

Las calorías en los alimentos:

En nutrición se emplean normalmente la kilocaloría, aunque también se pueden ver algunas etiquetas de alimentos marcadas en kilojoules, los que es un equivalente matemático de las calorías.

La termodinámica (de donde proviene esta unidad), define la caloría como la cantidad de energía requerida para elevar 1ºC la temperatura de 1 gramo de agua.

[ad code=2 align=center]

En el caso del cuerpo humano, gran consumidor de energía, se utilizan valores grandes y por eso, se aplican Kilocalorías (muchas veces mal llamadas calorías) o kilojoules.

Existen 4 elementos que pueden aportar energía al cuerpo humano, pero de estos cuatro, solo tres le aportan nutrientes.

Estos son: las proteínas, los carbohidratos y las grasas. El cuarto elemento es el alcohol, que no aporta nutriente alguno excepto energía en la forma de calorías propiamente dicha.

Todos los alimentos que ingerimos se dividen básicamente en tres grupos:

Proteínas

Son el nutriente esencial para construir el tejido muscular y ayudan a mantener la masa muscular en periodos de restricción calórica, se encuentran principalmente en la carne, productos lácteos, huevos y aportan 4 calorías por cada gramo.

Carbohidratos

Son la fuente principal de energía que el cuerpo utiliza en situaciones normales, los carbohidratos se encuentran en las harinas, pastas, legumbres, pan, cereales y frutas. Al igual que la proteína cada gramo de carbohidratos proporciona 4 calorías.

Grasas

Las grasas aportan 9 calorías por cada gramo, más del doble que la proteína y carbohidratos, se encuentra en los aceites, mantequillas, crema, embutidos etc.

En primer lugar, tenemos que hablar de energía, esta es la posibilidad para hacer trabajo. Por lo tanto cada vez que comemos, la comida nos provee energía a pesar que en muchas ocasiones las mismas no provean nutrientes, minerales y vitaminas. El ser humano sin comida no tiene suficiente energía. La cantidad de energía en la comida es medida en calorías. Las calorías es la cantidad de calor producida cuando la comida es quemada en el cuerpo. Para medir la cantidad de calor producida cuando la comida se metaboliza se utiliza el término kilocaloría. Una kilocaloría es la cantidad de energía que se necesita para subir la temperatura de un kilogramo de agua a un grado centígrado. Si embargo, la palabra kilocaloría es sustituida por caloría debido a que es más fácil de recordar.

Todo lo que comemos se clasifica de acuerdo a la cantidad de energía que aportan, esto es carbohidratos (4 calorías por gramo), proteínas (4 calorías por gramo), grasa (9 calorías por gramo) y alcohol (7 calorías por gramo). El alcohol no aporta nutrientes, solo energía, por lo tanto se debe evitar. Algunos alimentos no tienen ningún aporte energético como es el agua, las vitaminas y minerales, entre otros.

Todas las calorías, sin importar el tipo de comida que se consuma proveen energía. Si se consume mas energía (calorías) que la que gasta se gana peso, por el contrario si consume menos calorías que la que necesita se pierde peso.

La energía que necesitamos a diario depende de como vamos a utilizar la misma, esto es, si el cuerpo está en reposo o está trabajando activamente. A pesar de que no estamos conscientes de esa actividad física diaria, nuestro cuerpo está diariamente gastando energía para mantenernos vivos.

Todos los órganos del cuerpo utilizan la energía que provee la comida para llevar las distintas funciones, el corazón para latir, los pulmones para respirar, el páncreas para producir insulina y enzimas digestivas, entre otras, las glándulas para producir hormonas, los músculos para hacer trabajo, y así sucesivamente. La deprivación severa de calorías puede causar pérdida de peso que sea amenazante a la vida, por lo que se recomienda que toda persona que desea perder peso lo haga bajo supervisión médica.

Consumo diario:

La necesidad energética diaria de una persona esta condicionada por su Gasto Energético Total.

Este gasto energético total es función de la suma de su metabolismo basal, el efecto termogénico de los alimentos, el trabajo muscular y el factor de injuria.

El metabolismo basal:

Es el consumo energético necesario para mantener las funciones vitales y la temperatura corporal del organismo. Su formula es simple: 24 Kcal/kg de peso.

Este valor se ve afectado por otros factores variables, a saber:

La superficie corporal, la masa magra, el sexo, la edad, embarazos (en el caso de las madres), raza, clima, alteraciones hormonales, estados nutricionales actuales, y otros.

Efecto termogénico:

El efecto termogénico de los alimentos es el consumo energético que aparece como consecuencia de la digestión de los propios alimentos.
Así la energía utilizada es de un 30% si se ingieren solo proteínas, de un 6% si se ingieren solo hidratos de carbono y de un 14% si se ingieren solo grasas.

Este efecto aumenta con el valor calórico o si aumenta el fraccionamiento de las comidas.

Trabajo muscular o factor de actividad:

Es el gasto energético necesario para el desarrollo de las diferentes actividades. En una persona moderadamente activa representa del 15% al 30% de las necesidades totales de la energía

Factor de injuria:

Es la energía adicional utilizada por el organismo para tratar enfermedades o trastornos diversos. Según la patología que padezca cada individuo, este factor varía según el grado de severidad, extensión o duración del proceso patológico.

Calorías y peso:

Mecanismo:

El asunto desde un punto de vista dietético es sencillo: si se consumen a través de los alimentos más calorías de las que usamos durante nuestras actividades diarias, subimos de peso almacenando energía en forma de grasa, y si usamos más calorías de las que adquirimos vía la alimentación, entonces eliminamos esa grasa y bajamos de peso. Pero ¿porqué cuesta tanto bajar de peso? bueno, entre otras cosas por, el metabolismo personal, es interesante considerar que el tejido adiposo humano (la grasa que almacenamos) consiste en un 87% de lípidos; esto significa que 1 kilo de grasa corporal tiene 870 gramos de grasa pura, lo que equivale en términos energéticos a 7800 kcal. Por lo tanto para eliminar 1 kilo de grasa corporal debemos “quemar” 7800 kcal adicionales de energía. Una tarea difícil pero a veces necesaria, y puede bastar con mejorar la dieta y hacer un poco de ejercicio.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Obesidad abdominal y diabetes

0


La obesidad abdominal, caracterizada por la presencia abundante de tejido adiposo en la cintura, es un claro indicador de problemas de índole metabólico. El uso de fármacos que actúan en el metabolismo de las grasas y azúcares, es una alternativa para mejorar la salud de quienes tengan esta condición. Aproximadamente el 8% de la población venezolana tiene diabetes mellitus y 90% de quienes integran este grupo son obesos. La estrecha relación entre la obesidad y la diabetes tipo dos ha llevado a los médicos a desarrollar métodos como la medición de la circunferencia abdominal, para determinar las posibilidades de que el paciente presente ambas patologías de manera simultánea, además de calcular los riesgos cardiovasculares de cada persona. La acumulación de tejido adiposo en el cuerpo, especialmente en el área del abdomen, así como la poca resistencia física y las dificultades para respirar, causados por el sobrepeso, son condiciones que aumentan el riesgo de que los pacientes desarrollen problemas de tipo cardíaco, tales como: insuficiencia cardiaca, infarto al miocardio, ateroesclerosis, entre otros.

“El riesgo cardiometabólico es determinado por la obesidad global y central, la cual se ubica específicamente en el abdomen, y está directamente relacionada con complicaciones metabólicas. Hay personas que poseen un estomago muy abultado, pero no son considerados gordos por que el resto de sus miembros tienen un tamaño y grosor adecuado, es en estos casos cuando hay que tener más cuidado, pues se trata de obesidad abdominal, el tener lo que llaman “cuerpo de manzana” -acumulación de células grasas en la zona abdominal aumenta el riesgo de presentar diabetes mellitus tipo dos y enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que la grasa intraabdominal es muy activa desde el punto de vista metabólico, lo que puede ocasionar trastornos que inducen a la dislipidemia (alteración del colesterol y triglicéridos).

La diabetes tipo dos se presenta cada vez con más frecuencia en los jóvenes, factor que favorece la aparición del síndrome metabólico, el cual comprende hábitos nutricionales inapropiados, sobrepeso, elevación prematura del colesterol y los triglicéridos, así como resistencia a la insulina, lo que coloca al paciente en un estado de prediabético. Al medir circunferencia abdominal y calcular cuidadosamente el porcentaje de grasa intraabdominal se puede estimar cuando el páncreas está produciendo cantidades excesivas de insulina y el organismo comienza a crear resistencia a esta sustancia, lo que puede desencadenar diabetes.

Una medida abdominal en centímetros mayor de 102 centímetros en los hombres y 88 en mujeres, sugiere con bastante aproximación que tienen una gran elevación de insulina.

Lo más importante para prevenir la obesidad y el síndrome metabólico, es un cambio del estilo de vida, dejar de fumar, comer balanceado, realizar ejercicios, hacerse un examen físico integral, mantenerse en control con un especialista y cumplir al pie de la letra las recomendaciones del médico.

Dr. Avilio Méndez Flores
[ad code=2 align=center]

Obstrucción pulmonar

0

Es cierto que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, provocada por el consumo de cigarrillos, daña gradualmente el tejido que permite respirar y vivir. Pero no es menos cierto que si la persona deja de fumar, puede detener la progresión de este mal. El daño permanece, pero el avance cesa y permite que la medicación sea más eficaz.

La afección va minando durante décadas, los bronquios se hacen más estrechos, pasa menos aire, se destruyen los alvéolos pulmonares y el tránsito de sangre se vuelve más difícil. Tos, expectoración, falta de aire y ahogo permanente son algunos de sus síntomas.

El tratamiento, puede ser farmacológico o no. El primero requiere el uso de broncodilatadores. El segundo, incluye la rehabilitación pulmonar, oxigenoterapia y la cirugía (transplante de pulmón).

La enfermedad no suele ser bien diagnosticada porque los pacientes no admiten que tienen problemas, y los médicos son tolerantes con los fumadores. Tampoco es tratada, lo que implica cifras elevadas de morbilidad y mortalidad.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El médico internista

0

La forma más sencilla de definir al médico internista es la de reconocerlo como el médico del adulto, experto en la atención primaria y continuada del joven hasta el anciano.

Si bien su campo de acción es amplio, no incluye a los niños porque la atención especializada de éstos corresponde al pediatra, ni tampoco atiende embarazadas o parturientas, excepto cuando esa mujer presenta complicaciones o afecciones médicas agudas o crónicas. En este caso, el internista participa en su atención en estrecha colaboración con el médico obstetra.

No es función del internista la realización de cirugía, aunque sí participa en el diagnóstico de situaciones quirúrgicas y en la evaluación general y cardiovascular preoperatorio, así como en la atención postoperatoria, en especial de personas complicadas o con enfermedades crónicas.
El médico internista considera a la persona sana o enferma como una pieza importante en el tablero de ajedrez que es la comunidad donde discurre su entorno familiar, social y laboral.

Es característica la curiosidad científica y permanente actualización de este especialista, que además ejerce una clara labor docente más allá de las aulas –la mayor parte de los profesores universitarios de las Escuelas de Medicina enseñan cómo se diagnostican las enfermedades, cómo se tratan y cómo se previenen, ellos son los internistas- pues integran los equipos de educación terapéutica para apoyar a los pacientes crónicos y a las comunidades.

En general, es el especialista médico mejor preparado para la atención integral de las personas a partir de la segunda década de la vida, para lo cual utiliza la evaluación médica experta al paciente, que comienza con la realización de una cuidadosa historia clínica, principal instrumento diagnóstico inventado por la ciencia y el arte de la medicina, desde Hipócrates hasta nuestros días. Por tanto, el arma principal del internista no es tanto la tecnología como la comunicación con su paciente.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Asma bronquial

0

Está comprobado que la causa principal del asma es una célula llamada eosinófilo, que contiene una proteína que origina la inflamación del músculo liso bronquial, por lo que, lo más recomendable, sería utilizar medicamentos antinflamatorios, científicamente comprobados y que no produzcan efectos secundarios.

Por lo general, los padres tienen miedo a la tos y enseguida desean calmarla tomando jarabes o preparados caseros que pueden ser peligrosos porque empeoran la respuesta fisiológica en niños asmáticos.

El asma debe verse como una patología sistémica, es decir, que el proceso del asma bronquial debe relacionarse con otros procesos como los de rinitis alérgica, caracterizada por estornudo y abundante moco. El 90% de los pacientes con asma presentan rinitis alérgica y es por ello que no se debería tratar aisladamente sino que debe relacionarse con otras enfermedades como los trastornos de la piel y mucosas.

Por todo esto, el uso de jarabes no garantiza que actúen en forma efectiva y es por ello que el especialista recomienda que los padres no le tengan miedo a la tos y, que antes de tratar de calmarla, acudan a un especialista para que les indique qué tratamiento deben seguir. La tos húmeda y mientras no se escuche el pecho trancado, significa que es beneficioso porque el paciente está auto limpiando los bronquios. Si por el contrario la tos es seca y continua, el paciente debe recibir tratamiento antiinflamatorio.

El asma es una enfermedad crónica y compleja caracterizada por la inflamación de los bronquios y la obstrucción de las vías respiratorias. Si bien es una enfermedad que puede ir hacia la curación, el asma bronquial necesita de tratamiento continuo y no solamente de tratamiento de rescate para controlar los episodios de crisis.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Go to Top