Hemangiomas

0

Son tumores benignos de origen vascular, es decir, son vasos sanguíneos (arterias, venas, capilares) que crecen más de lo normal, pero que ni invaden otros tejidos ni degeneran hacia tumores malignos. Por dentro son, por lo general, como ovillos de venas desordenadas.

Por el contrario, las malformaciones vasculares o angiomas planos son capilares sanguíneos dilatados y congestionados (no son tumores).

Los hemangiomas suelen desarrollarse en el periodo neonatal. Inicialmente dura unos 5 a 7 meses y en ella se produce un crecimiento de la lesión.

Luego viene una fase estacionaria que dura entre los 7 y los 14 meses de vida y en ella la lesión detiene su crecimiento. Y por último, la fase involutiva que suele comenzar a partir del primer año de vida y puede extenderse hasta los 6 ó 7 años. En ella la lesión tiende a desaparecer en casi todos los casos.
Menos del 10% constituyen un problema estético.

Habitualmente el pediatra lo habrá detectado en las revisiones rutinarias del niño y les habrá informado de la benignidad de la mayoría de ellos. El crecimiento rápido del angioma no debe alarmar, pues forma parte de su evolución natural.

En cualquier caso, conviene recordar que, en la mayoría de los casos, el mejor tratamiento es no hacer nada, a pesar de haber oído opiniones divergentes sobre el tema, y que el resultado final es mejor en los no tratados que en los tratados.

Sólo requieren tratamiento aquellos que por su tamaño o localización comprometen estructuras como ojos, nariz, conductos auditivos, faringe o laringe; los que tienen un ritmo de crecimiento alarmante; las grandes lesiones asociadas a trastornos de la coagulación; o las lesiones que están expuestas a traumatismos, infecciones o hemorragias.

Dr. Avilio Méndez Flores

Proteínas de la leche de vaca pueden ocasionar alergias en los lactantes

0


La leche materna es el principal y mejor alimento para los bebés; de hecho, durante los primeros seis meses, se recomienda alimentarlos únicamente de esta manera. La lactancia les permite a los niños obtener todos los elementos esenciales que necesitan para su desarrollo, como vitaminas, proteínas, aminoácidos, lípidos, entre muchos otros.

Es por esta razón que resulta extraño escuchar que un bebé pueda ser alérgico a la leche materna; en realidad, el término no es el más apropiado. El Dr. Rafael Godoy, pediatra de la Policlínica Metropolitana, en Caracas, explicó que “se trata más bien de una alergia a los componentes lácteos provenientes de la vaca. Este trastorno es ocasionado por la dieta de la madre, que puede ser rica en ese tipo de productos y, obviamente, el factor alimentación está vinculado con la composición de la leche materna”.
La Dra. María José Castro, neonatóloga del Hospital Pérez Carreño, coincidió con su colega, al decir: “realmente la alergia descrita es a la proteína de la leche de vaca, en esos casos se le indica a la madre una dieta libre de lácteos derivados de este animal”.

Castro destacó que las fórmulas lácteas indicadas para alimentar a los niños que presenten este tipo de trastornos “son aquellas elaboradas a base de soya. Sin embargo, aproximadamente 20% de los niños alérgicos a la proteína de la leche de vaca, también pueden ser alérgicos a los derivados de la mencionada leguminosa”, acotó.

“También son recomendadas las fórmulas a base de hidrolizados de proteínas, conocidas también como hipoalergénicas. Asimismo, las semielementales son una buena opción. En todo caso, siempre deben ser compuestos libres de la proteína de la leche de vaca”, agregó la doctora.

La neonatóloga, también explicó que los síntomas que pueden presentar los bebés con este tipo de alergia son múltiples. “Cuando existe rechazo a la proteína de la leche de vaca podemos notar lesiones rojizas en la piel –eczema-, producción de moco nasal –rinitis-, broncoespasmos, cólicos, reflujo gastroesofágico y trastornos en la evacuación, como la diarrea o el estreñimiento”.

“Si este problema no es tratado oportunamente, con el tiempo se podrán evidenciar patologías respiratorias crónicas, lesiones cicatrizales en la piel y eczemas; además de desnutrición, esofagitis y asma bronquial”, alertó la especialista.

Castro también comentó que la sensibilidad a la proteína de los lácteos vacunos es frecuente en los bebés, “pero a este tipo de trastorno no se le puede llamar alergia a la leche materna. La lactancia es la fuente alimenticia por excelencia del ser humano en sus primeros años de vida, y sus beneficios son múltiples e insuperables. El adecuado crecimiento del bebé, su correcta nutrición y desarrollo psicomotor, son sólo algunas de las ventajas que provee este vital alimento”, concluyó.

Fuente:Globovisión

Una cintura muy ancha aumenta el riesgo de muerte prematura

0


Tener una gran medida de cintura, aunque el índice de masa corporal esté “en regla”, aumenta el riesgo de muerte prematura, según un amplio estudio europeo publicado en Estados Unidos.

Una comparación entre sujetos con el mismo índice de masa corporal muestra que el riesgo de morir prematuramente aumenta de forma lineal a medida que se acrecienta el número de talle, según los autores del estudio publicado en el New England Journal of Medicine fechado el 13 de noviembre de 2008.

El riesgo de muerte prematura era casi dos veces mayor entre los participantes con una amplia medida de cintura, a saber los que tenían más de 120 cm (en el caso de los hombres) o más de 100 cm (en el de las mujeres), comparativamente con circunferencias inferiores a 80 cm para los hombres y 65 cm para las mujeres.

Este riesgo es similar aunque el índice de masa corporal (IMC) se sitúe en una banda normal, según la investigación conducida sobre 359.000 personas de 51,5 años promedio, de las cuales 65,4% eran mujeres, en nueve países europeos.

El trabajo muestra contundentemente que un exceso de grasa acumulada en la cintura presenta un riesgo importante para la salud, aunque estos sujetos no sean considerados obesos ni tengan sobrepeso, destacan los autores del estudio.

Cada aumento de cinco centímetros en la circunferencia de la cintura aumenta el riesgo de mortalidad un 17% entre los hombres y un 13% entre las mujeres.

Los resultados de esta investigación deberían alentar a los médicos a medir sistemáticamente el perímetro de la cintura a sus pacientes, aunque su IMC esté dentro de lo normal, para evaluar el estado de salud y los riesgos, estimaron los autores de los trabajos del Imperial College de Londres, el instituto alemán de nutrición humana y otras instituciones europeas.

Fuente: AFP

Escuchar su música favorita es bueno para el corazón

0

Escuchar su música preferida es bueno para el sistema cardiovascular, afirma un estudio estadounidense difundido este martes.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (este), que ya mostraron en el 2005 una correlación entre la risa y las enfermedades del corazón, encontraron beneficios cardíacos en el acto de escuchar música.

“Ya habíamos demostrado que emociones positivas, como la risa, eran buenas para la salud vascular. Por lo que la pregunta lógica era saber si otras emociones, suscitadas por ejemplo por la música, tenían el mismo efecto”, indicó Michael Miller, director de la prevención en Cardiología del centro médico de la Universidad de Maryland.

Miller dejó que una decena de estudiantes escogiese la música que “más felices” los hacía y les hizo escuchar cuatro tipos de sonido para comparar su efecto sobre el sistema vascular: música apreciada por el paciente, música estresante, bandas de audio para relajación y bandas que provocan la risa.

Resultó que el diámetro de los vasos sanguíneos, medido en la parte alta del brazo, se ensanchó 26 por ciento con la música escogida, mientras que la música penosa hizo encoger los vasos 6 por ciento.

“Me impresionó la fuerte diferencia observada antes y después de escuchar la música que a uno le gusta, así como entre la escucha de una música apreciada y una angustiante”, destacó Miller.

Con las canciones que invitaban a la risa los vasos sanguíneos se dilataron en 19 por ciento, mientras que la música de relajación produjo una dilatación de 11 por ciento.

Fuente: Agencia France Presse

Anatomía y fisiología de la mama

0

En el feto, a la quinta semana del embarazo, se forma la areola y el pezón, a las 15 semanas ya hay esbozo de los segmentos mamarios. Al octavo mes ocurre la canalización y diferenciación de las estructuras alveolares y el desarrollo de la musculatura lisa de la areola y el pezón.

Al nacimiento solamente están presentes los conductos galactóforos principales de los segmentos mamarios. Sin embargo, las hormonas placentarias que entran en la circulación fetal en los últimos estadios del embarazo Pueden estimular la producción de leche en la mama del neonato.

El pezón en el extremo de la mama contiene gran inervación responsable de los reflejos de la lactancia. La areola, superficie circular que rodea al pezón, de color más oscuro que el resto de la mama, también tiene gran inervación y glándulas sebáceas encargadas de protegerla y que se conocen como glándulas de Montgomery.

La glándula en sí se forma de los alvéolos, grupo de células donde se produce la leche, los lobulillos, grupos de 10 a 100 alvéolos aglutinados alrededor de un conducto, son los encargados de expulsar la leche que desemboca en los conductos galactóforos, los que al llegar a la base del pezón, forman los senos lactíferos o galactóforos que son los depósitos de la leche en el amamantamiento.

En la pubertad, por influencia de varias hormonas (prolactina, estrógenos, progesterona, hormona de crecimiento, etc.), se produce un alargamiento y ramificación de los conductos, a partir de los cuales brotan los lobulillos, cambios que ocasionan un aumento en el tamaño y densidad de las mamas. Los cambios son más pronunciados en las nulíparas y en las que no han amamantado. Durante las menstruaciones y durante el embarazo, aumentan de volumen y se hacen más firmes, la piel se oscurece, los pezones crecen y durante la menopausia disminuyen de volumen por reducción de los niveles de estrógenos en la mujer.

En el tercer trimestre del embarazo, los niveles plasmáticos de prolactina están muy elevados pero su acción lactogénica permanece bloqueada por los niveles de esteroides placentarios, especialmente progesterona, pero al expulsarse la placenta, descienden estas hormonas, permitiendo la acción de la prolactina, lo que aunado al instinto natural de la madre de amamantar al estímulo del pezón por el niño, conducen al aumento de la prolactina y por consiguiente, a la síntesis y producción láctea. Al mismo tiempo, la producción de ocitocina que facilita la emisión de la leche y en las primeras semanas contribuye a la contracción y reducción del tamaño del útero a su condición de reposo.

Para que se sostenga la producción láctea es necesario que se mantengan niveles altos de prolactina, lo que se consigue con el vaciamiento adecuado y frecuente de la mama.

Dr. Avilio Méndez Flores

Maniobras de resucitación

0

Estos son los primeros pasos que pueden ayudar a mantener viva a una persona:

-Pida auxilio: si la persona no responde a pesar de que la cachetea, la pellizca o la remueve, es porque se encuentra en un estado de inconsciencia. Sin perder tiempo, llame telefónicamente a algunos de los servicios de emergencia o también puede comunicarse con los servicios de ambulancia si el individuo está afiliado a alguna de estas compañías.

-Libere la vía aérea: Se debe poner una mano sobre la víctima y presionar firmemente hacia atrás. La otra mano tiene que estar sobre la parte ósea del mentón para elevarlo suavemente. Esta maniobra permite que la lengua desobstruya la vía aérea.

-Respiración boca a boca: si al acercar el oído a la boca y nariz de la víctima no se escuchan ruidos, dé dos respiraciones boca a boca seguidas. Tape la nariz y pegue fuertemente su boca a la de la víctima para evitar así escape de aire.

-Verificación del pulso: Verifique si hay pulso al menos por 5 segundos. De no haber ni pulso ni respiración, comience con las compresiones torácicas. Otra forma de reconocer ese estado es que la persona esté diez segundos sin movimiento y sin deglutir.

-Ubicar la zona cardíaca: con el dedo índice y medio ubique el borde de la última costilla. Deslice sus dedos hasta llegar hasta llegar a la parte superior, donde ambas costillas se unen. Ponga el talón de la otra mano sobre el esternón, justo al lado de los dedos.

-Compresiones torácicas: sin doblar los codos y con las rodillas separadas, empiece a hacer compresiones directamente hacia abajo. Mantenga los dedos sin hacer presión sobre el pecho y trate de hundir de 4 a 5 centímetros la región comprimida. Cada vez que presione cuente en voz alta 1, 2 y 3. Si el rescate lo practica usted solo, por cada 15 compresiones dé dos respiraciones; si son dos personas, por cada 5 compresiones dé una respiración boca a boca.

Mantenga estas maniobras o acompañe a la victima hasta recibir ayuda especializada.

Dr. Avilio Méndez Flores

Estrés y olvido

0

Muchas veces las fallas de memoria y los olvidos involuntarios se deben a que la persona está estresada, angustiada y con muchas preocupaciones. Sin embargo, a medida que se avanza en edad, las lagunas y olvidos continuos y repetitivos pueden ser provocados por el envejecimiento cerebral.

La primera manifestación se expresa por fallas continuas, permanentes y progresivas de la memoria.

Para tener un envejecimiento saludable, lo más importante es evitar factores de riesgo entre los 40 y 50 años, como el cigarrillo, el alcohol y la obesidad, entre otros. Realmente el tratamiento antivejez no existe, pero hay varios grupos de medicamentos que permiten mejorar la memoria y las condiciones intelectuales, como los antidepresivos, que al parecer han tenido un buen papel en el tratamiento del envejecimiento cerebral.

Este proceso de deterioro puede conducir a la pérdida de las facultades mentales, entre ellas la memoria, o casos más severos como la demencia senil o Mal de Alzheimer.

Las personas mayores se angustian al pensar que pueden llegar a perder la memoria totalmente y los lleva a padecer cuadros depresivos.

Recuerde: es menos difícil prevenir que intentar eliminar el daño establecido. Cuide su salud.

Dr. Avilio Méndez Flores

Alcohol y envejecimiento

0


El alcohol predispone a la piel, y al organismo en general, a una acumulación de toxinas y produce en ella una gran cantidad de impurezas. Los rostros de las personas que han sucumbido al alcohol y que se han hecho adictas suelen ser demacrados y evidentemente envejecidos.

Cuando una persona se hace alcohólica y desarrolla daño hepático, su piel se hace opaca y de un color pálido y amarillento.

El envejecimiento que se presenta en las personas que consumen alcohol se acelera cuando esa ingesta se acompaña de trasnochos, exposición al humo del tabaco y, lógicamente, a las llamadas drogas duras.

El alcohol, al igual que el tabaco, genera envejecimiento prematuro de la piel, porque disminuye la actividad del sistema circulatorio, requerida para la adecuada irrigación y nutrición de los tejidos.

Especialistas en el cuidado de la piel recomiendan limitar el consumo de las bebidas alcohólicas y preferir una copita diaria de vino tinto, que contiene resveratrol, un potente antioxidante.

Adicionalmente se sabe que el consumo de alcohol afecta la fortaleza de los huesos pues produce una descalcificación y predispone entonces a los bebedores a sufrir una osteoporosis prematura con sus consecuentes riesgos de sufrir fracturas con pocas posibilidades de recuperación.

Específicamente, la ingesta crónica de alcohol deprime la actividad osteoblástica y se asocia con alteraciones del metabolismo del calcio, fósforo y magnesio, además de alterar la síntesis de la vitamina D.

Dr. Avilio Méndez Flores

Go to Top