Ascaridiasis

1


Definición:

La ascaridiasis es una infestación parasitaria provocada por el helminto o lombriz intestinal Áscaris lumbricoides. La ascaridiasis es la infestación humana provocada por lombrices más frecuente en el mundo. Las lombrices macho adultas miden de 15 a 25 cm de longitud, y las hembras adultas de 25 a 35 cm. Al crecer, las lombrices pueden alcanzar el grosor de un lápiz y pueden vivir de uno a dos años.

Frecuencia:

Es un parásito cosmopolita. Habita más frecuentemente en regiones templadas y cálidas del mundo. Es mucho más frecuente en los países en vías de desarrollo donde las condiciones sanitarias son deficientes y en las áreas donde las heces humanas se utilizan como abono.
En nuestro país, las zonas de mayor prevalencia son las carentes de saneamiento básico. Número de infestados en el mundo: 1000 a 1500 millones.

Agente causal:

Es un nematodo cilíndrico, de color blanquecino amarillento o rosado. Está recubierto externamente por una cutícula, con una capa más externa: la epicutícula, que es una delgada y electro densa película, compuesta en gran parte por lípidos.
El macho, en su estado adulto posee una longitud de 15 a 30 cm, con un diámetro de 2 a 4 mm. El extremo posterior del macho está incurvado ventralmente, y presenta un par de espículas para dilatar la vulva de la hembra y facilitar la copulación. Posee un aparato reproductor sumamente desarrollado, que ocupa casi 2/3 de la cavidad corporal del parásito. La hembra adulta mide de 25 a 35 cm de longitud y tiene un diámetro de 3 a 6 mm. Su extremo posterior es cónico. Posee un aparato reproductor muy desarrollado que, al igual que en el macho, ocupa casi la totalidad de su cuerpo. Consta de 2 ovarios filiformes, que circundan al intestino, 2 oviductos, y 2 úteros que se unen y continúan con la vagina. La vagina desemboca en la vulva, en el 1/3 anterior de la cara ventral del cuerpo del parásito. El aparato digestivo está formado por la boca con tres labios finamente dentados; estos dentículos son visibles con scanning y son diferentes en Áscaris suum y Áscaris lumbricoides. El esófago se continúa con el intestino, y el recto desemboca en la cloaca sexual en el macho, y en el ano en la hembra.
El tamaño de los huevos, varía de 55 a 75 um, la mayoría son ovalados de color ambarino. Pueden encontrarse de diversas formas, aquellos que presentan una corteza en toda la superficie y son elongados, son conocidos como infértiles y los que únicamente presentan una parte interna que muestra claramente la producción de una larva y su corteza externa y la membrana interna son bien claras, son los fértiles.

Contagio:

El hombre se infesta al consumir huevos larvados o embrionados de Áscaris lumbricoides.

Cuando se ingieren los huevos y éstos llegan al intestino, eclosionan y se convierten en larvas. Las larvas empiezan entonces a desplazarse por el cuerpo.

Una vez atraviesan la pared intestinal, las larvas pasan del hígado a los pulmones a través del torrente sanguíneo. Durante esta etapa, pueden aparecer síntomas pulmonares como la tos (incluso se pueden expulsar lombrices al toser). En los pulmones, las larvas ascienden por los bronquios hasta la garganta, donde son tragadas. Luego regresan al intestino delgado, donde crecen, maduran, se reproducen y ponen huevos. Las lombrices alcanzan la madurez aproximadamente 2 meses después de que la persona ingiera los huevos.

Las lombrices adultas viven y permanecen en el intestino delgado. Una lombriz hembra puede producir hasta 240.000 huevos al día, que se eliminan a través de las heces y luego entran en un período de incubación que dura varias semanas. Los niños son particularmente susceptibles a contraer ascaridiasis porque tienden a meterse cosas en la boca, incluyendo tierra, y sus hábitos higiénicos suelen ser más deficientes que los de los adultos.

Los reservorios son el hombre y el cerdo.
Las fuentes de infestación del ascariasis son principalmente el suelo, los alimentos, agua, manos y objetos contaminados con materia fecal que contiene huevos de Áscaris lumbricoides.

El período de transmisibilidad ocurre durante el estadio de huevo embrionado con larva infestante y luego de 2 o 3 semanas de la defecación con huevos.

El contagio no se da de persona a persona.

Síntomas:

Aunque esta infestación puede no dar ningún síntoma, cuanto mayor es la cantidad de lombrices implicadas, más graves son los síntomas que padece la persona afectada. Los niños tienen más probabilidades que los adultos de desarrollar síntomas gastrointestinales porque sus intestinos son más pequeños y presentan un riesgo más elevado de desarrollar obstrucción intestinal.

Los síntomas de una infestación leve incluyen:

Lombrices en las heces
Tos con expulsión de lombrices
Pérdida de apetito
Fiebre
Respiración sibilante.

Las infestaciones más graves pueden provocar signos y síntomas más preocupantes, incluyendo:

Vómitos
Falta de aliento o dificultad para respirar
Distensión abdominal (hinchazón abdominal)
Fuertes dolores abdominales
Obstrucción intestinal e incluso apendicitis
Obstrucción de las vías biliares (que incluyen el hígado y la vesícula biliar)

Diagnóstico:

Se sospecha por los síntomas antes referidos y se confirma por la expulsión del parásito o un examen de heces que demuestre la presencia de huevos.

Tratamiento:

Probablemente el pediatra recetará al niño medicamentos antiparasitarios por vía oral para eliminar las lombrices intestinales. A veces las heces se vuelven a analizar aproximadamente 3 semanas después de aplicar el tratamiento para determinar si contienen huevos y/o lombrices. En contadas ocasiones es necesario extirpar quirúrgicamente las lombrices (particularmente en los casos de obstrucción intestinal, obstrucción de las vías hepáticas o infección abdominal). Si el niño tiene ascaridiasis, le deberán hacer pruebas para determinar si tiene otros parásitos intestinales como, por ejemplo, oxiuros.
Por lo general, los síntomas suelen desaparecer durante la primera semana de tratamiento.

Tratamiento en casa:

Si el niño tiene ascaridiasis, se le deberá administrar el medicamento que le recete el médico siguiendo al pie de la letra las instrucciones que él dé.

Para evitar posibles reinfestaciones, es recomendable adoptar las siguientes precauciones:
• Asegúrese de que el niño se lava bien las manos, especialmente después de utilizar el sanitario y antes de las comidas.
• Lleve regularmente a los animales domésticos que convivan con la familia al veterinario para que éste compruebe si tienen lombrices.
• Mantenga las uñas del niño cortas y limpias.
• Esterilice cualquier prenda de ropa contaminada, como los pijamas y la ropa de cama.
• Evalúe el origen de la infestación. Podría ser necesario adoptar medidas higiénicas adicionales dentro o alrededor de su casa.

Prevención:

La medida de protección más importante contra la ascaridiasis es desechar de forma segura e higiénica los excrementos humanos, que pueden transmitir huevos. En los lugares donde se utilizan las heces humanas como abono, se deben cocinar muy bien todos sus alimentos y limpiarlos con una solución de yodo apropiada (particularmente las frutas y hortalizas).
A los niños adoptados procedentes de países en vías de desarrollo se les suelen practicar pruebas de cribado para la detección de lombrices como medida de precaución. A los niños que viven en áreas subdesarrolladas se les puede recetar medicación antiparasitaria como tratamiento preventivo. Las siguientes prácticas son recomendables para todos los niños:
• Intente en la medida de lo posible evitar que su hijo se meta cosas en la boca.
• Enseñe a su hijo a lavarse las manos a conciencia y frecuentemente, especialmente después de usar el váter y antes de las comidas.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Angina de pecho

2


Consideraciones generales:

Dolor en el pecho es un síntoma común que es causada por muchas condiciones diferentes. Algunas de las causas requieren atención médica inmediata, tales como angina de pecho, ataque al corazón, o el desgarro de la aorta. Otras causas de dolor en el pecho que no requieren intervención médica inmediata incluyen el espasmo del esófago, el ataque de vesícula biliar o inflamación de la pared torácica. Un diagnóstico preciso es importante para proporcionar tratamiento adecuado a los pacientes con dolor en el pecho.

Definición:

La angina es un tipo de dolor de pecho causado por la disminución del flujo sanguíneo al músculo del corazón. La angina de pecho es un síntoma de la enfermedad arterial coronaria.

El paciente lo describe como si una potente garra apretara sobre el área del corazón o como si una barra comprimiera el tórax, y se acompaña muy frecuentemente de extensión refleja del dolor a la parte adyacente del cuello y/o el brazo izquierdo. En la mayoría de los casos, la falta de suministro de sangre se debe a un estrechamiento de las arterias coronarias, como resultado de la aterosclerosis.

Frecuencia:

La angina de pecho es muy frecuente. En los hombres se da generalmente después de los 30 años de edad, y en las mujeres más tarde.

Riesgo:

Los factores de riesgo incrementan su riesgo de enfermedad de la arteria coronaria y la angina de pecho:

El consumo de tabaco:

Tabaco de mascar, el tabaco y la exposición prolongada al humo de segunda mano ocasionan daño de las paredes interiores de las arterias, incluyendo arterias de su corazón, lo que permite depósitos de colesterol para recoger y bloquear el flujo sanguíneo.

Diabetes:

Es la incapacidad del cuerpo para producir o responder adecuadamente a la insulina. La insulina, una hormona secretada por el páncreas, permite que su cuerpo use la glucosa, que es una forma de azúcar de los alimentos. La diabetes aumenta el riesgo de enfermedad arterial coronaria, que conduce a la angina de pecho y ataques al corazón mediante la aceleración de la aterosclerosis y el aumento de los niveles de colesterol.

La presión arterial alta:

La presión sanguínea está determinada por la cantidad de sangre bombeada por el corazón y la cantidad de resistencia al flujo sanguíneo en las arterias. Con el tiempo, la presión sanguínea alta daña las arterias con la aceleración de la arteriosclerosis. La presión arterial alta puede ser un problema hereditario. El riesgo de la hipertensión arterial aumenta con la edad, pero las principales causas están en una dieta demasiada rica en sal, el estrés, la falta de ejercicio y el sobrepeso, alto colesterol en la sangre o los niveles de triglicéridos. El colesterol es una parte importante de los depósitos que pueden restringir las arterias en todo su cuerpo, incluyendo los que suministran el corazón. Un alto nivel de la clase incorrecta de colesterol en la sangre aumenta el riesgo de angina de pecho y ataques cardíacos.

Antecedentes personales o familiares de enfermedades del corazón:

Si se tiene enfermedad de la arteria coronaria o si ha tenido un ataque al corazón, se está en un mayor riesgo de desarrollar angina de pecho.

La edad avanzada:

Los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años tienen un mayor riesgo que los adultos jóvenes.

La falta de ejercicio:

Un estilo de vida sedentario contribuye a los altos niveles de colesterol en la sangre y la obesidad. El ejercicio es beneficioso en la reducción de la presión arterial alta. Sin embargo, es importante consultar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Obesidad:

Aumenta el riesgo de angina de pecho y enfermedades del corazón, ya que está asociada con altos niveles de colesterol en la sangre, presión arterial alta y diabetes. Además, el corazón tiene que trabajar más para suministrar sangre al exceso de tejido.

Estrés:

Puede aumentar el riesgo de angina de pecho y ataques cardíacos. Si se está bajo estrés, comer en exceso o fumar puede la tensión nerviosa. Demasiado estrés, así como la ira, también puede elevar la presión arterial. Aumentos repentinos de las hormonas producidas durante el estrés puede estrechar las arterias y empeorar la angina de pecho.

Causas:

Suele pasar cuando aumentan las necesidades inmediatas de oxígeno por un esfuerzo, en el así llamado ángor de esfuerzo. En este caso, sólo se presenta la angina cuando el paciente va mas allá de un determinado nivel de esfuerzo, y el corazón recibe menos oxigeno del que necesita para satisfacer la mayor demanda puntual de este.

La angina de pecho va precedida de una excitación física o emocional; ocasionalmente por una comida abundante; conducir un automóvil durante las horas de tráfico intenso o mientras se hace ejercicio en un ambiente frío, en cuyo caso hay pacientes que experimentan alivio casi inmediato al pasar de una habitación fría a otra caliente.

Sus causas más directas apuntan a enfermedades de las arterias del corazón, debido a la obstrucción debida al depósito de colesterol en el interior de las arterias (arteriosclerosis) que hace que circule menos sangre por ellas y se aporte menos oxígeno al corazón. Pero también intervienen otras causas, como las anomalías del funcionamiento del corazón, que exigen mayor consumo de oxígeno, como en las taquicardias de ritmo muy elevado; las enfermedades de la sangre, como la anemia, cuando puede faltar hemoglobina suficiente para trasportar el oxígeno; y la sobrecarga de la función del corazón y de la demanda de oxígeno, como en la hiperfunción del tiroides o en el caso de crisis aguda de hipertensión arterial.

La causa más común de la angina de pecho es la enfermedad de la arteria coronaria. Una causa menos común de la angina de pecho es el espasmo de las arterias coronarias.

Espasmo de la arteria coronaria:

Las paredes de las arterias están rodeadas por fibras musculares. Una rápida contracción de las fibras musculares provoca un estrechamiento (espasmo) de las arterias. Un espasmo de las arterias coronarias reduce la sangre al músculo del corazón y provoca la angina de pecho. La angina de pecho como consecuencia de un espasmo de las arterias coronarias se llama “variante” angina de pecho o angina de Prinzmetal. Angina de Prinzmetal se produce normalmente en reposo, por lo general en horas de la madrugada. Los espasmos pueden ocurrir en las arterias coronarias normales, así como en las estrechadas por la aterosclerosis.

Espasmo de la arteria coronaria también puede ser causada por el uso o abuso de la cocaína. El espasmo de la pared de la arteria causada por la cocaína puede ser tan significativo que en realidad puede causar un ataque al corazón.

Otras causas:

En el cuidado de los pacientes con dolor en el pecho, el médico distingue si el dolor está relacionado con la falta de oxígeno al músculo del corazón (como en la angina de pecho o ataque cardíaco), o se debe a otro proceso. Muchas condiciones se consideran que pueden causar dolor de pecho, que es similar a la de un ataque al corazón o angina de pecho.

Los ejemplos incluyen los siguientes:

Pleuritis (pleuresía):

Inflamación del revestimiento de los pulmones (pleuritis) causa un dolor agudo en el pecho, que se ve agravado por la respiración profunda y tos . Los pacientes a menudo notan dificultad para respirar, en parte debido a su respiración superficial para minimizar el dolor en el pecho. Las infecciones virales son las causas más comunes de la pleuresía. Otras condiciones inflamatorias sistémicas, tales como el lupus sistémico, también pueden causar pleuresía.

Pericarditis:

Es una inflamación del revestimiento alrededor del corazón (pericardio). Los síntomas de la pericarditis son similares a la de pleuritis.

Neumonía:

Causa fiebre y dolor torácico. Dolor en el pecho en la neumonía bacteriana se debe a una irritación o infección del revestimiento de los pulmones (pleura).

Embolia pulmonar:

Coágulos de sangre viajan desde las venas de la pelvis o las extremidades inferiores en el pulmón, la afección se denomina embolia pulmonar. La embolia pulmonar puede provocar la muerte del tejido pulmonar (infarto pulmonar). Infarto pulmonar puede conducir a la irritación de la pleura, causando dolor en el pecho similar a la pleuresía. Algunas causas comunes de los coágulos de sangre en estas venas es la trombosis venosa profunda (inmovilidad prolongada, cirugía reciente, traumatismo en las piernas, o una infección pélvica).

Neumotórax:

Pequeños sacos en los tejidos de los pulmones (alvéolos) en forma espontánea puede romperse, causando neumotórax. Los síntomas de neumotórax incluyen repentino dolor severo, agudo en el pecho y dificultad para respirar.

Prolapso de la válvula mitral:

Es una alteración común de las válvulas del corazón, que afecta al 5% y el 10% de la población. Es especialmente común entre las mujeres de entre 20 a 40 años de edad. El dolor en el pecho suele ser agudo pero no grave. A diferencia de la angina de pecho, rara vez ocurre durante o después del ejercicio, y por lo general no responden a la nitroglicerina.

La disección aórtica:

La aorta es el vaso que llevan sangre desde el ventrículo izquierdo al resto del cuerpo. La disección aórtica (desgarro de la pared de la aorta) es una emergencia potencialmente mortal. La disección aórtica causa severo e implacable en el pecho y dolor de espalda. Los adultos jóvenes con disección aórtica por lo general tienen el síndrome de Marfan, una enfermedad hereditaria en la cual una forma anormal de la proteína estructural denominada colágeno produce debilidad de la pared aórtica. Los pacientes mayores desarrollan una disección aórtica normalmente como resultado de la hipertensión arterial crónica, además de generalizado endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis).

La costo condritis, fracturas de costillas, la tensión o espasmo muscular:

Dolor originado en la pared del pecho puede ser debido a la tensión o espasmo muscular, costo condritis, o fracturas en las costillas. Dolor en la pared del pecho suele ser agudo y constante. Por lo general empeora con el movimiento, la tos, la respiración profunda, y la presión directa sobre la zona. El espasmo muscular y la tensión pueden resultar de torsión fuerte, inusual y flexión. Las articulaciones entre las costillas y el cartílago superior del esternón puede inflamarse, una enfermedad llamada costo condritis. Las fracturas costales que resultan de un trauma o cáncer pueden causar dolor en el pecho significativo.

Compresión de los nervios:

La compresión de las raíces nerviosas de los espolones óseos a medida que salen de la médula espinal puede causar dolor. Compresión del nervio, también puede causar debilidad y entumecimiento en la parte superior del brazo y el pecho.

Herpes (infección de herpes zóster de los nervios):

La culebrilla es la irritación del nervio por la infección, que puede causar dolor en el pecho días antes de aparecer la erupción típica.

Espasmo esofágico y reflujo:

El esófago es el tubo largo y muscular que conecta la boca con el estómago. El reflujo o la regurgitación del contenido del estómago y el ácido en el esófago pueden causar acidez estomacal y dolor en el pecho. El espasmo de los músculos del esófago también puede causar dolor en el pecho que puede ser indistinguible del dolor en el pecho causado por angina de pecho o un ataque al corazón. La causa del espasmo muscular del esófago no se conoce. El dolor de los espasmos esofágicos puede responder a la nitroglicerina en una manera similar a la angina de pecho.

Ataque de la vesícula biliar (cálculos biliares):

Los cálculos biliares pueden bloquear los conductos de la vesícula biliar o la bilis y causar dolor intenso del abdomen superior de la espalda y el pecho. Los ataques de la vesícula biliar pueden parecerse al dolor de la angina de pecho y ataque al corazón.

Los ataques de ansiedad y pánico:

La ansiedad, la depresión y ataques de pánico se asocian frecuentemente con dolor en el pecho que dura desde minutos a días. El dolor puede ser agudo o sordo. Por lo general, acompañada de falta de aliento, o la imposibilidad de tomar una respiración profunda. El estrés emocional puede agravar el dolor de pecho, pero el dolor no se relaciona generalmente con el esfuerzo, y no se alivia con nitroglicerina. Estos pacientes a menudo la respiración demasiado rápida (hiperventilación), causando mareo, entumecimiento y hormigueo en los labios y los dedos. Enfermedad arterial coronaria y factores de riesgo suelen estar ausentes en estos pacientes. Puesto que no hay prueba de ataques de pánico, los pacientes con dolor en el pecho por lo general se someten a pruebas para excluir la enfermedad coronaria y otras causas de dolor en el pecho.

Patogenia:

Cuando las arterias del corazón están afectadas y no pueden ajustarse al aumento de la demanda de sangre, los nervios del corazón transmiten mensajes dolorosos de aviso urgente al cerebro. Este dolor, que no suele sobrepasar los 5 minutos, se debe a que el cerebro, por confusión, siente los impulsos desde localizaciones cercanas como los brazos, el cuello o la mandíbula.
La enfermedad coronaria se desarrolla cuando el colesterol se deposita en la pared de la arteria, causando la formación de una sustancia dura y espesa llamada placa de colesterol. La acumulación de placa de colesterol a través del tiempo causa el estrechamiento de las arterias coronarias, un proceso conocido como aterosclerosis. La aterosclerosis puede ser acelerada por el tabaquismo, presión arterial alta, colesterol elevado y la diabetes. Cuando las arterias coronarias se estrechan más de un 50% a 70%, que ya no pueden satisfacer la demanda de oxígeno en la sangre por el aumento del músculo del corazón durante el ejercicio o el estrés. La falta de oxígeno al músculo del corazón provoca dolor en el pecho (angina).

Clasificación:
La angina estable:
La angina estable es el tipo más común de la angina de pecho, y lo que la mayoría de la gente quiere decir cuando se refieren a la angina de pecho. Las personas con angina estable tienen los síntomas de angina de manera regular y los síntomas son algo previsible (por ejemplo, subir una escalera causa dolor de pecho). Para la mayoría de los pacientes, los síntomas ocurren durante el ejercicio y menos de cinco minutos común últimos. Se alivia con el reposo o medicamentos, como la nitroglicerina bajo la lengua.

La angina inestable:
La angina inestable es menos común y más grave. Los síntomas son más severos y menos predecibles que el patrón de la angina estable. Por otra parte, los dolores son más frecuentes, duran más, cuando está en reposo, y no se alivia con nitroglicerina bajo la lengua (o el paciente tiene que utilizar más de lo habitual). La angina inestable no es lo mismo que un ataque al corazón, pero es digno de una visita inmediata al médico o departamento de emergencia del hospital. La angina inestable es a menudo un precursor de un ataque al corazón.

Síntomas:

Hasta el 25% de los pacientes con enfermedad coronaria significativa no tienen ningún síntoma en absoluto, a pesar de que claramente carecen del suministro adecuado de sangre y oxígeno al músculo del corazón. Estos pacientes tienen “una silenciosa” angina de pecho. Ellos tienen el mismo riesgo de ataque al corazón que aquellos con síntomas de angina de pecho.

La angina es relativamente común, pero puede ser difícil de distinguir de otros tipos de dolor en el pecho, como el dolor o las molestias de la indigestión. Si usted tiene dolor de pecho inexplicable, busque atención médica de inmediato.

Síntomas de la angina estable:
Se produce cuando al corazón se le exige más, por ejemplo, al hacer ejercicio o subir escaleras
Por lo general se puede predecir y el dolor suele ser similar a los anteriores tipos de dolor en el pecho que haya tenido el paciente.
Dura poco tiempo, tal vez cinco minutos o menos
Desaparece antes si descansar o utilizar su medicamento angina de pecho
Podría parecerse a la indigestión
Podría extenderse a los brazos, espalda u otras áreas
Puede ser desencadenado por estrés mental o emocional

Características de la angina inestable (una emergencia médica):
Ocurre incluso en reposo
Es un cambio en el patrón habitual de la angina de pecho de un paciente.
Es inesperado
Suele ser más grave y dura más que la angina estable, tal vez hasta 30 minutos
Es posible que no desaparezca con el reposo o el uso de medicamentos.
Podría indicar un ataque al corazón.

Características de la angina variante (angina de Prinzmetal):
Por lo general ocurre en momentos de reposo.
Es a menudo grave.
Se puede aliviar con medicamentos.
Angina de Prinzmetal es raro – sólo el 2 por ciento de los casos de angina de pecho son angina de Prinzmetal. Este tipo de angina de pecho es causado por un espasmo en las arterias del corazón que reduce temporalmente el flujo sanguíneo.

La angina de pecho en las mujeres:
Los síntomas de una mujer con angina de pecho pueden ser diferentes de los clásicos síntomas de la angina. Por ejemplo, una mujer puede tener dolor en el pecho que se siente como una puñalada, la forma pulsante o agudo de dolor en el pecho en lugar de las más típicas, como la prensa de tornillo de presión. Las mujeres también son más propensos a experimentar síntomas tales como náuseas, dificultad para respirar o dolor abdominal. Estas diferencias pueden llevar a retrasos en la búsqueda de tratamiento.

Diagnóstico:

Para diagnosticar la angina de pecho, el médico comenzará haciendo un examen físico y preguntar acerca de los síntomas. También preguntar acerca de los factores de riesgo, incluso si se tiene un historial familiar de enfermedad cardiaca.

La angina es generalmente una señal de advertencia de la presencia de enfermedad coronaria significativa. Los pacientes con angina están en riesgo de desarrollar un ataque al corazón (infarto de miocardio). Un ataque al corazón es la muerte del músculo del corazón provocada por la obstrucción completa de una arteria coronaria por un coágulo de sangre.

Durante la angina de pecho, la falta de oxígeno (isquemia) al músculo del corazón es temporal y reversible. La falta de oxígeno al músculo cardíaco y el dolor en el pecho desaparecen cuando el paciente descansa. En contraste, el daño muscular en un ataque al corazón es permanente. El músculo muerto se convierte en tejido cicatricial, cuando sanó. Un corazón lleno de cicatrices no puede bombear sangre tan eficientemente como un corazón normal, y puede conducir a insuficiencia cardíaca.

El electrocardiograma (ECG):

es un registro de la actividad eléctrica del músculo del corazón, y puede detectar el músculo del corazón que está en la necesidad de oxígeno. El ECG es útil para mostrar los cambios causados por la oxigenación inadecuada del músculo cardíaco o un ataque al corazón.

Prueba de esfuerzo:

En los pacientes con un ECG normal en reposo, pruebas de esfuerzo en tapiz rodante o bicicleta puede ser una herramienta útil para la detección de enfermedad de la arteria coronaria. Durante una prueba de esfuerzo (también conocida como electrocardiograma de esfuerzo, prueba de ejercicio en cinta ergométrica graduada, o ECG de esfuerzo), las grabaciones de ECG del corazón se realizan continuamente a medida que el paciente camina en una cinta continua o pedalea en una bicicleta estacionaria en niveles cada vez mayores de dificultad. La aparición de dolor en el pecho durante el ejercicio puede estar relacionada con cambios en el ECG, lo que demuestra la falta de oxígeno al músculo del corazón. Cuando el paciente descansa, la angina de pecho y los cambios en el ECG que indican la falta de oxígeno al corazón pueden ambos desaparecen. La precisión de las pruebas de esfuerzo en el diagnóstico de enfermedad coronaria significativa es de 60% a 70%. Si la prueba de esfuerzo no muestra signos de enfermedad de la arteria coronaria, un agente nuclear (talio) se puede administrar por vía intravenosa durante la prueba de esfuerzo. La adición de talio permite imágenes nucleares de flujo de sangre a diferentes regiones del corazón, utilizando una cámara externa. Una reducción del flujo sanguíneo en un área del corazón durante el ejercicio, con el flujo sanguíneo normal a la zona en reposo, significa estrechamiento de las arterias significativo en esa región del corazón.

Ecocardiografía de estrés:

La ecocardiografía de estrés combina ecocardiografía (ecografía de imágenes del músculo del corazón) con la prueba de esfuerzo. Al igual que la prueba de talio ejercicio, la ecocardiografía de estrés es más precisa que una prueba de esfuerzo en la detección de enfermedad de la arteria coronaria. Cuando una arteria coronaria se redujo significativamente, el músculo del corazón irrigado por esta arteria no se contrae, así como el resto del músculo cardíaco durante el ejercicio. Las anomalías en la contracción muscular se pueden detectar mediante ecocardiografía. La ecocardiografía de estrés y las pruebas de estrés con talio son alrededor del 80% al 85% de precisión en la detección de enfermedad coronaria significativa.

Cuando un paciente no puede someterse a la prueba de esfuerzo debido a las dificultades neurológicas y ortopédicas, los medicamentos pueden ser inyectados por vía intravenosa para simular el estrés en el corazón normalmente causado por el ejercicio. Imágenes del corazón se puede realizar con una cámara nuclear o ecocardiografía.

El cateterismo cardíaco:

Cateterismo cardíaco con angiografía (coronariografía) es una técnica que permite imágenes de rayos X que se tengan en las arterias coronarias. Es la prueba más precisa para detectar el estrechamiento de la arteria coronaria. Pequeños tubos de plástico hueco (catéter) se avanzó en rayos X como guía a las aberturas de las arterias coronarias. Contraste yodado “tinte” que se inyecta en las arterias, mientras que un vídeo de rayos X se registra. La arteriografía coronaria le da al médico una idea de la ubicación y la gravedad de la enfermedad de la arteria coronaria. Esta información puede ser importante para ayudar a los médicos a seleccionar las opciones de tratamiento.

Tomografía Computarizada y angiografía coronaria:

Es un procedimiento que utiliza un medio de contraste por vía intravenosa que contiene yodo, y el TC a la imagen de las arterias coronarias. Mientras que el uso de catéteres no es necesario (de ahí el término “no invasivo” prueba se aplica a este procedimiento), todavía hay algunos riesgos involucrados, incluyendo los siguientes:
Los pacientes alérgicos al yodo
Los pacientes con función renal anormal
Exposición a la radiación que es similar a, si no mayor, que recibió con una convencional angiografía coronaria.

Sin embargo, esto es generalmente una prueba muy segura para la mayoría de la gente. Es una herramienta importante en el diagnóstico de enfermedad coronaria en los pacientes:

En alto riesgo de desarrollar enfermedad coronaria: los fumadores, los que tienen riesgo genético, los niveles altos de colesterol, la hipertensión o la diabetes, Que tienen resultados poco claros, con pruebas de esfuerzo o pruebas de otro, o que tengan síntomas sospechosos de la enfermedad coronaria

Tratamiento:

Hay muchas opciones para el tratamiento de la angina de pecho, incluyendo los cambios de estilo de vida, medicamentos, angioplastia y colocación de stent o cirugía de bypass coronario. Los objetivos del tratamiento son reducir la frecuencia y la severidad de sus síntomas y para reducir su riesgo de ataque cardíaco y muerte.

Sin embargo, si usted tiene angina inestable o dolor de la angina de pecho que es diferente de lo que suelen tener, como ocurre cuando se está en reposo, usted necesita un tratamiento inmediato en un hospital.

Si la angina de pecho es leve, cambios de estilo de vida puede ser todo lo que tiene que hacer. Incluso si la angina de pecho es severa, por lo que los cambios de estilo de vida pueden ayudar.

Los cambios incluyen:

Si se fuma, deje de fumar. Evitar la exposición al humo de segunda mano.
Si hay sobrepeso, hablar con el médico sobre las opciones para bajar de peso.
Si se padece diabetes asegurarse de que está bien controlada y que se está siguiendo una dieta óptima y plan de ejercicios.
Debido a que la angina de pecho a menudo se produce por el esfuerzo, es útil moderar la actividad y descansar.
Evitar las comidas abundantes.
Evitar el estrés es más fácil decirlo que hacerlo, pero tratar de encontrar maneras de relajarse. Es conveniente hablar con el médico acerca de las técnicas de reducción del estrés.
Comer una dieta saludable con cantidades limitadas de grasas saturadas, gran cantidad de granos enteros y muchas frutas y verduras.
Hablar con el médico acerca de comenzar un plan de ejercicio seguro.

Medicamentos:

Si los cambios de estilo de vida no ayudan a su angina de pecho, puede que se tenga que tomar medicamentos. Estos pueden incluir:

La aspirina: reduce la capacidad de coagulación de la sangre, haciendo más fácil para que la sangre fluya a través de las arterias del corazón obstruidas. La prevención de los coágulos de sangre también puede reducir el riesgo de un ataque al corazón. Sin embargo, no empezar a tomar una aspirina todos los días sin hablar con el doctor primero.
Nitratos: se utilizan a menudo para tratar la angina de pecho. Los nitratos relajan y se ensanchan los vasos sanguíneos, lo que permite que fluya más sangre al músculo cardíaco. Se podría tomar un nitrato cuando se tiene angina de pecho relacionado con molestias en el pecho, antes de hacer algo que normalmente desencadena la angina de pecho (como el esfuerzo físico), o con carácter preventivo a largo plazo. La forma más común de nitrato que se utiliza para tratar la angina de pecho es con tabletas de nitroglicerina bajo la lengua.
Los bloqueadores- beta: funcionan al bloquear los efectos de la hormona epinefrina, también conocida como adrenalina. Como resultado, el corazón late más lentamente y con menos fuerza, reduciendo así la presión arterial. Los bloqueadores- beta también ayudan a relajar los vasos sanguíneos y abrirse a mejorar el flujo sanguíneo, y así reduciendo o previniendo la angina de pecho.
Las estatinas: son los medicamentos utilizados para reducir el colesterol. Trabajan bloqueando una sustancia que el cuerpo necesita para producir colesterol. También pueden ayudar al organismo a reabsorber el colesterol que se acumula en las placas en las paredes de las arterias, ayudando a evitar una mayor obstrucción en los vasos sanguíneos. Las estatinas también tienen muchos otros efectos beneficiosos sobre las arterias del corazón.
Bloqueadores de los canales de calcio: también llamados antagonistas del calcio, relajan y ensanchan los vasos sanguíneos al afectar a las células musculares de las paredes arteriales. Esto aumenta el flujo sanguíneo en el corazón, y reduce o previene la angina de pecho.
Convertidora de la angiotensina-enzima (ECA). Estos medicamentos ayudan a relajar los vasos sanguíneos. Inhibidores de la ECA evitan que una enzima en el cuerpo dé la producción de angiotensina II, una sustancia que afecta el sistema cardiovascular de varias maneras, incluyendo estrechar los vasos sanguíneos. Este estrechamiento puede causar presión arterial alta y la fuerza de su corazón trabaje más fuerte.
Ranolazina: se puede utilizar solo o con medicamentos de angina de pecho, tales como los antagonistas del calcio, betabloqueantes o nitroglicerina. A diferencia de algunos medicamentos, Ranolazina puede ser utilizado si se está tomando medicamentos orales para la disfunción eréctil.

Los procedimientos médicos y cirugía, los cambios de estilo de vida y los medicamentos se utilizan con frecuencia para tratar la angina estable. Sin embargo, los procedimientos médicos como la angioplastia, la colocación de stents y la cirugía de revascularización coronaria también se utilizan para tratar la angina de pecho.

La angioplastia y la colocación de stents:

Durante una angioplastia – también conocido como intervención coronaria percutánea (ICP) – un pequeño globo se inserta en la arteria estrechada. El globo se infla para ensanchar la arteria y luego un rollo de alambre de malla pequeña (stent) se inserta generalmente para mantener la arteria abierta. Este procedimiento mejora el flujo sanguíneo en el corazón, reduciendo o eliminando la angina de pecho. La angioplastia y la colocación de stents es una buena opción de tratamiento si usted tiene angina de pecho inestable o si los cambios de estilo de vida y los medicamentos no se trata de manera efectiva su angina de pecho crónica estable.

Cirugía de bypass:

Durante la cirugía de bypass coronario, una vena o arteria de otra parte del cuerpo se utiliza pasar por alto una arteria del corazón obstruida o estrecha. La cirugía de bypass aumenta el flujo sanguíneo a su corazón y reduce o elimina la angina de pecho. Se trata de una opción de tratamiento para la angina inestable, así como la angina de pecho estable que no ha respondido a otros tratamientos.

Complicaciones:

El dolor en el pecho que puede ocurrir con la angina de pecho puede hacer que algunas actividades normales, como caminar no se puedan hacer. Sin embargo, la complicación más peligrosa que se asocia con la angina de pecho es un ataque al corazón.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La escoliosis

0


Consideraciones generales:

La columna vertebral, o espina dorsal, ayuda a mantener el cuerpo erguido. Sin ella, no podrías caminar, correr ni hacer deporte.
La columna vertebral tiene tres leves curvaturas: una en el cuello, una en la parte superior de la espalda, y otra en la parte inferior de la espalda.
Estas curvaturas son normales y se pueden ver desde una vista lateral.

Al mirarse al espejo de lado o mirar a un amigo de perfil, es posible darse cuenta de esta condición.. A pesar de esta leve curvatura vista de perfil, una columna vertebral sana parece descender en línea recta por el centro de la espalda.

Definición:

El término escoliosis proviene de una palabra griega que significa “torcido”. Es una deformación de la columna vertebral que muestra una flexión lateral a la izquierda o/y la derecha, una rotación de las vértebras flexionadas y una rectificación del perfil sagital. En otras palabras, la curva fisiológica de la cifosis torácica está rectificada. La escoliosis puede tener una curva o varias.

Frecuencia:

Aproximadamente tres de cada cien personas tiene algún tipo de escoliosis, aunque para la gran mayoría no representa ningún problema.
Tanto los niños como las niñas pueden desarrollar escoliosis. Más o menos el mismo número de niños que de niñas desarrollan la forma leve. Las formas moderada y severa son más comunes en las niñas.
Hasta 10 de cada 100 jóvenes desarrollarán por lo menos un caso leve de escoliosis. Solamente algunos de estos casos se convertirán en moderados o severos.
La escoliosis es más frecuente en algunas familias que en otras. También ocurre con mayor frecuencia en personas que tienen parálisis cerebral, polio, distrofia muscular o espina bífida.
La escoliosis se desarrolla usualmente durante los años en que los huesos crecen más rápidamente (entre 9 y 14 años de edad). Con frecuencia se detecta por primera vez alrededor de los 11 años de edad.

Epidemiología:

La escoliosis suele manifestarse en la adolescencia y tiene tendencia a progresar hasta el término del crecimiento físico. La mayoría de las escoliosis se detectan entre los 10 y 12 años. Pero la deformación empieza entre los 5 y 8 años.

En 2-4% de la población existe una escoliosis con una curva de más de 10º grados. Una curva inferior a 10º no se considera escoliosis.

La enfermedad se manifiesta con mayor frecuencia en el sexo femenino, en una relación de 4:1 con respecto al sexo masculino.

La causa de la manifestación y el momento de su inicio se desconocen. Como los pacientes no sufren dolor, la escoliosis pocas veces llega a detectarse en la fase inicial. Sin embargo, el diagnóstico precoz es importante ya que cuanto antes se diagnóstica tanto mejor es el pronóstico.

Causas:

Nadie conoce la causa del tipo más común de escoliosis, denominada escoliosis idiopática. (“Idiopático” es una palabra curiosa que significa de causa desconocida). Los médicos saben que la escoliosis se da en las familias. De modo que, si uno de los padres, una hermana o un hermano tiene escoliosis, otro más podría tenerla.

La mayoría de tipos de escoliosis afectan más a las niñas que a los niños y las niñas con escoliosis son más propensas a requerir tratamiento.

Clasificación:

• Escoliosis congénita.
• Escoliosis neurógena.
• Escoliosis miógena.
• Escoliosis en base a enfermedades metabólicas o sistémicas.
• Escoliosis idiopática.

La escoliosis idiopática (es decir, con causa desconocida) es la más frecuente con una frecuencia del 85%, por lo que las explicaciones ofrecidas en esta página se centran en ella.

Riesgo:

Las personas casi nunca sienten dolor cuando se está desarrollando la escoliosis. Por eso es muy importante hacerse exámenes regularmente. Si la escoliosis se detecta tempranamente, se puede recibir tratamiento que puede controlar la condición o prevenir otros problemas.
Si la curvatura aumenta, puede que eventualmente se sienta dolor, se pierda flexibilidad y parezca encorvado. También se puede estar más propenso a desarrollar artritis, infecciones respiratorias y problemas cardíacos a medida que se va envejeciendo.

Los padres pueden identificar las señales tempranas de la escoliosis. Ellos pueden ver algunas señales cuando su hijo está vestido. Los dobladillos de sus pantalones o camisas se pueden ver disparejos.
Pero las señales más tempranas se pueden ver solamente con una clara mirada a su espalda.
Los exámenes en casa pueden iniciarse a los nueve años y se deben hacer cada seis meses hasta cumplir 14 años.
Aunque tenga una o más de estas señales, no necesariamente quiere decir que tiene escoliosis.
Pero para estar seguro, sus padres deben llamar a un médico o clínica para preguntar si es recomendable hacerle un examen.
Cuando le estén haciendo un examen médico regular, pídale al profesional de salud que le examine para detectar la escoliosis. Los exámenes físicos para la escuela, los deportes o campamentos de verano se pueden aprovechar para verificar si hay escoliosis.

Síntomas:

Alguien con escoliosis puede tener una espalda desviada en forma de “S” o de “C”. Pude o no resultar perceptible por otras personas. Aunque las desviaciones leves no suelen provocar problemas, las desviaciones más marcadas pueden provocar malestar.

Los pacientes raras veces refieren molestias. Lo más frecuente es el dolor de espalda, sobre todo durante o después de realizar trabajos pesados, así como en el deporte de alto rendimiento.

Otras características externas de la escoliosis:

• Hombros desnivelados
• Caderas desniveladas
• Triángulos asimétricos entre tronco/pelvis y brazos colgantes
• Escápula prominente y al lado de la convexidad mayor
• Gibosidad torácica

Diagnóstico:

A veces la escoliosis es claramente perceptible. Una columna vertebral desviada puede hacer que el cuerpo de la persona se incline hacia la izquierda o la derecha. Muchos niños con escoliosis tienen un hombro más alto que el otro o la cintura asimétrica con una clara tendencia a ladearse hacia un costado. Estos problemas pueden ponerse de manifiesto cuando el niño se está probando ropa nueva. Si una pierna del pantalón le queda más corta que la otra, el niño podría tener escoliosis. También es posible que el niño no tenga escoliosis, sino que tenga una pierna un poco más corta que la otra o las costillas asimétricas.

En la escuela o en la consulta del médico es posible determinar si se tiene escoliosis. Se trata de una prueba sencilla denominada “prueba de flexión de tronco adelante” y no duele nada. Consiste en inclinarse hacia delante, sin flexionar las rodillas, y tocarse los pies o tocar el suelo con la punta de los dedos de las manos. Entonces, un médico o enfermero examinará la espalda para ver si la columna está desviada o si las costillas son asimétricas.
Para el diagnóstico preciso de la escoliosis es imprescindible disponer de radiografías.

Tratamiento:

Es posible que el médico opine que la desviación no es lo suficientemente grave como para requerir tratamiento.

Si se necesita tratamiento, se debe acudir a un médico especializado, denominado ortopedista o cirujano ortopédico. Probablemente el ortopedista empezará intentando averiguar lo grave que es la desviación de la columna. Para ello, examinará las radiografías y medirá los grados de la desviación de la columna.

Una persona que tenga una leve desviación de columna probablemente solo necesitará que le hagan revisiones médicas periódicamente para asegurarse de que la desviación no empeora. Alguien con una desviación más grave puede tener que usar corsé o someterse a una operación.

Tratamiento según el grado de desviación:

• Menos de 10º de curva
No hablamos de escoliosis.
Aún no está indicado un tratamiento específico.
Es recomendable realizar un control cada 3-6 meses.
También se recomienda ejercicio físico.

• 10º – 20º de curva
Se debe iniciar fisioterapia según el método de Schroth.

• 20º – 30º de curva
Se requiere una combinación de:
• Fisioterapia tridimensional según Schroth
• Rehabilitación intensiva hospitalaria
• Corsé Chêneau–Rigo

• 30º – 60º de curva

En edades tempranas, es decir con anterioridad de la pubertad, resulta imprescindible el tratamiento con el fin de evitar la intervención quirúrgica:
• Fisioterapia con un corsé de óptima corrección.
• Rehabilitación intensiva hospitalaria repetitiva.
• Fisioterapia según Schroth.
• Programa de entrenamiento.

Tratamiento de la escoliosis con corsé:

Un corsé no permite corregir permanentemente las desviaciones de columna que ya han tenido lugar. En la escoliosis, los corsés se utilizan para sujetar la columna vertebral en su sitio a fin de que la desviación no empeore. Algunos corsés están diseñados para llevarlos puestos solo por la noche y otros para llevarlos tanto de día como de noche.

Si se necesita llevar un corsé, el médico informará qué tipo es el más adecuado. Los corsés se deben utilizar mientras la columna vertebral está creciendo, especialmente cuando crece muy deprisa durante el “estirón de la adolescencia”. Por este motivo, un niño con escoliosis pasará menos tiempo con corsé conforme vaya haciéndose mayor y se vaya aproximando a su estatura adulta. Una vez la columna deja de crecer, el corsé deja de ser necesario o eficaz.

Los médicos se esfuerzan por mejorar los corsés para los niños con escoliosis, de modo que ahora pesan menos, son más cómodos y más fáciles de usar que antes. Hay muchos tipos diferentes de corsés. Los niños con escoliosis suelen llevar un corsé denominado “Ortesis tóraco-lumbo-sacra”, o corsé TLS, para abreviar. Este tipo de corsé se ajusta por debajo de los brazos y es más cómodo que los corsés de mayor tamaño.

Tratamiento quirúrgico de la escoliosis:

Los corsés suelen dar buenos resultados, pero algunos niños con escoliosis importante necesitan, a la larga, someterse a una intervención. Cuando un niño se somete a este tipo de operación, recibirá anestesia, una medicina que duerme a la gente y evita el dolor durante la operación. En la intervención, el cirujano ortopédico fusiona los huesos de la columna para que esta no se siga desviando. El cirujano también utiliza varillas metálicas y tornillos para corregir la desviación y mantener todo alienado hasta que los huesos cicatricen. Las partes metálicas se introducen profundamente bajo los músculos vertebrales y en la mayoría de los casos no se notan ni duelen. Una vez introducidas, se dejan en la espalda permanentemente.

La operación dura varias horas, dependiendo de lo marcada que sea la desviación y de cuántos huesos deban fusionarse. Normalmente, un niño que se somete a esta operación podrá levantarse de la cama y empezar a caminar al día siguiente, no necesitará llevar yeso ni corsé y generalmente podrá volver a casa en menos de una semana. Habitualmente, los niños pueden volver a ir a la escuela aproximadamente un mes después de la intervención, reanudar algunas de sus actividades al cabo de tres o cuatro meses y realizar la mayoría de actividades normales al cabo de seis a 12 meses. Pero es preciso tener en cuenta que la intervención y el tiempo de recuperación son distintos en cada paciente, en función del tipo de cirugía realizada y de la edad del paciente.

Varilla metálica en la espalda de un niño:

Puede parecer extraño, pero esa varilla desempeña una importante función mientras los huesos crecen conjuntamente: corregir la desviación y sujetar la columna vertebral en su sitio durante el proceso de cicatrización. El niño todavía seguirá pudiéndose mover para acariciar a un perro, hacer largos de piscina y encestar canastas. Una vez que los huesos se fusionen, la varilla metálica dejará de ser necesaria. Pero, como no duele, se dejará allí. Para retirarla, habría que realizar otra intervención. Antes de que se utilizaran varillas metálicas, un niño intervenido de escoliosis tenía que llevar puesta un yeso corporal durante hasta un año para que la columna se mantuviera en su sitio durante el período de recuperación.

Con el tiempo, los tratamientos de la escoliosis han mejorado y cada vez hay más niños con escoliosis que llevan una vida normal. Los médicos no conocen ninguna actividad, incluyendo el deporte, que pueda empeorar la escoliosis. Pero los niños que tengan que operarse de escoliosis deberían hablar con sus médicos sobre cómo participar en distintas actividades de una forma segura.

La escoliosis puede desviar algo la espalda, pero con el cuidado adecuado, un niño puede crecer sano y sentirse bien.

Evolución:

La evolución de la escoliosis es singular en cada caso. No existen patrones comunes y aplicables universalmente.
Sin embargo, sí se puede decir que los casos de escoliosis diagnosticados precozmente tienen una evolución menos grave.

Pronóstico:

Los siguientes aspectos son significativos de cara a un pronóstico de la tendencia progresiva de la escoliosis.

Número de curvas: cuánto más elevado el número de curvas, peor.
Edad: cuánto más joven sea el paciente, peor.
Rotación: cuántos más grados y más ángulos de rotación, peor.
Sexo: peor en niñas que en niños.
Menarquia: pre-menarquia peor.
Signos de madurez ósea: cuánta mayor inmadurez, peor.
Perfil sagital: cuánto más rectificado, peor.

Prevención:

Al desconocerse la causa de la enfermedad, tampoco existen recomendaciones para prevenir la escoliosis.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Día del médico venezolano

0

DIA DEL MÉDICO (En honor al Dr. José María Vargas)

El 10 de marzo, hace 226 años, nace en La Guaira José María Vargas.
Su vida fue un constante esfuerzo de superación personal lo cual le permitió adelantarse a su tiempo trazando rutas de progreso para el bien colectivo.
Hasta 1812 ejerció su profesión de médico en Cumaná, y luego en el devastador e histórico terremoto de ese año, cumple una destacada labor humanitaria en La Guaira. Posteriormente se suma a la causa de la Independencia; pero cae prisionero de los realistas. Un año después Bolívar conquista Caracas y lo libera. Vargas se traslada a Europa donde amplía sus conocimientos médicos y en otras ramas del saber, para lo cual llegó a dominar varios idiomas, incluyendo el latín.
De regreso a Venezuela pasa por Puerto Rico donde ayudó a combatir eficazmente el paludismo y la fiebre amarilla.
Ya en Venezuela, y con el apoyo de El Libertador, es nombrado rector de la Universidad de Caracas en 1827, transformando por completo los estudios universitarios: mejora la administración, perfecciona los programas, despoja al claustro de su aire monacal, suprime los privilegios y convierte a La Universidad en una institución de puertas abiertas para todas las razas, todas las religiones y todas las ideologías.
A instancias de sus allegados incursiona en la política. En el Congreso de Valencia yergue su dignidad característica y se opone a la expulsión de El Libertador, quien posteriormente, ya moribundo, le hace la última distinción y lo nombra su albacea testamentario.
El prestigio de Vargas lo lleva a la presidencia de la República en 1835, pero al año siguiente es derrocado, y aunque Páez lo restituye en el poder, renuncia pocos meses después para no convertirse en títere de las ambiciones de éste.
Vuelve a dedicarse a su profesión y a las tareas educativas hasta su muerte ocurrida en Nueva York el 13 de julio de 1864.
Por su parte, el poeta y médico calaboceño Dr. Francisco Lazo Martí, tuvo palabras de admiración y respeto para con el sabio Dr. José María Vargas; y en un escrito que denominó “El Amor”, dice en una parte: “…Vargas amó la ciencia, y en su ciencia fue para Venezuela el sol que convirtió las brumas de la ignorancia en espléndidas auroras del saber…”, y más adelante sigue: “…Y para Vargas, el ilustre, el amor fue la pluma de oro con que la historia escribió su nombre en la lista de los sabios…”.

Estos dos notables médicos venezolanos deben ser motivo de nuestro sentido recuerdo a sus vidas que pueden ser comparadas: un 10 de marzo día de José María Vargas y un 14 de marzo día de Francisco Lazo Martí, aquél nace en La Guaira, y éste muere en la aledaña Maiquetía; ambos destacados polifacéticos: José María Vargas médico y extraordinario sabio, Francisco Lazo Martí médico y excelso poeta. Ellos respondieron además, al llamado de la Patria: en momentos de tragedias, y en otros para la defensa de sus ideales; anhelaban el orden, la cooperación ciudadana y el respeto y la admiración por nuestra naturaleza
La Guaira y Calabozo convertidos así en cunas respectivas de estos insignes seres de marzo, marcianos, como de otro mundo, aunque expuestos, como cualquier otro ser humano, a todo tipo de vicisitudes y padecimientos; ambos sufren incapacidad orgánica progresiva al final de sus días. Y, en la búsqueda de alivio, la muerte los sorprende lejos de su ambiente: José María Vargas lejos de su Patria grande, Venezuela, víctima de un mal artrítico, en Nueva York, el 13 de julio de 1854; y Francisco Lazo Martí lejos de su Patria chica, Calabozo, víctima de un mal hemipléjico, en Maiquetía el 8 de agosto de 1909. Ambos reposan en el Panteón Nacional.

El legado de estas figuras ha sido inmenso, por lo cual sus obras deben ser permanentemente analizadas y sus conclusiones suponer aplicaciones concretas y prácticas para el bien común, como eran sus intenciones. Cuánto desearon para su tierra y sus semejantes a través de su profesión y la actividad paralela que desarrollaron:

José María Vargas como primer médico que llega a ser rector de La Universidad de Caracas, Imponiendo importantes reformas que modernizaron los estudios superiores en todas las facultades que la componían, y como presidente de La República, fue el primer ciudadano civil en ejercerla por libre elección nacional, y, aunque su corto mandato estuvo asediado por un movimiento golpista, al cual supo enfrentar con honor, dejó clara huella de lo que debe ser un gobernante democrático.

Francisco Lazo Martí, por su parte, se dedicó a la búsqueda de soluciones para los problemas que se derivan de la injusticia social: ignorancia y miseria, soluciones a las que se puede llegar por la vía del cuidado y aprovechamiento de lo nuestro, mediante el cultivo del saber y de la tierra. La “Silva Criolla”, su obra máxima y universal, es un documento que expresa esa preocupación, es una invitación a vivir lo natural, dibujando un panorama detallado y en acción, con las constantes variaciones del paisaje nativo, la flora, la fauna, los fenómenos climáticos y las costumbres de nuestro pueblo llanero, todo lo cual se van sucediendo en imágenes metafóricas de lírica inspiración, dignas de ser leídas una y ora vez, para deleite del espíritu y para recordar y tener presente la responsabilidad y participación que nos toca en nuestro tiempo y en nuestro medio. Y, por sobretodo, para ser médicos abnegados cada vez que las circunstancias nos ponga a prueba; y al mismo tiempo propiciar el entendimiento entre todos los colegas, dentro de un ambiente de intercambio de conocimientos y de respeto profesional y gremial que no se deberían quebrantar.

Debemos hacer honor a la célebre frase de José María Vargas: “El mundo es de los justos” y tratar de poner en concordancia los elementos que componen el sector salud, ellos son: los funcionarios administrativos, el personal y hasta la propia comunidad.
En más o en menos, cada uno es corresponsable de lo que suceda, especialmente cuando se presentan fallas:

1-Cuando la administración no distribuya en la mejor y más honesta forma los
recursos financieros, creando, en algunos casos, nuevas instituciones hospitalarias paralelas, cuando, por el contrario, se necesitaría aumento del presupuesto y mejoramiento del personal en el ya existente que consta capacidad arquitectónica suficiente, y, por otra parte, cuando el centralismo tiende a entrabar las funciones del director del hospital al no permitirle la suficiente autonomía para nombrar o remover personal, lo cual, unido a la defensa a ultranza que, casi siempre, hacen los sindicatos y gremios cuando uno de sus miembros comete falta, da como resultado una función directiva inoperante y nada gerencial.

2-Por la parte que corresponde al personal de la institución, cuando no utiliza con criterio de rendimiento y conservación la administración precisa de las medicinas, el buen uso del material médico-quirúrgico y el adecuado manejo de los equipos con que se cuenta.

3-Y, por último, la comunidad: cuando desconoce, en su mayoría, el mejor uso de su hospital e incluso ignora las condiciones en que se encuentra, reflejando apatía o resignación a lo que entonces parece irremediable, o, peor aún, reaccionando de manera insultante y agresiva cuando no puede ser atendida a su gusto y exigencia.

Sin embargo, la conducta de la comunidad es consecuencia de la acción de los dos primeros: la administración y el personal, cuando proyectan del hospital una imagen de feudo o territorio aparte, y no informan real y sistemáticamente los problemas y no sugiere soluciones con participación de todos.

Y entonces?, por qué no empezar desde ya con el llamado y acatamiento al respeto y cuidado del bien colectivo en todas sus formas y que lo deben demostrar así los tres pilares fundamentales del sistema: la administración, el personal y la comunidad, mediante la información y mensajes públicos apropiados y la denuncia y enjuiciamiento a tiempo de las irregularidades que se vayan presentando.
Visto de esta manera, ello es posible si la promoción se hace desde las propias instituciones públicas, a través de los medios de comunicación disponibles y conjuntamente con una vigilancia efectiva e insobornable de los bienes públicos.

Hagámonos merecedores de este día, siendo dignos herederos del sabio maestro y médico José María Vargas, para honra y gloria de todos los venezolanos.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Osteoporosis

0


Definición:

La osteoporosis es una condición en la cual los huesos pasan a ser frágiles y pueden romperse muy fácilmente.

Frecuencia:

La mitad de las mujeres de más de 50 desarrollan osteoporosis. Uno de cada cuatro hombres tiene osteoporosis. Uno de cada tres hombres no sobrevive el año después de una fractura de cadera. Las fracturas de cadera y columna vertebral frecuentemente llevan a la muerte.

Sin embargo, al ser una enfermedad silenciosa, no se toma real conciencia hasta que el diagnóstico se realiza.

Patogenia:

El remodelado óseo es un proceso natural del cuerpo por medio del cual unas células denominadas osteoclastos degradan el hueso viejo, mientras que los osteoblastos regeneran el tejido. El desbalance entre dichas células puede desmineralizar la estructura ósea, proporcionándole esa textura porosa característica de la osteoporosis.
El estrógeno es esencial para mantener ese equilibrio celular durante el recambio óseo. El déficit de esta hormona al llegar a la menopausia acelera la resorción de hueso, además de dificultar la absorción de calcio y la formación de hueso nuevo, por lo que las mujeres después de la menopausia son mucho más propensas a presentar osteoporosis. El deterioro de la micro estructura del sistema óseo puede pasar desapercibido, hasta que se manifiesta por medio de una fractura.

Riesgos:

En casos serios un simple estornudo puede romper un hueso.

La pérdida ósea y la osteoporosis en la mayoría de los casos se presentan en individuos de 50 o más. Pero su prevención y tratamiento debería comenzar tan temprano como en la adolescencia porque el 85% de la masa ósea se adquiere hasta los 18 años en mujeres y 20 en hombres.

Las mujeres pueden perder hasta 20% de su densidad mineral ósea en los cinco a siete años después de la menopausia. La pérdida ósea en el hombre es más lenta y usualmente ocurre más tarde que en la mujer.

Aproximadamente el 20% de la población afectada es hombre y el 80% mujer. Sin embargo, en los hombres mayores el porcentaje es mayor y los hombres son más propensos de morir después de una fractura de cadera que las mujeres. La osteoporosis no es más un tema “sólo de mujer”.

Síntomas:

Pequeñas fracturas, generalmente en la columna, muñeca, o costillas, durante actividades cotidianas como flexión o ligeros impactos, pueden ser los principales síntomas de desmineralización ósea. 40% de las fracturas vertebrales pasan inadvertidas, convirtiéndose en grandes factores de riesgo, ya que el paciente más que presentar dolor agudo, simplemente siente una ligera molestia en el raquis a nivel dorsal o lumbar.
Las fracturas de cadera representan una de las mayores causas de sufrimiento durante esta enfermedad, por tratarse de un área que compromete el movimiento de gran parte del cuerpo. Es esta una de las complicaciones que afecta la independencia física, pudiendo ocasionar hasta la muerte en pacientes ancianos.

Diagnóstico:

El test de Densidad Mineral Ósea (BMD) también conocido como test de Densidad Ósea puede determinar si hay osteoporosis. Este test ayuda a estimar la densidad de los huesos en la espina dorsal y caderas, estimando el riesgo futuro de fractura en un período de 10 años.

Tratamiento:

La osteoporosis es un gran problema de salud a nivel mundial. La mejor manera de luchar contra la osteoporosis es a través de la educación de las personas acerca de la salud de los huesos. Cuando usted piensa acerca de mantenerse saludable, probablemente piensa acerca de cambios en el estilo de vida para prevenir el cáncer o enfermedad cardíaca. La salud de los huesos no estará entre sus prioridades, pero debería.

Medicamentos como el ácido zoledrónico de 5mg representan una opción para el tratamiento del déficit de calcio y densidad en el sistema óseo, por su acción protectora ante fracturas vertebrales y no vertebrales. Se trata de una molécula que, además de estar indicada para todos los pacientes que tengan riesgo de fracturas por osteoporosis, garantiza la adherencia a la terapia ya que se administra una vez al año vía endovenosa.

La alimentación y la actividad física son fundamentales sobre todo entre los 8 y 14 años, que es cuando el cuerpo humano logra formar el 80% del pico de masa ósea. Hay dos cosas vitales: el calcio, para mantener la mineralización del hueso; y la proteína, esencial en mantener la estructura muscular ideal para la estimulación del crecimiento óseo.

En general, las modificaciones de estilo de vida son recomendables para prevenir y tratar la osteoporosis incluyendo adecuado calcio y vitamina D, ejercicio regular de sustentación de peso y consumo moderado del alcohol. Numerosos agentes farmacológicos se encuentran disponibles para el tratamiento de la osteoporosis. Los bisphosphonates son considerados el tratamiento de elección para hombres y mujeres con osteoporosis.

El calcio adecuado y vitamina D son importantes en las personas de todas las edades, especialmente en niños y en la madurez.

La nutrición adecuada con ejercicio apropiado es la clave para ganar la lucha contra la osteoporosis. El ejercicio ayuda mejorando la densidad ósea, fortaleciendo músculos y reduciendo el riesgo de caídas.

El ejercicio de alta intensidad no tiene más beneficios extras que el ejercicio de baja intensidad. Entonces, nosotros sugerimos que hombres y mujeres tomen un régimen regular de ejercicio de sustentación de peso que disfruten, para así facilitar la adherencia a largo plazo.

En general, la ingesta adecuada de calcio es 1.000 mg de calcio elemental y 600 IU de vitamina D por día. La dosis recomendada de calcio para hombres y mujeres con osteoporosis es de 1.200-1.500 mg diarios. El calcio es importante para la mineralización ósea. Hace que los huesos sean más firmes.

Puede obtener calcio de los alimentos como la leche, queso o yogurt. Además, existen muchos suplementos de calcio disponibles en el mercado, que pueden ser adquiridos sin receta médica para proveer los requerimientos diarios adecuados de calcio y vitamina D.

Prevención:

• Tome una cantidad adecuada de calcio diariamente.
• Ejercítese diariamente.
• Agregue ejercicio de sustentación de peso en su programa de acondicionamiento físico.
• Evite factores como el cigarro y el consumo excesivo de alcohol, ya que aumenta la pérdida de hueso y el riesgo de osteoporosis.
• Pregunte a su médico acerca de exámenes para la osteoporosis.
• Sepa más acerca de campañas nacionales o internacionales de lucha contra la osteoporosis.
• Sea un lector activo y aprenda acerca de noticias de salud ósea en los diarios locales o internacionales sobre osteoporosis.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Las várices

0


Consideraciones generales:

Las venas son vasos sanguíneos que transportan sangre de los tejidos del cuerpo al corazón. El corazón bombea la sangre a los pulmones para recoger oxígeno. Luego, la sangre rica en oxígeno se bombea por todo el cuerpo a través de vasos sanguíneos llamados arterias.

De las arterias, la sangre pasa a unos vasos sanguíneos diminutos llamados capilares, desde donde entrega el oxígeno a los tejidos del cuerpo. Luego la sangre regresa al corazón por las venas para recoger más oxígeno en los pulmones.

Las venas tienen unas válvulas que funcionan en un solo sentido y hacen que la sangre circule hacia el corazón. Si las válvulas se debilitan o lesionan, la sangre puede devolverse y acumularse en las venas. Esto hace que las venas se hinchen, lo cual puede causar várices.

Definición:

Varices son todas aquellas venas dilatadas, elongadas o tortuosas, independientemente de su tamaño. Son la causa más frecuente de la Insuficiencia Venosa Crónica, que se define como la hipertensión venosa continua en los miembros inferiores durante la marcha, esto es, cuando la sangre no fluye adecuadamente en dirección al corazón a través de estas venas, produciéndose en ellas un aumento de la presión hidrostática.
Las más frecuentes son las varices de las piernas, una de cada seis mujeres padecen este trastorno.

Frecuencia:

Según estadísticas de diferentes estudios clínicos, cerca del 60% de la población mundial mayor de 25 años puede presentar várices, un problema médico que crece cada vez más, y que afecta principalmente a las mujeres

Más de 200 millones de personas en nuestro continente sufren de várices.

Las varices afectan al 40-60% de las mujeres y al 15-30% de los hombres

Una de cada diez personas las padece, siendo más frecuentes en las mujeres, sobre todo por efecto de los embarazos y las hormonas.

Riesgos:

• Herencia: debilidad de la pared venosa, disfunción o agenesia valvular u otros factores genéticos pueden influir en el aumento de presión del flujo venoso que se produce desde el Sistema Venoso Profundo al Sistema Venoso Superficial. Muchos estudios familiares demuestran esta relación entre genética y mayor frecuencia de desarrollo de varices.
• Embarazo: el embarazo se asocia con la incompetencia valvular secundaria. En el desarrollo de las varices influyen de modo muy importante los cambios hormonales del primer trimestre (70-80% de las varices aparecen en este periodo) cuando todavía el útero no es muy grande. La progesterona creada en el cuerpo lúteo inhibe la contractilidad de la pared del útero y de la pared venosa. En el segundo trimestre a estos factores se suma la compresión que ejerce el útero grávido sobre las venas de la pelvis y del abdomen (20-25% de las varices aparecen en segundo trimestre). Más infrecuente es que las varices debuten al final del embarazo (1-5%).
• Edad: La incidencia de varices aumenta con la edad, pero no se ha demostrado la relación entre ésta y la presencia de alteraciones anatomopatológicas en la pared venosa.
• Ortostatismo prolongado: se ha demostrado mayor incidencia en los trabajadores de pie (por ejemplo en cirujanos, traumatólogos, peluqueros).
• Otros factores: Estreñimiento, uso de ropas ajustadas, obesidad (sólo demostrado en la obesidad de tipo ginecoide de las mujeres, no en hombres), sedentarismo, etc. son factores de riesgo comúnmente asociados a las varices pero no demostrados en estudios aleatorizados.

En definitiva, sobre un sustrato de herencia y situación hormonal, el aumento de la presión venosa (presión abdominal, ortostatismo.) produce los cambios patológicos.

Patología:

Las arterias llevan la sangre del corazón a las piernas y las venas son unos largos conductos que devuelven la sangre al corazón. Por múltiples razones, estos conductos se pueden dilatar progresivamente, haciendo que la sangre se remanse y se mueva más lentamente en su camino al corazón.

Se ha visto que las paredes de las venas varicosas son más delgadas que las de las venas normales y con microscopía electrónica se ha comprobado la desaparición de células musculares lisas que se sustituyen por fibras de colágeno. También es muy frecuente en pacientes con varices el comprobar la ausencia de válvula en la unión safeno-femoral. Otro hallazgo frecuente es la mayor distancia entre los velos de las válvulas venosas y la infiltración de las mismas por leucocitos y otras moléculas relacionadas con la respuesta inflamatoria, hecho que también se comprueba en la piel y tejidos circundantes de las venas del sistema venoso periférico cuando existe insuficiencia venosa superficial

Causas:

La postura natural de las personas durante la mayor parte del día es sentada o de pie. En la cama, la mayoría de las personas, no pasamos más de 7-8 horas. Es decir, 2/3 de nuestro tiempo lo pasamos favoreciendo la aparición de varices. Lo cual va aunado a una debilidad de la pared venosa, que ocasiona su dilatación, y con ello la pérdida de la función de las válvulas que contienen las venas, o por lesión primaria del aparato valvular venoso, habitualmente como consecuencia de una tromboflebitis. De esta forma se definen las primeras como varices esenciales, las más frecuentes, y las segundas, como varices secundarias a la patología previa que condicionó su aparición.

Aunque se tiene la creencia de que las venas varicosas son sólo un problema estético, sobre todo en la mujer, el hecho es que son causadas frecuentemente por un problema médico subyacente, lo que se denomina “enfermedad de reflujo venoso”. Hay que destacar que el reflujo venoso es una enfermedad progresiva, lo que significa que si no se trata adecuadamente, puede avanzar y causar síntomas más graves. Las venas varicosas causadas por el reflujo venoso no desaparecen por sí solas.

Las causas se pueden resumir en: Herencia, utilización de anticonceptivos o drogas hormonales, trabajar o permanecer de pie o quieto y múltiples embarazos.

Síntomas:

Las venas varicosas pueden presentar diferentes síntomas como los cambios en el color de piel, erupciones, cansancio, picazón, sequedad, sensaciones en las piernas de pesadez, ardor, dolor, calambres nocturnos, úlcera en las piernas y tobillos. Según el estilo de vida de la mujer, es probable que a los 18 años de edad ya estén padeciendo de ciertas dolencias que reflejen la patología.

Cuando hay acumulación de líquido en los tejidos se impide el suministro de oxígeno y nutrientes y por lo tanto, hay una sensación de molestias tales como dolores y pesadez, hinchazón y sensación de tensión, cansancio de las piernas así como calambres nocturnos.

La presencia y severidad de los síntomas de las varices no se correlacionan en absoluto con el tamaño de las mismas.

La clínica característicamente empeora con el calor, en periodo estival, los primeros días del ciclo menstrual, al sentarse o al estar mucho tiempo de pie y mejoran con la marcha o con la elevación de la extremidad. La pérdida de peso, el ejercicio y la terapia compresiva también reducen poco apoco la intensidad de los síntomas.
En raras ocasiones en los que existe el antecedente de trombosis iliofemoral puede aparecer la claudicación de origen venoso (dolor al caminar), por defecto de formación de una red colateral suficiente que drene el exceso de flujo que reciben las extremidades inferiores durante la marcha o el ejercicio.

Clasificación:

La clasificación más empleada hoy día es la clasificación CEAP del Consenso Internacional de Expertos, que constituye una propuesta actual para integrar en una misma nomenclatura los datos Clínicos, Etiológico, Anatómicos y Patológicos.

Clínica:

Clase 0: Sin signos visibles ni palpables de enfermedad venosa.
Clase 1: Telangiectasias o venas reticulares.
Clase 2: Varices colaterales o tronculares.
Clase 3: Edema.
Clase 4: Cambios cutáneos típicos de la IVC (dermatitis ocre, lipodermoesclerosis, eccema…)
Clase 5: Cambios cutáneos con úlcera cicatrizada.
Clase 6: Cambios cutáneos con úlcera activa.

Etiología:

Ec: Congénita.
Ep: Primaria.
Es: Secundaria a etiología conocida (ej: secuela postrombótica o postraumática).

Anatomía:

(Hace referencia a la localización de la insuficiencia).
As: Venas del sistema venoso superficial.
Ad: Venas del sistema venoso profundo.
Ap: Venas perforantes.

Patología:

Pr: Reflujo.
Po: Obstrucción.
Pr,o: Reflujo y obstrucción.

Diagnóstico:

A lo largo de la historia de las varices se han descrito muchas exploraciones y maniobras clásicas para demostrar los puntos de reflujo venoso. Hoy día todas ellas han sido desplazadas por el eco-doppler, que es capaz de valorar de manera fiable y bajo visión directa en tiempo real la presencia del mencionado reflujo.
El reflujo se define como el flujo venoso invertido (en dirección opuesta a la esperada, que es en dirección al corazón) y se caracteriza por tener un punto de fuga (el lugar desde el que empieza el reflujo, que en general, suele ser una conexión entre el sistema venoso profundo y el superficial, aunque no necesariamente es así) y un punto de reentrada (lugar donde la sangre vuelve a entrar en una vena que lleva la sangre adecuadamente hacia el corazón, aunque también hay excepciones).
Estudiando los ejes venosos en planos longitudinales y transversos se puede comprobar la presencia de flujos bidireccionales en bipedestación con las maniobras de Valsalva, Paraná y compresión distal. También se puede estudiar la morfología y recorrido de las varices con detalle, todo ello es muy importante para valorar un tratamiento dirigido y óptimo para cada síndrome varicoso.

Tratamiento:

Cada vena y cada persona son diferentes, por lo tanto los tratamientos deben ser de acuerdo a la localización, tamaño, dilatación y color de las varices.

Hoy en día, no se puede iniciar un tratamiento a ciegas sin tener previamente una exploración hemodinámica por eco-doppler (estudio no doloroso de la circulación venosa o arterial). En muchos casos, la ecografía nos demuestra que las varices no siguen los mismos patrones en todos los pacientes. Las técnicas con contraste yodado (flebografías) no están indicadas en la mayoría de los casos. Son dolorosas, peligrosas y dan una información estática de la circulación sanguínea. Por lo tanto, lo mejor es acudir a un especialista. No todas las varices deben operarse. Una vez realizado el diagnóstico, deben valorarse las circunstancias de cada paciente.

Los especialistas recomiendan ciertas acciones básicas como realizar caminatas con regularidad, no permanecer en la misma posición por períodos prolongados y si es indispensable estar parado por mucho tiempo, descansar el peso del cuerpo alternativamente sobre una pierna y la otra, estando sentado, extender las piernas y rotar los tobillos cuantas veces sea posible, dormir con las piernas más elevadas que la cabeza.

Además del ejercicio regular, prácticas del yoga, Pilates, entre otros, existen medicamentos que ayudan a eliminar y prevenir la aparición de las várices. Cuando una vena se enferma su pared se relaja, pierde firmeza, lo que produce la dilatación varicosa. La función de los medicamentos para las várices, es justamente actuar sobre el colágeno de la pared venosa alterada, restituyéndole la firmeza o tono perdido con lo cual se favorece notablemente la circulación.

Ayudan también ciertos consejos útiles como evitar cualquier compresión local en músculos y piernas, realizando duchas calientes en las piernas seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor y veinte segundos de frío, controlando el exceso de peso con una alimentación baja en calorías evitando el estreñimiento, tratar de no estar largo tiempo de pie sin moverse y dar cortos y frecuentes paseos, hacer masajes, con la pierna elevada, del tobillo a la rodilla y finalmente practicando ejercicio físico, especialmente natación.

El problema de las varices no debe pasarse por alto. Una vez detectadas, hay que ponerse en manos de un especialista para solucionar el problema. Actualmente hay diversas técnicas quirúrgicas para tratarlas. Unas, como el stripping (arrancamiento de las venas) son más agresivas, y otras como la técnica CHIVA, son absolutamente armoniosas y permiten con menor agresión quirúrgica una recuperación más rápida y menos dolorosa.

Los tratamientos de las varices son:

Tratamiento médico
Tratamiento quirúrgico ablativo y hemodinámico, stripping, flebectomía, endolaser y CHIVA.
Tratamientos no quirúrgicos, esclerosis, crioesclerosis, laser y espuma

Escleroespuma:

Esta indicado para las pequeñas venitas, llamadas telangiectasias. Es inocuo, no produce ningún tipo de incapacidad.

Espuma ecoguiada:

Se utiliza espuma o Foam que va directamente a la vena afectada, se coloca mediante un dispositivo especial y guiados por una pantalla con un ecógrafo especializado, para casos intermedios de várices.

Láser:

Es un tratamiento alternativo a la cirugía convencional, para las venas grandes y de mediano calibre, una pequeña fibra de láser (como un espagueti) es introducida en la vena afectada haciendo que esta vena se colapse. El procedimiento es practicado con anestesia local y el paciente sale caminando de la sala de procedimiento.

Radiofrecuencia:

Es un tratamiento igualmente alternativo a la cirugía, un pequeño catéter se introduce en las venas afectadas y se dispara una energía de radio que colapsa la vena.

Miniincisiones:

Cuando las varices son muy grandes, es necesario realizar incisiones para extraerlas, sin embargo, instrumentos sofisticados novedosos son capaces de hacer esto a través de orificios hechos con aguja para producir un excelente resultado estético.

Enof: (Endoluminal Oclusión Foam).

Es un procedimiento simple ideado para venas grandes, es rápido y sencillo, no hay heridas ni suturas, es ambulatorio y la recuperación es casi inmediata.

El tratamiento médico está indicado siempre ante la primera consulta por Insuficiencia Venosa, independientemente de si se va a realizar cualquier otro tratamiento de las varices. Se ha comprobado en algunos estudios la mejora de los parámetros hemodinámicos con la terapia compresiva y las condiciones físicas (elevación de miembros inferiores, caminar con frecuencia, evitar estar mucho tiempo de pie, adelgazar, ejercicios…).
Además, estas medidas, especialmente la terapia de compresión son imprescindibles para que cualquiera de los demás tratamientos tenga éxito.

Láser para telangiectasias y venas reticulares:

• Está indicado en aquellas telangiectasias/venulectasias menores de 3mm de diámetro y se usa en aquellas situaciones de resistencia a la esclerosis, en vasos no canulables y en fobias a las agujas.
• Contraindicaciones relativas son la piel oscura, embarazo, anticoagulación, enfermedades fotosensibilizantes o personas con tendencia a la cicatrización hipertrófica o a hacer queloides. Debe realizarse por un equipo médico cualificado ya que no es una técnica inocua.
• Mecanismo de acción: la foto termólisis selectiva se fundamenta en el daño selectivo que una determinada longitud de onda electromagnética es capaz de provocar al absorberse preferentemente por un cromófobo determinado. El cromófobo es la hemoglobina y la longitud de onda en la que se produce el pico máximo de absorción de energía (y con él el punto de máxima especificidad de daño) se encuentra en unos 540nm para la oxihemoglobina y 920nm para la desoxihemoglobina.
• En general, las venas canulables (3mm o mayores) deben tratarse mediante escleroterapia y las menores con técnicas de láser (menos inconvenientes cosméticos que la micro esclerosis).
• Resultados: el 90% de los pacientes se encuentran claramente satisfechos cuando se les pregunta pocos meses después del tratamiento. El beneficio máximo se obtiene pues de forma gradual.

Escleroterapia:

a. El objeto de la esclerosis es provocar la fibrosis de la vena varicosa mediante el uso de una sustancia irritante del endotelio que le cause un daño irreversible y que exponga las capas subyacentes de la pared venosa. Si el esclerosante es débil el daño no será permanente, la vena se trombosará y con el tiempo se producirá la recanalización del trombo y la apertura del vaso y la reaparición del reflujo venoso. Si el esclerosante es demasiado agresivo producirá la destrucción del vaso y de los tejidos adyacentes.
Es muy importante no lesionar las venas superficiales normofuncionantes, y es vital no producir lesiones endoteliales en el SVP, por el riesgo de trombo embolismo grave que puede ello conllevar.

b. Históricamente se han usado muchos y muy diferentes tipos de agentes esclerosantes. En la actualidad se pueden encontrar varios de ellos, que se clasifican en:

• Detergentes:
1. Morruato de sodio
2. Etanolamina oleato
3. Sotradecol (tetradecil sulfato sódico)
4. Polidocanol
5. Glicerina

• Sustancias hipertónicas
1. Suero salino hipertónico.
2. Sclerodex (25% dextrosa y 10% cloruro sódico)
3. Yodo poliyodado

• Toxinas celulares

c. El más usado en algunos países es el Polidocanol: (hidroxi-polietoxi-dodecano) es un alcohol de cadena larga. No duele al inyectarlo, no produce necrosis si se extravasa y tiene una baja incidencia de alergias. La casa comercial recomienda un uso máximo de 2mg/kg, aunque hay muchos autores que publican terapias con dosis aun mayores.
En ocasiones se han producido reacciones anafilácticas y puede producir con bastante frecuencia hiperpigmentaciones (aunque menos que otros esclerosantes). Las telangiectasias post esclerosis con polidocanol son tan frecuentes como con otros agentes.

d. Es imprescindible realizar un mapeo venoso con eco-doppler antes del inicio del tratamiento. Localizar y filiar los puntos donde existe el reflujo venoso y las venas sanas que no deberán eliminarse, para realizar un tratamiento adecuado.

Cirugía:

a. La resección de la vena safena interna (VSI) y de sus colaterales varicosas tras la exhaustiva disección y ligadura de las venas tributarias del cayado ha sido durante años el tratamiento más aceptado para las varices. Siempre se ha establecido como casi dogmático que la permeabilidad de alguna de estas tributarias era la causante de muchas de las recidivas varicosas, lo cual que hoy se encuentra en revisión con la aparición de técnicas menos invasivas.

b. La neovascularización que se produce en la ingle operada con el tiempo puede recanalizar la VSI. Esto es más frecuente en los pacientes a los que sólo se les realiza ligadura del cayado.

c. Existen muchos estudios prospectivos que comparan la ligadura del cayado de la Vena Safena Interna con la safenectomía. En la mayoría de ellos (seis de los siete) se concluye que los resultados son claramente mejores para el stripping que para la ligadura, que sigue siendo la técnica más contrastada a largo plazo.

d. Las complicaciones mayores son muy raras, pero hasta un 20% de los pacientes intervenidos desarrollan complicaciones menores como hematoma, linfoceles, dolor y disestesias por afectación del nervio safeno y trombosis tanto venosa profunda como superficial. En general los pacientes se incorporan al ámbito laboral una semana después de operarse.

Nuevas técnicas:

a. Existen dos tipos de técnicas aprobadas para el tratamiento ablativo de las varices: la ablación por radiofrecuencia y el láser endovenoso. Los resultados publicados de estas dos técnicas son difíciles de interpretar por el diferente concepto de éxito de los autores (disminución o ausencia de reflujo en toda o en tramos de la VSI). En cualquier caso son técnicas jóvenes que cada vez tienen más partidarios en el mundo de la Cirugía Vascular, aunque en principio fueron acogidas con mucho escepticismo. No se conocen los resultados a largo plazo.

b. Esclerosis de venas tronculares. Se trata de otra técnica novedosa de la que no se disponen datos sólidos en cuanto al resultado a largo plazo, aunque parece que a medio plazo los resultados son mejores que con la cirugía. A largo plazo esta relación tiende a invertirse, a pesar de las sesiones de repaso (en general se aceptará la cirugía si hay reflujo del cayado y la esclerosis si no lo hay, ya que en presencia de éste la recidiva parece ser la regla). Estas sesiones de repaso se pueden hacer de forma ambulatoria y en principio en repetidas ocasiones hasta tener el resultado deseado.
Sí se sabe que es mejor realizarla con espumas que con líquidos, que necesita un entrenamiento específico sobre todo en lo concerniente al control ecográfico y que es simple y muy efectiva. La espuma sólo se puede hacer con detergentes (polidocanol y sotradecol) .
Es imprescindible la compresión post-tratamiento para asegurar el flujo adecuado en el sistema venoso profundo y reducir los síntomas de la flebitis superficial que se genera en la zona tratada con cualquiera de los nuevos métodos empleados. Deben prescribirse medias de compresión de 20-30mmHg (clase II) por lo menos los 15 días siguientes al tratamiento. Las medias podrán quitarse para el aseo diario y para dormir, sin tener duda alguna de no presentar ningún efecto adverso.
Debe valorarse la paciente clínica y ecográficamente a los 7-15 días, pero puede incorporarse a la vida laboral al día siguiente de la intervención ambulatoria.

Complicaciones:

Las varices pueden eventualmente producir trombosis, cambios de color en la piel, infarto pulmonar y úlceras.

Prevención:

Las varices son un problema que pueden afectar a todo el mundo. Aunque hay gente más predispuesta por su fisiología a padecerlas, lo mejor es prevenir su aparición. En este apartado proponemos una serie de consejos que les ayudarán a tener unas piernas sanas y sin varices. Se pueden evitar Intentando cumplir una serie de normas de sentido común.

Lo que no se debe hacer: Estar mucho tiempo sentado con las piernas cruzadas. Permanecer de pie sin moverse tampoco es aconsejable. Llevar ropa demasiado apretada. Las ligas, faldas, cinturones e incluso zapatos no deben de ponerle trabas a la circulación de la sangre.

Varículas o arañas vasculares, también llamadas telangiectasias. Normalmente no constituyen un problema de salud. Son más frecuentes en mujeres, pueden aparecer a partir de la segunda década de la vida, ocasionalmente pueden dar calor o picor local. Por motivos estéticos se pueden eliminar, con crioesclerosis, láser vascular o esclerosis con micro burbujas esclerosantes.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La epilepsia

0

Definición:

Trastorno cerebral crónico de varias etiologías caracterizado por convulsiones recurrentes debido a una descarga de las neuronas. Las epilepsias constituyen un grupo de trastornos que se caracterizan por la presencia de alteraciones crónicas recidivantes y paroxísticas en la función neurológica secundaria o a un trastorno en la actividad eléctrica del cerebro.

Frecuencia:

Las crisis epilépticas son más frecuentes de lo que comúnmente se piensa y afectan al 1 % de la población. Pueden comenzar a cualquier edad, si bien se inician más frecuentemente durante la niñez y la adolescencia, en todos los grupos humanos sin distinción de edad, sexo, raza ni condición económica.
Los cuadros epilépticos no son contagiosos, no constituyen una enfermedad mental, no afectan la inteligencia y las personas que las presentan pueden llevar una vida prácticamente normal, una vez que logran controlar sus crisis con el tratamiento apropiado.

En los últimos años se ha experimentado un aumento de epilépticos mayores de 65 años. De hecho, actualmente el 15 por ciento de los epilépticos son ancianos. El incremento de este tipo de pacientes se debe al envejecimiento de la población, a la existencia de mejores técnicas diagnósticas y a que los enfermos están perdiendo el miedo de acudir a la consulta del neurólogo.
Ante el incremento del número de crisis convulsivas provocadas por la ingesta de alcohol y drogas y que son atendidos en los Servicios de Urgencias hospitalarias, se considera que hay que concienciar a los jóvenes para que conozcan las consecuencias que puede producir el consumo de dichas sustancias. De hecho, los médicos limitan a los epilépticos la ingesta de alcohol.

Historia:

En la historia de la medicina la concepción de que la epilepsia se hereda se remonta hasta la época de Hipócrates. Esta teoría persistió por siglos y es aparente en algunas leyes del siglo pasado cuando se encarcelaba a los epilépticos para prevenir su matrimonio o se les realizaba esterilizaciones obligatorias.

Fisiopatología:

La epilepsia tiene su origen en unos cambios breves y repentinos del funcionamiento del cerebro. Por esta razón, se trata de una afección neurológica, la cual no es contagiosa ni está causada por ninguna enfermedad o retraso mental. Algunas personas con retraso mental pueden experimentar ataques epilépticos, pero tener estos ataques no implica necesariamente el desarrollo de una deficiencia mental.

Existen varias formas de presentación de las crisis epilépticas. Las crisis generalizadas pueden manifestarse con pérdida brusca de conocimiento con caída al suelo, contractura de los músculos de las extremidades y de la cara seguidas de sacudidas rítmicas. En otras oportunidades, especialmente en niños y adolescentes, las crisis se presentan con una pérdida de conocimiento, sin caída al suelo ni convulsiones, de segundos de duración, con rápida recuperación.
Las crisis parciales pueden presentarse con sensaciones subjetivas extrañas o difíciles de describir o con fenómenos auditivos, visuales, sensación de hormigueo, etc. Estos síntomas pueden aparecer en forma aislada o dar paso a una pérdida de conocimiento con movimientos automáticos de la boca, de las manos o de otra parte del cuerpo. En otras oportunidades las crisis parciales pueden presentarse con sacudidas de una extremidad o de la mitad de la cara, sin pérdida de conocimiento.
Si bien hemos mencionado los tipos de crisis más habituales, existen otras manifestaciones menos frecuentes que deben ser evaluadas por el especialista. Además, una persona puede presentar más de un tipo de crisis.
Las crisis pueden ser inducidas en cualquier cerebro humano (o de animal vertebrado) a través de diferentes estímulos eléctricos o químicos. El elemento básico del estado fisiológico alterado en la epilepsia es una descarga rítmica y repetitiva hipersincrónica, de muchas neuronas localizadas en una zona del cerebro.
Fisiológicamente las convulsiones son una alteración súbita de la función del SNC la cual resulta de una descarga paroxística eléctrica de alto voltaje. Que puede tener su origen en las neuronas de cualquier parte del cerebro. Los distintos signos de alarma que advierten que se está produciendo un ataque epiléptico pueden ser los siguientes: períodos de confusión mental; comportamientos infantiles repentinos; movimientos como el de masticar alimentos sin estar comiendo, o cerrar y abrir los ojos continuamente; debilidad y sensación de fatiga profundas; períodos de “mente en blanco”, en los que la persona es incapaz de responder preguntas o mantener una conversación; convulsiones y/o fiebre.

Las epilepsias primarias son las más frecuentes (más del 50 por ciento del total) y se dan en personas normales pero que padecen ataques epilépticos. Aunque tienen una base genética, de la que se empieza a descubrir la causa, ésta no es directa ni dominante, sino una herencia recesiva y sin una transmisión automática. Dentro de esa base genética, lo que se está descubriendo son mecanismos fisiopatológicos causales de las epilepsias, que cada día van a la base neuroquímica o neurobiológica, en el contexto de los mecanismos de interacción de los neurotransmisores y de los de excitabilidad de la membrana neuronal.

Causas:

Las convulsiones recurrentes, es decir, los movimientos involuntarios aparejados a la pérdida de la conciencia, pueden afectar a personas de cualquier edad por diversas razones

Para entender estas causas, se debe comprender primero como funciona normalmente el cerebro. El mismo se compone de millones de neuronas que son células que tienen axones, los cuales conforman una red de conexiones. Cada neurona mantiene un estado eléctrico que es capaz de trasmitirse a otras neuronas. La estimulación de una de ellas produce la liberación de distintas sustancias que actúan como neurotransmisores, dicho estímulo nervioso es lo que origina el movimiento.

Todas las funciones del cerebro, incluyendo los sentidos, la actividad muscular y el pensamiento, dependen de estos estímulos nerviosos que se originan en una y son transmitidos a otras. El cerebro normal está constantemente generando estímulos nerviosos.
Cuando se produce la crisis epiléptica es porque este orden se ve afectado por descargas inapropiadas. Existe una descarga anormal breve en forma de tormenta de estímulos nerviosos originados en una zona neuronal inestable debido a un defecto genético, o una anormalidad metabólica como bajos niveles de azúcar o alcohol. Además, las descargas a normales pueden originarse en zonas en las que existen tumores o traumas cerebrales.

La excitación eléctrica anómala que se produce en el cerebro, en la mayoría de los casos, se relaciona con una condición temporal, como exposición a drogas, supresión de algunos medicamentos o niveles anormales de sodio o glucosa en la sangre. Este tipo de ataque es posible que no se repita una vez que se corrige el problema subyacente.
En otros casos, la epilepsia es secundaria a una lesión cerebral (apoplejía o lesión en la cabeza) lo que provoca que el cerebro se vuelva excitable de manera anormal.
En algunos pacientes la anomalía es hereditaria, lo que afecta las neuronas del cerebro y conduce a las convulsiones. En algunos casos, incluso, no es posible identificar la causa.

También, pero en menor frecuencia, la epilepsia puede ser una consecuencia de enfermedades infecciosas, como en las que se presenta inflamación aguda (meningitis bacteriana y encefalitis herpética), o en padecimientos crónicos como la neurosífilis, cisticercosis cerebral o como complicación del Sida u otros trastornos inmunes.

En los lactantes la causa más frecuente es la anoxia o isquemia antes o durante el parto.
Los traumatismos intracraneales en el momento del parto.
Los trastornos metabólicos, como la hipoglicemia, la hipocalcemia y la hipomagnecemia.
Las malformaciones congénitas del cerebro y las infecciones son causas frecuentes, aunque la mayoría de los pacientes presentan crisis de tipo idiopático.
Herencia, aunque es menor al 10%.
Fiebre alta, generalmente por meningitis o encefalitis aunque con menor probabilidad.

Síntomas:

Las señales de alarma que da el paciente van a depender de la zona de la corteza cerebral que se vea afectada. La crisis más común es la convulsiva, pero hay muchas otras como las ausencias, en las que el paciente se desconecta momentáneamente de su entorno. También existe la crisis mioclónica, que consiste en sacudidas bruscas, localizadas o generalizadas. Lo que es común en todas es la duración, por lo general breve, de menos de un par de minutos, con inicio y final brusco.
Cualquier persona puede padecer de convulsiones bajo diferentes circunstancias y que nada tienen que ver con factores exclusivos del sexo, la edad y la raza.
Una vez que este cuadro clínico se presenta, puede el médico considerarlo como crónico, o en otros casos como controlable con medicamentos, los cuales pueden reducir las crisis o eliminarlas por completo con el tiempo. Sobre todo en el caso de la epilepsia infantil se resuelve o mejora con la edad. Un período de cuatro años sin convulsiones puede indicar la posibilidad de reducir o suspender los medicamentos.

Clasificación de las crisis:

Cada episodio de disfunción neurológica se denomina crisis; éstas pueden tener carácter convulsivo cuando se acompañan de manifestaciones motoras o bien, se pueden manifestar por otras alteraciones en la función neurológica, ejemplo alteraciones sensitivas cognoscitivas o emocionales (definición de la Organización Mundial de la Salud, OMS).

Las manifestaciones neurológicas de las crisis epilépticas son variadas y oscilan entre lapsos breves de la atención y cuadros de pérdida prolongada de la conciencia con actividad motora anómala.
La clasificación adecuada del tipo de crisis que presenta una persona es importante para el estudio, su diagnóstico, valoración y selección del tratamiento.

Crisis parciales (focales):
Se inician con la activación de neuronas situadas en una zona de la corteza; la lesión puede deberse a traumatismos durante el parto, postnatal, tumores, malformaciones vasculares o alteraciones estructurales.

Simples:
Se producen con contracciones recurrentes de los músculos de una sola parte del cuerpo o movimientos clínicos de una sola región corporal, que se pueden propagar a estructuras del mismo lado, no se presenta alteración la conciencia. Cada contracción muscular está producida por la descarga de las neuronas situadas en la zona correspondiente de la corteza motora contralateral.
Las crisis parciales con sintomatología elemental sensitiva, tienen su origen en la corteza sensitiva post-rolándica o post-central.
Es necesario tener en cuenta que las convulsiones o crisis parciales o focales con sintomatología elemental pueden indicar una patología subyacente. Por lo tanto debe investigarse en estos casos, procesos anormales que expliquen el origen focal de las convulsiones, tales como cisticercosis, tumores cerebrales, trauma encéfalo-craneano, etc. Por lo cual algunos llaman esta forma de epilepsia sintomática o adquirida. En contraposición con la llamada epilepsia criptogenética, esencial o idiopática.
Las crisis adversivas consisten en movimientos rotatorios de los ojos y cabeza, hacia el lado opuesto donde está el foco de iniciación y tienen su origen en la cara mesial del lóbulo frontal.
Las lesiones en la corteza estriada o cerca de esta, en el lóbulo occipital generalmente producen sensaciones visuales elementales de oscuridad, y manchas luminosas en movimiento o fijas de color o sin él.

Complejas:
Consisten en alteraciones episódicas de la conducta en la que los pacientes pierden el contacto con su ambiente y en ellas se presenta afectación de la conciencia. Estas crisis se pueden iniciar con diferentes auras, entre las que se pueden mencionar la percepción de olores característicos como plástico quemado, sensación de que la experiencia ya se ha vivido, ilusión sensorial de que los objetos se vuelven más pequeños o más grandes.
Además en ellas se observan alteraciones del comportamiento en las cuales el paciente es amnésico, hace movimientos como rascarse, chupetear, desnudarse, agredir a las personas, salir corriendo, reírse, etc.
En algunas se presentan con síntomas somato-sensoriales: alucinaciones olfatorias en las que manifiesta un compromiso de lóbulo temporal.

Crisis generalizadas (convulsivas o no convulsivas):
La forma más típica, conocida también como gran mal es con movimientos de las 4 extremidades tipo sacudidas, se pierde la conciencia y el control de los esfínteres, dura segundos o algunos minutos, cuando persiste se llama estado epiléptico. Otras formas son las conocidas como ausencias frecuentes en niños. Los síntomas de una crisis pueden ser muy variados y repetimos, no siempre se altera el estado de alerta del paciente.
Este es uno de los más dramáticos eventos ya que la crisis se presenta de manera fulminante sin ninguna advertencia y el paciente pierde la conciencia, el aire es forzado a salir bruscamente a través de las cuerdas vocales produciéndose un grito o sonido peculiar, el paciente cae al suelo, su cuerpo se torna rígido, con hipertensa generalizada, su lengua puede morderse, la vejiga puede evacuarse, se aprecia cianosis; posteriormente se sigue la fase clórica caracterizada por movimientos o sacudidas de todo el cuerpo, en particular las extremidades, hay también signos de disfunción autonómica como sudoración excesiva, midriasis, pulso lento inicial y luego acelerado, al progresar la convulsión, junto con salivación profusa. Todo este proceso dura de dos a cinco minutos.

Crisis de ausencias:
Especialmente importantes en niños. Los pacientes interrumpen lo que están haciendo y durante unos segundos no responden, fijan la mirada y no hablan. Luego continúan normalmente sin notar el episodio. Están relacionadas con la hiperventilación.

Crisis Inclasificables
Son crisis que por sus características clínicas no se han podido clasificar, como son las crisis neonatales, los movimientos de pedaleo, etc.

Diagnóstico:

Para considerar epiléptico a alguien, los ataques deben repetirse con cierta frecuencia (ataques recurrentes).

No hay una prueba única para diagnosticar lo importante para su diagnóstico es obtener una descripción detallada de las crisis. Por ello, es fundamental ir al neurólogo acompañado de un familiar o persona que haya presenciado de la crisis.
Historia clínica: es el elemento principal con que cuenta el médico para diagnosticar epilepsia. Tomar una historia médica minuciosa, con tanta información como sea posible sobre el aspecto de los ataques y lo que sucedió inmediatamente antes de que comenzaran es vital.
La determinación del tipo de ataque es una información para el médico debido a que la eficacia de varios medicamentos contra la epilepsia es específica para ataques parciales o generalizados.
Normalmente, la descripción detallada de lo que ocurrió durante es el indicador más digno de confianza de si un ataque fue parcial o generalizado.
Una vez hecho el diagnóstico se complementa con pruebas que ayudan a detectar cual es el origen de las crisis.

Las pruebas más importantes son:

• La Tomografía Axial Computarizada (o TAC) cerebral
• La Resonancia Magnética Cerebral (RMC)
• El electroencefalograma. (EEG)

Las dos primeras pruebas son útiles para ver la estructura del cerebro y pueden detectar la presencia de tumores, cicatrices, quistes, malformaciones cerebrales, etc.

Con el electroencefalograma (EEG) se obtiene el registro de la actividad eléctrica cerebral que indica la posible excitabilidad del cerebro y la localización de esta excesiva excitabilidad. En ocasiones, es necesario el registro de las crisis epilépticas mediante un sistema de circuito cerrado de video-electroencefalograma para poder diagnosticar con seguridad la epilepsia o para poder determinar el lugar cerebral de origen de las crisis. Cuando los médicos tratan de descubrir lo que causó un ataque, buscan ciertos desequilibrios químicos en la sangre, infecciones y cualquier acontecimiento en el historial médico de la persona que pudiese haberle lesionado el cerebro de alguna manera.
La información de cada análisis y examen añade una pieza de evidencia para ayudar al médico a armar el rompecabezas.
La evaluación del médico probablemente incluya también análisis útiles, como los de la sangre y otros análisis clínicos, para verificar que la persona presenta ataques epilépticos y no alguna otra forma de episodio, como desmayos, retención del aliento (en los niños) o concentración bajas de azúcar en la sangre.

Tratamiento:

Lo primero es acudir al especialista, apenas la crisis epiléptica cese, él determinará, como se hace en la mayoría de los pacientes con reincidencia, el tratamiento farmacológico anti convulsionante que evitará las crisis, y se deberá de administrar hasta que no se presenten al menos durante cuatro años. Si se ha identificado la causa desencadénate, ésta deberá ser tratada, como por ejemplo se recurrirá a la cirugía si existe una tumoración o lesiones cerebrales.
El tipo de medicamento que se utiliza depende del tipo de convulsión, ya que algunas convulsiones responden bien a un medicamento o responder muy poco e incluso empeorarse. Con algunos medicamentos se debe monitorear sus efectos colaterales y niveles sanguíneos.
Algunos pacientes epilépticos se pueden beneficiar de la cirugía cerebral para remover las células anormales que están provocando las convulsiones. Para otras, se implanta un estimulador del nervio vago en el tórax, que ayuda a reducir el número de convulsiones.
La alternativa quirúrgica consiste en eliminar el tejido del cerebro donde se originan las convulsiones. La cirugía que se realiza con más frecuencia es la amigdalohipocampectomía del lóbulo temporal, al menos en Venezuela. Con esta operación se logra alcanzar hasta 70% de curación en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal.

Otra intervención que se ha realizado con resultados satisfactorios a más de treinta pacientes en Venezuela es la estimulación del nervio vago, que consiste en colocar un marcapasos en el lado izquierdo del nervio. Esta operación se utiliza en pacientes que presentan múltiples focos o crisis generalizadas y que no responden a tratamiento medicamentoso.

Los nervios vagos parten del cerebro, a ambos lados de la cabeza, y descienden por el cuello a lo largo del esófago, hacia el tracto intestinal. Son los nervios más largos del organismo y afectan la deglución y el habla. También se conectan a las partes del cerebro involucradas con las convulsiones

Aunque hasta los momentos la mayoría de las personas epilépticas deben seguir un tratamiento de por vida para poder llevar una existencia normal, la recomendación que recalcan los especialistas ante un nuevo diagnóstico de epilepsia es procurar asumir que se puede vivir normalmente y sin limitaciones.

El esquema de tratamiento inicialmente debe corresponder al de cualquier epilepsia de tipo focal con carbamazepina en monoterapia. El futuro del tratamiento epiléptico pasa por conocer los mecanismos enzimáticos y genéticos que están detrás de las alteraciones en el paso de los iones a través de la membrana neuronal. Muchos de esos cambios iónicos a través de la membrana (canalopatía) están determinados genéticamente.

Respecto a la farmacología antiepiléptica, no existe un fármaco ideal. Hay algunos que actúan mejor sobre las epilepsias parciales, otros tienen más efecto sobre las generalizadas y otros más sobre las generalizadas que ocurren en la época de la lactancia. Incluso hay fármacos que, aunque están apartados por sus efectos secundarios, se siguen usando para algún tipo de epilepsia, debido a que el posible beneficio es mayor que el riesgo.
La nueva generación de fármacos, “no más de cuatro o cinco”, actúa inhibiendo la excitabilidad eléctrica cerebral excesiva y produciendo los mecanismos de transmisión bioeléctrica a través de la membrana. Una de las principales cualidades de ellos es que consiguen un efecto neuroprotector, que actúa de alguna manera en el resto de la modulación cerebral, consiguiendo que el enfermo mejore subjetiva y anímicamente. Se resaltado que como la mayoría de las epilepsias comienzan en niños o personas menores de 20 años, y por tanto son cerebros aún en desarrollo, resultan muy positivos los fármacos que, además de no alterar el cerebro, tienen un efecto protector y mejoran la calidad del funcionamiento neuropsicológico.
Además, estos nuevos productos están consiguiendo evitar efectos secundarios de forma mucho más relevante que los anteriores. Asimismo, permiten que, en algunos casos, se llegue a la monoterapia, evitando así los efectos de la sobre medicación y la interacción farmacológica. También tienen una administración mucho más cómoda, una o dos veces al día, en comparación con las tres o cuatro veces de los anteriores.

Manejo de una crisis:

Cuando al paciente se le presenta la crisis él pudiera perder en cierta medida o por completo el conocimiento. Por ello la angustia no lo afecta a él, pero si a quienes lo rodean. Esos menos de tres minutos, cuando mucho, que puede durar la crisis se hacen eternos para quien lo acompaña, quien por cierto es muy poco lo que puede hacer debido a que una crisis empieza y termina sola.
Lo que está a su alcance es hacer lo siguiente:
• Intentar mantener la calma, quizás es lo más difícil de conseguir.
• Tumbe al paciente en el suelo, alejando objetos con los que pueda lesionarse.
• Evi9te que se golpee la cabeza o sufra caídas bruscas.
• Gire la cabeza del paciente hacia un lado para facilitarle la respiración.
• No intente sujetarlo para detener las convulsiones.
• Por nada introduzca sus dedos en la boca de quien tiene la crisis, la fuerza descontrolada del paciente puede triturárselos.
• Coloque en la boca del paciente cualquier objeto que evite que se muerda la lengua (no ocurre siempre) o que se la trague.
• Nunca abandone al paciente mientras no recobre la conciencia. Tras una crisis convulsiva suele haber confusión, dolor muscular y dolor de cabeza que puede ser más o menos intenso.

Complicaciones:

Las crisis epilépticas, en ocasiones, pueden presentar complicaciones y éstas son del tipo de lesiones causadas por caídas, golpes y la propia mordida. Las principales secuelas se deben a la situación en que se encuentre el paciente al momento de sufrir la crisis. Entre los casos que se presentan con mayor frecuencia encontramos pacientes con neumonía por aspiración producto de que éste inhale líquidos. También puede dejarle daños cerebrales permanentes o dificultad de aprendizaje.

En las convulsiones es poco común que se presente muerte o daño cerebral permanente, pero puede ocurrir si la convulsión es prolongada o si se presentan dos o más convulsiones en un período corto (estado epiléptico). La muerte o el daño cerebral son más a menudo causados por la falta prolongada de respiración y la resultante muerte del tejido cerebral por falta de oxígeno.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Gripe o resfriado

0


Consideraciones generales:

Uno de los problemas de la gripe es que sus síntomas son muy similares a los de los resfriados comunes, lo que provoca que mucha gente crea que padece la gripe cuando lo que tiene en realidad es un vulgar catarro. Algunos de los síntomas que pueden ayudar a distinguirla son la fiebre alta (en los cuadros catarrales no suelen alcanzarse temperaturas tan elevadas), su aparición repentina, y la duración de los síntomas, que pueden llegar a durar entre una y dos semanas. Otros de los síntomas que permiten reconocer la enfermedad son el dolor de cabeza, la congestión nasal, dolor de garganta y tos seca, los dolores abdominales y articulares, el agotamiento extremo y en algunos casos incluso problemas gastrointestinales.

En este sentido muchos facultativos admiten que muchos de los procesos que tienen lugar en la temporada de gripe, coincidiendo con los cambios térmicos, tienen un diagnóstico clínico que no corresponde con el de la gripe.

El resfriado o catarro común

Definición:

El catarro común es una infección vírica de las vías respiratorias altas, que normalmente cursa sin fiebre y se manifiesta con inflamación de las vías respiratorias superiores: nariz, garganta, tráquea, laringe, senos nasales y oído.
Ayuda a crear defensas para posteriores infecciones víricas. Existen más de 200 tipos de virus que pueden causar el resfriado.

Frecuencia:

Es muy habitual sufrirlo varias veces al año, aunque estemos sanos.
Se ha observado mayor incidencia con los cambios de estaciones (en los países tropicales estación lluviosa y estación de verano). Todos los niños, incluidos los sanos, tienen varias infecciones catarrales al año (entre 7 y 14). Son la forma más natural para que el niño adquiera sus defensas contra los distintos virus a los que estamos expuestos a lo largo de nuestra vida.

Causas:

El tipo de virus varía según la estación del año. Por ejemplo, los resfriados en verano suelen estar causados por un picornavirus, mientras que en épocas de lluvias suelen ser infecciones causadas por paramixovirus o mixovirus, rinovirus, coronavirus y otros.

Entre un 30-60% de los catarros están causados por rinovirus. Otros virus que también pueden causarlo son los virus paragripales (parainfluenza), los coronavirus y el virus sincitial respiratorio.

Contagio:

Es un proceso que se contagia fácilmente, a través del contacto directo con objetos o a través de gotitas de saliva lanzadas al hablar o al estornudar.

Síntomas:

El periodo de incubación viral dura entre 24 y 72 horas. Tras este periodo comienza a aparecer molestias nasales con aumento de la mucosidad nasal y la consiguiente congestión, esta mucosidad es al principio clara y acuosa y posteriormente se transforma en un moco espeso y persistente que puede llegar a ser purulento. Pueden aparecer molestias faríngeas con picor y dolor de garganta.

En ocasiones, más frecuentemente en niños, puede acumularse moco en la zona de los oídos, apareciendo molestias por desequilibrio de presiones entre el exterior y la trompa de Eustaquio. Si se acumula gran cantidad de moco y se sobreinfecta da lugar a una otitis media, causando dolor, en estas ocasiones es necesario acudir al pediatra. Habitualmente el catarro cursa sin fiebre, pero, sobre todo en niños pequeños o personas inmunodeprimidas, puede existir un aumento de temperatura.

Tratamiento:

No existe un tratamiento específico para la causa del resfriado dado que está causado por numerosos tipos y cepas de virus, y suele ser autolimitada.

Tratamiento sintomático:
No es necesario el uso de antibióticos, ya que se trata de una enfermedad vírica y no bacteriana.

Si aparece fiebre, cefalea, malestar general es conveniente tomar paracetamol, ácido acetilsalicílico o ibuprofeno.

Descongestionantes nasales: se emplean fármacos alfa-adrenérgicos o simpaticomiméticos que actúan reduciendo la congestión nasal y facilitando la ventilación nasal. Pueden administrarse por vía tópica (por la nariz) o por vía sistémica.

• Descongestionantes tópicos: efedrina, fenilefrina, fenoxazolina, tramazolina, oximetazolina, xilometazolina…Los descongestionantes nasales por vía tópica tienen menos efectos a nivel sistémico pero pueden dar lugar al efecto rebote, es decir cuanto más medicamento se use mayor congestión nasal. La dosis recomendada suele ser 3-4 veces al día.
• Descongestionantes sistémicos: efedrina, fenilpropanolamina, pseudoefedrina. Los descongestionantes nasales por vía sistémica tienen la ventaja de que la duración de su acción es mayor y producen menos irritación local. No producen efecto rebote pero tienen la desventaja que provocan efectos a nivel sistémico como puede ser un aumento de la presión arterial, aumento de la glucosa…

La forma de administración en gotas es más conveniente en niños pequeños. En adultos y niños mayores se recomiendan los espray y nebulizadores. Se administran en posición vertical, presionando una vez en cada fosa nasal. A los 3-5 minutos se sonará la nariz para extraer el moco. Son de uso exclusivamente individual. – En el proceso catarral pueden darse dos tipos de tos. La tos improductiva o seca y la tos productiva que ayuda a eliminar la mucosidad y por lo tanto no es conveniente suprimirla a no ser que sea tan molesta que impida el sueño o realizar una actividad normal.

* Acetilcisteína, Ambroxol, Bromhexina, Carbocisteína…En el caso de que la tos sea productiva es necesario beber abundantes líquidos para facilitar la salida del moco y en ocasiones se pueden tomar fármacos mucolíticos y fármacos expectorantes que son sustancias capaces de aumentar el volumen de las secreciones bronquiales y de estimular los mecanismos de eliminación.
* En el caso de que la tos sea seca e improductiva se puede utilizar fármacos antitusígenos que inhiban, a nivel central, el reflejo de la tos. Es necesario ser cuidadoso con estos fármacos porque pueden provocar numerosos efectos secundarios a nivel del sistema nervioso central. En este grupo se encuentran la codeína y el dextrometorfano.

Se debe consultar:

• Cuando sean pacientes con riesgo: niños pequeños, embarazadas, ancianos, personas con una enfermedad de base o inmunodeprimidas.
• Cuando exista aumento de la dificultad respiratoria.
• Cuando la expectoración tenga un aspecto verdoso o sanguinolento
• Cuando exista fiebre mayor de 39,5ºC (39,3 ºC si el niño es menor de 2 años)
• Si la fiebre dura más de 4 días o reaparece tras haber estado sin fiebre durante 24 horas.
• Si aparece dolor o supuración de oídos
• Si existe mal estado general
• Si la tos no disminuye pasados lo días, es intensa y dificulta las actividades normales.

Prevención:

• Se aconseja lavarse bien las manos y utilizar pañuelos desechables. El lavado frecuente de las manos constituye una clara medida preventiva del catarro.
• Tápese la nariz al toser y al estornudar para evitar contagios.
• Evite los ambientes cargados. Evite el tabaco.
• Evite los cambios bruscos de temperatura. Protéjase del frío.
• Beba gran cantidad de líquidos para que las secreciones nasales sean más fluidas.
• Mantenga las vías respiratorias húmedas, puede ser conveniente humidificar el ambiente y realizar inhalaciones de vapor.
• En niños pequeños suele ser útil el hacer lavados de las fosas nasales con suero fisiológico.

La gripe

Definición:

Es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus “Influenza”.

Causa:

Virus influenza

Contagio:

La puerta de entrada del virus es respiratoria. El virus se contagia por medio de las gotitas procedentes de la tos y estornudos de las personas infectadas. . La gripe es una enfermedad muy contagiosa que se transmite rápidamente.

Incubación:

Su periodo de incubación es de aproximadamente 36 horas. La enfermedad aparece entre 18 y 36 horas después de haber sido infectado.

Síntomas:

Los síntomas (fiebre alta y malestar generalizado) duran una media de 5 a 7 días

Recomendaciones:

Si bien es verdad que las bajas temperaturas predisponen a sufrir infecciones respiratorias, no son una causa directa. Los virus penetran en las células de la mucosa nasal cuando ésta se enfría, y desde allí se multiplican y se extienden de forma progresiva a la faringe, laringe y bronquios. Para evitarlo, evite respirar por la boca y tápese la cara con una bufanda.

Hacer reposo es una medida casi obligatoria cuando la fiebre supera los 37,50C. Pero si tu agenda no te permite quedarte en casa, puedes optar por tomar compuestos antigripales. Otra medida para evitar que éstos empeoren es quedarse en un lugar con una temperatura estable. Si no puede ser en casa, que sea en la oficina..

Más que los ambientes excesivamente calurosos, son los cambios de temperatura los que pueden propiciar infecciones respiratorias. La temperatura de ambiente óptima en invierno es de 220C durante el día y de 190C por la noche. Además del termómetro, deberías controlar también la humedad. A mayor sequedad ambiental, más vulnerables son tus vías respiratorias a los virus. Procura colocar un recipiente con agua al lado de los radiadores, podrás ver con tus propios ojos cómo se evapora.

En épocas de estrés o de altibajos emocionales sueles estar más débil físicamente, y no es casualidad. En este tipo de situaciones, somos más vulnerables a gripes y resfriados y, además, nos cuesta más superarlos. En cambio, mantener un estado emocional positivo se asocia con un sistema inmunológico más fuerte y dispuesto para preservarnos de múltiples enfermedades. Las personas insatisfechas con su situación personal (tanto en el plano laboral como a nivel emocional) no pueden mantener un buen funcionamiento del sistema inmunológico: no sólo padecen infecciones comunes con mayor frecuencia, también son más propensas a desarrollar patologías más graves de carácter inflamatorio.

El caldo y la sopa son alimentos excelentes para ayudar a aliviar los síntomas del resfriado común o la gripe. Hasta tal punto, que prácticamente podemos considerarlos como verdaderos medicamentos: además de sus propiedades nutritivas, aportan los líquidos imprescindibles para compensar las pérdidas de agua y electrolitos producidas por la infección y la fiebre.

La actual vacuna de la gripe está producida con virus “muertos” que mantienen su capacidad de estimular nuestro sistema inmunitario, pero que en ningún caso pueden desencadenar la infección. Sí es cierto, en cambio, que puede causar una pequeña inflamación local en la zona de punción (hinchazón, enrojecimiento y algo de dolor), pero son síntomas leves y benignos que no duran más de dos o tres días. En el peor de los casos, puede producirse una ligera reacción general, con síntomas similares a los del resfriado aunque mucho más sutiles y que suelen remitir al cabo de 48 horas. Si no formas parte de los grupos de riesgo (personal sanitario, tercera edad), pero eres propenso a contraer la gripe muy a menudo, puedes solicitarle la receta a tu médico de cabecera y comprarla en la farmacia.

Tomar un trago de una bebida alcohólica ayuda a calentar el organismo y proporciona sensación de bienestar, pero es un efecto transitorio. La verdad es que el alcohol no surte efecto alguno sobre los síntomas. Al contrario: está totalmente contraindicado si estás tomando antigripales.

Sudar alivia la fiebre de la gripe. Efectivamente, la sudoración es el mecanismo fisiológico del organismo para combatir el aumento de la temperatura corporal. Pero no hace falta que te sepultes bajo 10 mantas; es más, este remedio resulta contraproducente. Cuando nos tapamos demasiado, la sudoración se enfría sobre la piel y puede provocar desde escalofríos hasta un aumento de la temperatura como “efecto rebote”. Por eso, “actualmente, los médicos recomendamos a nuestros pacientes que no se tapen en exceso y que tomen baños de agua tibia para ayudar a refrescar el organismo. Pero si necesitas un remedio rápido y eficaz para aliviar la fiebre, recurre a los antitérmicos.

Los antibióticos no curan ni los resfriados ni la gripe. Ambas infecciones respiratorias están causadas por virus y estos fármacos son incapaces de destruirlos.

Aunque tienen causas distintas, la gripe y los resfriados presentan síntomas muy parecidos.

A continuación te revelamos las 13 claves para diferenciar una dolencia de la otra.

01-Periodo de incubación:

Resfriado: 48-72 horas

Gripe: 18-36 horas

02-Fiebre:

Resfriado: Raramente

Gripe: Muy alta (38-40 grados)

03-Mialgias:(dolor muscular):

Resfriados: A veces, leves

Gripe: Frecuentes y molestas

04-Cefalea (dolor de cabeza):

Resfriado: Raramente

Gripe: Muy intensa

05-Dolor lumbar:

Resfriado: Ausente

Gripe: Presente

06-Estornudos:

Resfriado: Frecuentes

Gripe: Ocasionalmente

07-Deglución dolorosa:

Resfriado: Común

Gripe: A veces

08-Irritación ocular:

Resfriado: Frecuente

Gripe: A veces

09-Secreción nasal:

Resfriado: Abundante al principio

Gripe: A veces

10-Congestión nasal:

Resfriado: Sí

Gripe: A veces

11-Dolor de garganta:

Resfriado: Frecuente

Gripe: A veces

12-Tos:

Resfriado: Frecuente. Tos seca, de suave a moderada

Gripe: Muy común. Puede llegar a ser severa.

13-Fatiga, debilidad:

Resfriado: Moderada

Gripe: Sí. Pronunciada al inicio, puede durar tres semanas.

Complicaciones:

Generalmente la gripe tiene un curso benigno y no produce complicaciones excepto en determinados grupos de población de mayor riesgo, como los ancianos o los enfermos crónicos, entre otros. Los signos de alarma son:

• Expectoración purulenta
• Dolor torácico
• Sensación de ahogo
• Disminución del nivel de conciencia
• Persistencia de la fiebre más de 5 días
• Dolor de oídos importante
• Empeoramiento de los síntomas

En cuanto al resfriado es conveniente consultar en las siguientes situaciones:

• No mejoría o empeoramiento de los síntomas al cabo de 5-7 días
• Aparición de fiebre
• Dolor torácico
• Cualquier síntoma diferente a los habituales en el resfriado

Prevención:

Tanto en la gripe como en el resfriado algunas medidas de prevención ayudan a reducir la exposición al virus:

* Lavarse las manos siempre que estén sucias y en momentos clave, como después de sonarse la nariz, después de cambiar pañales a un niño con resfriado o ir al baño, antes de comer y antes de preparar alimentos.
• Utilizar pañuelos desechables.
• Evitar el humo de tabaco y fumar.
• Evitar el contacto con personas que tengan gripe.
• Evitar los locales cerrados o con aglomeraciones.
• En el caso de la gripe es importante la Vacunación en aquellos grupos de población en los que esté indicado. Se puede informar en su centro de atención primaria. Las campañas de vacunación se realizan en los meses finales de cada año.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Go to Top