Medicina de Urgencias

Consecuencias de las lluvias

0

Inundaciones:

Definición:

Invasión lenta o violenta de aguas de río, lagunas o lagos, debido a fuertes precipitaciones fluviales o rupturas de embalses, causando daños considerables. Se pueden presentar en forma lenta o gradual en llanuras y de forma violenta o súbita en regiones montañosas de alta pendiente.

Estos fenómenos naturales son causantes de la destrucción de campos de cultivo, a veces de poblados y deja una secuela infecciosa que ocasiona enfermedades y epidemias, a veces letales.

Dengue, resfriados, influenza común y pandémica, neumonías, diarreas, leptospirosis, hepatitis, tuberculosis e incluso cólera son algunas de las enfermedades que pueden reactivarse por la acumulación de aguas que actúan como criaderos de vectores y canales de transmisión de virus y bacterias y por el hacinamiento frecuente en los refugios.

Las enfermedades respiratorias -desde resfriado común hasta neumonías- se ven repotenciadas por las lluvias y por el hacinamiento en refugios. Los más vulnerables son niños, ancianos, embarazadas y personas con patologías de base como diabéticos, cardiópatas o inmunodeprimidos.

También se presentarán “diarreas de todo tipo” bacteriana y por parásitos. Incluso podrían reportarse casos de cólera.

El agente biológico, la bacteria que provoca el cólera, el Vibrión cholerae, está en las aguas venezolanas porque en el año 2000 se registraron casos de esta enfermedad en Venezuela. Suele ocurrir que con las inundaciones, y la contaminación de las aguas, se reactiva.

Las aguas contaminadas con heces también pueden transmitir el virus de hepatitis A y las contaminadas con orines de roedores -que salen de su madriguera con las inundaciones- pueden contagiar leptospirosis.

Ambas enfermedades, hepatitis A y leptospirosis, se transmiten a través de la ingesta de alimentos o bebidas contaminadas o a través del contacto directo de heridas de la piel con esa agua infectada con virus.

Es importante que aquellas personas que hayan sufrido heridas o traumatismos durante las lluvias e inundaciones, se coloquen la vacuna antitetánica.

La piel puede sufrir, debido a inundaciones y aguas contaminadas, de enfermedades tipo escabiosis, celulitis e inflamaciones, además de los desajustes psicológicos que pueden sufrir las personas afectadas.

Recomendaciones:

Estar atento a las informaciones meteorológicas en épocas de lluvias.
Como las inundaciones son previsibles generalmente, se deben coordinar acciones para actuar adecuadamente.
Participar activamente en todo lo que se requiera, coordinando con las autoridades de Protección Civil.
Pasada la inundación, sanear convenientemente toda el área a fin de evitar enfermedades y epidemias.

Otras situaciones de desastres:

Entre los fenómenos naturales que causan los desastres más comunes, tenemos:

Golpes de agua: Estos fenómenos vienen a ser los deslizamientos de masas de agua lodosa, que toman los cauces de las quebradas.

Los golpes de agua anuncian su presencia con fuerte ruido, y tienen un poder de destrucción que podrían desbaratar centros poblados, campos de cultivo, carreteras, etc.

Recomendaciones:

No construir viviendas cercanas a las torrenteras.
Evacuar a zonas altas.
Utilizar racionalmente las reservas de agua y alimentos.
Asistir a damnificados.
Precaver ante repetición del fenómeno.

Derrumbes y deslizamientos:

Son los desplazamientos violentos de grandes masas de tierra y rocas.

Estos fenómenos destructores se producen por la excesiva humedad, como producto de las abundantes lluvias y la fuerte pendiente de los suelos, los que permiten la ocurrencia de un fenómeno de esta naturaleza.

Los deslizamientos y derrumbes frecuentemente se producen en las carreteras interestatales, por lo agreste y desnivelado de los suelos ocasionando grandes perjuicios en el transporte en general.

Recomendaciones:

Informarse sobre la presencia de lluvias, en los meses de diciembre a abril y principalmente en las regiones montañosas.
No construir viviendas y obras públicas en lugares peligrosos.
Al producirse derrumbe o deslizamiento, huir rápidamente a lugares altos y no regresar por ningún motivo.
Mantenerse alerta y cumplir las disposiciones de las autoridades.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Preclampsia

0


Definición:

Además de las molestias propias del embarazo, casi siempre pasajeras, en esta etapa especial para toda mujer pueden surgir complicaciones tan graves como para poner en peligro la vida del bebé y de la madre misma.
La más frecuente es un problema llamado toxemia gravídica o preclampsia, porque son precisamente toxinas que se generan en la placenta las que ocasionan el problema que al complicarse degenera en lo que se conoce como eclampsia.

Frecuencia:

La preclampsia, que afecta a un 10 % de las mujeres embarazadas en general y hasta un 25 entre las gestantes de nivel socioeconómico bajo, es un mal que se caracteriza por hipertensión arterial (presión alta), edema (hinchazón) por retención de líquidos, y entre otras alteraciones, fallas en la función renal.

Causas:

No se conoce la causa de estos problemas, pero se distinguen factores de riesgo que pueden predisponer a una mujer a padecerlos: que se trate del primer embarazo o que el embarazo sea gemelar o molar (cuando no hay embrión y la placenta sufre cambios degenerativos y aparecen en ella vesículas que semejan un racimo de uvas), que la mujer sea mayor de 35 años, tenga antecedentes de hipertensión arterial o problemas en los riñones.

Síntomas

:

Puede ser leve, moderada o severa y constituye además, un estado anterior a la eclampsia, el mismo cuadro pero mucho más grave a un grado extremo en que la paciente puede presentar crisis convulsivas.

Uno de los síntomas más claros de la preclampsia es la hipertensión arterial.
Los valores normales de presión arterial durante el embarazo son 120/80, pero si el valor de la presión diastólica (el número menor, 80, cuando es normal) se eleva, se considera indicativo de preclampsia.
Cuando el número llega a 90 se considera que la preclampsia es leve; si sube de 100 a 110, moderada; y por encima de 110, severa.

A la elevación de la presión suelen agregarse otros síntomas como la proteinuria o pérdida de proteínas por la orina, que es un signo de que los riñones no están trabajando como debieran; y el edema o hinchazón, que evidencia una retención de líquidos.

Estos síntomas pueden presentarse en cualquier momento del embarazo, pero usualmente lo hacen alrededor del quinto mes de gestación.

Manejo:

Es muy importante que la mujer esté en contacto con su obstetra durante el embarazo y que acuda a las citas periódicas para atender estos síntomas oportunamente, en caso de aparecer.
Lo usual es que se recomiende a la mujer controlar su peso, llevar una alimentación baja en sal y reposar si la preclampsia es leve.
Cuando es de moderada a severa pueden indicarse además medicamentos antihipertensivos y, si esto ocurre cerca del séptimo mes de embarazo, previendo que pudiera presentarse un trabajo de parto prematuro, se pueden indicar también inductores de madurez pulmonar (como betametasona) para acelerar la maduración de los pulmones del feto.
Sin embargo, si con estas medidas no se controlan los síntomas ni la presión, se interrumpe el embarazo para evitar daños al bebé o a la salud de la madre. Esto es debido a que, si la toxemia se agrava y degenera en eclampsia, la madre puede presentar hemorragia cerebral o en hígado.

Complicaciones:

• Insuficiencia aguda renal.
• Problemas en la coagulación de la sangre,
• Desprendimiento de la placenta en un 100 por ciento con un sangrado que si no se detecta puede provocar la muerte del feto.

Entre los datos que pueden predecir que una mujer entre en un estado de eclampsia están los siguientes:

• Zumbido de oídos.
• Destellos o pérdida momentánea de la vista.
• Fuerte dolor de cabeza.
• Dolor en la parte superior del abdomen (indica probable ruptura hepática).
• Falta de coordinación de las ideas.
• Respuesta exagerada en reflejos de rodilla.

Prevención:

• Desde el primer momento del embarazo, acudir con un especialista para evaluación y determinación si es una paciente de alto riesgo, sobre todo si en el primero, o en embarazos previos presentó preclampsia.
• Llevar una dieta balanceada y baja en sales.
• Controlar bien su peso, debe aumentar no más de 10 a 12 kilos en todo el embarazo.
• Llevar un control prenatal adecuado, no faltar a las citas periódicas y siguir las indicaciones del médico.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La apendicitis

0


Es la afección quirúrgica más frecuente en los hospitales, y consiste en la inflamación del apéndice que al evolucionar puede terminar en una perforación, generando una peritonitis que puede ser una causa de muerte del paciente.

La apendicitis se debe a la obstrucción del apéndice por una inflamación local de origen desconocido muchas veces, aunque en algunos casos se ha encontrado obstruido por un cuerpo extraño: semillas de frutas, parásitos, etc.

Los síntomas son:

Un dolor abdominal de inicio, que es difuso alrededor del ombligo o un poco más por arriba, y que pasado un tiempo, aproximadamente 6 horas, se localiza en la parte inferior derecha del abdomen.

Progresivamente, después de haberse iniciado el dolor, aparecen nauseas y luego vómitos. La temperatura que en un inicio es normal, irá incrementándose progresivamente hasta tener fiebre en cuanto la apendicitis se ha perforado.

Sin embargo, este cuadro típico solo es en poco menos de la mitad de los pacientes, en el resto puede ser variable.

Se debe saber que la apendicitis en un niño evoluciona muy rápido y el riesgo de muerte se incrementa si no recibe la atención inmediata.
Que la edad más frecuente de presentación es entre los 7 a 30 años, pero esto no implica que no lo tengan niños muy pequeños o personas adultas de edades mayores.

El único tratamiento es quirúrgico la apendicetomía o extirpación del apéndice.

Como medida de prevención se debe ir inmediatamente al centro de salud más cercano cuando se tiene un dolor abdominal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La anafilaxia

0

Es una reacción alérgica aguda y severa, en ocasiones mortal, que ocurre en segundos o minutos después de la exposición a alguna sustancia a la que se es específicamente hipersensible.

Las manifestaciones son variadas: en la piel enrojecimiento, picazón e hinchazón; en la respiración: tos, ronquera y asfixia que puede llegar a producir cianosis. También puede haber trastornos gastrointestinales y cardiovasculares.

Agentes causales pueden ser: medicamentos, Picaduras de insectos, alimentos, exposición al frío, etc.

Algunas precauciones son: No administrar medicamentos sin conocer sobre reacciones previas o antecedentes de alergias en el paciente. En caso de ser alérgico a picaduras de insectos o a algunos alimentos, a los cuales sabe que es hipersensible, llevar consigo equipo de emergencia (adrenalina, antialérgicos y esteroides).

Y muy importante: lleve en su cartera una tarjeta que lo identifique como alérgico a determinado agente con lo cual se facilitará el diagnóstico en caso de ser víctima.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La epistaxis

0

Es el sangrado o hemorragia nasal, lo cual es muy frecuente, puede que una de cada 10 personas lo haya sufrido, bien de forma ocasional o repetida. En los niños, sobre todo entre los 2 y los 10 años es bastante habitual, mientras que en los menores de 2 años y en los adolescentes es menos frecuente.

La nariz, sobre todo algunas zonas del tabique, tiene muchos vasos sanguíneos, lo que permite que pequeños golpes -a veces sólo con rascarse-, un catarro, alergias o la sequedad ambiental puedan lastimarlos y comenzar a sangrar. En los niños es muy frecuente cuando están acatarrados y puede ocurrir mientras duermen. Es muy raro que la causa sea alguna enfermedad como una alteración de la coagulación de la sangre o la tensión arterial aumentada.

Cuando un niño sangra por la nariz es muy fácil ponerse nervioso y asustar al propio niño que muchas veces está bastante tranquilo, por eso lo primero y fundamental es mantener la calma.

La epistaxis en los niños suele ser leve y es muy raro que tenga alguna repercusión importante, aparte de lo que mancha.

El sangrado suele ser en forma de goteo y puede ceder por sí solo o con algunas maniobras. Para cortar la hemorragia la maniobra más sencilla y eficaz es apretar la nariz con los dedos, haciendo pinza con el dedo índice y el pulgar con la fuerza suficiente para que deje de sangrar, aunque a veces resulta molesto porque el niño tendrá que respirar por la boca. La postura del niño debería ser sentado o de pie, con la cabeza en la posición habitual, ¡no hace falta echarla hacia atrás! La compresión se puede mantener unos 5-30 minutos hasta que deje de sangrar. Si pasado ese tiempo la hemorragia no ha cedido, es aconsejable buscar asistencia sanitaria.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Tóxicos caseros

0

Su casa puede estar llena de productos tóxicos que dicen ¡Peligro! ¡Precaución! ¡Cuidado! Y otros consejos similares, pero usted pagó por ellos y está dispuesto a usarlos.

Si resulta así, tome precauciones:

Compre la menor cantidad que necesite para hacer lo que tenga que hacer. No deje que le sobre nada en casa, caso contrario tendrá que desechar correctamente las sobras como desperdicios peligrosos.

Si una etiqueta recomienda “ventilación adecuada” o dice: “los vapores pueden ser tóxicos”, tome precauciones para no respirar aquello. Los sótanos y los cuartos de baño son casi imposibles de ventilar adecuadamente. Cuando trabaje en el interior, abra dos ventanas y ponga un ventilador en una de ellas. Párese donde pueda respirar aire fresco del exterior.

Trabaje afuera con el producto aire abajo. Si el producto es muy tóxico, como ciertos disolventes de pintura o limpiadores y puede olerlo sin adecuada ventilación, podría tener que comprar un “tapabocas” o alquilar un respirador de una tienda de productos para la seguridad.

Evite que los solventes y otros materiales tóxicos hagan contacto con su piel. Esto quiere decir que use guantes. Los guantes de látex ordinarios funcionan para ciertos productos, pero los solventes acabarán con ellos. Compre unos gantes apropiados para el trabajo.

• No use productos tóxicos durante el embarazo.

• No use lentes de contacto suaves mientras trabaja con solventes.

• Nunca ponga productos tóxicos en envases secundarios sin etiquetarlos con cuidado. Cuanto sea posible, manténgalos en su envase original.

• No use solventes, como adelgazadores o desmanchadores, en contenedores de plástico. Él solvente puede destruirlos.

• Lave sus manos con cuidado y cambie sus ropas luego de trabajar con compuestos tóxicos.

Si aún tiene esos productos almacenados pueden haber sido prohibidos o restringidos en años recientes, deséchelos.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La alergia en datos

0

1-Es una sobre reacción del sistema de defensa natural del cuerpo o sistema inmunitario frente a la presencia de minúsculas partículas de materia extraña de todo tipo llamadas antígenos, que sensibilizan al organismo y producen una reacción que puede ser muy variable de una persona a otra.

2-La hipersensibilidad a los alimentos se puede clasificar de acuerdo al lapso que transcurre entre la ingestión y la aparición de síntomas en: inmediata (2 minutos a 2 horas) tardía (más de 2 horas, usualmente no más de 48 horas).

3-La alergia a los alimentos se observa rara vez en los adultos, en cambio que los niños son afectados con mayor frecuencia; pero los síntomas tienden a desaparecer con el paso de los años.

4-Por lo general, los principales órganos involucrados son el tracto digestivo, el aparato respiratorio y la piel.

5-En los cuadros alérgicos más graves puede ocurrir insuficiencia respiratoria y muerte súbita por choque anafiláctico.

6-Conocer los síntomas usualmente asociados a la ingestión o exposición a determinadas sustancias puede ser una valiosa herramienta.

7-Si usted es definitivamente alérgico a algún elemento, anote ese dato en una tarjeta y pórtela en su cartera, en caso de urgencia el saberlo otra persona puede salvar su vida.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Las convulsiones en el niño

0

Las convulsiones deben considerarse como una de las mayores emergencias.

Un niño que presente una convulsión, no sólo debe ser visto por un médico, sino que debe ser de inmediato, ya que mientras más tiempo pase convulsionando, más daño cerebral existirá.

Lo más importante es que el niño no se haga daño a sí mismo golpeando la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo mientras convulsiona; para evitarlo debe colocar una almohada pequeña o un paño doblado como una almohada en la cabeza, debajo de los brazos y las piernas.

Si se dispone de paletas de madera o en cualquier caso un pañuelo enrollado fuertemente, se colocará entre los dientes con el fin de mantener la lengua dentro y evitar así que sufra heridas por las mordidas.

Jamás trate de colocar de pie a un niño convulsionando; no lo abofetee, ni lo sacuda y mucho menos trate de suministrarle algún medicamento.

Luego de hacer lo prescrito anteriormente, tomará al niño en sus brazos en posición horizontal y se dirigirá, con la mayor prontitud posible, al centro de salud más cercano.

Si la convulsión se inició conjuntamente con fiebre alta, suele tener buen pronóstico. Será una convulsión inducida por fiebre y generalmente dura menos de 5 minutos.

Dr. Avilio Méndez Flores

Go to Top