Noticias Médicas

Mapa genético y tratamientos personalizados

0


Los tratamientos basados en el mapa de identidad genética de cada paciente pueden ayudar a prevenir centenas de miles de muertes debidas a los efectos indeseables de los medicamentos, según el pionero norteamericano de la genética, Craig Venter.

La incesante disminución del coste del análisis del genoma individual debería contribuir a la personalización de los tratamientos teniendo en cuenta reacciones alérgicas a los medicamentos que se diferencian según cada individuo, sostiene Venter y su equipo en la edición de septiembre-08 del periódico Farmacología clínica y terapéutica (del grupo Nature).

Venter y sus compañeros del Instituto Craig Venter (en Rockville, Maryland) sugieren ir más allá de las características étnicas -“simplistas” según su forma de ver- muy de moda en Estados Unidos. Con el ejemplo de un medicamento específicamente dirigido a los negros norteamericanos con problemas cardiacos, BiDil, que se comercializa desde hace varios años.

El equipo de Venter examinó seis genes “CYP”, conocidos por su importante papel en el metabolismo de los medicamentos, de dos personas cuyo genoma está íntegramente secuenciado, el del premio Nobel de Medicina, James Watson, y el del propio Venter.

Los investigadores han constatado que estos dos hombres blancos tienen variaciones genéticas susceptibles de implicar claras diferencias de reacciones frente a un tratamiento.

Venter, a diferencia de Watson, posee también una variante del gen CYP2D6 que ayuda a metabolizar ciertos medicamentos prescritos contra la depresión o las arritmias cardiacas.

[ad code=2 align=center]

Otros tratamientos contra el cáncer, la hipertensión o anticoagulantes que fluidifican la sangre para evitar la formación de coágulos también tendrían efectos diferentes en los dos hombres.

Por otra parte, el doctor Watson posee una característica muy rara en los blancos (3%), pero predominante en Asia del Este.

Los autores no rechazan los tratamientos dirigidos hacia las minorías en los ensayos terapéuticos, pero consideran “demasiado aproximativo” basar los tratamientos en la raza.

A este respecto alegan el caso de una versión de un gen (la variante 17 del gen CYP2D6) implicado en el metabolismo de la codeína, de antipsicóticos y de antidepresivos, presente en el 9% de la población de Etiopía frente al 34% de Zimbabue.

“Ahora los médicos pueden ir mucho más allá que las terapias basadas en criterios étnicos”, según ellos.

Por ejemplo los portadores de la forma del gen CYP2C9 que reduce el metabolismo de un anticoagulante, la warfarina, están expuestos a riesgos de sobredosis y por lo tanto de hemorragias. El hecho de saberlo, permite ajustar más fácilmente la dosis de estos pacientes. La ineficacia de un medicamento en algunos individuos también puede tener orígenes genéticos.

Estados Unidos cuenta cada año con más de dos millones de casos de efectos indeseables de los medicamentos, entre ellos cerca de 100.000 son mortales.

Fuente: AFP

[ad code=2 align=center]

Inhaladores y riesgos de enfermedades cardiovasculares

0

El uso de inhaladores de un disparo diario para la bronquitis crónica o enfisema durante más de un mes aumenta el riesgo de ataques cardíacos o derrames cardiovasculares en un 58%, según un estudio de la Wake Forest University de Carolina del Norte (sureste de Estados Unidos).

Un análisis de 17 pruebas clínicas a 4.783 pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) reveló resultados cardiovasculares adversos para los que usan anticolinérgicos inhalados, respecto a otros pacientes que recibieron placebo u otro tipo de tratamiento.

“Se necesita urgentemente una reevaluación reguladora de la seguridad cardiovascular de esta clase de inhaladores”, indicó un co-autor del estudio, Sonal Singh, de la escuela de Medicina de la universidad.

Los anticolinérgicos son un medicamento que dilata las vías respiratorias para facilitar la respiración y reducir el broncoespasmo, de un súbito estrechamiento de las vías bronquiales.

Los anticolinérgicos más comúnmente prescritos son el bromuro de tiotropio, comercializado como Spiriva por la farmacéutica Pfizer, y el bromuro de ipratropio o Atrovent, producido y comercializado por la alemana Boehringer Ingelheim.

“Los pacientes con EPOC que usan inhaladores tienen alto riesgo de eventos cardiovasculares serios debido a su uso”, dijo Singh, quien elaboró el estudio junto a Yoon Lake, de la Universidad británica de East Anglia.

La EPOC es la cuarta causa más importante de enfermedad crónica y muerte en Estados Unidos, y se proyecta que ocupe el quinto lugar entre los principales problemas de salud en el mundo para 2020, indicó la universidad en un comunicado.

Fuente: AFP

[ad code=2 align=center]

El cerebro empieza a reducir el ritmo a los 40 años

1

Cuando disminuimos de ritmo a medida que envejecemos podríamos culpar a las articulaciones adoloridas. Pero esa disminución también tiene que ver con el cerebro: la parte a cargo de la movilidad puede empezar una reducción gradual a los 40 años.

La velocidad con que podemos arrojar una pelota, correr o girar el volante del automóvil depende de la rapidez con que las células envían la orden a los músculos. Y a su vez esta velocidad depende de un buen aislamiento de las conexiones cerebrales.

Una nueva investigación sugiere que a una edad mediana, incluso las personas saludables empiezan a perder parte de ese aislamiento en un sector del cerebro que controla el movimiento, a la vez que su velocidad disminuye ligeramente.

Eso contribuye a explicar por qué “es difícil ser un atleta mundial después de los 40 años”, concluyó el doctor George Bartzokis, neurólogo en la Universidad de California en Los Ángeles que condujo el estudio.

Y aunque pueda parecer deprimente, no es para desanimarse. La investigación indica un motivo más para mantenerse activo física y mentalmente: un cerebro ejercitado puede detectar más rápido el deterioro en el aislamiento y ordenar su reparación a las células correspondientes.

Para Bartzokis, el cerebro es como la Internet. Los movimientos veloces dependen de la longitud de banda, que en el cerebro es la mielina, una especie de vaina grasosa de las fibras nerviosas.

Una mielina saludable -un sólido aislamiento grueso ajustado firmemente a dichas fibras- permite la rápida conducción de las señales eléctricas con las que el cerebro envía sus órdenes. Las descargas eléctricas de alta frecuencia aceleran los movimientos.
Pero mientras la mielina se va produciendo durante la adolescencia, ¿cuándo se torna tan lenta su producción que no basta para reparar el aislamiento deteriorado?

Eso se propuso comprender el nuevo estudio. Bartzokis reclutó a 72 varones saludables, de 23 a 80 años, para someterlos a una prueba sencilla: ver con qué velocidad podían golpetear con el dedo índice. Todos pueden hacerlo, ya que no depende de la fuerza ni del estado físico.

Los investigadores contaron la cantidad de golpecillos que daban los sujetos en 10 segundos y registraban los dos intentos a mayor velocidad sobre un total de diez. Después se les escaneaba el cerebro para detectar la mielina deteriorada en la región que ordena a un dedo efectuar aquel movimiento.

Significativamente, la velocidad de golpeteo y la salud de la mielina alcanzaban su mayor nivel a los 39 años. A partir de allí ambos factores declinaban gradualmente con el avance de la edad, informaron los investigadores el mes pasado en la revista Neurobiology of Aging.

Eso no significa que el resto del cerebro se vea igualmente afectado. Bartzokis tiene algunas evidencias de que la mielina empieza a deteriorarse una década más tarde en las regiones cerebrales responsables de las funciones cognitivas que en las zonas de control motor.

Fuente:AP

[ad code=2 align=center]

Azúcar y hormonas

0

Estudios científicos han comprobado que la elevación de la insulina como consecuencia de la ingesta de azúcares, aumenta las hormonas masculinas en la mujer y las bajan en el hombre.

Las mujeres que comen azúcares, sobre todo al atardecer, presentan un aumento de testosterona en la sangre. La insulina actúa directamente en los ovarios estimulando la producción de la hormona masculina. De este efecto, deriva que las mujeres que consuman harinas en las horas nocturnas, a la vez que engordan más, tienen un aumento en el vello de la barbilla y en los senos, a la par que muestran un aumento de la grasa corporal en el abdomen, además de otros trastornos de la conducta femenina.

Por otro lado, se sospechaba que los gordos tienen deficiencias hormonales. La culpa de estas fallas es la insulina que se eleva cuando estos hombres comen “pancitos, tequeños y papitas en la noche”.

Al contrario de lo que les pasa a las mujeres, la insulina alta les produce, además de obesidad, una disminución de la síntesis de testosterona. “Cuando estos hombres alcanzan cierto grado de obesidad, gran parte de la testosterona es atrapada por el tejido graso acumulado en el abdomen y esto contribuye a disminuir más los niveles de hormona masculina en ellos, y los efectos de esa falla hormonal no se hacen esperar”.

No solo los gordos cambian su forma de ser. Las investigaciones demuestran que “somos como comemos” en buena medida.

[ad code=1 align=right]

El cerebro se hace más veloz gracias al uso de Internet

0

Internet no sólo está cambiando el modo como las personas viven sino cómo funcionan sus cerebros.

Gary Small, neurocientífico de la University of California, en Los Ángeles, especialista en el funcionamiento del cerebro, descubrió mediante estudios que navegar en Internet y enviar mensajes de texto ha hecho a los cerebros más avezados a la hora de filtrar información y tomar decisiones rápidas. Y declaró que, a su juicio, se trata de un cambio evolutivo que pondrá a los expertos en tecnología al frente del nuevo orden social.

Sin embargo, lanza una advertencia: aunque la tecnología acelera el aprendizaje e impulsa la creatividad, también crea adictos cuyos únicos amigos son virtuales y provoca un drástico aumento en el trastorno por déficit de atención. El científico considera que los líderes de la próxima generación serán quienes combinen habilidades tecnológicas y sociales.

Para el experto, el cerebro es muy sensible a los cambios del entorno como los de la tecnología. Señaló que en un estudio realizado sobre 24 adultos mientras utilizaban Internet descubrió que los experimentados duplicaban la actividad en áreas que controlan decisiones y razonamiento complejo, comparado con los novatos en la web. “El cerebro está muy especializado en su sistema de circuitos y si repites tareas mentales una y otra vez reforzará ciertos circuitos neurales e ignorará otros”, declaró Small.

Fuente: Reuters

[ad code=1 align=right]

Creencias erróneas sobre el cáncer arruinan la prevención de la enfermedad

0

Mucha gente está mal informada sobre los factores de riesgo de padecer cáncer y piensa que más vale comer frutas y verduras en abundancia que dejar de beber alcohol para no contraer la enfermedad, revela un estudio publicado en Ginebra.

“Muchos tienen creencias erróneas sobre lo que provoca cáncer y tienden a sobrestimar la amenaza de factores medioambientales, que tienen relativamente poco impacto, al tiempo que restan importancia a los peligros de su propio comportamiento”, según la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC).

El estudio, publicado por la UICC con motivo de la apertura en Ginebra de un Congreso mundial sobre la enfermedad, fue realizado en 2007 por Roy Morgan Research y Gallup International, entre una muestra de casi 30.000 personas de 29 países de todo el mundo.

Según la investigación, en los países de altos ingresos como Estados Unidos, el Reino Unido o España, el 59% de los encuestados estima que no comer suficientes frutas y verduras conlleva un peligro de cáncer, mientras que el 51% de las personas consultadas considera el consumo de alcohol como un factor de riesgo.

Y aún peor: el 42% de las personas interrogadas en los países ricos está convencido de que el consumo de alcohol no aumenta el riesgo de cáncer.

“Las pruebas científicas de un posible efecto protector de las frutas y verduras son mucho más flojas que las que establecen el carácter nocivo del consumo de alcohol”, destaca la UICC.

“En general, la gente tiende a creer que los factores que no pueden controlar (como la polución del aire) son más importantes que los factores que dependen de su comportamiento (como la obesidad o el tabaco)”, lamenta la organización.

Los habitantes de países con ingresos más modestos suelen adoptar, por su parte, una actitud fatalista frente a la enfermedad: el 48% de los encuestados en estos lugares estima que “no se puede hacer gran cosa” para curar el cáncer. En los Estados ricos sólo lo piensa el 17%.

“Esta opinión derrotista es muy preocupante porque disuade a la gente de participar en las campañas de detección, tan importantes para salvar vidas”, advierte la UICC.

Este estudio demuestra que hay “mensajes muy importantes que no se escuchan”, recalca el presidente de la UICC, David Hill.

“Las personas necesitan saber por qué deben cambiar; necesitan que se les enseñe cómo cambiar; necesitan medios o apoyo para cambiar; necesitan que se les recuerde que hay que cambiar”, insistió.

“El cáncer mata más que la malaria, el sida y la tuberculosis juntos”, recuerda la UICC.

“Cada año en el mundo se detectan más de 11 millones de nuevos casos”, señala.

“Si no cambia nada, antes de 2030 estas cifras aumentarán hasta casi 16 millones de nuevos casos y alrededor de 11,5 millones de decesos por año”, advierte la organización.

Fuente:AFP

Descubren explicación a resistencia del dengue

0

Científicos franceses y estadounidenses han encontrado una explicación del mecanismo de resistencia al virus del dengue que puede desarrollar nuevas estrategias de prevención contra una enfermedad que afecta cada año a más de 100 millones de personas, especialmente en América Latina y el Sudeste Asiático.

Según informó el Centro Nacional de Investigación Superior de Francia, expertos del Instituto Pasteur y de la Universidad de Berkeley han observado que las células de respuesta inmunitaria implicadas en el control de la infección de agentes patógenos son capaces de capturar el virus y de evitar que se multiplique.

El momento clave de la infección de las células más sensibles a la enfermedad se produce cuando la glicoproteína del envoltorio viral entra en contacto con las células dendríticas de la piel, según han concluido los investigadores, que han publicado los resultados de sus pesquisas en la revista “PloS NTD”.

De entre las células a las que ataca el virus, los macrófagos de la dermis humana que contienen el denominado CD209/DC-SIGN son los que tienen la capacidad de evitar la propagación del virus.

El trabajo de los investigadores describe por primera vez un nuevo mecanismo de resistencia que constituye un importante sistema de defensa innato contra el virus que transmite el mosquito “Aedes aegypti”, que infecta con la enfermedad al ser humano, señaló el CNRS en un comunicado.

La enfermedad del dengue constituye un problema creciente de salud pública en las zonas infectadas, donde el aumento del número de casos lo convierte en un mal endémico.

El dengue es el principal virus emergente de transmisión vectorial en las regiones tropicales y subtropicales del Sureste Asiático y América Latina.

Fuente:EFE

Riesgos de los medicamentos biológicos

0

De un total de 174 medicamentos biológicos (anticuerpos, enzimas, etc) autorizados en el periodo de la investigación -de enero de 1995 a junio de 2008- fueron emitidas 82 medidas reglamentarias vinculadas a problemas de seguridad para los pacientes. Estas medidas de las autoridades se refirieron a 41 de estos tratamientos, equivalente al 23,6%.

Las medidas incluyen 46 notas escritas de advertencia de riesgos para la salud de los enfermos en Estados Unidos, y 17 en la Unión Europea, así como 19 advertencias de riesgo máximo, conocidas como “black boxes”.

No obstante, ninguno de los medicamentos objeto de advertencias fue retirado del mercado.

De estos 174 tratamientos biológicos, 136 fueron autorizados en Estados Unidos, 105 en Europa y 67 en ambas costas del Atlántico.

Los medicamentos afectados por estas advertencias son fundamentalmente las medicinas contra la artritis Humira y Remicade, contra el cáncer Rituxan y Erbitux y el tratamiento contra las fallas cardiacas Natrecor.

Se trata del primer estudio de este tipo sobre los medicamentos biológicos, que juegan un papel creciente en el arsenal terapéutico.

Entre 2003 y 2006, los medicamentos biológicos representaban 24% y 22% de todos los tratamientos aprobados por las autoridades en Estados Unidos y en Europa.

Fuente:AFP

Go to Top