Cuidado del bebé

Sindrome de Down

0

Consideraciones generales:

Los niños que nacen con Síndrome de Down tienen todos ellos unas características físicas similares, presentan malformaciones y tienen el riesgo de padecer una serie de enfermedades crónicas a lo largo de su vida. Afecta indistintamente a ambos sexos.

Definición:

Dicho síndrome es un fenómeno de translocación cromosómica también conocido como Trisomía 21.
El síndrome de Down es la discapacidad intelectual de origen genético más frecuente. Aparece antes de que el bebé nazca y no sabemos a ciencia cierta por qué ocurre.

Frecuencia:

La incidencia del mismo es de 1:660 en nacidos vivos.

Causa:

Su causa se asocia a la edad materna con una incidencia creciente a partir de los 35 años.

Patología:

Las personas con síndrome de Down nacen con un cromosoma extra en el par 21. Esto supone que cuentan con 47 cromosomas en lugar de los 46 que tienen las personas sin esta discapacidad. La mayoría de las personas con síndrome de Down tiene un cromosoma 21 extra en todas sus células (trisomía del par 21), aunque existen otros dos tipos en los que la trisomía sólo afecta a algunas células (síndrome de
Down por mosaicismo) o bien se debe a que alguno de los cromosomas lleva adherido material genético de más (síndrome de Down por translocación).

No existe una mayor o menor afectación del síndrome. Este existe o no, no hay grados. El síndrome de Down es una característica más de la persona y no una enfermedad como tal, por tanto no existe un tratamiento y no tiene cura. En cambio sí puede mejorarse la calidad de vida de las personas que nacen con esta discapacidad intelectual. Por un lado, atendiendo a todas las posibles alteraciones asociadas mediante un buen programa de salud y por otro, ofreciendo un entorno positivo, tanto afectivamente como a nivel estimular, de forma que se favorezca el potencial de desarrollo y de autonomía de cada individuo.

Síntomas:

Dentro de los signos más sobresalientes de este síndrome, se encuentran:
Hipotonía.
Perfil facial chato.
Piel seca, eccematosa hiperqueratósica.
Hipoplasia de senos frontales y puente nasal pequeño con aplasia completa del hueso nasal.
Ojos oblicuos, fisuras palpebrales angostas.
Estrabismo convergente o divergente.
Cuello corto y grueso.
El 40% de los pacientes presenta anomalías cardíacas.
Manifestaciones bucales
Lengua escrotal.
Macroglosia con protrusión y mordida abierta.
Tendencia a Clase III, desarmonías oclusales.
Microdoncia, dientes primarios que no se exfolian, dientes conoides, hipoplasia del esmalte, anodoncia y dientes supernumerarios.

Esto hace posible habitualmente un diagnóstico desde el primer momento de la vida, en el parto, que luego debe ser confirmado con un cariotipo (análisis de sangre y estudio de cromosomas). En los cromosomas se encuentran los genes, que es dónde se acumula la información de nuestras características (color de ojos, de pelo…) y del funcionamiento de nuestro cuerpo (corazón, riñón,….) etc.

Diagnóstico:

Hoy en día la mayor parte de los casos de Síndrome de Down pueden ser diagnosticados prenatalmente. Los estudios ecográficos a partir de las 12 semanas de embarazo permiten apuntar el diagnóstico con bastante certeza.

Poco después de ser confirmado el diagnóstico de síndrome de Down, los padres deben ser dirigidos a un programa de desarrollo infantil e intervención temprana. Muchos estudios han demostrado que mientras mayor sea la estimulación durante las primeras etapas del desarrollo del niño, mayor será la probabilidad de que éste llegue a desarrollarse dentro de sus máximas posibilidades.

Aunque el grado de retraso mental puede variar, la mayor parte de las personas con Síndrome de Down corresponden a la categoría de leve a moderado. A causa de estas diferencias individuales, es imposible predecir los futuros logros de los niños con este síndrome.

Asimismo, debido a estas amplias diferencias entre los niños afectados, es importante que las familias y los miembros del equipo escolar no impongan limitaciones en lo que se refiere a las capacidades de cada individuo. Posiblemente sea más efectivo poner énfasis en los conceptos concretos en lugar de en las ideas abstractas.

Manejo:

Se ha comprobado que los programas de enseñanza con mayor éxito son los que están estructurados por etapas y con frecuentes alabanzas para el niño. La mayor aceptación de las personas con discapacidades por parte de la población, además de mayores oportunidades para que estas personas adultas puedan vivir y trabajar en forma independiente dentro de la comunidad, ha resultado en más posibilidades para los individuos con Síndrome de Down.
La patología bucal predominante es la enfermedad periodontal debido al mal control de la placa bacteriana por la imposibilidad de realizar una buena técnica de cepillado.
La profundidad del retraso madurativo de este paciente es leve, por eso nos permite dedicarle tiempo a sesiones de motivación en enseñanza del cepillado; como la destreza del paciente no es la suficiente se busca la colaboración en este caso de la madre para que intensifique el cepillado nocturno.

Se realiza para este paciente un plan de tratamiento con alto contenido preventivo realizándole aplicaciones tópicas con FFAA (fluorfosfato acidulado) Ph 3,5 así como la indicación de dentífricos fluorados. Es importante en casos en que el coeficiente intelectual del paciente lo permita, mostrar cada paso en un espejo para que vaya registrando la secuencia lógica de su higiene bucal.

Evidencias:
• El síndrome de Down no es una enfermedad, por tanto no se puede curar pero sí mejorar la calidad de vida.
• No existen diferentes grados de afectación, tenemos que hablar de manifestaciones distintas.
• No existe una correlación entre los signos externos o físicos y el desarrollo intelectual.
• No son todos iguales, cada persona tiene su propio carácter que se constituye a través de sus experiencias con el entorno.
• La influencia que el niño con síndrome de Down recibe de su entorno familiar y social, construirá y contribuirá a configurar su capacidad emotiva y relacional. Esto le permitirá evolucionar como persona en la sociedad.

Historia:

El síndrome de Down tiene su nombre oficial a partir del año 1961 en honor al médico británico John Langdon Haydon Down, quién fue el primero en describir esta alteración genética en 1866, aunque nunca llegó a descubrir las causas que la producían.

En diciembre de 2011, la Asamblea General de la ONU designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La niñez

0

Definición:
Es el período de vida que va desde el nacimiento hasta los 12 años de edad. El cual, a su vez, se divide en:
• Recién nacido hasta el primer mes.
• Lactante hasta los 2 años.
• Preescolar hasta los 6 años.
• Escolar hasta los 12 años.

Desarrollo pondoestatural:
• Nace con un peso promedio de 3 kilogramos, y una talla promedio de 50 centímetros.
• Al año de edad tiene 9 kgrs de peso y 75 cms. de talla.
• A los 2 años 12 kgrs. 82 cms.
• A los 4 años 16 kgrs. y 100 cms.
• A los 7 años 22 kgrs. y 122 cms.
• De aquí en adelante aumentará, aproximadamente, dos ¡kilos y dos centímetros por año hasta los 11 años, en que comenzará un aumento mayor de la talla hasta aproximadamente los 18 años, que es ya la etapa que correspondiente a la adolescencia.

Otros aspectos progresivos que se pueden observar en el desarrollo:
• Sostiene la cabeza al 1 ½ mes de nacido.
• Se sienta solo a los 6 meses y comienzan a aparecer los primeros dientes.
• Dice las primeras palabras a los 8 meses.
• Gatea a los 9 meses.
• Comienza a caminar y controla las evacuaciones al año.
• Avisa las micciones a los 2 años.
• A partir de los 2 años se le debe comenzar a enseñar buenos hábitos higiénicos. Recordar que el niño aprende mejor no por mandato, sino por imitación, viendo el comportamiento de los padres.

Signos de alarma:
Cualquier alteración del desarrollo en el tiempo debe ser motivo de consulta médica.

Recordar que la personalidad del niño comienza a moldearse desde el embarazo, por lo que es importante que éste sea aceptado y controlado y exista armonía en la pareja.
Por lo que se infiere, múltiples factores están involucrados, principalmente la herencia que le puedan transmitir sus padres.

Hepatitis B

0

Consideraciones generales:

Hepatitis significa inflamación del hígado. Inflamación es la hinchazón dolorosa y de color rojo que ocurre cuando los tejidos del cuerpo se infectan o lesionan. La inflamación puede causar que los órganos no funcionen adecuadamente.

El hígado es un órgano que desempeña muchas funciones importantes:
• Elimina sustancias químicas dañinas de la sangre
• Combate las infecciones
• Ayuda a digerir los alimentos
• Almacena nutrientes y vitaminas
• Almacena energía
• Usted no puede vivir sin hígado.

Definición:

Es una enfermedad infecciosa del hígado causada por el virus de la hepatitis B, perteneciente a la familia Hepadnaviridae (virus ADN hepatotrópico Caracterizada por necrosis hepatocelular e inflamación. Puede causar un proceso agudo o un proceso crónico, que puede acabar en cirrosis (pérdida de la “arquitectura” hepática por cicatrización y surgimiento de nódulos de regeneración) del hígado, cáncer de hígado, insuficiencia hepática e incluso la muerte.

Historia:

El primer brote de hepatitis B se registró en 1885. Como consecuencia de un brote de viruela en 1883 se vacunaron a 1289 astilleros utilizando linfa de otros individuos. Tras varias semanas, y hasta ocho meses más tarde, 191 trabajadores vacunados enfermaron con una forma de ictericia que fue diagnosticada como hepatitis sérica. Otros empleados que fueron inoculados con lotes diferentes de linfa humana permanecieron sanos. La publicación de Lurman se considera un ejemplo clásico de estudio epidemiológico, concluyendo que la linfa contaminada fue la fuente de la epidemia. Más tarde, muchos casos similares se reportaban después de la introducción en 1909 de agujas hipodérmicas que han sido utilizados y reutilizados en varias oportunidades para la administración de Salvarsán para el tratamiento de la sífilis. Aunque se había sospechado de la existencia de un virus desde el trabajo de MacCallum en 1947, Dane y sus colegas descubrieron en 1970 las partículas virales bajo un microscopio electrónico. A principios de 1980, el genoma del virus fue secuenciado y las primeras vacunas fueron experimentadas.
El virus fue descubierto finalmente en 1963, cuando Baruch Blumberg, un genetista en los Institutos Nacionales de Salud en los Estados Unidos, puso de manifiesto una inusual reacción entre el suero de individuos poli transfundidos y el de un aborigen australiano. Pensó que había descubierto una nueva lipoproteína en la población indígena que llamó antígeno Australia, más tarde conocido como el antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg).

En 1967, después de varios estudios, se publicó un artículo que muestra la relación entre este antígeno y la hepatitis. Blumberg recibió en 1976 el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de este antígeno y el diseño de la primera generación de vacunas contra la hepatitis.

Agente causal:

La hepatitis B es causada por un virus del género Orthohepadnavirus perteneciente a la familia Hepadnaviridae conocido con el nombre de virus de la hepatitis B (VHB). El virus tiene aproximadamente 42 nm de diámetro con un ADN que es parcialmente de doble cadena de unos 3200 pb de largo encapsulado por una cápside, el cual está a su vez cubierta por una envoltura viral rodeado por lípidos y proteínas incrustadas en su superficie. La proteína viral de superficie (HBsAg) tiene tres formas principales, L, M y S.
El virus de la hepatitis B consta de ocho genotipos (A-H), los cuales se distribuyen de forma desigual geográficamente.

Epidemiología:

La hepatitis B es endémica en China y otras zonas de Asia. La mayoría de las infecciones se producen en esa región durante la infancia, y el 8%-10% de la población adulta está infectada de forma crónica. El cáncer hepático causado por la hepatitis B es una de las tres primeras causas de cáncer en el hombre, y también es una causa importante de cáncer en la mujer en esa región.

También hay tasas elevadas de infección crónica en la cuenca del Amazonas y en el sur de Europa oriental y central. Se calcula que un 2%-5% de la población general de Oriente Medio y del subcontinente indio padece infección crónica. En Europa occidental y Norteamérica, la población con infección crónica no llega al 1%.

Se calcula que en el mundo hay unos 2000 millones de personas infectadas por el VHB y más de 350 millones con infección hepática crónica. Cada año mueren unas 600 000 personas a causa de los efectos agudos o crónicos de la hepatitis B.

Contagio:

El virus de la hepatitis B se propaga a través de la sangre y otros fluidos corporales. La infección se puede presentar si la persona:
• Recibe transfusiones de sangre.
• Tiene contacto con sangre en escenarios de atención médica.
• Se ha sometido a tatuajes o acupuntura con instrumentos contaminados.
• Ha compartido agujas al consumir drogas.
• Ha tenido relaciones sexuales sin precaución con una persona infectada

El virus de la hepatitis B se le puede transmitir a un bebé durante el parto o poco después si la madre está infectada.

El riesgo de llegar a infectarse de manera crónica depende de la edad de la persona en el momento de la infección. La mayoría de los recién nacidos y alrededor del 50% de los niños infectados con hepatitis B desarrollan hepatitis crónica. Sólo unos pocos adultos infectados con VHB desarrollan dicha afección crónica.

Los modos de transmisión son los mismos que los del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), pero el VHB es entre 50 y 100 veces más infeccioso. A diferencia del VIH, el VHB puede sobrevivir fuera del organismo durante 7 días como mínimo, y en ese lapso todavía puede causar infección si penetra en el organismo de una persona no protegida por la vacuna.

La trasmisión más frecuente en los países en desarrollo puede ser:

• Perinatal (de la madre al recién nacido durante el parto);
• Infecciones en la primera infancia (infección que pasa desapercibida por contacto estrecho con personas infectadas en el hogar);
• Prácticas de inyección peligrosas;
• Transfusiones con sangre contaminada;
• Relaciones sexuales sin protección.

En muchos países desarrollados (por ejemplo, los de Europa occidental y Norteamérica), las características de la transmisión son diferentes a la de los países en desarrollo. En los primeros la mayoría de las infecciones se transmiten entre adultos jóvenes por contacto sexual o consumo de drogas inyectables. El VHB representa un importante riesgo laboral para los profesionales sanitarios.

El VHB no se transmite por alimentos o agua contaminados, y tampoco en contactos ocasionales en el lugar de trabajo.

Un 90% de los lactantes infectados en el primer año de vida sufren infección crónica; un 30% a 50% de los niños infectados entre el año y los cuatro años desarrollan infección crónica.

En los adultos:
Un 25% de los adultos con infección crónica adquirida en la infancia mueren de cirrosis o cáncer hepático relacionados con el VHB;
Un 90% de los adultos sanos infectados por el VHB se recuperan y se ven completamente libres del virus en un plazo de seis meses.

Usted no puede contraer la hepatitis B al:

• Estrecharle la mano a una persona infectada
• Abrazar a una persona infectada
• Sentarse junto a una persona infectada.

Patogenia:

La mayor parte del daño del virus de la hepatitis B se debe a la respuesta del cuerpo a la infección. Cuando la respuesta inmunitaria del cuerpo detecta la infección, envía células especiales para combatirla. Sin embargo, estas células que combaten la enfermedad pueden llevar a la inflamación del hígado. El daño hepático también interfiere con la capacidad del cuerpo para deshacerse de la bilirrubina, un producto de la descomposición de glóbulos rojos viejos. Esto lleva a que se presente ictericia (coloración amarillenta de los ojos y del cuerpo) y orina turbia (coluria).

Incubación:

El periodo de incubación medio es de 90 días, pero puede oscilar entre 30 y 180. El virus se puede detectar a los 30-60 días de la infección y persiste durante un periodo de duración variable.

Síntomas:

La hepatitis B usualmente no presenta síntomas. Los adultos y los niños de 5 años en adelante algunas veces presentan uno o más de los siguientes síntomas:
Color amarillento de los ojos y la piel, llamado ictericia
El sangrado demora más tiempo de lo normal en detenerse
Hinchazón del abdomen o los tobillos
Moretones que aparecen fácilmente
Cansancio
Malestar estomacal
Fiebre
Pérdida de apetito
Diarrea
Heces blancuzcas
Orina turbia y amarillenta

La hepatitis B es crónica cuando el cuerpo no puede deshacerse del virus de la hepatitis B. Los niños sobre todo, especialmente los lactantes, tienen mayor probabilidad de contraerla. La hepatitis B crónica usualmente no presenta síntomas hasta que aparecen signos de daño al hígado. Sin un tratamiento, puede causar cicatrización del hígado, también llamada cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática.

Diagnóstico:

Se hacen los siguientes exámenes para ayudar a diagnosticarla:
• Nivel de albúmina (puede estar bajo).
• Pruebas analíticas de anticuerpos contra la hepatitis B.
• Pruebas de la función hepática. Tiempo de protrombina (puede incrementarse debido a insuficiencia hepática severa)

Las pruebas permiten determinar si la infección es aguda o crónica.

El diagnóstico de laboratorio de la hepatitis B se centra en la detección del antígeno de superficie HbsAg. Un resultado positivo para ese antígeno significa que la persona sufre una infección activa (aguda o crónica). La OMS recomienda que se analice la presencia de este marcador en todas las donaciones de sangre para evitar la transmisión del virus a los receptores.

Otras pruebas:
Análisis de anticuerpos contra el antígeno de superficie del virus de la hepatitis B: un resultado positivo indica que la persona bien se ha recuperado de una infección aguda y ha eliminado el virus, o bien ha sido vacunada contra la hepatitis B. La persona está inmunizada contra la infección en el futuro y ha dejado de ser contagiosa.
Análisis de los anticuerpos contra el antígeno nuclear del virus: un resultado positivo indica que la persona ha sufrido la infección recientemente o se infectó en el pasado. Si se obtiene también al mismo tiempo un resultado positivo para el antígeno de superficie, probablemente se trate de un caso de infección crónica.

Tratamiento:

No hay un tratamiento específico contra la hepatitis B aguda. Las medidas se centran en mantener el bienestar y el equilibrio nutricional, que incluye la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea.

No necesita un tratamiento diferente al monitoreo cuidadoso de la función hepática, lo cual involucra exámenes de sangre. En los casos raros en que la persona desarrolla insuficiencia hepática, se le debe monitorear en una unidad de cuidados intensivos (UCI) hasta que se recupere o hasta que sea necesario un trasplante de hígado, que es la única cura en estos casos.

El daño hepático le dificulta al hígado su capacidad de descomponer proteínas, de manera que se debe restringir la ingesta proteica. Se administrarán medicamentos para limitar la producción de proteínas por parte de las bacterias en el cuerpo.

El tratamiento de la hepatitis crónica consiste en medicamentos para tratar infecciones y reducir la inflamación y otros síntomas. Asimismo, el transplante de hígado se utiliza para tratar la enfermedad hepática por hepatitis B crónica en estado terminal.
Algunas personas con hepatitis B crónica pueden responder al tratamiento con medicamentos como antivirales e interferón. El tratamiento puede suponer un gasto anual de miles de dólares, y no está alcance de la mayoría de los pacientes en los países en desarrollo.

Los lactantes nacidos de madres que se sabe que tienen hepatitis B pueden ser tratados con anticuerpos en contra del virus de la hepatitis B, la inmunoglobulina de hepatitis B o IgHB. Cuando se administra la vacuna con el plazo de doce horas de nacimiento, el riesgo de contraer la hepatitis B se reduce un 95%. Este tratamiento permite que una madre pueda amamantar a su hijo con seguridad.

El cáncer hepático es casi siempre mortal, y suele aparece a edades en que los pacientes son muy productivos y tienen cargas familiares. En los países en desarrollo, la mayoría de los pacientes con cáncer hepático mueren a los pocos meses del diagnóstico. En los países de ingresos altos, la cirugía y la quimioterapia pueden prolongar la vida unos cuantos años.

Algunos pacientes con cirrosis reciben trasplantes hepáticos, con diverso éxito.

Cirugía:

La hepatitis B puede acabar dañando el hígado de forma irreversible, de forma que la única solución sería un trasplante.

Evolución:
La enfermedad aguda generalmente desaparece después de 2 o 3 semanas y el hígado vuelve a la normalidad en aproximadamente 4 meses.

Algunas personas infectadas desarrollan hepatitis crónica.

La hepatitis B es mortal en aproximadamente un 1% de los casos.

Complicaciones:

Existe una tasa de carcinoma hepatocelular más alta en aquellas personas que han tenido hepatitis B que en la población general.

Otras complicaciones pueden abarcar:
• Hepatitis crónica y persistente.
• Cirrosis

Prevención:

Las personas que están en alto riesgo, incluyendo los trabajadores de la salud y aquellos que conviven con alguien con hepatitis B, deben hacerse aplicar la vacuna contra la hepatitis B. Se recomienda la vacunación de todos los recién nacidos y niños que no hayan llegado todavía a la pubertad. Los bebés nacidos de madres que en el momento tengan hepatitis B aguda o que hayan tenido la infección reciben vacunas especiales que incluyen la administración de inmunoglobulina contra la hepatitis B y vacunación contra la hepatitis B en las 12 horas posteriores al nacimiento.

El examen de toda la sangre donada ha reducido la probabilidad de contraer hepatitis B en una transfusión de sangre. La notificación obligatoria de esta enfermedad permite a los trabajadores de la salud del estado rastrear a las personas que han estado expuestas al virus y vacunar a aquellos que aún no han desarrollado la enfermedad.

Se debe evitar el contacto sexual con una persona que padezca hepatitis B crónica o aguda. El uso de condones, si se hace en forma sistemática y apropiada, también puede reducir el riesgo de desarrollar esta afección.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Criptorquidia

1

Nombres relativos:

Criptorquidismo, testículos no descendidos

El término criptorquidia proviene del griego kriptos (oculto) y orquis (testículo).

Consideraciones generales:

Durante la gestación, los testículos del bebé se desarrollan dentro del abdomen y descienden al escroto, la bolsa que cuelga al lado del pene. Normalmente los niños nacen con los testículos en las bolsas pero, de vez en cuando y por razones desconocidas, en ciertos casos se interrumpe el descenso.

Definición:

La criptorquidia (testículo oculto) es la falta de descenso testicular completo, o sea, la ausencia del mismo en su localización normal dentro del escroto. Esta situación puede afectar a un testículo, que es lo más frecuente, o a ambos. Se incluye en este término tanto el que está dentro del abdomen como el que es capaz de ser bajado manualmente a la bolsa escrotal, pero que no permanece en ella una vez liberado.

Si el testículo se localiza fuera de este trayecto se le denomina testículo ectópico. Ambas condiciones se conocen como testículo no descendido.

Si el testículo está ascendido pero desciende fácilmente al escroto durante el examen y permanece en él, es llamado testículo retráctil o en ascensor; esta condición es frecuente en niños entre los 6 meses y los 13 años (80%), por un reflejo cremasteriano presente, más acentuado entre los 2 y 7 años, período donde los testículos retráctiles se confunden fácilmente con la criptorquidia. Después de la pubertad este reflejo está ausente en casi todos.

Ectopia Testicular:

En este caso es un descenso aberrante en que la gónada migra a un lugar fuera del recorrido normal. En esta situación muy excepcional el testículo no está en el escroto y puede ser palpado sobre el pubis, hacia el muslo o en otro lugar.

Frecuencia:

La incidencia de criptorquidia en recién nacidos de pretérmino es del 30% y en los de término es del 3.4%. Durante el primer año de vida, especialmente los primeros seis meses, los testículos descienden en el 95% de los prematuros y en el 75% de los de términos, por un elevado nivel de andrógenos plasmáticos. A partir del primer año y hasta la vida adulta, la incidencia de criptorquidia es de un 0.8% a 1%. Los casos bilaterales son 10% a 20% y en un 20% se presentan como testículos no palpables. La incidencia de monorquia o ausencia testicular unilateral es de un 3% a 5% de todos los testículos no descendidos.

El valor predictivo positivo de que los testículos no descendidos bilateralmente tengan niveles más bajos de testosterona es solo del 23%.

Evolución embrionaria:

Los testículos, durante la vida embrionaria comienzan su formación, de manera similar a los ovarios en los fetos de sexo femenino, en una zona próxima a los riñones, y más tarde, hacia el final de la gestación, mientras los ovarios permanecen en el interior del abdomen, los testículos completan un recorrido que les lleva a su alojamiento definitivo en las bolsas escrotales; pues necesitan para su funcionamiento normal temperaturas más bajas que las del interior del abdomen. Diferentes razones, unas hormonales, otras malformativas o incluso mecánicas, pueden llevar a que no se produzca este descenso completo.

Causas:

El criptorquidismo es un componente común de más de 50 síndromes de múltiples anomalías congénitas. Cuando se asocia a hipospadias, la incidencia de anormalidades cromosómicas aumenta de un 12 a 25%. El criptorquidismo aislado no se ha asociado con una alteración cromosómica en particular, pero si ha sido observado un componente de herencia.

Influencia androgénica:

El descenso inguinoescrotal es andrógeno dependiente y está mediado indirectamente a través de la liberación del péptido relacionado con el gen de la calcitonina. Los andrógenos actúan sobre el nervio genitofemoral y liberan GRPC (péptido relacionado con el gen de la calcitonina) produciendo contracciones rítmicas sobre el gubernaculum murino. Se ha encontrado en estudios animales déficit de GRPC a nivel del nervio genitofemoral cuando son expuestos a anti andrógenos. También se ha observado bloqueo del descenso testicular en ratones con resistencia androgénica completa. Es así como el 50 a 70% de los hombres seudohermafroditas (lo cual incluye hipospadia y criptorquidia) es causado por desórdenes en el gen AR (gen receptor de andrógenos).

Otros factores:

Sustancias con efecto antiestrogénico como el dietiletilbestrol cuando se expone al feto producen criptorquidismo.

Factores condicionantes:

• Edad materna avanzada
• Obesidad materna
• Historia familiar de criptorquidismo
• Nacimiento prematuro

Riesgos:

El testículo que no puede refrescarse en la posición escrotal puede ver amenazada su fertilidad en el largo plazo y debe someterse a un tratamiento quirúrgico cerca de los dos años de edad.

En el caso de testículos no palpables bilaterales, el estudio comienza con un examen cromosómico y endocrinológico, para descartar la anorquia o ausencia testicular bilateral.

La criptorquidia aumenta 35 a 48 veces la incidencia de cáncer testicular, especialmente en la localización intraabdominal.

La criptorquidia predispone además a la torsión y al traumatismo testicular.

Consecuencias:

La criptorquidia unilateral, independientemente de sus consecuencias psicológicas, puede disminuir la fertilidad, especialmente si no se recibe un tratamiento a tiempo, y expone al testículo afecto a complicaciones mecánicas como torsión y traumatismos. También se ha comprobado que un teste criptorquídico es con más frecuencia portador de anomalías que le hacen 10 veces más propenso a la evolución tumoral que los que son normales.

Diagnóstico:

Indagar sobre la historia de prematurez, consumo de estrógenos durante el embarazo, lesiones del sistema nervioso central (mielomeningocele) o cirugía inguinal previa. Documentar historia familiar de criptorquidismo y de otras anomalías congénitas, muertes neonatales, pubertad precoz, infertilidad, y consanguinidad. Se debe determinar si los testes fueron palpables en el escroto al momento del nacimiento o dentro del primer año de vida. La retracción testicular debido a un fuerte reflejo cremastérico es más aparente entre los 4 a 6 años de vida y puede llevar a un inadecuado diagnóstico de testículos no descendidos.

El paciente debe ser examinado en posición supina con las piernas en posición de rana. Con las manos tibias se examinará el tamaño, localización y textura del testículo contralateral descendido. El examen del testículo no descendido debe iniciarse en la espina ilíaca anterosuperior desde la parte lateral a medial de la ingle con la mano no dominante. Una vez el testículo es palpado el examinador debe tomarlo con la mano no dominante y continuar bajándolo hacia el escroto con la otra mano. El testículo debe mantenerse así por un minuto en el escroto para fatigar el músculo cremaster y luego soltarlo. Si éste permanece en su lugar el testículo es retráctil, si no es así se tratará de un testículo no descendido.

La palpación de gónadas descendidas al nacer hace muy improbable el desarrollo de la criptorquidia. El examen a esta edad es muy confiable por no existir un reflejo llamado cremasteriano que los hace ascender en repuesta a diversos estímulos.
Por lo tanto si las gónadas no han descendidos en los primeros meses de vida puede denominarse Criptorquidia.
Los testículos no descendidos se clasifican según su localización en intraabdominales, canaliculares, ectópicos (perineal, femoral, inguinal superficial, supra púbico o escrotal contralateral) y no palpables.

El diagnostico de esta condición es más difícil de lo que parece porque el testículo está dotado de una gran motilidad que lo defiende del trauma y que regula su temperatura. El músculo cremaster lo esconde en la región inguinal ante el frío, el trauma o el intento de examen físico (testículo retráctil o en “ascensor”). Luego para identificar correctamente su posición debe comenzar su exploración con el niño sentado y luego practicar un verdadero “ordeñamiento” de la gónada hacia el fondo escrotal. Si el testículo baja al fondo y se queda después de soltarlo se considera normal.

En el caso de testículo no palpable el ultrasonido inguinal permite destacar la presencia de tejido testicular bajo el anillo inguinal interno, lo que corresponde al 50% de los testículos no palpables.

Con la incorporación de la laparoscopia, este es el examen de elección para la ubicación de los testículos intraabdominales, siendo esta la localización que se asocia con la más alta incidencia al cáncer testicular.

Nada reemplaza a un buen examen clínico según lo narrado, ante la menor duda es preferible derivar a un urólogo infantil.

Un testículo atrófico puede ser encontrado en cualquier punto hasta alcanzar el escroto. La etiología se piensa sea isquemia vascular neonatal, posiblemente debido a torsión. Al momento de la evaluación el 80% de los testículos no palpables están presentes en el canal inguinal o en una localización intra-abdominal. La presencia de testículos no descendidos bilaterales debe hacer sospechar de un desorden endocrino o un estado intersexual que debe ser evaluado. El criptorquidismo asociado a hipospadias, especialmente proximales, aumenta la posibilidad de estado intersexual (30 a 40% de los pacientes).

Exámenes de laboratorio:

En quienes solo existe testículo bilateral o unilateral no descendido en el cual un testículo es palpable, no se requieren exámenes adicionales de laboratorio para hacer el diagnóstico. En pacientes con testículos no descendidos bilaterales en los cuales ninguno de los dos testículos es palpable y en muchachos con hipospadias asociadas, una evaluación endocrinológica y cromosómica debe ser realizada, pero no siempre es necesaria. En pacientes de 3 meses de edad o menos con testículos bilaterales no descendidos, los niveles de LH, FSH y testosterona pueden determinar si los testículos están presentes. Después de los 3 meses de edad un test de estimulación de la HGC ayuda a hacer el diagnóstico de testículo ausente.

Laparoscopia:

Se utiliza para evaluar los testículos no palpables y es capaz de identificar gónadas viables intra-abdominales, gónadas inguinales, o remanentes testiculares hasta en el 70% de los casos. La RMN falla hasta en un 70% para identificar tejido testicular, entonces la laparoscopia es el procedimiento de elección.

Imágenes:

La precisión de la ecografía y el TAC en demostrar testículos intra-abdominales va del 0 al 50% en varias series.

Tratamiento:

El tratamiento de elección es la corrección quirúrgica (Orquidopexia) y ya que las alteraciones en la línea germinativa en una criptorquidia comienzan después del segundo año de vida y existe un descenso espontáneo durante los primeros meses, la edad actual de la indicación quirúrgica es entre los 12 y 18 meses.

La indicación quirúrgica se debe a razones de fertilidad, psicológicas y cosméticas como también a hacer accesible el testículo para el autoexamen, fundamental en la pesquisa precoz de un cáncer testicular, más que disminuir el riesgo de degeneración maligna.

En el caso de criptorquidia postpuberal, atrofia testicular severa y testículos disgenéticos en estados de intersexo la indicación es la orquidectomía.

En el caso de testículos no palpables, en el mismo acto quirúrgico se realiza la laparoscopia y el eventual descenso testicular.

Aquel testículo que no ha descendido en los primeros meses probablemente no lo hará en definitiva, el operar entre el año y los dos años permite una mejor cirugía y evita los riesgos posibles de alteración de la fertilidad futura.

En algunas ocasiones no es posible encontrar el testículo. En esos casos se suele colocar una prótesis en su lugar, para prevenir problemas psicológicos.

El momento óptimo para el manejo quirúrgico es objeto de debate. El descenso espontáneo de los testículos criptorquídicos ocurre en los primeros 6 meses de vida y raramente después de esta edad. La atrofia testicular es vista a los 5 a 7 años de edad, pero los cambios morfológicos son alrededor de los 3 a los 4 años y se observan al microscopio electrónico desde 1 hasta 2 años de edad. Hallazgos histológicos anormales de las biopsias testiculares tomados al momento de una cirugía retardada han llevado a recomendar que la cirugía se realice dentro de los dos primeros años de vida para mejorar la fertilidad futura.

Estudios recientes han determinado que el momento crítico para la maduración y transformación de gonocitos a espermatogonias del tipo adulto es antes de los 6 meses de edad y que un número normal de células germinales está presente al momento pero ausente después, lo cual ha llevado a controversias sobre que el momento óptimo de orquidopexia podría ser a los 6 meses de edad.

La mayoría de los niños referidos para evaluación quirúrgica por testículo no descendido, tienen una gónada palpable después de un cuidadoso examen. Los testículos retractiles son comunes debido al reflejo cremastérico.

Dentro de las técnicas quirúrgicas la orquidopexia de Koop es la más utilizada.

Orquidopexia de Koop:
• Acceso del canal vaginal
• Identificación del testículo
• Separación del gubernaculum
• Examen del proceso vaginal
• Búsqueda del saco herniario
• Eventual disección de vasos espermáticos: maniobra de Fowler-Stephens
• Investigación de posibles malformaciones del epidídimo
• Reposición en el escroto con fijación posterior

Complicaciones:

• Atrofia testicular por lesión vascular o tensiones excesivas
• Sección de vasos deferentes
• Laceración del epidídimo
• Torsión testicular
• Hematomas o infecciones de la herida

Orquidectomía. Indicaciones:

• Testículo atrófico observado en el acto quirúrgico o tras el descenso
• En paciente postpuberal o adulto, si es unilateral, aunque tenga aspecto normal
• Prótesis testicular en bolsa escrotal: en caso de ausencia o extirpación de testículo

Tratamiento hormonal:

El tratamiento médico con gonadotropinas ya no es usado porque la hormona no desciende las verdaderas criptorquidias sino los testículos retráctiles que mejoran espontáneamente durante la pubertad- Los pocos éxitos son temporales porque al suspender el tratamiento el testículo vuelve a elevarse.

El tratamiento hormonal con HCG, GnRH o terapia combinada está reservado para las criptorquidias bilaterales con fines diagnóstico y terapéutico, y ha de realizarse antes de los 18 meses de vida. El éxito de este tipo de tratamiento no supera el 35%. Los testículos retráctiles no requieren tratamiento, sólo seguimiento.

Pronóstico:

El pronóstico de la criptorquidia depende de la localización, de las malformaciones epidídimo-testicular asociadas, de la prontitud del tratamiento y del seguimiento.

Pronóstico a largo plazo:

Los dos principales problemas de los pacientes con criptorquidismo son:
• Aumento en la incidencia de cáncer testicular
• Incremento del riesgo de subfertilidad.

Recomendaciones:

El riesgo combinado de cáncer de todos los jóvenes con criptorquidismo es 20 a 46 veces más alto que para los jóvenes con testículos descendidos por lo cual requieren un estrecho seguimiento, especialmente después de la pubertad. El paciente debe enseñársele a realizar el auto-examen y los padres deben saber que la orquidopexia ayuda a una pronta detección pero no disminuye el riesgo de cáncer. El criptorquidismo aumenta la probabilidad de infertilidad, y mucho más si es bilateral cuando se compara con la población general.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El niño que llora desconsoladamente

0

El llanto de los recién nacidos se ha atribuido a las más diversas causas, desde el mal de ojo, hasta ejercicio para los pulmones, hasta la inmadurez del cerebro o el dolor estomacal grave. En realidad, la palabra cólico viene del griego “kolikos” que tiene la misma raíz que la palabra ”colon” y designa un dolor que da retortijones; sin embargo, a pesar de todas estas teorías este problema sumamente común sigue siendo uno de los misterios médicos más antiguos que se conocen.

Es muy difícil estar con estos bebés que tienen la cara roja, dan gritos y lloran desconsoladamente. A los padres de estos niños les corre el sudor por el cuerpo, les sube la presión sanguínea y se sienten muy frustrados cuando nada de lo que hacen parece calmarlos.

Los bebés de ciertas culturas del mundo no sufren de “cólicos”. Dicho de otro modo, los bebés suelen calmarse en un minuto o menos.

Los gases parecen ser la causa lógica del llanto de los recién nacidos. Después de todo, los bebés inquietos a menudo se doblan, dan un grito que revela dolor, tienen ruidos en el estómago y luego expulsan un gas. Por eso, no es de extrañar que varias generaciones de médicos les hayan recetado a los recién nacidos opio, antiespasmódicos y gotas para eructar tratando de calmarlos.

Sin embargo, aunque resulta evidente que en algunos casos el llanto lo causan las alergias a la leche (~10-15% de los cólicos) y, en otros, el reflujo ácido (~3% de los cólicos).

El dolor intestinal no puede ser la causa de la mayoría de los casos de cólicos porque:
Los cólicos empiezan a las dos semanas de vida del bebé, terminan a los 3 meses y alcanzan su punto máximo al final del día. Los gases empiezan al nacer y duran mucho tiempo después de los tres meses y, además, ocurren a cualquier hora del día;
Los bebés inquietos suelen calmarse con un paseo en el auto o meciéndolos, aunque estos métodos no quitan el dolor;
Estudios hechos con rayos X muestran que los lactantes tienen más gases cuando dejan de llorar que antes de empezar el llanto;
En ciertas culturas los bebés no sufren de cólicos, sin embargo, tienen gases.
Es posible que los medicamentos antiespasmódicos calmen los cólicos porque tienen fuertes efectos sedantes.
Dos estudios “doble ciegos” han demostrado que la simeticona no es más eficaz que el agua para calmar el llanto.

Reflujo gastroesofágico:

Se sospecha que muchos de los bebés que lloran sufren de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Claro que la mayoría de los bebés tiene un reflujo que es normal y se suele hablar de “botar un buche”. En algunos lactantes la causa del dolor es el ERGE, pero no es un síntoma común.

En un estudio a 219 lactantes menores de un mes referidos para determinar si sufrían de ERGE. De todos los bebés con reflujo, 44% tenían malestar, 33% vómitos abundantes y 30% no aumentaban de peso lo suficiente, pero ninguno tenía dolor después de comer. Los resultados de esófago inflamado no mostraron ninguna correlación con el llanto.

En otro estudio se examinaron las historias médicas de 24 lactantes sumamente irritables, menores de 3 meses a quienes se les hicieron pruebas para el reflujo…solamente a uno de ellos se le diagnosticó la ERGE.

En otra investigación se trataron con omeprazol, a 30 lactantes irritables (de 3 a 12 meses de edad) a quienes se les había diagnosticado ERGE. El medicamento disminuyó significativamente los niveles de ácido en el esófago… pero no redujo, en lo más mínimo, la agitación de los lactantes.

Una de las principales razones por las que se hacen diagnósticos equivocados es debido a la respuesta normal de un bebé, llamada el “reflejo gastrocólico”. Éste es el reflejo que hace evacuar a los niños en seguida después de comer. En la mayoría de los recién nacidos este reflejo ocurre sin que ellos sientan nada, pero algunos reaccionan excesivamente (una reacción parecida a la de algunos niños ante ruidos fuertes). Es posible que mientras los están alimentando de repente se doblen y lloren.

El punto máximo de los llantos debidos a los cólicos ocurre generalmente a las 6 semanas, pero a los tres meses ya ha mejorado bastante. Las alergias a los alimentos y el reflujo gastroesofágico pueden seguir siendo fuertes a los 4 meses y durar hasta un año o más. Por lo tanto, si el llanto de un bebe agitado no disminuye después de los tres meses de edad hay que sospechar que tienen algún problema intestinal.

El “cuarto trimestre” faltante:

Los potros recién nacidos pueden caminar y hasta correr desde el primer día de su vida. Están listos para desenvolverse normalmente cuando salen del vientre de la madre. En cambio, nuestros recién nacidos se parecen más un feto que a un bebé. Su respiración es irregular…tiemblan…y hasta necesitan ayuda para eructar. Sólo logran sonreír después de los 2 – 3 meses, hacen gorgoritos y finalmente parecen estar listos para vivir entre nosotros.

Nuestros bebés no tienen cuerpos fuertes y grandes como los caballos pero tienen cerebros grandes. De hecho, a los 9 meses de embarazo la cabeza del feto es tan grande que es casi imposible que pase por el cuello del útero. El diámetro de un cuello uterino dilatado es de 10 cm. (31,4 cm. de circunferencia), mientras que la cabeza de un recién nacido tiene de 34 a 35 cm. de circunferencia. Nuestros bebés de cerebros grandes tienen que salir después de 9 meses de gestación; sin embargo, en muchos aspectos les haría bien quedarse más tiempo recibiendo estímulos del útero.

Sí, exactamente eso: ‘estímulos’. Mientras el feto está en el vientre materno, las paredes de los músculos del útero lo masajean sin cesar, lo bambolean a menudo y durante 24 horas, los 7 días de la semana están rodeados por el retumbar de la sangre que circula por las arterias de la placenta. (¡Un ruido más fuerte que el de una aspiradora!).

En todo el mundo, la mayoría de los padres por intuición tratan de imitar el vaivén, los arrullos y los ruidos del útero; pero, en nuestra cultura se nos enseña equivocadamente a susurrar y a caminar de puntillas en presencia de los bebés porque creemos que necesitan un entorno silencioso… y ¡eso está muy lejos de ser cierto! En lugar de estar muy estimulados, la mayoría de los bebés no reciben suficiente estimulo.

Imitar el entorno sensorial del vientre es muy importante para los recién nacidos, no sólo porque sienten nostalgia de “la buena vida” que tenían en el vientre de la madre sino porque en realidad desata un reflejo neonatal importante, al que antes no se le daba importancia y que lo he designado como “el reflejo calmante”.

El reflejo calmante:

El reflejo (o grupo de reflejos) calmante es un reflejo “primitivo”, parecido a un interruptor automático para acallar el llanto de un bebe. Se cree que este reflejo evolucionó durante milenios, no exactamente para calmar a los bebés agitados, sino como una manera de calmar a los fetos agitados. Durante los últimos meses del embarazo esta respuesta congénita mantiene a los fetos prácticamente calmados, lo que disminuye las posibilidades de que se muevan demasiado, de que se enreden accidentalmente con el cordón umbilical o se queden atascados en una posición que haga imposible el parto.

Cinco trucos para calmar a su bebé:

A diferencia del reflejo de la rodilla que se desencadena de una sola forma, los padres pueden activar el reflejo calmante de 5 formas distintas. Pueden practicar 5 trucos para activar este reflejo:
• Envolver al bebé con los brazos hacia abajo.
• Acostarlo de lado o boca abajo; aunque la posición boca arriba es la más segura para dormir es la menos eficaz para calmar el llanto.
• Arrullarlo con un sonido blanco alto y constante.
• Acunarlo con movimientos rítmicos.
• Darle algo para chupar.

En el caso de un lactante muy inquieto, estos métodos antiguos tienen que aplicarse todos de una vez y de una manera tan vigorosa como el llanto. (¡Debe sentir como si “estuviera bailando” con el niño, pero es él quien marca el paso!)

Los niños pequeños tienen necesidades primarias que son esenciales para su supervivencia y felicidad. Tan necesario como mantenerlos calentitos, limpios y secos, es hacerles sentir que son amados y deseados. Las formas de demostrárselo son infinitas.

El contacto cuerpo a cuerpo es vital. Los arrumacos y caricias serán el inicio de un vínculo afectivo que se fortalecerá con el tiempo y serán las primeras causales de sus expresiones afectivas.
Los recién nacidos comienzan a confiar en su madre al darse cuenta que la angustia que provoca la sensación de hambre es aplacada regularmente por la leche que su madre le entrega. Además esta ceremonia del amamantamiento está acompañada con caricias y miradas que rápidamente asocia con sensaciones de bienestar.
Todos los niños deben tener infinitas oportunidades de disfrutar el mundo que los rodea, y en la medida que vaya creciendo, es nuestra obligación como padres estimularlos e incentivarlos para que lo exploren.

Los niños pequeños expresan sus emociones directa e inmediatamente, y el llanto es la forma más frecuente de comunicar sus necesidades a aquellos que se encargan de sus cuidados.

Los bebés no esconden sus emociones como nosotros, los adultos. Si está con algún problema físico o emocional, enseguida comienza a llorar.
El llanto de un bebé se caracteriza por ser potente y penetrante, por lo que es imposible de ignorar. Un niño que llora no debe ser desatendido, porque el llanto puede estar indicando problemas vitales importantes en su salud. Con el paso del tiempo notarás la diferencia entre el llanto que inicialmente puede haber sido por hambre o ganas de estar en tus brazos, y que se transforma, si no lo reconfortas, en un llanto de frustración que es mucho más difícil de calmar.
Todos los niños son únicos, pero todos tienen un mismo “lenguaje” cuando hablamos del llanto.
Hay muchas razones para explicar el llanto de un bebé, y seguramente con el tiempo te transformarás en una experta para interpretar las señales que te envíe tu bebé. A continuación te explicamos cuáles son esas razones:

El hambre:

Es la causa más frecuente de llanto, y la madre lo reconoce desde el primer momento. Antes de investigar otra causa de llanto ofrécele su alimento para ver si se calma.

La inseguridad:

Un bebé que siente inseguridad se calma automáticamente al ser levantado de su cuna y arrullado. El sentimiento de inseguridad aparece porque el bebé pasó nueve meses en una “casa” que le proveía automáticamente de todas sus necesidades y adonde era mecido regularmente cada vez que te movías. Además estaba en un lugar de temperatura constante y siempre muy apretadito y contenido dentro del vientre materno. De tanto en tanto querrá volver a tener las mismas sensaciones que le ofrecía la seguridad de tu útero que ahora, en este nuevo mundo, desconoce.
El sentimiento de seguridad es tan vital como la alimentación, y si se le brinda en abundancia durante la infancia, redundará en muchos beneficios en la vida futura de tu bebé. Los niños que son separados de sus madres por partos complicados o por enfermedades, son particularmente sensibles y necesitan de cuidados especiales de sus padres hasta que recuperen su “sentimiento de seguridad”.

Los cólicos y las flatulencias:

Muchos bebés encuentran muy perturbadoras las sensaciones que comprenden los procesos digestivos. Muchos niños lloran antes de evacuar sus intestinos y necesitan ser alzados y reconfortados. La eliminación de gases también puede ser causa de llanto.
Los cólicos se producen por espasmos en las paredes de los intestinos para conseguir el tránsito de su contenido hasta ser evacuado. En los casos que estos cólicos son severos, el bebé levanta sus piernitas y su abdomen se distiende. Las causas están relacionadas generalmente con el tipo de alimentación. La leche materna raramente es causa de cólicos. Las formulas infantiles o los biberones están más asociados con estos problemas.

La otitis:

Generalmente esta afección suele pasar inadvertida. El bebé siente dolor y presión es sus oídos cuando está recostado y lo hace llorar, pero al ser levantado esta presión disminuye debido a la posición vertical calmando su llanto. Los padres pueden confundir esto con un capricho pensando que el bebé sólo quiere estar en brazos cuando es la posición la que le hace calmar el dolor. En estos casos es importante que el médico haga un control de sus oídos. La otitis suele aparecer cuando comienzan los primeros baños y le entra agua en sus delicados oídos.

La obstrucción nasal:

Durante una manifestación catarral y exceso de secreción nasal pueden obstruirse las fosas nasales. Esto obliga al niño a respirar por la boca y hacer mayor esfuerzo para llevar aire a los pulmones, esta molestia suele desencadenar en el niño llanto que a veces es incontenible pero ocas veces detectable la causa, por lo que es necesario descartarla.

La incomodidad;
El calor o el frío pueden ser causa de llanto, lo mismo que el tener húmedos los pañales o irritada su colita. Las picaduras de insectos también son otras de las causas de incomodidad, ya que el bebé no es lo suficientemente maduro como parar rascarse o defenderse por sí solo.

Las enfermedades:

Cuando tu bebé esté enfermo lo comunicará mediante el llanto, aunque muchas veces su reacción es mantenerse más quieto de lo habitual, cuando se siente realmente mal. El llanto de enfermedad se caracteriza por ser muy agudo o de una forma muy diferente al llanto habitual. Comunícate con tu pediatra en caso de notar estos cambios en tu bebé.

La demostración de emociones:

Como los adultos, los bebés también necesitan manifestar sus sentimientos y generalmente toma la forma del llanto.
Algunos necesitan un par de meses para tranquilizarse o asentarse, y otros muchos meses más. A veces necesitan de mucha actividad física para gastar toda su energía, y el estar quietos los intranquiliza y los hace llorar. En estos casos son muy buenos los masajes y los juegos.
La mayoría de estos niños comienzan con el llanto a partir de las 5 de la tarde, que es cuando la energía de los padres está en su nivel más bajo. Trata de descansar en lo posible durante las horas de la siesta para recuperar energías. Si puedes, sácalo a pasear o báñalo antes de que llegue el horario que habitualmente se pone más fastidioso.

El humor materno:

Las madres y sus bebés están muy relacionados, y a veces los cambios de humor son contagiosos. Si estás triste, preocupada, tensa o irritable, tu bebé puede sentir lo mismo y expresarlo mediante el llanto. Si estas situaciones te suceden frecuentemente, haz un esfuerzo consciente y trata de respirar hondo varias veces y tranquilizarte. Puedes pedir ayuda transitoria a algún familiar o una amiga que se haga cargo de tu bebé por un momento y sal a caminar un rato. Estar en contacto con otras madres en tu misma situación a veces ayuda mucho.

Cuando el llanto se transforma en una crisis:

El llanto incesante puede llegar a hacer desesperar a los padres más amantes de sus hijos. A veces los bebés continúan llorando aún después de que sus padres intentaron de todas formas consolarlo. Si ya estás cansada y comienzas a angustiarte, el llanto continuo puede llevarte a un estado de desesperación y frustración que puede ser peligroso, porque puede generar una sensación de impotencia con tu bebé. Estos sentimientos son frecuentes en los padres primerizos y aparecen cuando están exhaustos.
Trata de evitar llegar a este estado, descansando todo lo que te sea posible. Cuando tu bebé duerma, descansa y recupera fuerzas para cuando esté despierto y reclamando tus atenciones. Si tienes la posibilidad de entregar al bebé por unos momentos a otra persona (abuelos, hermanos o amigos), tómate un breve descanso y verás que todo retoma su curso natural. Si no tienes la ayuda de otra persona intenta llevarlo de paseo en su cochecito o en auto, esto muchas veces lo distrae y se calma rápidamente.
Generalmente los bebés tienen sus motivos para llorar desconsoladamente, a veces cuesta identificarlos, pero siempre está el pediatra que de ello sabe bastante y seguramente te dará una mano en todo lo que esté a su alcance. Estos días difíciles no tienen explicaciones y en estos casos recuerda que cuando hay una gran tormenta es importante saber sobrellevarla, ya que finalmente pasa y un nuevo día comienza.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Enfermedades metabólicas congénitas

0


Hipotiroidismo congénito:

Descripción: Consiste en la baja actividad de la glándula tiroides y por ende de hormona tiroidea vital para el desarrollo del sistema nervioso.

Consecuencias: Retardo mental irreversible.

Fenilcetonuria:

Descripción: Carencia de enzima llamada fenilalanina hidroxilasa necesaria para descomponer uno de los ocho aminoácidos esenciales presente en los alimentos que contienen proteínas. El niño nace aparentemente bien pero al comenzar a alimentarse su metabolismo no puede procesar la fenilalanina y esta se acumula hasta intoxicar el organismo.

Consecuencias: Daño cerebral y retardo mental severo.

Galactosemia:

Descripción: Aparece por el exceso de galactosa, uno de los dos azúcares que contiene la leche y sus derivados y que el organismo no puede procesar.

Consecuencias: Daño al hígado, sistema nervioso central (retardo mental severo) y ojos.

Hemoglobinopatías:

Descripción: Grupo de trastornos hereditarios que alteran el transporte de oxígeno- Se dividen en dos categorías:

1-Drepanocitosis: Alteración morfológica de los glóbulos rojos.

Consecuencias: Crisis dolorosa, infecciones bacterianas y necrosis

2-Talasemia: Poca producción de hemoglobina encargada de transportar el oxígeno a todo el organismo.

Consecuencias: Órganos no reciben el aporte necesario de oxígeno y dejan de funcionar adecuadamente.

Prevención:

Pueden ser diagnosticadas al nacimiento con una muestra de orina y en caso positivo iniciar tratamiento, con lo que disminuyen notablemente la posibilidad de los daños descritos.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Escuela para padres III (Desarrollo psicomotor del niño)

0

-Los padres no deben intentar la anticipación de determinado desarrollo. Del mismo modo no se le debe obligar a que ande antes de haber adquirido el sentido del equilibrio y la fuerza física necesaria, tampoco se debe exigir de él esfuerzos de comprensión y razonamiento que no estén a nivel de sus posibilidades.

-A los períodos de rápida asimilación por parte del niño, seguirán otros de estancamiento e incluso de aparente regresión. Este hecho es normal y no debe preocupar.

-Hablad a tu hijo sin preocuparte de que te entienda o no, El niño necesita oír hablar, y hablar bien, sin gesticulaciones, gritos ni esas medias palabras ñoñas con que muchas madres suelen dirigirse al niño creyendo que no le entiende.

-Hablarle al niño en tono normal. No usar onomatopeyas ni palabras deformadas. Es el hijo el que debe imitar el lenguaje de los padres y no éstos al niño. Aunque el hable mal ya irá mejorando su pronunciación.

-Responder siempre a las preguntas de tu hijo, por muy pesado que se ponga.
El bilingüismo no es perjudicial. El niño puede aprender muy bien dos idiomas al mismo tiempo sin que ello implique una limitación en su vocabulario.

-La utilización del “yo” y del “mí” denota el comienzo de la segunda infancia: el niño se ha descubierto a sí mismo (alrededor de los tres años).

-El niño emplea las mismas palabras que los adultos, pero el significado que les da es muy diferente. No debemos por tanto alarmarnos si sus explicaciones resultan a veces muy confusas.

-Hasta loa tres años, el juego del niño es eminentemente individual. Si se forman grupos, son casuales y de breve duración. A partir de entonces, el juego cobra un valor social incalculable. El carácter del niño se perfila claramente.

-El juego es para el niño una ocupación importante; no burlarse nunca de sus juegos.

-Los métodos del instruir deleitando podrán ser muy antiguos, pero no han perdido actualidad.

-Al niño no hay que obligarlo a jugar. El juego deja de serlo si se transforma en obligación.

-Si su hijo es zurdo no hay que contrariar su tendencia habitual, aunque si convendría enseñarle a manejar ambas manos.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Riesgos en guarderías

0

Las enfermedades, entre ellas las respiratorias, y esos malestares que solemos confundir con virosis y resfriados, no son más que el producto de las partículas contaminantes que circulan por los espacios internos, sobre todo en aquellos en que los pequeños pasan la mayor parte del día: los preescolares y los hogares, Igualmente son factores de riesgo las infraestructuras en las cuales estudian los infantes: si no tienen suficiente ventilación, el contacto directo con otros que estén enfermos, la alimentación y en algunos casos la presencia de animales.

Determinar la causa-efecto de las enfermedades producidas por el ambiente no es fácil, porque en el aire hay muchos contaminantes que provocan diferentes reacciones.. Sin embargo es bien sabido que muchas de las afecciones alérgicas son disparadas, sobre todo en los niños propensos, porque en su medio no mantienen las normas mínimas de saneamiento y los alimentos que consumen no son los más adecuados. Por lo general el riesgo es mayor en la población susceptible, pero eso no significa que los otros pequeños estén fuera de peligro. Influyen muchos factores como el contacto directo, el hacinamiento en los salones y la higiene del lugar.

Habitualmente cuando los niños entran a un preescolar o una guardería comienzan a tener contacto con ambientes diferentes a los que estaban acostumbrados, a compartir y convivir con otros pequeños. Evitar que este proceso natural suceda y resguardarlos en el hogar no es lo más indicado. Lo ideal es aprender a controlar aquellos factores que puedan ser detonantes de enfermedades, siguiendo ciertas normas que no acaban con los factores de riesgo, pero que sí los disminuyen considerablemente.

En el caso de los niños, quienes están en pleno proceso de formación, los riesgos pueden ser mayores. El polvo es uno de los principales enemigos que se deben combatir en los espacios internos, al igual que los hongos, los ácaros y otros insectos, pues son los principales causantes de enfermedades. El cambio de ambiente hace a los niños más propensos a sufrir enfermedades respiratorias como: rinitis, sinusitis, asma, bronquiolitis, infecciones respiratorias por virus o bacterias. Por lo general, cuando los padres confunden los procesos alérgicos con virosis o simple gripe vienen los tratamientos inadecuados con antibióticos. Usan antitusígenos para que la tos desaparezca y no hay nada más dañino que esto porque no habrá drenaje y se formarán tapones en todo el árbol bronquial con gran riesgo para la vida del niño.

Manejo:

Para contrarrestar los factores de riesgo es necesario que se tomen ciertos cuidados. Materiales como los peluches y las alfombras no son recomendables, al igual que la utilización de productos de olores fuertes, tales como pinturas, insecticidas, ambientadores y algunos productos de limpieza. Existen soluciones para contrarrestar esos agentes dañinos; por ejemplo, en el caso de las colchonetas es importante que se use un plástico protector especial, cuya membrana no permite el paso de ácaros. En cuanto a la limpieza, no se debe usar ni escoba ni plumeros, pues se ha comprobado que elevan el polvo, que se acumula en ciertos sitios, a nivel de la nariz. Lo recomendable es que se pase coleto hasta que se recoja todo el polvo y se limpien las mesas y estanterías con un trapo mojado. El uso de ventiladores también es contraindicado, pues lo único que hacen es levantar polvo. En caso de que el salón no sea lo suficientemente ventilado se recomienda usar aire acondicionado, siempre y cuando se le haga un mantenimiento constante, porque las bacterias viajan a través de los ductos. Las cocinas donde se preparan los alimentos deben estar debidamente acondicionadas y libres de insectos. El piso ideal puede ser desde parquet hasta cemento, cualquiera que se pueda coletear. Igualmente las paredes deben ser lavables para que frecuentemente se haga una limpieza a fondo, eso sí, sin químicos fuertes y cuando los niños no estén en el lugar. Y en cuanto a los animales, no son recomendables en espacios cerrados, pues sus pelos, caspa y saliva son dañinos para la salud.

Seguridad en guarderías y centros educativos:

Actualmente ya existen muchos profesionales del sector (sobre todo privados), que cuentan con los servicios de auditorías y prevención de riesgos infantiles en sus centros. Son profesionales que se desmarcan de la ley actual y que van más allá de sus obligaciones legales, todo por el bien de los más pequeños. Además de tener un centro escolar con el sello de calidad en seguridad infantil, incluyen esta opción en su modelo de escuela, lo que ofrece un valor añadido para los padres y ante todo para el feliz desarrollo de los niños.
Cuando una guardería, jardín de infancia o ludoteca, contrata este servicio, tiene asegurado que todos los defectos de seguridad infantil se han detectado y se cubren a la perfección, además el personal recibe una formación en prevención de accidentes infantiles y en primeros auxilios infantiles que les será de gran ayuda para poder ayudar y otorgar a los más pequeños espacios libres de riesgos, donde jueguen, se desarrollen y hagan sus amistades de forma más saludable.

Consejos para la tranquilidad de los padres:

Asegurarse de que cada centro cumple con la normativa legal existente.
Accesos y entorno: el control del acceso al interior del centro, la protección de los menores ante extraños y transeúntes, entornos señalizados como zona escolar, zonas de estacionamiento rápido (carga y descarga) y seguro para poder entrar y sacar a los niños del automóvil sin correr riesgos de otros coches o motos.

Interior y mobiliario

:

Clases diferenciadas por edad, ratio de alumnos como marca la normativa.
Si hubiera escaleras, adaptadas a los niños y con escalones protegidos y sin huecos, libres de paso y con buena iluminación.
Mobiliario, paredes y acondicionadores con protecciones antigolpes.
Puertas con antipilladedos en los dos ángulos, la mayoría de centros olvida el ángulo interior de la puerta.
Ventanas inaccesibles para los niños y con protección de redes de seguridad (las rejas pueden ser un obstáculo en caso de evacuación).
Muebles auxiliares estables, cambiadores, tronas y hamacas equipadas con anclajes de sujeción.
Enchufes altos y protegidos (hay que recordar que los niños aprender rápido a escalar).
Aulas y zonas de juego diferenciadas por edades.
Zona de juegos exterior con juguetes estables, suelos acolchados y material adecuado a cada edad, sin piezas pequeñas o desmontables, y con limpieza diaria.
Comedor separado de la cocina, los niños no pueden acceder a la cocina ni a los alimentos.
Material de limpieza, higiene y medicamentos inaccesibles para los menores.
Detectores de humos, gases y monóxido de carbono, así como material antiincendios según normativa vigente y revisada periódicamente para su buen funcionamiento.
Limpieza e higiene absoluta.
Planes de evacuación, salidas de emergencias señalizadas, visibles y sin obstaculizar y teléfonos de emergencia en zonas visibles.

Nuestra responsabilidad como padres:

Involucrarnos en la vida educativa de nuestros hijos, es beneficiosos para todos, asistir a las reuniones periódicas del centro educativo, conocer a otros padres y pequeños, sugerir programas educativos que sean del interés general, tanto de los padres como de los educadores, proponer beneficios para el entorno, etc. son actos que nos harán establecer una confianza con el centro y sus profesionales, nos tranquilizará y sabremos que hemos dejado a nuestros hijos en buenas manos.

Cuando debemos desconfiar:

Si el personal que cuida a nuestro hijo o sus responsables, no acceden a nuevas propuestas o reuniones con otros padres por el interés general.
Si evitan darnos respuestas a las preguntas lógicas que como padres tenemos al inicio de una relación educacional de nuestro pequeño.
Si no está en absoluto interesado en aceptar a los padres como miembros de la comunidad educativa, realizar reuniones, formaciones, excursiones, etc.
Si ocurren accidentes de forma muy frecuente y no se soluciona de inmediato.
Si nuestro hijo cambia muy a menudo de educador/a, rotación de personal.
Si se niegan a dar las normas del centro escolar, o cambian muy a menuda sin tener en cuenta la seguridad tanto física como emocional de los menores.
Un buen centro, siempre invita a los padres a formar parte de la comunidad, con reuniones, jornadas de puertas abiertas, charlas, fiestas infantiles, etc. si no es el caso pregunte por los motivos, es probable que tengan algo que ocultar.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Go to Top