Nombre relativo:

Arritmia cardíaca

Definición:

Son latidos cardíacos adelantados que se originan en un lugar diferente del habitual.

Clasificación:

Hay dos tipos:
Extrasístoles ventriculares. Originadas en los ventrículos, se suelen detectar en niños mayores.
Extrasístoles supra ventriculares. Originadas en las aurículas, se presentan en los neonatos o durante la vida fetal.

Frecuencia:

Los cuatro tipos principales de arritmia son: extrasístoles, arritmias supra ventriculares, arritmias ventriculares y bradiarritmias.
Las extrasístoles son el tipo más común de arritmia. La mayoría de las veces son inofensivas y casi nunca causan síntomas.

Patogenia:

La descarga que efectúa la excitación del músculo cardíaco proviene en estos casos de un punto cualquiera de las aurículas o de los ventrículos (el corazón está formado por dos aurículas y dos ventrículos), pero una fracción de tiempo muy pequeña antes de la llegada del impulso sinusal normal (que es el originado en una parte especial del corazón llamado “nodo sinusal”, que es el lugar de inicio normal de los impulsos eléctricos que hacen que el corazón se contraiga e impulse la sangre).

Lo que acontece después depende del lugar de origen de la extrasístole:

Cuando el ritmo fundamental se altera porque la excitación extra sistólica llega hasta el llamado “nodo sinusal”, se produce la descarga del impulso que ya se estaba elaborando con anticipación y lo obliga a preparar uno nuevo que está retardado, y por consiguiente el ritmo sinusal fundamental (el verdadero y normal de cualquier persona) estará retardado por un intervalo, y a la pausa que sigue a la extrasístole se la denomina entonces: “desplazada”.

Si en cambio, el latido “extra” provoca una “fase refractaria” (una especie de pausa), en ese caso el músculo cardíaco se ve “incapacitado” de responder al impulso sinusal, y a esto se le denomina “pausa compensatoria”.

Las pausas “compensatorias” siguen a las extrasístoles ventriculares y las pausas “desplazadas” siguen a las extrasístoles supra-ventriculares (las originadas en cualquier zona situada por encima de los ventrículos).

Causas:

Con respecto a las causas de estos fenómenos de arritmia, se puede decir en términos generales que:

• Son frecuentes en personas que gozan de buena salud.
• El exceso de consumo de café, té, tabaco, calcio y de ciertos medicamentos pueden originar también extrasístoles.
• Todas las cardiopatías (enfermedades cardiacas) pueden acompañarse de extrasístoles.
• Algunas situaciones de extrema agresión al sistema nervioso también pueden generarlas.
• Los esfuerzos físicos exagerados pueden desencadenarlas.

Síntomas:

La extrasistolia se manifiesta primeramente con “palpitaciones irregulares” en las cuales la “pausa compensatoria” se llega a percibir como un “paro” momentáneo del corazón (sensación muy desagradable) y a continuación la contracción (latido) post-extra sistólica (muy fuerte a causa del lleno prolongado del corazón) se percibe como un golpe en el tórax.

A veces incluso se puede llegar a sentir una breve sensación punzante.

Las extrasístoles por sí solas no son patológicas, salvo que se trate de personas con antecedentes de enfermedad cardíaca, en cuyo caso conviene efectuar un examen funcional completo y minucioso de todo el sistema cardiocirculatorio para determinar su origen y la necesidad de tratamiento eventual (por una insuficiencia cardiaca, por ejemplo).

La coexistencia muchas veces de hipertensión arterial no tiene una relación directa con la causa de las extrasistolias.

Diagnóstico:

Es habitual que las extrasístoles se detecten durante la auscultación cardiaca o en un electrocardiograma. Al diagnosticar una extrasístole conviene realizar un estudio cardiológico completo para descartar alteraciones funcionales o estructurales. Cuando las extrasístoles aparecen en un corazón normal suelen carecer de gravedad y sólo se aconseja realizar controles cardiológicos periódicos.

Tratamiento:

Digital:

Los preparados de digital (como la digoxina) se prescriben para tratar arritmias auriculares, ya que enlentecen la transmisión de los impulsos bio-eléctricos generados en la arritmia auricular. Es especialmente útil si la arritmia está causando insuficiencia cardíaca, ya que hace latir mejor el corazón.

Quinidina:

Enlentece la generación y la transmisión de los impulsos bio-eléctricos generados en la aurícula. Se usa también en arritmias auriculares: fibrilación, flutter y taquicardia paroxística supra ventricular (TPSV).

Betabloqueantes:

Actúan bloqueando muchos efectos de la adrenalina en el cuerpo, en particular el efecto estimulante sobre el corazón. El resultado es que el corazón late más despacio y con menos fuerza, por enlentecerse la velocidad a la que los impulsos viajan desde el nódulo sinusal al resto del corazón. Pueden producir una sensación de fatiga, cansancio y letargia que limita mucho su uso. Algunos de ellos pueden disminuir los niveles del colesterol “bueno” o HDL.

Calcioantagonistas:

Los bloqueantes de los canales del calcio impiden la entrada de calcio en las células. Esto disminuye la tendencia de las arterias pequeñas a estrecharse, y también disminuyen la frecuencia y la fuerza de contracción del corazón, con lo que disminuyen sus necesidades de oxígeno y nutrientes. Dos bloqueantes de los canales del calcio (verapamilo y diltiazem) se emplean para tratar arritmias.

Atropina:

Aumenta la frecuencia cardíaca, por lo que se usa en arritmias lentas o bradicardias.

Otras:

Amiodarona, aprindina, propafenona, mexiletina, etc. son una serie de medicaciones anti arrítmicas que se le pueden prescribir. Consulte con su médico las ventajas e inconvenientes de estas medicaciones.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]