Para algunos dejar de fumar resulta ser algo imposible, pero para otros significa una esperanza renovada y por qué no, el comienzo ideal para lograr estas promesas.

He aquí algunos consejos:

· Decídase a hacerlo: haga una promesa a usted mismo, a su familia y a sus amistades que va dejar de fumar. Si todos los que le rodean conocen sus ganas inmensas de abandonar este inconveniente hábito, podrán animarle para que no se rinda en el intento.

· Empiece bajando el consumo de cigarrillos: busque a otras personas que hayan decido dejar de fumar y forme su propio grupo para motivarse. Al estar motivado puede bajar el consumo de manera progresiva, comenzando por dos cigarros menos al día.

· Comience una nueva rutina: elimine los deseos de fumar cambiando sus hábitos diarios, como por ejemplo: levantarse más temprano, tomar una ruta diferente hacia el trabajo o acudir a sitios que sean libres de humo.

· Olvide a los fumadores conocidos: no termine relaciones con sus amigos fumadores, pero reduzca el tiempo que pase con ellos o pídale a esas personas que no fumen cerca de usted.

· Fuera con lo viejo: deseche todos sus ceniceros, encendedores y cajetillas de cigarrillos que ha escondido en su casa y en su carro.

· Emprenda una vida nueva: haga que dejar el cigarro sea parte de su vida cotidiana, comenzando con una alimentación balanceada y una rutina diaria de ejercicios, que también ayudará a rebajar esos kilos de más.

· Ayúdese a si mismo: encuentre una terapia de reemplazo de nicotina que se adapte a sus necesidades y a su estilo de vida para incrementar sus posibilidades de éxito. Estudios clínicos han comprobado que los fumadores, tienen el doble de oportunidad para desligarse la dependencia al tabaco, usando esa terapia que renunciando al hábito por fuerza de voluntad.

· Marque su progreso: sea realista con sus metas, bien sea diarias, semanales o mensuales y marque su progreso en un calendario y una vez logrado repita diariamente: “Hoy no fumaré”.

· Limpie su cuerpo y lo que le rodea: viste su odontólogo para remover cualquier mancha o residuo de tabaco en sus dientes. Limpie o reemplace sus cortinas y otros objetos que estén impregnados con olor a cigarrillo.

· Ahorre y prémiese a si mismo: ahorre el dinero que gastaba en cigarrillos y prémiese con su pareja realizando un viaje de fin de semana o una salida en la noche, bien sea a su restaurante favorito o a algún musical u obra de teatro.

Dr. Avilio Méndez Flores