Posts tagged Cirugía

Cáncer de colon

0

Frecuencia:

El cáncer del colon y el recto es el segundo cáncer más frecuente de todos los cánceres del organismo, después del cáncer de seno en las mujeres y después del cáncer de próstata en varones, definitivamente es el más frecuente del aparato digestivo. El cáncer del colon y el recto es una enfermedad tratable y a menudo curable cuando NO está avanzada. La cirugía es la forma primaria de tratamiento y da como resultado la curación de aproximadamente el 50% de los pacientes. Los casos avanzados y las recurrencias después de algún tipo de tratamiento es un problema serio y a menudo es la causa definitiva de muerte.

Anatomía del colon y el recto:

El colon y el recto forman parte del sistema digestivo. El colon es la primera sección del intestino grueso.
En el colon se siguen absorbiendo líquidos (agua) de los alimentos que han sido ingeridos, como ocurre en el intestino delgado, y sirve de contenedor y de transporte para el material de desecho (heces). Este material va avanzando hasta el recto, última parte del intestino grueso, hasta que es expulsado al exterior a través del ano (defecación).

El colon se divide en cuatro segmentos: ascendente, transverso, descendente y sigmoides. El recto se une y sigue al colon sigmoides.
Tanto el colon como el recto están formados por varias capas de tejido. Según esté afectada una u otra capa, así será el pronóstico del cáncer.

Detectar la enfermedad en etapa inicial, eleva la tasa de supervivencia de los pacientes al 90%.

Realizarse exámenes médicos periódicos es fundamental para detectar precozmente el cáncer colorectal y facilitar su tratamiento. Los especialistas afirman que a partir de los 50 años, las personas deben hacerse estudios de colon (como la colonoscopia) cada cierto tiempo para descartar la enfermedad. En Venezuela, el cáncer colorectal es una de las cinco primeras causas de muerte por cáncer. Según cifras del Ministerio de Salud, en 2006 se registraron alrededor de 1.170 decesos por esta causa.

Esta es una enfermedad en la que la mayoría de los pacientes se curan si son diagnosticados a tiempo ya que existen buenas opciones terapéuticas y especialistas preparados para tratarla.

Es de vital importancia la detección temprana de esta enfermedad para frenar la posibilidad de metástasis, debido a que cuando el cáncer colono rectal hace metástasis, ya no tiene cura y los tratamientos que se aplican solo prolongan la expectativa de supervivencia del paciente y mejoran su calidad de vida.

Fisiopatología:

El cáncer del colon o del recto es la transformación de las células de la mucosa intestinal (la mucosa es la parte rosada que tenemos dentro de la boca y en todo el intestino) en células anormales que tienen un crecimiento descontrolado. Estas células forman tumores que pueden sangrar u obstruir el intestino o también invadir y destruir el tejido que se encuentra a su alrededor. Si penetran en el torrente sanguíneo o linfático, pueden extenderse a cualquier parte del organismo y producir daños en otros órganos. A este proceso de expansión se le denomina metástasis y puede darse con frecuencia al hígado, pulmones, cerebro, etc. Si no es diagnosticado y tratado tempranamente produce complicaciones severas y graves en el aparato digestivo o complicaciones de las metástasis que de manera indefectible conducen a la muerte del paciente.

Causas:

Este tipo de cáncer se origina por el crecimiento anómalo de las células que forman sus tejidos, en forma de pólipos o lesiones que pueden tomar años en convertirse en malignas. Tal crecimiento puede producirse por múltiples causas, entre las cuales destacan las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, las dietas altas en grasas y bajas en fibras y el consumo del cigarrillo.

Síntomas:

El cáncer que comienza en el colon, se denomina cáncer de colon y el que comienza en el recto, cáncer de recto. Según esté afectada una parte u otra, los síntomas serán distintos y las pruebas diagnósticas serán distintas y más eficaces para detectar el cáncer según la zona donde aparezca.

Entre los síntomas visibles del padecimiento se encuentran: alteraciones del ritmo intestinal, dolor abdominal frecuente acompañado de gases o hinchazón, náuseas y vómitos espontáneos, rastros de sangre en las heces, pérdida de peso sin motivo aparente, entre otros.

Cuando se produce sintomatología, el cáncer colo-rectal suele estar avanzado y las posibilidades de curación pueden ser son muy escasas. Por este motivo, es fundamental un diagnóstico precoz basado principalmente en la observación de sangre en las heces.

Los pacientes pueden presentar alguno de estos síntomas:
• Cambio en los hábitos intestinales: diarrea o estreñimiento. Se considera como norma que las diarreas son características de los casos de cáncer de ciego y colon ascendente. Mientras que el estreñimiento lo es de los localizados en descendente y sigma. La diarrea se produce por el proceso de irritación y el estreñimiento debido a que el tumor está estrechando la luz del intestino y no permite el paso de la materia fecal.
• Sensación constante de tener ganas de defecar que no se alivia al hacerlo (Cáncer de recto).
• Debilidad, cansancio y disminución del apetito: estos síntomas se dan cuando el cáncer está avanzado.
• Dolor abdominal, sensación de plenitud o molestia indefinida, a veces difusa y otras veces localizada. Cuando se produce un cuadro de obstrucción.
• Dolor rectal: se ocasiona debido a las infiltraciones peri-rectales de las estructuras nerviosas.
• Ictericia: coloración amarillenta de la piel y los ojos debido a una afectación hepática.

Atención!!! La percepción de alguno de estos síntomas son solo elementos de alarma para su médico, no son indicativos que usted tenga cáncer del colon o del recto, pues otras enfermedades menos importantes también pueden causar estos síntomas.

Diagnóstico:

Algunas veces, el diagnóstico del cáncer colono-rectal puede confundirse con otras alteraciones del sistema digestivo como la gastritis y el síndrome de colon irritable. Esto hace que los pacientes acudan a diferentes especialistas, retrasando la detección temprana y por ende, la aplicación del tratamiento adecuado.

Casi todas las enfermedades que provocan sangrado defecatorio, diarrea o constipación, en algún momento pueden simular síntomas de “Cáncer de colon o recto”, por ello es fundamental el diagnostico precoz, y el tratamiento temprano, pues estas enfermedades son mucho más leves y de resolución simple que necesitan solo tratamiento médico y no deben retrasar medidas para diagnostico de Cáncer.

Diagnostico temprano:

Las pruebas que permiten realizar un diagnostico temprano del cáncer de colon o de recto son:
• Sangre oculta en heces (se realiza en una muestra de heces fecales)
• Tacto rectal (debe ser realizado por un médico, como parte del examen clínico, cada año)
• Endoscopia digestiva baja (observación directa del tubo digestivo)
• Colon por enema (radiografías contrastadas del colon y recto)

Para ello es importante comprender que existen 3 grupos diferentes en los cuales se puede realizar diagnostico temprano:

• Personas sin antecedentes familiares o personales, sin ninguna sintomatología digestiva, debe comenzar a los 50 años: (riesgo normal):
– Sangre oculta en heces (cada año)
– Endoscopia digestiva baja (cada 5 años)
– Colon por enema (cada 5 años)

• Personas con antecedentes familiares o personales de cáncer colorectal: (riesgo elevado)
– Sangre oculta en heces (cada año)
– Endoscopia digestiva baja (cada año)

• Personas con “síntomas”: sangrado o diarrea crónicas (más de 2 meses) (riesgo moderado) (especialmente por encima de los 50 años)
– Endoscopia digestiva baja
– Colon por enema

Diagnóstico de cáncer colorectal:

El elemento fundamental del diagnostico es la realización de una endoscopia con toma de biopsia, que tendrá que derivarse a un patólogo para la confirmación de que se trata de “cáncer” (generalmente se identifican “adenocarcinomas”)

Luego: el examen clínico del paciente, realizado por el cirujano, buscan principalmente hallazgos en el abdomen y el examen recto-anal (tumor palpable por ejemplo), y la presencia de anemias u otros signos generales o signos de metástasis, en general no aporta mayores datos.

Los exámenes aportan una aproximación diagnostica respecto a qué tan avanzado se encuentra el tumor, lo exámenes indispensables son:
• Colon por enema de doble contraste, ecografía hepática y abdominal,
• Tomografía axial computarizada de abdomen (cáncer de colon) y
• Abdominopelvica (cáncer de recto),
• Laboratorio (con varias pruebas) que están destinadas a determinar el estado nutricional y el estado de la inmunidad del paciente y planificar el tratamiento.

La realización y la planificación del tipo de cirugía se efectiviza con la suma lógica de los hallazgos clínicos, los resultados de los exámenes y a veces de la exploración quirúrgica, para determinar si la lesión es o no probable de resecar y ofrecer al paciente un tratamiento radical (de potencial curación) o solamente paliativo (para mejorar calidad de vida, no curación).

Diagnóstico diferencial:

Causas de “sangrado en defecación o en las heces”:

  • Enfermedad diverticular del colon
  • Malformaciones arterio-venosas
  • Angiodisplasia de colon
  • Enfermedad inflamatoria del intestino
  • Tumores de intestino delgado
  • Parasitosis masiva
  • Divertículo de Meckel
  • Ulceras rectales
  • Varices rectales
  • Pólipos rectales
  • Proctitis
  • Enfermedad hemorroidal
  • Enfermedad fisuraria
  • Abscesos y fístulas perianales

Causas de constipación:

  • Déficit de fibra en la dieta
  • Dolicomegacolon
  • Megacolon de altura
  • Constipación idiopática

Causas de diarrea:

  • Colon irritable
  • Diarreas Bacterianas
  • Diarreas Virales
  • Diarreas por intoxicación alimentaria
  • Diarreas por parásitos
  • Colitis ulcerativa crónica
  • Otras colitis

Tratamiento:

Como parte de su tratamiento, la cirugía sigue siendo la primera opción para extirpar este tipo de tumor pero, dependiendo de la patología de cada paciente, el oncólogo puede prescribir tratamientos coadyuvantes con quimioterapia o radiación. Actualmente existen nuevas alternativas terapéuticas que, combinadas con otros tratamientos, le otorgan una mejor calidad de vida al paciente, ya que atacan directamente las células malignas, sin tantos efectos adversos para el paciente.

El tratamiento del cáncer temprano del colon o el recto, se realiza generalmente por endoscopia o por cirugías pequeñas y consiste en la resección de las lesiones pequeñas y no complicadas, en ocasiones a veces ni es necesario hospitalizar al paciente. Por ello es ideal realizar el diagnostico en este estadio, que no pone en riesgo al paciente.

 

[ad code=2]

 

El tratamiento de lesiones más avanzadas se basa principalmente en tres elementos que son: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.
La cirugía es el único tratamiento con capacidad curativa en este cáncer. La técnica que se emplee dependerá de donde se encuentre localizado el tumor. Cuando el tumor está localizado en el colon, la operación que se realiza generalmente es la resección segmentaria que consiste en la extirpación del tumor y un segmento de tejido normal a cada lado del cáncer. Las secciones que quedan se vuelven a unir. Puede que, temporalmente, se tenga que realizar una colostomía que consiste en unir el colon a una salida artificial en la pared del abdomen. Se coloca una bolsa adhesiva en la piel que recogerá los excrementos.
los tumores que son grandes suelen bloquear la salida de las heces, a esto se le denomina obstrucción intestinal. Cuando no se pueden extirpar estos tumores se tiene que realizar una colostomía para dar salida a los excrementos. En este caso la colostomía será permanente.

El cáncer de recto, puede tratarse como las lesiones en colon, pero si el tumor se encuentra localizado más cerca del ano, es necesaria una resección abdominoperineal.
Tras ésta, será necesaria una colostomía definitiva pues no es posible conseguir la unión del recto con el colon.
De acuerdo a la aproximación del estudio que se realiza previamente a la cirugía, y con certeza luego de la misma y del estudio de patología de los tejidos resecados, se tienen que recurrir a terapias adicionales como:

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos que destruyen o dañan las células cancerosas. Existen varias vías de administración, pero las más frecuentes son la vía oral y la vía intravenosa. El tratamiento quimioterápico en el cáncer de colon se realiza como terapia adyuvante, es decir, sumada a la cirugía.

La radioterapia consiste en el empleo de rayos de alta energía, como rayos X, para destruir o disminuir el número de células cancerosas. Es un tratamiento local usado básicamente para el cáncer de recto y se utiliza principalmente en este tipo de cáncer cuando el tumor está unido a otro órgano o tejido de forma que impide su extirpación mediante cirugía, se utiliza después o previamente a ella. Lesiones avanzadas a otros órganos o la presencia de metástasis, son tributarias de tratamientos más complejos y se relacionan con pobres o malos resultados en la supervivencia del paciente.

La observación y seguimiento del paciente con cáncer es de por vida, teniendo que controlarse periódicamente

Prevención:

La prevención del cáncer colono-rectal pasa por la revisión médica periódica, la concientización por parte de las autoridades sanitarias y de los médicos sobre su existencia y por la adopción de hábitos de vida sanos, esto es especialmente importante para aquellas personas que están predispuestas genéticamente o por otros síndromes a padecer la enfermedad.

Está comprobado que algunas medidas dietéticas y de estilo de vida pueden disminuir el riesgo de sufrir este padecimiento, entre ellas se encuentran: ejercitarse regularmente, llevar una dieta alta en fibras y baja en grasas, acostumbrar al colon a una hora precisa para ir al baño, mantener un consumo moderado de alcohol y eliminar el cigarrillo.

Riesgos:

El cáncer colorectal es el más estudiado de todos los cánceres, y se conocen muchos de los fenómenos que se producen cuando una persona lo padece.
Las personas con antecedentes familiares o personales de cáncer colorectal (además de las personas con antecedentes de poliposis colónica o rectal, poliposis familiares, colitis ulcerativa crónica) tienen el doble de riesgo de padecerlo, en comparación a la población sin estos riesgos, no obstante todos tenemos el potencial de desarrollarlo, ahí es donde toman importancia los factores externos ( de dieta y del medio ambiente) que serian determinantes para que las células se transformen en células malignas.

Medidas de prevención:

1. Detección y extirpación de pólipos en sus primeras etapas, antes de la formación del cáncer.
2. Disminuir o variar aquellos factores de riesgos:
– Mantener una actividad física diaria moderada.
– Tomar una dieta con bajo contenido en grasas.
– Dieta rica en fibra, verduras y frutas.
– Dieta adecuada en vitaminas, zinc, calcio, magnesio.
– Dejar de fumar.
– Escaso o nulo consumo de alcohol.

Sospecha:

En primer lugar, lo más importante es evitar la automedicación para el sangrado en la defecación (usar supositorios o pomadas que se tengan en casa o que hayan sido prescritos para un familiar o un amigo), también hay que evitar el concurrir a una farmacia y requerir un medicamento para diarrea, constipación, dolor abdominal o los otros síntomas de alarma.
En segundo lugar, considerar que las causas más comunes y benignas del sangrado en las heces, diarrea, constipación y dolor abdominal son originadas mayormente por enfermedades no graves del ano o el intestino o por excesos en calidad o cantidad de la ingesta de alimentos. Estos ceden de manera espontánea al cabo de poco tiempo. La persistencia de los mismos deberá ser motivo de consulta a su médico de confianza.
Y en tercer lugar, recordar que el diagnostico de lesiones tempranas pueden curarse con procedimientos de poca complejidad como la endoscopia y que los cánceres más avanzados necesitaran de cirugía y otros métodos adicionales. Por ello es fundamental tener la conciencia de realizar estudios sin tener síntomas, a la edad adecuada, y cuando se presente sintomatología acudir prontamente a un centro médico para que un profesional realice el examen médico respectivo y determine si es necesario realizar exámenes complementarios y ser valorado por un especialista para que se determine el diagnóstico y la resolución del problema.

Consejos:

• Nunca crea que la presencia de sangre en las heces es provocada solo por hemorroides
• No se auto medique
• No obtenga medicamentos en las farmacias sin receta médica
• Consulte prontamente a su médico de confianza cuando presente sangrado en la defecación, diarrea, constipación, dolor abdominal o sensación constante de querer defecar.
• Pida a su médico la realización de exámenes de diagnostico precoz de cáncer colorectal
• Pida a su médico un diagnostico luego de su revisión y si se le realizaron exámenes
• Requiera siempre ser valorado por un especialista
• Puede elegir libremente una segunda opinión
• Si va a ser operado, pida se le explique detalladamente las características de la cirugía y las probables complicaciones (consentimiento informado)
• Debe ser informado también de las características, potenciales riesgos y complicaciones de la anestesia

Tratamiento alternativo:

No existe información científica que demuestre que algún tratamiento alternativo provoque curación del cáncer.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El dolor crónico

0

Consideraciones generales:

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define al dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable relacionada con daño real o potencial de algún tejido”, Es una impresión penosa experimentada en un órgano y transmitida al cerebro por los nervios sensitivos. Este síntoma puede tener su origen o etiología interna o externa. Pero se dice en general que el dolor es una sensación para la autopreservación del individuo.

El dolor deberá de ser estudiado partiendo de su etiología si existe, de la localización, la intensidad, el tipo, la duración, la irradiación, así como las causas que lo incrementan o disminuyen y la magnitud con la que se presenta. El dolor puede ser agudo o crónico dependiendo del tiempo de evolución

El dolor es un síntoma que ha acompañado al hombre a lo largo de su evolución, en general es una señal de alarma que avisa a quien lo padece que su salud no está bien, que tiene que buscar ayuda. Normalmente se acompaña de otros signos y síntomas que en conjunto nos orientan a un diagnostico. Pero cuando solo está presente el dolor decimos que es idiopático (causa desconocida).

Todas las personas que habitamos este planeta hemos sentido dolor en un momento determinado de diferente etiología e intensidad; pero son pocos los individuos que conocen con profundidad las repercusiones del dolor, este mal tan común que no distingue razas, clases sociales ni religión. El sentirlo afecta el entorno físico, socioeconómico, cultural y psicológico de la persona que lo sufre; la intensidad del dolor puede ser: ligera, moderada o severa. La tolerancia individual al dolor difiere significativamente de una persona a otra y guarda relación con el estado anímico y el entorno.

Al dolor se le reconocen varias características: Una que es útil, otra necesario y por último que es protector. Lo anterior esta en relación a que nos informa cuando un tejido ha sido lesionado. Pero se torna inútil, incapacitarte e innecesario cuando no desaparece después de solucionar o eliminar la causa que lo originó. Con base a lo anterior el dolor crónico es un síntoma somático y un mecanismo de defensa frente a diversos conflictos, el cual requiere de manejo especializado ya que puede llevar al paciente a la limitación física.

Definición:

El dolor crónico es aquella sensación de malestar que dura más de seis meses y que no responde a las terapias convencionales para su control, como son la cirugía, medicamentos, reposo, fisioterapia u otros medios. Cuando se llega a esta etapa se puede considerar que el dolor ha dejado de ser un síntoma para convertirse en una enfermedad.

Hay que mencionar que algunos autores refieren que dolor crónico es aquel que dura más de tres meses o supera el lapso normal de recuperación.

El dolor crónico es una entidad que según cálculos afecta a la mitad de la población mundial presentándolo en alguna parte del cuerpo. El dolor crónico puede durar años y ocasiona graves daños en la calidad de vida de la persona y aunque muchas enfermedades producen dolor por el daño en los órganos que afectan, el síndrome de dolor crónico carece de causa física identificable y este se declara con tal, cuando el enfermo se somete a exámenes de todo tipo y aparentemente no hay una causal que lo justifique.

Causas:

El dolor Crónico puede aparecer secundario a un traumatismo leve o después de un procedimiento quirúrgico, pero continúa mucho tiempo después de que el paciente “ha sanado” o ha sido dado de alta por el médico.
Estudios realizados sobre la etiología del dolor crónico establecen un vínculo con un proceso psicológico llamado somatización, en el que los estados emocionales se manifiestan en padecimientos orgánicos y algunos lo han relacionado con situaciones de ansiedad, depresión o malestar emocional.

Una de las estructuras que más comúnmente se ve afectada por los procesos degenerativos crónicos, es el aparato locomotor, el deterioro de los cartílagos articulares, los discos intervertebrales, la composición mineral del hueso y la integridad de músculos, ligamentos y tendones dan lugar a diversas enfermedades dolorosas, como lo son la artritis, artrosis, hernias discales, espondilitis, anquilosis, osteoporosis y miositis, entre otras.

Estas enfermedades tienden a ser progresivas, por lo que el dolor, así como los demás síntomas asociados, van aumentando gradual y progresivamente su intensidad, llegando en muchos casos a ser intolerable para el paciente.

Sin tomar en cuenta el origen o etiología del dolor crónico, no hay que olvidar que es un padecimiento que afecta la vida de quien lo padece. Ya que todas sus actividades son alteradas. Así encontramos que interfiere con lo laboral, social, sexual, con los estudios, etc. Lo que conlleva a que el paciente presente sentimientos de desesperanza y desamparo. Lo que a su vez aumenta el estrés llegando a la depresión, al aislamiento y en ocasiones al suicidio.

Síntomas:

El principal motivo de consulta al médico es el dolor y la principal causa de incapacidad y ausentismo laboral. Muchas veces los analgésicos alivian el dolor parcialmente, pero los pacientes desarrollan tolerancia, necesitando cada vez dosis mayores para controlar el dolor.

Este síntoma puede tener una intensidad que va desde una simple molestia, hasta ser realmente insoportable. Su localización es variada según su origen; asimismo, tiende a presentarse acompañado por otros síntomas que facilitan determinar su causa. En muchos casos desaparece (con o sin tratamiento médico) en un corto plazo. Sin embargo, en aproximadamente un 30 a 35% de los pacientes, se convierte en un fantasma que los acompañará por mucho tiempo. Cuando la duración del dolor se prolonga en el tiempo por más de tres meses, se le denomina dolor crónico. Este padecimiento cada día se hace más común, esto en parte se debe a las mejoras de la calidad de vida de la población, que han llevado a prolongar la expectativa de vida, y por consiguiente a permitir que los individuos vivan suficiente tiempo para que aparezcan problemas degenerativos de todos los órganos del cuerpo.

El dolor crónico puede inducir a los pacientes a rechazar programas de tratamiento activo y cuando el dolor es mas severo puede inducirlos al suicidio. Partiendo de este hecho encontramos que el dolor crónico puede presenta una serie de síntomas que variaran de persona a persona dependiendo de la personalidad de estas, así como de las características propias del dolor en cuestión.

El dolor crónico es interpretado por los pacientes como un fenómeno normal, pues la angustia y el malestar que provoca se transforman paulatinamente en una sensación común no agradable, pero que llega a ser tolerable. De tal manera que el paciente puede convivir con el dolor y este le permite sobrevivir al mismo.

En general podemos decir que el dolor se reconoce en el paciente a través de alteraciones musculares como la mímica, los gritos y las actitudes del paciente; sus manifestaciones pueden ser secretorias y circulatorias (lágrimas, sudor, palidez, rubor, palpitaciones) así como de tipo nervioso, representadas por temblor, fiebre y convulsiones. El dolor crónico también puede producir alteraciones psiquiátricas en donde el paciente manifiesta depresión, angustia, astenia, adinamia e insomnio.

Diagnóstico:

El diagnostico del dolor crónico como se ha expresado con anterioridades esta dado principalmente por el tiempo de evolución, el cual puede variar de tres a seis meses dependiendo del autor. Pero como característica podemos decir que el dolor persiste aún después de que se haya resuelto el problema desencadenante del mismo.

En ocasiones, se trata de enfermedades en la que el diagnóstico es difícil, como es el caso de la Fibromialgia, enfermedad que constituye un diagnóstico de exclusión, es decir, se llega a ella cuando se han descartado las demás causas del dolor. La fase de estudios previos suele ser frustrante para el paciente, ya que todos los exámenes suelen arrojar resultados normales; sin embargo, el paciente, muchas veces una mujer de mediana edad, siente que le duele todo el cuerpo, que sus emociones se encuentran al borde, que no duerme bien, y que sus familiares y amigos comienzan a llamarla hipocondríaca, cuando realmente es una persona enferma que necesita tratamiento.

Así como las pacientes con Fibromialgia, existe otro grupo de personas que presentan dolores muy intensos, como punzadas, que se acompañan de ardor, sensación de frío o calor, entumecimiento, hormigueo o adormecimiento en una zona determinada del cuerpo, los cuales no muestran cambios con el uso de los calmantes; con el tiempo, los músculos de la zona pueden disminuir su masa. Apareciendo molestias como la pérdida de la fuerza.

En este caso, se trata de personas que presentan una lesión del sistema nervioso, que originan lo que se denomina Dolor Neuropático. Este dolor es realmente desagradable para quien lo padece, y tiene gran impacto emocional, ya que la desesperación y la falta de respuesta a calmantes, muchas veces en dosis muy altas, lleva a la depresión.

Otro dolor que suele acompañar por muchos años a los pacientes antes de que se diagnostique su origen, es la Neuralgia del Trigémino, un dolor bien localizado y muy intenso, que se ubica en la cara, siempre en el mismo sitio, a diferencia de las migrañas, que suelen alternar entre un lado y otro de la cabeza. El nervio trigémino, como lo dice su nombre, se compone de tres ramas, la superior u oftálmica, la media o maxilar superior, y la inferior o maxilar inferior, el dolor tendrá una distribución de acuerdo con la rama lesionada.

Muchas veces estos pacientes son sometidos a tratamientos odontológicos, e incluso extracciones innecesarias de piezas dentales al cabo de los cuales el paciente continúa con el dolor.

Tratamiento:

El dolor crónico es un problema de salud pública, de tal forma que ya existen en muchos lugares clínicas del dolor y médicos especialistas en atender esta patología, cada vez más creciente.

El tratamiento del dolor crónico debe darse bajo un enfoque integral que incluye medicamentos, terapias, técnicas de relajación, quiropráctica, motivación hacia cambios conductuales, ejercicios físicos, masajes y en algunos casos hipnosis o estimulaciones eléctricas y cuando llegan a ser muy severos, hasta el internamiento de los enfermos para poder administrar medicamentos más potentes del tipo de los analgésicos narcóticos. El manejo del dolor crónico deberá de ser multidisciplinario y es obligatorio el manejo psicológico del paciente y en ocasiones hasta psiquiátrico.

Los pacientes con dolor crónico inicialmente responden al uso de analgésicos; sin embargo, con el progreso de la enfermedad van siendo necesarias cada vez dosis mayores y en muchos casos deben hacerse combinaciones de varios tipos de calmantes, e incluso emplear medicamentos antidepresivos y anticonvulsivantes para poder controlarlos. En casos más graves como el cáncer, se debe recurrir al uso de morfinas, sustancia narcotizante que constituye en muchos casos “el último recurso”.

En algunos casos se ha llegado a la necesidad de practicar cirugía para controlar el dolor, en las cuales seccionan los troncos nerviosos periféricos que conducen los estímulos dolorosos; menos agresivas son las técnicas para implantar dispositivos que liberan sustancias anestésicas en la médula espinal. El inconveniente de ese tipo de tratamiento es que por lo general, los troncos nerviosos conducen otros tipos de estímulos, como movilidad, control de postura y tono muscular, así como comandos para controlar el sudor, sensibilidad térmica y presión. Todos estos sensores quedan afectados cuando se practica este tipo de tratamiento.

Un aspecto importante que es considerado por los médicos especializados en terapia del dolor, es garantizar un óptimo funcionamiento celular, por lo que se aplican de manera conjunta terapias de oxigenación y suministro de oligoelementos, basados en que durante las enfermedades crónicas los procesos inflamatorios limitan el aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos, con lo que éstos se deterioran aún más, arraigándose la enfermedad.

En las alteraciones que involucran al sistema nervioso o a las envolturas de los músculos, llamadas fascias, existen terapias distintas a los analgésicos. En estos tres grandes grupos de dolor (la Fibromialgia, el Dolor Neuropático y la Neuralgia delTtrigémino) existe una diversidad de opciones de tratamiento que son eficaces. Para ello, se necesita una evaluación multidisciplinaria en la que pueden trabajar dos o más médicos, y el tratamiento suele integrar medicamentos distintos a los analgésicos comunes y terapias físicas para ayudar a los pacientes.

Dr. Avilio Méndez Flores

Los rayos láser

8

Definición:

El rayo láser es un sistema de amplificación de la luz que produce rayos coincidentes de enorme intensidad, los cuales presentan ondas de igual frecuencia que siempre están en fase.

Como este rayo producido es coincidente, puede ser utilizado para llevar cualquier tipo de señal, ya sea música (como en los discos compactos), voz humana, una imagen de televisión, etc.

Un poco de historia:

Todo se remonta a 1917, cuando Albert Einstein descubrió que si se estimulaban los átomos de una sustancia, estos podían emitir una luz con igual longitud de onda.

Este proceso se conoce también como emisión estimulada. Sin embargo para tener una plataforma capaz de producir un láser se requiere amplificar esa emisión estimulada.

La palabra LASER es la sigla (en ingles): Ligth Amplification by Stimulated Emission of Radiation, que traducido al español es: amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación.

En el año 1958, los físicos A. Schawlow y C. Hard Townes describieron los principios del funcionamiento del láser y dos años más tarde, el estadounidense Theodore Maiman concretó el primer proceso láser con un cristal de rubí.

Producción del rayo láser:

Se requiere un barra de rubí (posee en su interior átomos de cromo dispersos como impurezas), en ambos extremos debe tener superficies espejadas de las cuales una refleja el 100% de los rayos y las otra aproximadamente 95% llamada superficie semirreflectante.

La barra de rubí es estimulada por fotones generados por el destello de una lámpara o tubo fluorescente con características determinadas.

El rubí libera fotones monocromáticos para descargar la energía acumulada, un foton estimula la formación de otro idéntico, produciéndose el fenómeno de clonación de los mismos.

Cuando estos fotones que se desplazan entre las dos superficies reflectantes superan una determinada cantidad de energía, son liberados a través de la superficie semirreflectante generando el rayo.

Se libera un rayo láser que tiene como característica el ser coherente y compuesto por luz monocromática (una sola longitud de onda).

Propiedades:

La radiación láser se caracteriza por una serie de propiedades, diferentes de cualquier otra fuente de radiación electromagnética, como son:

Monocromaticidad: emite una radiación electromagnética de una sola longitud de onda, en oposición a las fuentes convencionales como las lámparas incandescentes (bombillas comunes) que emiten en un rango más amplio, entre el visible y el infrarrojo, de ahí que desprendan calor. La longitud de onda, en el rango del espectro electromagnético de la luz visible, se identifica por los diferentes colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta), estando la luz blanca compuesta por todos ellos. Esto se observa fácilmente al hacer pasar un haz de luz blanca a través de un prisma.

Coherencia espacial o direccionabilidad: la radiación láser tiene una divergencia muy pequeña, es decir, puede ser proyectado a largas distancias sin que el haz se abra o disemine la misma cantidad de energía en un área mayor. Esta propiedad se utilizó para calcular la longitud entre la Tierra y la Luna, al enviar un haz láser hacia la Luna, donde rebotó sobre un pequeño espejo situado en su superficie, y éste fue medido en la Tierra por un telescopio.

Coherencia temporal: La luz láser se transmite de modo paralelo en una única dirección debido a su naturaleza de radiación estimulada, al estar constituido el haz láser con rayos de la misma fase, frecuencia y amplitud.

Tipos de Láser:

Existen numerosos tipos de láser que se pueden clasificar de muy diversas formas siendo la más común la que se refiere a su medio activo o conjunto de átomos o moléculas que pueden excitarse de manera que se crea una situación de inversión de población obteniéndose radiación electromagnética mediante emisión estimulada. Este medio puede encontrarse en cualquier estado de la materia: sólido, líquido, gas o plasma.

El primer láser fue desarrollado por Maiman en 1960 utilizando como medio activo un cristal cilíndrico de rubí. El láser de gas de CO2, que emite en el rango del infrarrojo, es capaz de proporcionar grandes potencias y presenta un gran rendimiento, por ello es el más usado.

Éste tipo de láser es utilizado en numerosas y diversas aplicaciones, como por ejemplo en la manufactura industrial, comunicaciones, soldadura y cortado de acero, entre otras.

Los láser de Ión Argon y Krypton son utilizados en las discotecas ya que emiten en el rango del espectro visible.

El láser Nd:YAG pertenece al grupo de los láser de estado sólido y emite también en el rango del infrarrojo, siendo ampliamente empleado como en el tratamiento oftalmológico de las cataratas, en medicina estética o en procesos industriales, como tratamientos de superficie y mecanizados.

Los láser de diodo están construidos con materiales semiconductores son cada vez más utilizados debido a sus ventajosas características, como un menor tamaño y elevadas potencias de trabajo. Sin embargo la calidad de salida del haz es menor que con láser.

Aplicaciones:

La medición de distancias con alta velocidad y precisión fue una aplicación militar inmediata después de que se inventara el láser, para el lanzamiento de artillería o para el cálculo de la distancia entre la Luna y la tierra (384.403 km.), con una exactitud de tan sólo 1 milímetro. También es utilizado en el seguimiento de un blanco en movimiento al viajar el haz a la velocidad de la luz.

Aplicaciones más cotidianas de los sistemas láser son, por ejemplo, el lector del código de barras, el almacenamiento óptico y la lectura de información digital en discos compactos (CD) o en discos versátiles digitales (DVD), que se diferencia en que éstos últimos utilizan una longitud de onda más corta (emplean láser azul en vez de rojo). Otra de las aplicaciones son las fotocopiadoras e impresoras láser, o las comunicaciones mediante fibra óptica.

Las aplicaciones para un fututo próximo son los ordenadores cuánticos u ópticos que serán capaces de procesar la información a la velocidad de la luz al ir los impulsos eléctricos por pulsos de luz proporcionados por sistemas láser. La fusión por confinamiento inercial es la aplicación más deseada ya que permitiría el desarrollo de la fusión nuclear del hidrógeno de una forma controlada, permitiendo la obtención de una elevadísima cantidad de energía. Dicho proceso se produce en el Sol y se obtuvo, aunque no de una forma controlada, en 1952, con la bomba atómica de hidrógeno.

En la holografía, las ondas se solapan en el espacio o se combinan para anularse (interferencia destructiva) o para sumarse (interferencia constructiva) según la relación entre sus fases. Debido a la relación especial entre los fotones del haz del láser, estos rayos son considerados el mejor ejemplo conocido de efectos de interferencia representados en los interferómetros y hologramas. La holografía es utilizada para proporcionar imágenes en tres dimensiones. También es utilizada como sistema de seguridad en las tarjetas de crédito.
Dentro del procesado de materiales, el láser es utilizado en todas las ramas (corte, soldadura, marcado microscópico, etc.) al poder ser empleados en casi todos los materiales y tener una muy buena respuesta en el resultado.

Las ventajas de los rayos láser en Medicina:

Una operación con rayos láser toma en realidad sólo fracciones de segundos.

El paciente únicamente experimenta alguna sensación extraña que nunca llega a describir como dolorosa; por ello es que no necesita de ninguna anestesia en estos casos.

Otra ventaja es que no se produce sangramiento alguno, ya que el láser provoca la coagulación instantánea del área sobre la cual se está actuando, lo cual evita totalmente el riesgo de que se presenten hemorragias, por pequeñas que estas puedan ser.

Como no se emplean instrumentos quirúrgicos en este tipo de operación, las personas que son especialmente impresionables con los instrumentos médicos, no se asustan; los cordones de fibra óptica penden de la máquina la cual es manipulada por un operador. Estos cordones vienen ya dirigidos a la lesión que debe ser tratada. El individuo aprensivo, por lo tanto, apenas percibe los elementos que puedan intimidarlo.

Puesto que todo el proceso se realiza sin la necesidad de recurrir a la anestesia, ni se presentan los dolores postoperatorios, característicos de las intervenciones quirúrgicas tradicionales, tampoco hay necesidad de medicación. Por eso casi nunca se requiere la hospitalización, que en todo caso sería muy breve; en la gran generalidad de los casos, el paciente puede reanudar de inmediato sus actividades habituales.

Es muy importante saber que hoy ya se puede contar con estos nuevos procedimientos tecnológicos en el campo de la Cirugía, sobre todo en aquellas áreas tan delicadas y peligrosas de manipulación, como son el cerebro y la médula espinal. También es alentado saber que por medio del rayo láser se pueden corregir defectos visuales con los cuales antes estábamos condenados a vivir. Finalmente, las personas preocupadas por proyectar siempre una buena apariencia física, tienen que sentirse muy complacidas al saber que con el rayo láser sed pueden eliminar muchos defectos de la piel y que esas operaciones no dejan, a su vez, ni huellas ni cicatrices. Y todo eso, sin dolor y sin las molestias postoperatorias de unos días en el hospital.

De acuerdo con la intensidad de su luz, existen cuatro tipos diferentes de rayos láser:

El medio, que se emplea para producir efectos antiinflamatorios y analgésicos.

El quirúrgico (o rayo láser caliente), que se utiliza en cirugía microscópica, coagulando y vaporizando los tejidos enfermos que se desean eliminar, también puede servir como bisturí o como una especie de soldador para unir los tejidos lesionados.

El diagnosticador, que se emplea para reconocimientos médicos y estudios celulares de orden cualitativo y cuantitativo. Este tipo de rayo láser es muy útil para detectar tumores mientras que los mismo se hallan en las fases iniciales de su desarrollo.

El comunicador, que está en proceso de perfeccionamiento en estos momentos, y que servirá en el futuro para alcanzar a pacientes que se hallan a muchísimos kilómetros de distancia de las bases médicas donde se encuentra instalado el rayo láser.

Los tratamientos con rayos láser de baja intensidad se emplean para estimular los tejidos y disminuir el dolor y la inflamación de las zonas afectadas.

También son efectivos al mejorar el flujo de la sangre y de los líquidos linfáticos.

Reducen la producción de prostaglandinas (sustancias similares a las hormonas), las cuales promueven la inflamación y causan dolor.

Los rayos láser de baja intensidad son empleados en el tratamiento de los desgarramientos de músculos, afecciones de los ligamentos e inflamaciones de los tendones y las articulaciones.

Los rayos láser de alta intensidad destruyen las células directamente en el punto donde incide el rayo, dejando intactas las células alrededor de esta área. Este es uno de los motivos por los que son tan empleados en el tratamiento de algunos tipos de tumoraciones.

Asimismo, el rayo corta a través del tejido y, simultáneamente, produce la coagulación de la sangre, lo cual lo convierte también en un instrumento de cirugía sumamente efectivo.

En oftalmología:

El empleo de los rayos láser también es muy útil en el tratamiento de la retinopatía causada por la diabetes (para evitar el sangramiento de vasos sanguíneos anormales), para prevenir y tratar el desprendimiento de la retina (al sellar pequeñas áreas de desgarramiento), y para destruir los tumores pequeños que puedan desarrollarse en la retina.
Igualmente, el rayo láser se emplea para restaurar la visión, cuando la misma se vuelve opaca después de la cirugía de cataratas.

En ginecología:

Muchas veces los rayos láser son empleados para quitar la obstrucción de las trompas de Falopio, eliminando el tejido de cicatriz que se forma después de una situación de infección o de esterilización.

También son empleados para destruir las células anormales del cuello uterino.

Otros usos de los rayos láser:

Los rayos láser son empleados comúnmente para eliminar pequeñas marcas de nacimiento e inclusive tatuajes; los resultados en este sentido pueden variar, pero son efectivos en la gran mayoría de los casos.

Los tumores de la laringe, en su fases preliminares ,, pueden ser eliminados con éxito mediante los rayos láser, sin que se dañen las cuerdas vocales.

Desde luego, en la actualidad se consideran muchas otras aplicaciones para los rayos láser, y entre sus usos está la eliminación de la placa que causa la ateroesclerosis en las arterias. La desintegración de cálculos de las vías urinarias. Y en un futuro, para eliminar tumoraciones que sean inaccesibles en el interior del cerebro y de la médula espinal.

Dr. Avilio Méndez Flores

Go to Top