– El consumo de tabaco en cualquiera de sus formas constituye una de las principales causas de muerte prematura en el mundo.
– El chimó se obtiene de la cocción de las hojas de tabaco. Esta pasta Tiene mucha venta, especialmente en los pueblos del interior, pero es tan dañina como el cigarrillo.
– El chimó contiene cancerígenos, irritantes de la mucosa y trazas de elementos radiactivos (como uranio y polonio). Adicionalmente posee concentraciones variables de nicotina, una de las sustancias aditivas más potentes que conocemos.
– A corto plazo, el usuario del tabaco de mascar podría estar expuesto a niveles de nicotina en sangre cercanos o superiores a los que presenta un fumador promedio de cigarrillos.
– Por ser un vasoconstrictor, la nicotina produce un gran impacto en el sistema cardiovascular, y altera la presión sanguínea. Por lo tanto, podemos decir que el tabaco de mascar puede asociarse con el desarrollo de problemas cardiovasculares.
– A mediano plazo, se hacen evidentes problemas bucales como manchas en los dientes, atrofia de las encías y lesiones en la mucosa.
– El riesgo más importante a largo plazo es el desarrollo del cáncer bucal. Un mecanismo potencial sería el contacto directo de cancerígenos presentes en el tabaco de mascar sobre el epitelio bucal.

Dr. Avilio Méndez Flores