Posts tagged Dolor

El desgarro muscular

0


Definición:

Un desgarro o distensión es una lesión sufrida en un músculo o un tendón (el tejido que conecta al músculo con el hueso). Cuando ocurre un desgarro, el músculo o el tendón se distiende o se rompe.

Causas:

Un desgarro surge cuando un músculo o un tendón sufren una torcedura o un tirón. Los desgarros pueden ocurrir de repente o se pueden desarrollar durante el curso de varios días o semanas.

Un desgarro repentino (agudo) es causado por:
• Una lesión reciente
• Levantar objetos pesados de manera inapropiada
• El uso excesivo de los músculos.

Los desgarros crónicos ocurren generalmente al mover los músculos y tendones de la misma manera una y otra vez.

Localización:

Dos sitios comunes para los desgarros son la espalda y el músculo detrás del muslo (tendones isquiotibiales).

Los desgarros en la espalda o las piernas ocurren frecuentemente en deportes como el fútbol, fútbol americano, hockey sobre hielo, boxeo y lucha libre. Las personas que practican gimnasia, tenis, remo y golf usan mucho las manos y los brazos.
Estas personas a veces se desgarran la mano o el brazo. Los desgarros en los codos también pueden ocurrir al practicar deportes.

Síntomas:

Un desgarro puede causar:
• Dolor
• Contracción o espasmos musculares
• Debilidad muscular
• Hinchazón
• Calambres
• Dificultad para mover el músculo.

Cuando un músculo o un tendón se desgarran completamente, muchas veces causan dolor intenso y dificultad de movimiento.


Diagnóstico:

La evaluación de la gravedad del traumatismo se ve facilitada si podemos saber o comprender el mecanismo que lo produce, por un lado, y por otro por la inspección metódica de las estructuras lesionadas, para evitar de esta manera que pasen desapercibidos signos de gravedad.

Para poder comprender el mecanismo de la lesión es necesario que el sujeto nos relate como sucedió y los sucesos que lo llevaron a ello. Así también debemos tener referencia de lo que oyó o sintió en el momento de producirse y por último preguntar si había sufrido ya alguna lesión con anterioridad en la misma zona.
En segundo lugar buscar deformidades evidentes, cambios en la coloración de la piel, hinchazón o edema, hematomas o equimosis. Para todo ello es práctico identificar los relieves óseos característicos de las articulaciones, así como poder comparar todo lo anterior con el lado sano o contralateral. Todo esto constituye la tercera fase o exploración de la lesión.
Con todo esto podemos estar en condiciones de sospechar si la lesión que padece el paciente es una contusión, un esguince o un desgarro, o si sospechamos que pueda ser una fractura. En definitiva podemos valorar la importancia de la lesión.

Buscar deformidades evidentes, tumefacción y cambios en la coloración de la piel.
Comparar siempre con el lado contralateral o no afectado palpación.

Tocar la parte lesionada buscando diferencia de temperatura entre el lado lesionado y el lado sano, también buscando alteración de la sensibilidad, deformidades o crepitación

Tratamiento:

Para reducir la hinchazón y el dolor durante el primer o segundo día, los médicos por lo general le indicarán al paciente que:
• Mantener el área lesionada en reposo. Si el tobillo o la rodilla están lesionados, el médico podrá recomendarle que use muletas o un bastón.
• Colocar bolsas de hielo sobre la lesión durante periodos de aproximadamente 20 minutos. El médico le puede indicar que repita esto de cuatro a ocho veces al día.
• Comprimir la lesión usando vendajes especiales, una férula o yeso, botas o tablillas. Su médico le aconsejará cuál es la mejor para usted y cuán ajustada debe estar.
• Elevar el tobillo, la rodilla, el codo o la muñeca lesionada usando una almohada.
• El médico tal vez le recomiende que tome medicamentos tales como aspirina o ibuprofeno.

Después de tratar el dolor y la hinchazón, los médicos generalmente recomiendan ejercitar el área lesionada. Esto ayuda a prevenir la rigidez y aumenta la fuerza. Algunas personas necesitan fisioterapia. El paciente quizás tenga que ejercitar el área lesionada o ir a fisioterapia por varias semanas. El médico o el fisioterapeuta indicarán cuando se pueden comenzar las actividades normales, incluyendo las actividades deportivas. Si se comienza muy pronto, puede volver a lesionarse.

Prevención:

Para ayudar a prevenir los desgarros hay que:
• Evitar hacer ejercicio o actividades deportivas cuando se esté cansado o tenga dolor.
• Tener una dieta balanceada para mantener los músculos fuertes.
• Mantener un peso saludable.
• Evitar las caídas.
• Usar zapatos que queden bien.
• Conseguir zapatos nuevos si el tacón se ha gastado por un solo lado.
• Hacer ejercicios diariamente.
• Mantener una buena condición física para practicar deportes.
• Hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de practicar un deporte.
• Usar equipo protector mientras se juega.
• Correr en una superficie plana.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Espolón calcáneo y fascitis plantar

1


Definición:

Un espolón es una prominencia ósea que sale del área plantar del talón. Es una exostosis ósea secundaria a calcificaciones de inserciones que pueden estar a nivel subcalcáneo o retrocalcáneo posterior.
Puede ser asintomático hasta que el paciente desarrolla una fascitis plantar, una periostitis (inflamación del periostio) o una bursitis en el área donde el tejido conectivo se une con el hueso.

Anatomofisiología:

La fascia o aponeurosis plantar es una banda de tejido resistente presente en la planta del pie, de forma triangular, cuyo vértice inicia en el talón (hueso calcáneo) y se ensancha hacia adelante hasta terminar en las cabezas de los metatarsianos. Ella es la principal responsable del arco del pie. Si la fascia es corta, tendremos un pie con mucho arco (cavo); si es larga, un pie sin arco (plano). Entre la piel de la planta del pie y la fascia hay grasa, la cual absorbe impactos al caminar, correr o saltar.

La fascia plantar (aponeurosis plantaris) se origina en la tuberosidad medial del calcáneo, subyacente al tejido celular subcutáneo, se extiende por la planta del pie, ensanchándose en forma triangular hasta insertarse por medio de las cintillas pretendinosas en la base de la 1ª falange de los 5 dedos.
Su función es mantener de forma estática la forma de la bóveda plantar.

Patogenia:

Es por lo general el resultado de varios factores. Uno de estos factores tiene que ver con un problema mecánico en el alineamiento del pie. En la base del pie se encuentra una banda fuerte de tejido fibroso conocida como fascia plantar. La fascia plantar se inserta en el hueso del talón y se extiende a lo largo de la base del pie. El espolón calcáneo no siempre está asociado con la inflamación de la fascia plantar.

Cuando un pie presenta un alineamiento defectuoso de tipo mecánico, esta banda de tejido recibe demasiada tracción lo que provoca síntomas de inflamación y dolor. A esto se le conoce como fascitis plantar. Otro de los factores que contribuyen al dolor en el talón, puede ser la degeneración de la almohadilla grasa que se vuelve cada vez más fina a medida que envejecemos. Un tercer factor puede ser una inflamación crónica de la fascia misma. El dolor en el talón también puede atribuirse a artritis inflamatoria, gota, infección, lesión o trastorno nervioso, patologías tumorales y trastornos de colágeno. El tamaño del espolón calcáneo no siempre guarda correlación con la intensidad del dolor. El dolor en el talón tiende a ser peor en las mañanas, cuando se dan los primeros pasos, o luego de períodos prolongados de reposo. Si la condición se intensifica, el talón puede llegar a doler aun cuando la persona reposa.

La principal causa de la formación del Espolón es tener un pie con un arco plantar aumentado y el uso de calzado de piso o la realización de ejercicio físico de alto impacto sobre las puntas en forma inadecuada y continua o con sobre esfuerzo de la región de la planta del pie.

El dolor realmente no es por la presencia del Espolón, sino por la tracción continua de la Fascia Plantar, la cual está formada por ligamentos que ayudan a mantener el arco plantar. La tracción continua de esta fascia es lo que realmente ocasiona el dolor.

Donde la fascia plantar se inserta en el hueso del talón es donde se origina el dolor. Como la fascia se extiende a lo largo del pie y se divide en tirillas que terminan en las bases de cada dedo, las molestias se pueden reflejar en el arco y los dedos del pie.

Es en el punto de inserción en el hueso del talón donde ocurre la inflamación. Esta podría provocar también cambios vasculares en el área y micro desgarros de la banda al insertarse en el hueso.

Los espolones no discriminan por la edad y pueden afectar a jóvenes y ancianos. Aquéllos que tienen pies muy arqueados o planos, una pierna más larga que la otra, sufren de sobrepeso o realizan movimientos violentos con los pies son más propensos a desarrollar un espolón. Quienes sufren de distintos tipos de artritis –gota, artritis reumática y osteoartritis– son igualmente buenos candidatos para este malestar. Igualmente, las contracturas en el tendón de Aquiles aumentan la tensión en la fascia plantar y, como consecuencia, puede aparecer un espolón.

Personas obesas, pies con arco longitudinal acentuado o cuando la permanencia de pie se mantiene durante tiempo prolongado, son condiciones en las cuales la fascia sufre mayores situaciones de estrés, produciéndose una sobre distensión de sus fibras colágenas con irritación de terminaciones nerviosas, sobre todo a nivel de las inserciones junto al hueso calcáneo. Todo ello provoca dolor a nivel del talón, sobre todo con la marcha (fase de ataque del talón) cuando impacta el mismo contra el suelo.

Causas:

La fascitis plantar es la inflamación de esta fascia, y es debida a múltiples factores, aislados o estando varios presentes: envejecimiento, con adelgazamiento de la capa de grasa y pérdida de la elasticidad de la fascia; traumatismos, por obesidad, modificación de la pisada o aumento de la exigencia física (el caso de quienes empiezan a caminar o a correr); el calzado inadecuado, con talón muy voluminoso y alto o bajo y estrecho; trastornos en la longitud de la fascia (pie plano o cavo); etc.

El famoso espolón calcáneo es una reacción de defensa del organismo: cuando la fascia plantar tiene exceso de tracción en su vértice, el organismo aumenta la fortaleza del mismo provocando su calcificación (espolón), impidiendo se desgarre la fascia, El espolón es una consecuencia de la fascitis plantar, no una causa, y se ha descubierto que no es el responsable de los síntomas.

En los corredores, la técnica de carrera inadecuada es cada vez más estudiada como causa de fascitis plantar. Estadísticas en maratonistas mayores de 40 años revela una incidencia de al menos un episodio de fascitis plantar en el 78% de los entrevistados, más del doble que en sujetos sedentarios de edades similares escogidos al azar.

Síntomas:

Si cada mañana al tratar de comenzar el día con el pie derecho siente un intenso dolor en el talón, es hora de tratar ese espolón del calcáneo. Un 70 por ciento de los adultos que padecen de dolor en los talones sufren de espolones. Y aunque no es una condición que ponga en riesgo la vida, puede afectar la calidad de ella haciendo dolorosas incluso las actividades diarias más sencillas.

La lesión provoca dolor a nivel del talón, sobre todo al apoyar el mismo en el suelo, siendo habitual su aparición insidiosa e ir incrementándose con el paso del tiempo.

El dolor es generalmente como agujas en la planta del pie, sobre todo por la mañana, y al caminar un poco se hace menos localizado, pero persiste por horas, incluso días. Al palpar la planta o la cara interna del talón, se exacerba la sensación dolorosa.

Suele ser más frecuente en verano debido al uso de calzado indebido.

El dolor obliga al enfermo a evitar cargar el peso sobre el talón y camina apoyando el metatarso (cojea).

El dolor es atribuido a una inflamación del periostio, a una bursitis e irritación de los filetes nerviosos vecinos.

Se debe recordar que no existe correspondencia clínico-radiológica: el hallazgo radiológico de un espolón no es indicativo de patología pues la mayoría de ellos no son dolorosos.

El espolón se encuentra en cerca del 50% de las talalgias.

Diagnóstico:

Para un diagnóstico preciso, el podiatra (o podólogo) recomendará radiografías para así descartar cualquier otra condición.
Lo ideal es consultar a un especialista. El dolor en el talón y sus adyacencias no siempre es debido a una fascitis plantar. Muchas patologías pueden ser la causa: las bursitis retro, post o subcalcáneas, la apofisitis juvenil, las paratendonitis aquilianas, la inflamación del cojinete del tendón, fracturas-avulsiones, etc. Solo un Médico experimentado puede hacer el diagnóstico diferencial y escoger el tratamiento adecuado.

Examen físico:

A la inspección no se objetiva inflamación ni rubor a nivel del talón.

En la palpación comparándola con el otro pie se aprecia una cierta tensión plantar, así como dolor en el borde interno y centro del talón (entre 1/3 medio y 1/3 posterior de la planta del pie) cuando ejercemos presión profunda.

A veces suele desencadenarse dolor en el tercio posterior del pie afecto con la hiperextensión pasiva de los dedos.

Dolor a la palpación profunda sobre el calcáneo dependiendo del punto donde asiente la lesión (el más frecuente el espolón antero-inferior).

En ocasiones la presión en la región latero-interna puede desencadenar dolor de forma más difusa, apreciándose tensión plantar.

Su localización es fácilmente detectable mediante radiografía simple de ambos pies, por la frecuencia de simetrías, habitualmente es objetivado mediante una proyección de Lateral del Calcáneo. Puede haber una calcificación en cada talón. De esta manera confirmaremos el diagnóstico diferencial con la fascitis plantar.

Tratamiento:

En algunos pacientes existe la posibilidad de que el dolor desaparezca. Sin embargo, en la mayoría de los casos, mientras más se demore el paciente en buscar ayuda médica, más crónica se volverá la condición.

El cuidado conservador ofrecido en la mayor parte de los casos incluye:

• Modificaciones en el calzado
• Medicamentos, (antiinflamatorios y analgésicos)
• Férula nocturna para la fascitis plantar
• Terapia física, (“whirlpool”, ultrasonido, estimulación eléctrica)
• Ortesis funcional
• Terapia por onda de choque para la talalgia (dolor de talón) (el margen de éxito del tratamiento individual es igual o mayor que el de la intervención quirúrgica).
• Las técnicas de vendaje y acojinamiento pueden lograr que el dolor alcance un nivel más tolerable.

Sin embargo, si el dolor y la incomodidad persisten luego de haber tratado las medidas conservadoras, es recomendable la intervención quirúrgica.

En la actualidad los espolones sólo se operan cuando se trata de un caso muy resistente y, la mayoría de las veces, se utiliza una endoscopía para una rápida recuperación.

La terapia de onda de expansiva (shockwave) resulta muy efectiva para aliviar el dolor que causan los espolones. Es un tratamiento no invasivo que funciona para un 80 a 85 por ciento de los pacientes. Consiste de aplicar ondas de energía corta directo al área del talón. Por lo general, una sesión es suficiente para sentir alivio.

Otros tratamientos recomendables, sobre todo para casos incipientes, son:

• Reposo: Si es un ávido caminante o corredor, limite la distancia o modifique la intensidad.

• Masaje con hielo: Congele una botella de plástico y ruédela por el talón y el arco durante unos 20 minutos, dos veces al día.

• Plantillas o taloneras: Consulte con su médico, puede utilizar una plantilla genérica que se compra en la farmacia o una ortopédica hecha a la medida del contorno de su pie.

• Vendaje: Aplicarse tiras anchas de esparadrapo en la longitud de la fascia plantar es recomendable para el dolor agudo y la actividad deportiva.

• Antiinflamatorios: Analgésicos orales proporcionan alivio, al igual que las inyecciones de cortisona.

• Terapia física: El propósito es disminuir la inflamación y fortalecer los pequeños músculos del pie para brindar soporte a la fascia plantar debilitada

• Si se trata de una fascitis plantar, el calor húmedo en la mañana y el frío después de las actividades son de ayuda. Bajar de peso, rotar el uso del calzado, usar plantillas ortopédicas bajo indicación médica, ejercicios de estiramiento del tendón de Aquiles y ejercicios para fortalecer los músculos de la pantorrilla, también son de utilidad.

• Los antiinflamatorios mejoran el dolor y la inflamación.

• La infiltración de anestesia local combinada con un esteroide (preferiblemente triamcinolona) siempre mejora el dolor y sirve como indicador pronóstico.

• La cirugía percutánea (de heridas mínimas), aunque rara vez es necesaria, si es bien realizada, arroja excelentes resultados y permite la reincorporación a las actividades habituales en pocos días.

Técnica de infiltración (del espolón y fascitis plantar):

La posición: Paciente en decúbito supino, con el pie a infiltrar cruzado sobre la otra pierna. También se puede poner al paciente en decúbito prono y con la rodilla a 90º, lo que ofrece toda la planta del pie relajada y paralela a la camilla.
Punto de entrada: borde anterointerno del talón próximo a la zona de apoyo, sobre la piel fina. Como referencia práctica se puede utilizar el ancho del talón. Dicha medida se aplica sobre el borde posteroinferior del pie y nos ofrece la línea, que en sentido proximal, por el borde anterointerno del talón, será el punto de inyección, una vez llegados a la piel fina.
La dirección de la aguja es paralela al plano de apoyo hasta el centro del talón, en ángulo aproximado de 45° respecto al borde interno del pie.
Infiltrar lentamente para no producir dolor al distender la inserción de la aponeurosis.
Se emplea aguja verde (I.M.) inyectando una cantidad aproximada de 1-2 ml.

Material:
Aguja de 0,8 x 40 mm (verde, intramuscular).
Jeringas de 2 ó 5 ml.
Corticoide depot: 1 ml.
Parametasona 40 mg/2 ml
Triamcinolona 40 mg/1 ml
Betametasona 12 mg/2 ml
Anestésico local, Lidocaína 1% ó 2% sin vasoconstrictor: 1 ml.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El niño que llora desconsoladamente

0

El llanto de los recién nacidos se ha atribuido a las más diversas causas, desde el mal de ojo, hasta ejercicio para los pulmones, hasta la inmadurez del cerebro o el dolor estomacal grave. En realidad, la palabra cólico viene del griego “kolikos” que tiene la misma raíz que la palabra ”colon” y designa un dolor que da retortijones; sin embargo, a pesar de todas estas teorías este problema sumamente común sigue siendo uno de los misterios médicos más antiguos que se conocen.

Es muy difícil estar con estos bebés que tienen la cara roja, dan gritos y lloran desconsoladamente. A los padres de estos niños les corre el sudor por el cuerpo, les sube la presión sanguínea y se sienten muy frustrados cuando nada de lo que hacen parece calmarlos.

Los bebés de ciertas culturas del mundo no sufren de “cólicos”. Dicho de otro modo, los bebés suelen calmarse en un minuto o menos.

Los gases parecen ser la causa lógica del llanto de los recién nacidos. Después de todo, los bebés inquietos a menudo se doblan, dan un grito que revela dolor, tienen ruidos en el estómago y luego expulsan un gas. Por eso, no es de extrañar que varias generaciones de médicos les hayan recetado a los recién nacidos opio, antiespasmódicos y gotas para eructar tratando de calmarlos.

Sin embargo, aunque resulta evidente que en algunos casos el llanto lo causan las alergias a la leche (~10-15% de los cólicos) y, en otros, el reflujo ácido (~3% de los cólicos).

El dolor intestinal no puede ser la causa de la mayoría de los casos de cólicos porque:
Los cólicos empiezan a las dos semanas de vida del bebé, terminan a los 3 meses y alcanzan su punto máximo al final del día. Los gases empiezan al nacer y duran mucho tiempo después de los tres meses y, además, ocurren a cualquier hora del día;
Los bebés inquietos suelen calmarse con un paseo en el auto o meciéndolos, aunque estos métodos no quitan el dolor;
Estudios hechos con rayos X muestran que los lactantes tienen más gases cuando dejan de llorar que antes de empezar el llanto;
En ciertas culturas los bebés no sufren de cólicos, sin embargo, tienen gases.
Es posible que los medicamentos antiespasmódicos calmen los cólicos porque tienen fuertes efectos sedantes.
Dos estudios “doble ciegos” han demostrado que la simeticona no es más eficaz que el agua para calmar el llanto.

Reflujo gastroesofágico:

Se sospecha que muchos de los bebés que lloran sufren de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Claro que la mayoría de los bebés tiene un reflujo que es normal y se suele hablar de “botar un buche”. En algunos lactantes la causa del dolor es el ERGE, pero no es un síntoma común.

En un estudio a 219 lactantes menores de un mes referidos para determinar si sufrían de ERGE. De todos los bebés con reflujo, 44% tenían malestar, 33% vómitos abundantes y 30% no aumentaban de peso lo suficiente, pero ninguno tenía dolor después de comer. Los resultados de esófago inflamado no mostraron ninguna correlación con el llanto.

En otro estudio se examinaron las historias médicas de 24 lactantes sumamente irritables, menores de 3 meses a quienes se les hicieron pruebas para el reflujo…solamente a uno de ellos se le diagnosticó la ERGE.

En otra investigación se trataron con omeprazol, a 30 lactantes irritables (de 3 a 12 meses de edad) a quienes se les había diagnosticado ERGE. El medicamento disminuyó significativamente los niveles de ácido en el esófago… pero no redujo, en lo más mínimo, la agitación de los lactantes.

Una de las principales razones por las que se hacen diagnósticos equivocados es debido a la respuesta normal de un bebé, llamada el “reflejo gastrocólico”. Éste es el reflejo que hace evacuar a los niños en seguida después de comer. En la mayoría de los recién nacidos este reflejo ocurre sin que ellos sientan nada, pero algunos reaccionan excesivamente (una reacción parecida a la de algunos niños ante ruidos fuertes). Es posible que mientras los están alimentando de repente se doblen y lloren.

El punto máximo de los llantos debidos a los cólicos ocurre generalmente a las 6 semanas, pero a los tres meses ya ha mejorado bastante. Las alergias a los alimentos y el reflujo gastroesofágico pueden seguir siendo fuertes a los 4 meses y durar hasta un año o más. Por lo tanto, si el llanto de un bebe agitado no disminuye después de los tres meses de edad hay que sospechar que tienen algún problema intestinal.

El “cuarto trimestre” faltante:

Los potros recién nacidos pueden caminar y hasta correr desde el primer día de su vida. Están listos para desenvolverse normalmente cuando salen del vientre de la madre. En cambio, nuestros recién nacidos se parecen más un feto que a un bebé. Su respiración es irregular…tiemblan…y hasta necesitan ayuda para eructar. Sólo logran sonreír después de los 2 – 3 meses, hacen gorgoritos y finalmente parecen estar listos para vivir entre nosotros.

Nuestros bebés no tienen cuerpos fuertes y grandes como los caballos pero tienen cerebros grandes. De hecho, a los 9 meses de embarazo la cabeza del feto es tan grande que es casi imposible que pase por el cuello del útero. El diámetro de un cuello uterino dilatado es de 10 cm. (31,4 cm. de circunferencia), mientras que la cabeza de un recién nacido tiene de 34 a 35 cm. de circunferencia. Nuestros bebés de cerebros grandes tienen que salir después de 9 meses de gestación; sin embargo, en muchos aspectos les haría bien quedarse más tiempo recibiendo estímulos del útero.

Sí, exactamente eso: ‘estímulos’. Mientras el feto está en el vientre materno, las paredes de los músculos del útero lo masajean sin cesar, lo bambolean a menudo y durante 24 horas, los 7 días de la semana están rodeados por el retumbar de la sangre que circula por las arterias de la placenta. (¡Un ruido más fuerte que el de una aspiradora!).

En todo el mundo, la mayoría de los padres por intuición tratan de imitar el vaivén, los arrullos y los ruidos del útero; pero, en nuestra cultura se nos enseña equivocadamente a susurrar y a caminar de puntillas en presencia de los bebés porque creemos que necesitan un entorno silencioso… y ¡eso está muy lejos de ser cierto! En lugar de estar muy estimulados, la mayoría de los bebés no reciben suficiente estimulo.

Imitar el entorno sensorial del vientre es muy importante para los recién nacidos, no sólo porque sienten nostalgia de “la buena vida” que tenían en el vientre de la madre sino porque en realidad desata un reflejo neonatal importante, al que antes no se le daba importancia y que lo he designado como “el reflejo calmante”.

El reflejo calmante:

El reflejo (o grupo de reflejos) calmante es un reflejo “primitivo”, parecido a un interruptor automático para acallar el llanto de un bebe. Se cree que este reflejo evolucionó durante milenios, no exactamente para calmar a los bebés agitados, sino como una manera de calmar a los fetos agitados. Durante los últimos meses del embarazo esta respuesta congénita mantiene a los fetos prácticamente calmados, lo que disminuye las posibilidades de que se muevan demasiado, de que se enreden accidentalmente con el cordón umbilical o se queden atascados en una posición que haga imposible el parto.

Cinco trucos para calmar a su bebé:

A diferencia del reflejo de la rodilla que se desencadena de una sola forma, los padres pueden activar el reflejo calmante de 5 formas distintas. Pueden practicar 5 trucos para activar este reflejo:
• Envolver al bebé con los brazos hacia abajo.
• Acostarlo de lado o boca abajo; aunque la posición boca arriba es la más segura para dormir es la menos eficaz para calmar el llanto.
• Arrullarlo con un sonido blanco alto y constante.
• Acunarlo con movimientos rítmicos.
• Darle algo para chupar.

En el caso de un lactante muy inquieto, estos métodos antiguos tienen que aplicarse todos de una vez y de una manera tan vigorosa como el llanto. (¡Debe sentir como si “estuviera bailando” con el niño, pero es él quien marca el paso!)

Los niños pequeños tienen necesidades primarias que son esenciales para su supervivencia y felicidad. Tan necesario como mantenerlos calentitos, limpios y secos, es hacerles sentir que son amados y deseados. Las formas de demostrárselo son infinitas.

El contacto cuerpo a cuerpo es vital. Los arrumacos y caricias serán el inicio de un vínculo afectivo que se fortalecerá con el tiempo y serán las primeras causales de sus expresiones afectivas.
Los recién nacidos comienzan a confiar en su madre al darse cuenta que la angustia que provoca la sensación de hambre es aplacada regularmente por la leche que su madre le entrega. Además esta ceremonia del amamantamiento está acompañada con caricias y miradas que rápidamente asocia con sensaciones de bienestar.
Todos los niños deben tener infinitas oportunidades de disfrutar el mundo que los rodea, y en la medida que vaya creciendo, es nuestra obligación como padres estimularlos e incentivarlos para que lo exploren.

Los niños pequeños expresan sus emociones directa e inmediatamente, y el llanto es la forma más frecuente de comunicar sus necesidades a aquellos que se encargan de sus cuidados.

Los bebés no esconden sus emociones como nosotros, los adultos. Si está con algún problema físico o emocional, enseguida comienza a llorar.
El llanto de un bebé se caracteriza por ser potente y penetrante, por lo que es imposible de ignorar. Un niño que llora no debe ser desatendido, porque el llanto puede estar indicando problemas vitales importantes en su salud. Con el paso del tiempo notarás la diferencia entre el llanto que inicialmente puede haber sido por hambre o ganas de estar en tus brazos, y que se transforma, si no lo reconfortas, en un llanto de frustración que es mucho más difícil de calmar.
Todos los niños son únicos, pero todos tienen un mismo “lenguaje” cuando hablamos del llanto.
Hay muchas razones para explicar el llanto de un bebé, y seguramente con el tiempo te transformarás en una experta para interpretar las señales que te envíe tu bebé. A continuación te explicamos cuáles son esas razones:

El hambre:

Es la causa más frecuente de llanto, y la madre lo reconoce desde el primer momento. Antes de investigar otra causa de llanto ofrécele su alimento para ver si se calma.

La inseguridad:

Un bebé que siente inseguridad se calma automáticamente al ser levantado de su cuna y arrullado. El sentimiento de inseguridad aparece porque el bebé pasó nueve meses en una “casa” que le proveía automáticamente de todas sus necesidades y adonde era mecido regularmente cada vez que te movías. Además estaba en un lugar de temperatura constante y siempre muy apretadito y contenido dentro del vientre materno. De tanto en tanto querrá volver a tener las mismas sensaciones que le ofrecía la seguridad de tu útero que ahora, en este nuevo mundo, desconoce.
El sentimiento de seguridad es tan vital como la alimentación, y si se le brinda en abundancia durante la infancia, redundará en muchos beneficios en la vida futura de tu bebé. Los niños que son separados de sus madres por partos complicados o por enfermedades, son particularmente sensibles y necesitan de cuidados especiales de sus padres hasta que recuperen su “sentimiento de seguridad”.

Los cólicos y las flatulencias:

Muchos bebés encuentran muy perturbadoras las sensaciones que comprenden los procesos digestivos. Muchos niños lloran antes de evacuar sus intestinos y necesitan ser alzados y reconfortados. La eliminación de gases también puede ser causa de llanto.
Los cólicos se producen por espasmos en las paredes de los intestinos para conseguir el tránsito de su contenido hasta ser evacuado. En los casos que estos cólicos son severos, el bebé levanta sus piernitas y su abdomen se distiende. Las causas están relacionadas generalmente con el tipo de alimentación. La leche materna raramente es causa de cólicos. Las formulas infantiles o los biberones están más asociados con estos problemas.

La otitis:

Generalmente esta afección suele pasar inadvertida. El bebé siente dolor y presión es sus oídos cuando está recostado y lo hace llorar, pero al ser levantado esta presión disminuye debido a la posición vertical calmando su llanto. Los padres pueden confundir esto con un capricho pensando que el bebé sólo quiere estar en brazos cuando es la posición la que le hace calmar el dolor. En estos casos es importante que el médico haga un control de sus oídos. La otitis suele aparecer cuando comienzan los primeros baños y le entra agua en sus delicados oídos.

La obstrucción nasal:

Durante una manifestación catarral y exceso de secreción nasal pueden obstruirse las fosas nasales. Esto obliga al niño a respirar por la boca y hacer mayor esfuerzo para llevar aire a los pulmones, esta molestia suele desencadenar en el niño llanto que a veces es incontenible pero ocas veces detectable la causa, por lo que es necesario descartarla.

La incomodidad;
El calor o el frío pueden ser causa de llanto, lo mismo que el tener húmedos los pañales o irritada su colita. Las picaduras de insectos también son otras de las causas de incomodidad, ya que el bebé no es lo suficientemente maduro como parar rascarse o defenderse por sí solo.

Las enfermedades:

Cuando tu bebé esté enfermo lo comunicará mediante el llanto, aunque muchas veces su reacción es mantenerse más quieto de lo habitual, cuando se siente realmente mal. El llanto de enfermedad se caracteriza por ser muy agudo o de una forma muy diferente al llanto habitual. Comunícate con tu pediatra en caso de notar estos cambios en tu bebé.

La demostración de emociones:

Como los adultos, los bebés también necesitan manifestar sus sentimientos y generalmente toma la forma del llanto.
Algunos necesitan un par de meses para tranquilizarse o asentarse, y otros muchos meses más. A veces necesitan de mucha actividad física para gastar toda su energía, y el estar quietos los intranquiliza y los hace llorar. En estos casos son muy buenos los masajes y los juegos.
La mayoría de estos niños comienzan con el llanto a partir de las 5 de la tarde, que es cuando la energía de los padres está en su nivel más bajo. Trata de descansar en lo posible durante las horas de la siesta para recuperar energías. Si puedes, sácalo a pasear o báñalo antes de que llegue el horario que habitualmente se pone más fastidioso.

El humor materno:

Las madres y sus bebés están muy relacionados, y a veces los cambios de humor son contagiosos. Si estás triste, preocupada, tensa o irritable, tu bebé puede sentir lo mismo y expresarlo mediante el llanto. Si estas situaciones te suceden frecuentemente, haz un esfuerzo consciente y trata de respirar hondo varias veces y tranquilizarte. Puedes pedir ayuda transitoria a algún familiar o una amiga que se haga cargo de tu bebé por un momento y sal a caminar un rato. Estar en contacto con otras madres en tu misma situación a veces ayuda mucho.

Cuando el llanto se transforma en una crisis:

El llanto incesante puede llegar a hacer desesperar a los padres más amantes de sus hijos. A veces los bebés continúan llorando aún después de que sus padres intentaron de todas formas consolarlo. Si ya estás cansada y comienzas a angustiarte, el llanto continuo puede llevarte a un estado de desesperación y frustración que puede ser peligroso, porque puede generar una sensación de impotencia con tu bebé. Estos sentimientos son frecuentes en los padres primerizos y aparecen cuando están exhaustos.
Trata de evitar llegar a este estado, descansando todo lo que te sea posible. Cuando tu bebé duerma, descansa y recupera fuerzas para cuando esté despierto y reclamando tus atenciones. Si tienes la posibilidad de entregar al bebé por unos momentos a otra persona (abuelos, hermanos o amigos), tómate un breve descanso y verás que todo retoma su curso natural. Si no tienes la ayuda de otra persona intenta llevarlo de paseo en su cochecito o en auto, esto muchas veces lo distrae y se calma rápidamente.
Generalmente los bebés tienen sus motivos para llorar desconsoladamente, a veces cuesta identificarlos, pero siempre está el pediatra que de ello sabe bastante y seguramente te dará una mano en todo lo que esté a su alcance. Estos días difíciles no tienen explicaciones y en estos casos recuerda que cuando hay una gran tormenta es importante saber sobrellevarla, ya que finalmente pasa y un nuevo día comienza.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El síndrome del computador

4

Esta dolencia es el resultado de permanecer varias horas frente al monitor.


Consideraciones generales:

Estudios han comprobado que ese diagnóstico tiene su génesis en esa realidad: en anclarse al ordenador durante largas jornadas laborales sin previsión alguna. La comunidad médica mundial, a viva voz, lo viene advirtiendo: bastan cinco años para que los usuarios de PC -sobretodos aquellos que no se despegan ni un minuto-padezcan patologías que atentan contra la salud. Esa es la verdadera contracara de las virtudes del computador, de las cuales, por cierto, poco se habla.

Definición:

Es el conjunto de síntomas característicos de una enfermedad profesional: como consecuencia del trabajo prolongado e indiscriminado frente al computador.

Síntomas:

Dolores de espalda, tendinitis y resequedad ocular. Problemas de visión combinados con dolores de cabeza y de espalda,
Está científicamente comprobado, por ejemplo, que los operarios de equipos tecnológicos son proclives a padecer dolores de espalda, manos y cuello, cuyas lesiones -si se desatienden- pueden devenir en trastornos severos y atroces.

He aquí un recorrido por los efectos que origina la PC si se trabaja más de seis horas diarias y seguidas exiliando las condiciones adecuadas. Los ojos, la espalda, las manos y la columna vertebral son las zonas más susceptibles. Así que anote las claves para ganar salud -y energía- mientras trabaja o simplemente chatea con los amigos.


Columna y espalda:

Efectos:

• Si se trabaja sobre un banco y la postura es incorrecta -con el tiempo- se van causando modificaciones en la columna vertebral
• Las sillas no ergonómicas, los escritorios bajos y los monitores por debajo de la altura de los ojos, afectan directamente en la higiene de la columna vertebral
• Las malas posturas producen tensiones musculares
• Dolores de espalda muy habituales
• Cefaleas principalmente en la parte frontal de la cabeza
• Arquearse o encorvarse si el monitor está demasiado bajo

Recomendaciones:

• Emplear una silla regulable en altura
• El respaldo de la silla debe ser lo suficientemente alto para cubrir toda la espalda
• Cambiar las posturas (cada 15 minutos máximo), realizar estiramientos cada dos horas y relajarse mediante técnicas respiratorias
• Colocar el monitor alto y a la altura de los ojos (evita curvaturas)
• De ser posible, invertir en una silla ergonómica: son adaptables a los movimientos del cuerpo
• Mantener recta la columna, hombros erguidos y la cabeza relajada
• Pausa tras pausa: Alejarse de la computadora por intervalos frecuentes: ayuda a disminuir el riesgo de los trastornos mencionados.
• Un buen hábito: Desplazar la vista del monitor en forma sistemática.
• Movimientos: Ponerse de pie y hacer ejercicios suaves como girar el torso o rotar el cuello, estimulan la circulación sanguínea y relajan las vértebras. También es bueno mover los pies haciendo girar la articulación del tobillo y la rodilla.
• Ejercitarse: Practicar ejercicios tres veces por semana, porque el sedentarismo acentúa los efectos del síndrome del computador así como los trastornos respiratorios y circulatorios.
• Ergonómicos: Adecuar los muebles y elementos de trabajo de acuerdo a las necesidades del cuerpo.
• Cuidar las posturas: Si las posiciones son saludables el costo energético es menor.


Ojos:

Efectos:

• Visión borrosa y doble
• Ojos secos e irritados
• Sensibilidad a la luz
• Fatiga visual o espasmos en el sistema de enfoque
• Dolor e irritabilidad de la visión
• Los especialistas refieren que el ordenador no genera los defectos visuales pero sí los desencadena

Recomendaciones:

• Utilizar lágrima artificial para prevenir la sequedad del ojo
• Parpadear periódicamente para humectar la vista
• Colocar el monitor en posición perpendicular hacia las ventanas (para obviar la luz directa)
• Evitar los reflejos en el monitor de luces u objetos
• Fijar la mirada en un objeto distante al monitor cada media hora para ejercitar los ojos y mejorar el enfoque
• La distancia entre el usuario y el monitor debe superar los 40 centímetros y deber ser inferior a los 70 centímetros
• Valerse de filtros antirreflejos para bloquear la radiación de la pantalla y reducir así la fatiga visual (los filtros de pantalla anulan los reflejos de la luz ambiente y las emisiones de radiación)
• Disminuir la intensidad de luz de la pantalla


Manos y muñecas

:

Efectos:

• El uso intensivo del ratón puede ocasionar tendinitis de las muñecas y dolores en las coyunturas de los dedos.
• Los expertos refieren que el empleo de la PC fomenta la enfermedad síndrome del túnel carpiano: una inflamación en los nervios de la muñeca por los movimientos inapropiados en forma repetida. Produciendo como consecuencia: Molestia, dolor, ardor, entumecimiento u hormigueo en la palma de la mano, la muñeca, el dedo pulgar y en los dedos de la mano.

[ad code=2 align=center]

Recomendaciones:

• Retirar las manos del teclado para relajarlas y estirar los músculos. La idea: evitar el entumecimiento
• Utilizar el ratón con una almohadilla especial para descansar la muñeca
• Se sugiere un ratón ergonómico que se adapte a la mano
• El teclado debe estar a la altura de los codos
• Aconsejan adquirir un teclado ergonómico por una poderosa razón: se adaptan a la curvatura de la mano y evitan los dolores producidos por el tipeo sistemático
• Escribir con las manos elevadas sobre el teclado para extender la muñeca.


Piernas:

Efectos:

• El abuso de las nuevas tecnologías que favorecen el sedentarismo y la inmovilidad está potenciando las complicaciones vasculares, con el riesgo de que se formen coágulos en las piernas, debido al trabajo informático prolongado, una complicación tromboembólica a la que están más predispuestas las personas obesas, sedentarias, que tienen várices o las piernas hinchadas y permanecen inmóviles durante muchas horas en el trabajo.

• Muchas de estas personas son apasionadas por la informática, que pasan su jornada laboral sentadas, inmóviles ante la pantalla y, por si fuera poco, después del trabajo vuelven a engancharse a la red en sus domicilios.

• Es incuestionable el riesgo que supone permanecer sentado por imposición del trabajo y, además, no mover las piernas durante horas por la concentración que exige la tarea.

• Teniendo en cuenta la elevada cifra de computadores personales existentes y que cada año se venden, entre fijos y portátiles, pueden vislumbrarse el futuro que aguarda a esta patología.

• Desde la perspectiva vascular, la inmovilidad que exige trabajar con equipos de informática y la atención que requiere, puede explicar las molestias típicas de insuficiencia venosa, como el cansancio, la quemazón, los calambres en los tobillos y la porción inferior de la pierna, y sobre todo, el riesgo de trombosis.

• Anatómicamente todas las personas nacen con unos estrechamientos que ejercen compresión en algunas venas de la extremidad inferior y están situados en distintos puntos de las arterias aorta e iliaca, y las venas cava, femoral, poplítea y tibial.

• Si a estos impedimentos al normal flujo venoso de retorno se añaden otros como permanecer mucho tiempo sentado y con las piernas cruzadas, padecer várices y/o insuficiencia cardio-respiratoria, las posibilidades de formar coágulos aumentan considerablemente.

Recomendaciones:

Básicamente, las recomendaciones para quienes trabajan sentados consisten en cambiar determinados hábitos y, sobre todo, realizar pequeños ejercicios estáticos que se pueden desarrollar incluso sin moverse del asiento, con la idea de neutralizar la inmovilidad, activando así el retorno venoso:

• Permanezca con las piernas estiradas y nunca flexionadas hacia atrás, pues el retorno venoso disminuye sensiblemente.
• Apriete con fuerza los dedos de los pies y levántelos apuntando hacia arriba.
• Eleve los talones y apóyese sobre los dedos.
• Haga flexiones subiendo y bajando de puntillas.
• Movilice el tobillo en sus tres posiciones: antero-posterior, lateral, circular.
• Contraiga los músculos de las piernas, muslos y glúteos.
• Procure no cruzar las piernas, pues oprimen las venas y esto hace disminuir la circulación hasta un 25 por ciento de lo normal.
• Levántese del asiento cada hora y camine un minuto.
• Haga ejercicios respiratorios para favorecer la “vis a fronte”: la fuerza aspirativa que aprovecha la presión negativa intratorácica producida por el músculo mediastino al respirar. Gracias a este fenómeno fisiológico, la sangre de las extremidades asciende al corazón más fácilmente.

En cifras:

• La Academia Americana de Optometría afirma que el 33% de los que sufren el síndrome de la visión de computadora (CVS) estará afectado de miopía en el año 2010.
• Se estima que el 75% de quienes trabajan frente a una computadora, sin las precauciones correspondientes, padecerán molestias oculares, dolores de cabeza o insomnio.
• El mal del síndrome del computador aqueja al 80% de los jóvenes universitarios que no toman medidas de prevención.
• Las buenas posturas y los equipos ergonómicos ayudan a reducir hasta un 95% de los males.
• Estudios han arrojado que quien trabaja más de seis horas diarias frente a una computadora al cabo de unos años puede desarrollar algún tipo de afección en el aparato osteo-muscular.
• El dolor de espalda es la segunda causa de ausentismo laboral en el mundo.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La apendicitis

0


Es la afección quirúrgica más frecuente en los hospitales, y consiste en la inflamación del apéndice que al evolucionar puede terminar en una perforación, generando una peritonitis que puede ser una causa de muerte del paciente.

La apendicitis se debe a la obstrucción del apéndice por una inflamación local de origen desconocido muchas veces, aunque en algunos casos se ha encontrado obstruido por un cuerpo extraño: semillas de frutas, parásitos, etc.

Los síntomas son:

Un dolor abdominal de inicio, que es difuso alrededor del ombligo o un poco más por arriba, y que pasado un tiempo, aproximadamente 6 horas, se localiza en la parte inferior derecha del abdomen.

Progresivamente, después de haberse iniciado el dolor, aparecen nauseas y luego vómitos. La temperatura que en un inicio es normal, irá incrementándose progresivamente hasta tener fiebre en cuanto la apendicitis se ha perforado.

Sin embargo, este cuadro típico solo es en poco menos de la mitad de los pacientes, en el resto puede ser variable.

Se debe saber que la apendicitis en un niño evoluciona muy rápido y el riesgo de muerte se incrementa si no recibe la atención inmediata.
Que la edad más frecuente de presentación es entre los 7 a 30 años, pero esto no implica que no lo tengan niños muy pequeños o personas adultas de edades mayores.

El único tratamiento es quirúrgico la apendicetomía o extirpación del apéndice.

Como medida de prevención se debe ir inmediatamente al centro de salud más cercano cuando se tiene un dolor abdominal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El dolor testicular u orquialgia

1

Definición:

Se refiere al dolor localizado en la región pélvica del hombre, llamado orquialgia, aunque puede ser referido en otros sitios, tener diferente grado de intensidad, diferentes causas, ser de mayor o menor gravedad, o que amerite un diagnóstico inmediato a fin de brindar una orientación adecuada especialmente en jóvenes que por desconocimiento o por pudor no consultan al especialista.

Causas:

Durante la infancia, el dolor se manifiesta por llanto y señales de inflamación en el área afectada, siendo las principales causas las hernias, orquiepididimitis y las torsiones testiculares. Aunque no dolorosa la ausencia de testículos unilateral o bilateral, llamada criptorquidia es común causa de consulta por parte de la madre.

En adolescentes y adultos jóvenes, el dolor genital habitualmente es causado por traumatismos, inflamaciones, varicocele, tumores, y también por criptorquidia o por testículos llamados retractiles o “en ascensor”. La torsión testicular muestra su mayor incidencia en las primeras fases de la adolescencia.

Es frecuente la asociación con trauma que es el habitual motivo de consulta de una enfermedad ya existente pero desconocida para el paciente. Muchos de estos traumas son leves y relacionados actividades deportivas. Otros procesos inflamatorios pueden ser secundarios a enfermedades de origen infeccioso por focos primarios o secundarios a infecciones especialmente urinarias y a enfermedades de transmisión sexual.

El varicocele corresponde a la presencia de varices en las venas que drenan el testículo, es habitualmente izquierdo, causa dolor con aumento del tamaño escrotal y puede ser causa de infertilidad.

Los tumores frecuentes y habitualmente malignos a esta edad suelen ser no dolorosos y se caracterizan por nódulos adheridos al testículo y que por su malignidad se propagan rápidamente a ganglios linfáticos retroperitoneales. Dadas sus características clínicas si no se es cuidadoso su diagnóstico es tardío con consecuencias graves para la vida del paciente. El cáncer testicular es la malignidad más frecuente en hombres de 15 a 35 años de edad y la segunda más común entre los 35 y los 39 años.

Los científicos han sabido, desde hace años, que en los primeros meses de desarrollo del feto se producen los cambios anormales que degeneran en la manifestación de la enfermedad. Sin embargo, hasta ahora había sido imposible estudiar el desarrollo de los testículos durante el embarazo en humanos. Un nuevo modelo creado por científicos de la universidad de Edimburgo, en Escocia, y cuyos resultados aparecen en la revista Human Reproduction, permitirá analizar por primera vez las primeras etapas de una enfermedad que tarda en manifestarse entre 20 y 40 años. Hay una evidencia aplastante de que el crecimiento y el desarrollo de la vida fetal juegan un papel fundamental a la hora de determinar el riesgo futuro de una amplia gama de enfermedades más tarde en la vida. Y los desórdenes reproductivos masculinos entran dentro de esta categoría, especialmente el tumor testicular de células germinales (contenidas en las gónadas, los ovarios y testículos).

Se sabe que ese tipo de cáncer se origina debido a un desarrollo anormal de las células germinales y que esto lleva a la formación de un tumor en la etapa adulta de la vida.

En otros casos, y por desconocimiento, hay adolescentes que llegan a estas edades con testículos ocultos o criptorquídicos, que serán aquellos que al examinar no se encuentran en el escroto. Al no estar allí, el ambiente de desarrollo de estos testículos se realiza intra-abdominalmente a una mayor temperatura con daños irreversibles a la espermatogénesis y por ende sobre la fertilidad. También se ha visto una mayor incidencia de estos tumores en estos testículos que deben corregirse preferentemente antes de los dos años de edad, y que suelen tener microcalcificaciones.

Las torsiones bien sea testiculares o de hidátide corresponden a cuadros clínicos de instalación súbita generalmente sin antecedentes previos de orquialgia o traumatismo. Es frecuente ver en el adolescente joven que se acuesta e inesperadamente es despertado por un fuerte dolor testicular, al examinar los testículos suele ser inguinal, y si no se es diagnosticado y tratado rápidamente, antes de seis horas sobrevendrá isquemia y necrosis testicular, con la consecuente pérdida de un testículo que pudo ser salvado en 50% de los casos. Algunos de estos testículos retornan en forma espontánea a su posición, por lo que se hablará de testículos retráctiles.

En el adulto joven y mayor el dolor genital masculino habitualmente corresponde a varicocele, tumores o enfermedades frecuentemente infecciosas y de transmisión sexual, las orquitis seniles suelen tener asociación con patología infecciosa urinaria por síndromes urinarios obstructivos bajos, usualmente secundarios a prostatismo con o sin instrumentación.

Por su alta frecuencia en hombres fértiles las patologías testiculares suelen dejar secuelas permanentes de infertilidad, por lo que sólo un diagnóstico y tratamiento médico adecuado, permitirán tratar y prevenir consecuencias irreversibles.

Otras patologías dolorosas pero de menor frecuencia son las referidas al pene, escroto y regiones inguinales, suelen ser de origen traumático o infeccioso según lo cual será su tratamiento.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

La fibromialgia

0

Definición:

Es una condición caracterizada por dolor permanente en diversas partes del cuerpo acompañado por una lista bastante heterogénea de síntomas, que hace que el paciente sufra física y emocionalmente al percatarse de que su vida es cada vez más limitada.

Es una enfermedad reumática caracterizada, además de dolor crónico generalizado, por la presencia de 11 de 18 puntos dolorosos específicos a la palpación intencionada por el médico.

Suele acompañarse de trastornos en el sueño, rigidez, tensión y de fatiga, además de ciertos padecimientos emocionales como ansiedad o depresión. Ha sido detectada en todos los grupos de edad, aunque afecta principalmente a mujeres entre 40 y 50 años de edad. Se trata de un problema de salud que produce un fuerte impacto social sin distinción de clase.

En esta patología no se presenta inflamación ni alteraciones físicas u otras anormalidades en exámenes de laboratorio.

La Fibromialgia se presenta en 2% de la población y afecta 8 veces más a las mujeres que a los hombres.

Causas:

Actualmente, se reconoce que una causa importante de esta enfermedad es un mal funcionamiento del sistema nervioso que aumenta la sensibilidad al dolor. También se encuentran alteraciones en algunas de las sustancias que circulan en el sistema nervioso, llamadas neurotransmisores y en el flujo sanguíneo cerebral.

Puede influir también el componente genético, variables que produzcan estrés físico y psicológico, enfermedades virales y reumáticas

Síntomas:

Las tres características principales son: dolor, fatiga y alteraciones del sueño.

Las personas con Fibromialgia padecen mucho dolor ante un estímulo que normalmente causaría poco dolor, así como dolor en respuesta a estímulos no dolorosos (como el roce de la ropa sobre la piel).

Describen mucha fatiga que se presenta más en las mañanas, también se asocia a una mala calidad de sueño, ya sea con dificultad para conciliarlo o con despertares frecuentes. También se puede presentar rigidez, sensibilidad en la piel, dolor después de un esfuerzo, colitis, dolor de cabeza, mareos y alteraciones del ánimo.

[ad code=1 align=center]

Diagnóstico:

Dar con el diagnóstico de esta patología puede tomar varios años. Esto se debe a que el paciente acude a muchos médicos para paliar los síntomas, en lugar de tratar la enfermedad como una condición general.

Por tal razón, para el diagnóstico deben cumplirse varios criterios:
Primero, debe entrevistarse al paciente para conocer la relación de sus síntomas, luego se debe descartar cualquier otra afección y finalmente, se comprueba que el dolor haya persistido por al menos tres meses en 11 de los 18 puntos sensibles repartidos entre la cara anterior de tórax, el espacio intercostal, zonas lumbar y cervical, codos, glúteos y cara interna de las piernas. (Imagen en la parte superior)

Quienes padecen esta enfermedad poseen sustancias generadoras de dolor en una concentración tres veces mayores que el resto de las personas, al tiempo que experimentan una disminución de los inhibidores del dolor (serotonina y norepinefrina). Otra evidencia es que mediante una resonancia magnética funcional, se observa flujo sanguíneo en áreas de dolor ante estímulos no dolorosos.


El diagnóstico se realiza con base en los criterios del Colegio Americano de Reumatología, con los cuales el médico evalúa la presencia la presencia de dolor en 18 puntos específicos del cuerpo al aplicar presión y debe existir dolor generalizado con duración de al menos 3 meses en distintas regiones del cuerpo.

Tratamiento:

Aunque esta enfermedad es crónica y compleja y no tiene una cura definitiva, existen indicaciones farmacológicas y no farmacológicas que pueden producir beneficios. El médico indicará cuál es el tratamiento más apropiado para cada caso.

La terapia farmacológica incluye antiepilépticos y antidepresivos bajo supervisión médica.

Además, a principios de 2009, el Ministerio de la Salud aprobó el uso de la pregabalina para el manejo de esta patología. Este fármaco actúa sobre el sistema nervioso central y posee efectos analgésicos y ansiolíticos. Es un medicamento seguro, porque no se metaboliza en el organismo y no disminuye el efecto de otros fármacos. También se conoce que tiene efectos sobre la depresión y los trastornos del sueño.

[ad code=1 align=center]

En segundo lugar, la persona debe ser tratada psicológicamente porque puede limitación en sus movimientos y la depresión se debe a todos los ajustes que el individuo afectado tiene que hacer en su vida.

El enfoque cognitivo-conductual parece ser el más efectivo, porque consiste en modificar pensamientos alrededor de la enfermedad que producen actitudes que obstaculizan el desarrollo de la vida cotidiana del paciente.

Conjuntamente, debe incluirse la fisioterapia ya que la meta es que el paciente mejore su calidad de vida y logre mayor independencia, mediante terapias basadas en la aplicación de calor y que impliquen reforzamiento de la motricidad. Es importante la realización de actividades como caminar o hacer ejercicios en el agua para mitigar el dolor, estirar los músculos y liberar endorfinas.

Recomendaciones:

Reducir el estrés: desarrollar un plan para evitar o limitar el estrés emocional. Tratar de estar relajado y de no cambiar su rutina por completa. Cuando, las personas con Fibromialgia abandonan por completo, los síntomas tiende a empeorar. Se debe probar con técnicas de manejo de estrés como ejercicios de respiración o meditación.

Tratar de irse a la cama y levantarse a la misma hora todos los días y limitar las siestas durante el día.

Ejercitarse regularmente. Comenzando lentamente a un nivel tolerable, después puede ir incrementándose la intensidad del esfuerzo y su duración. Al principio el ejercicio puede incrementar el dolor que siente, pero al realizarlo regularmente los síntomas disminuirán. Algunos ejercicios apropiados son caminar, nadar, andar en bicicleta o ejercicios aeróbicos acuáticos. Un terapeuta físico puede ayudar a desarrollar un programa de ejercicios en casa, de acuerdo al caso.

[ad code=1 align=center]

Mantener un estilo de vida saludable. Comer sólo alimentos, limitar el café. Realizar alguna actividad de disfrute y bienestar todos los días.

Compartir información con familiares, amigos y compañeros de trabajo su el padecimiento. Siempre es bueno que el paciente sepa que no está solo. También existen organizaciones que pueden proporcionar ayuda y promueven el contacto con otros pacientes que pueden entender su padecimiento.

Consultar siempre al médico para informarse sobre los tratamientos farmacológicos innovadores aprobados en Venezuela para el tratamiento de la Fibromialgia, uno de los padecimientos más comunes de dolor crónico y generalizado en el mundo.

Fibromialgia y alimentación:

Una alternativa para entender la fibromialgia podría ser estudiar la nutrición y revisar si está acoplada a los ritmos de las hormonas energéticas. En segundo lugar, se podría analizar el metabolismo de los azúcares y la captación muscular de la glucosa que promueve la insulina, así como los niveles de la hormona hGH y la serotonina, mediadores cuya deficiencia ha sido implicada en el dolor muscular.
Recordemos que los músculos no solo sirven para movernos y desarrollar fuerza. También constituyen una fuente proteínas que pueden ser convertidas en azúcar cada vez que ocurre una baja en la sangre. Esta utilización de los músculos como combustible ocurre especialmente en las primeras horas de la mañana, cuando el organismo está controlado por una hormona denominada cortisol. Esta hormona promueve la utilización de las proteínas como combustible de reemplazo cada vez que disminuye el azúcar en la sangre. Así pues, si nuestro desayuno contiene abundantes proteínas (leche, queso, pollo, atún), son progresivamente convertidas en glucosa a lo largo de la mañana. De este modo, no ocurren bajas de azúcar y el cerebro no necesita extraer proteínas de los músculos para obtener energía. En cambio, un desayuno escaso en proteínas, que solo contenga jugos, galletas, cereales y frutas, produce una secuencia de bajas de azúcar a lo largo de la mañana. Cada baja de azúcar pone en peligro las células del cerebro, que se ve obligado a poner en marcha los sistemas de supervivencia. Estos degradan ávidamente las proteínas musculares, que una vez transportadas al hígado se convierten en glucosa.

Si este desayuno escaso en proteínas se repite por un tiempo prolongado, los sistemas de alarma se activarán cada mañana y al cabo de un tiempo habrán destruido una significativa parte de la masa muscular. La pérdida de proteínas musculares ocasiona cambios en los receptores musculares y con ello produce dolores generalizados.

Paralelamente, los grandes altibajos de azúcar matutinos, ocasionados por un desayuno falto en proteínas, afecta la disponibilidad de combustible para los propios músculos, que entonces acumulan ácido láctico, lo cual exacerba el dolor. A la par, las caídas de glucosa también afectan los niveles de serotonina cerebral, cuyo descenso está estrechamente relacionado con los dolores musculares. De esta manera, podría entenderse el problema de dolor muscular generalizado característico de la fibromialgia.

Dr. Avilio Méndez Flores

El dolor crónico

0

Consideraciones generales:

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define al dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable relacionada con daño real o potencial de algún tejido”, Es una impresión penosa experimentada en un órgano y transmitida al cerebro por los nervios sensitivos. Este síntoma puede tener su origen o etiología interna o externa. Pero se dice en general que el dolor es una sensación para la autopreservación del individuo.

El dolor deberá de ser estudiado partiendo de su etiología si existe, de la localización, la intensidad, el tipo, la duración, la irradiación, así como las causas que lo incrementan o disminuyen y la magnitud con la que se presenta. El dolor puede ser agudo o crónico dependiendo del tiempo de evolución

El dolor es un síntoma que ha acompañado al hombre a lo largo de su evolución, en general es una señal de alarma que avisa a quien lo padece que su salud no está bien, que tiene que buscar ayuda. Normalmente se acompaña de otros signos y síntomas que en conjunto nos orientan a un diagnostico. Pero cuando solo está presente el dolor decimos que es idiopático (causa desconocida).

Todas las personas que habitamos este planeta hemos sentido dolor en un momento determinado de diferente etiología e intensidad; pero son pocos los individuos que conocen con profundidad las repercusiones del dolor, este mal tan común que no distingue razas, clases sociales ni religión. El sentirlo afecta el entorno físico, socioeconómico, cultural y psicológico de la persona que lo sufre; la intensidad del dolor puede ser: ligera, moderada o severa. La tolerancia individual al dolor difiere significativamente de una persona a otra y guarda relación con el estado anímico y el entorno.

Al dolor se le reconocen varias características: Una que es útil, otra necesario y por último que es protector. Lo anterior esta en relación a que nos informa cuando un tejido ha sido lesionado. Pero se torna inútil, incapacitarte e innecesario cuando no desaparece después de solucionar o eliminar la causa que lo originó. Con base a lo anterior el dolor crónico es un síntoma somático y un mecanismo de defensa frente a diversos conflictos, el cual requiere de manejo especializado ya que puede llevar al paciente a la limitación física.

Definición:

El dolor crónico es aquella sensación de malestar que dura más de seis meses y que no responde a las terapias convencionales para su control, como son la cirugía, medicamentos, reposo, fisioterapia u otros medios. Cuando se llega a esta etapa se puede considerar que el dolor ha dejado de ser un síntoma para convertirse en una enfermedad.

Hay que mencionar que algunos autores refieren que dolor crónico es aquel que dura más de tres meses o supera el lapso normal de recuperación.

El dolor crónico es una entidad que según cálculos afecta a la mitad de la población mundial presentándolo en alguna parte del cuerpo. El dolor crónico puede durar años y ocasiona graves daños en la calidad de vida de la persona y aunque muchas enfermedades producen dolor por el daño en los órganos que afectan, el síndrome de dolor crónico carece de causa física identificable y este se declara con tal, cuando el enfermo se somete a exámenes de todo tipo y aparentemente no hay una causal que lo justifique.

Causas:

El dolor Crónico puede aparecer secundario a un traumatismo leve o después de un procedimiento quirúrgico, pero continúa mucho tiempo después de que el paciente “ha sanado” o ha sido dado de alta por el médico.
Estudios realizados sobre la etiología del dolor crónico establecen un vínculo con un proceso psicológico llamado somatización, en el que los estados emocionales se manifiestan en padecimientos orgánicos y algunos lo han relacionado con situaciones de ansiedad, depresión o malestar emocional.

Una de las estructuras que más comúnmente se ve afectada por los procesos degenerativos crónicos, es el aparato locomotor, el deterioro de los cartílagos articulares, los discos intervertebrales, la composición mineral del hueso y la integridad de músculos, ligamentos y tendones dan lugar a diversas enfermedades dolorosas, como lo son la artritis, artrosis, hernias discales, espondilitis, anquilosis, osteoporosis y miositis, entre otras.

Estas enfermedades tienden a ser progresivas, por lo que el dolor, así como los demás síntomas asociados, van aumentando gradual y progresivamente su intensidad, llegando en muchos casos a ser intolerable para el paciente.

Sin tomar en cuenta el origen o etiología del dolor crónico, no hay que olvidar que es un padecimiento que afecta la vida de quien lo padece. Ya que todas sus actividades son alteradas. Así encontramos que interfiere con lo laboral, social, sexual, con los estudios, etc. Lo que conlleva a que el paciente presente sentimientos de desesperanza y desamparo. Lo que a su vez aumenta el estrés llegando a la depresión, al aislamiento y en ocasiones al suicidio.

Síntomas:

El principal motivo de consulta al médico es el dolor y la principal causa de incapacidad y ausentismo laboral. Muchas veces los analgésicos alivian el dolor parcialmente, pero los pacientes desarrollan tolerancia, necesitando cada vez dosis mayores para controlar el dolor.

Este síntoma puede tener una intensidad que va desde una simple molestia, hasta ser realmente insoportable. Su localización es variada según su origen; asimismo, tiende a presentarse acompañado por otros síntomas que facilitan determinar su causa. En muchos casos desaparece (con o sin tratamiento médico) en un corto plazo. Sin embargo, en aproximadamente un 30 a 35% de los pacientes, se convierte en un fantasma que los acompañará por mucho tiempo. Cuando la duración del dolor se prolonga en el tiempo por más de tres meses, se le denomina dolor crónico. Este padecimiento cada día se hace más común, esto en parte se debe a las mejoras de la calidad de vida de la población, que han llevado a prolongar la expectativa de vida, y por consiguiente a permitir que los individuos vivan suficiente tiempo para que aparezcan problemas degenerativos de todos los órganos del cuerpo.

El dolor crónico puede inducir a los pacientes a rechazar programas de tratamiento activo y cuando el dolor es mas severo puede inducirlos al suicidio. Partiendo de este hecho encontramos que el dolor crónico puede presenta una serie de síntomas que variaran de persona a persona dependiendo de la personalidad de estas, así como de las características propias del dolor en cuestión.

El dolor crónico es interpretado por los pacientes como un fenómeno normal, pues la angustia y el malestar que provoca se transforman paulatinamente en una sensación común no agradable, pero que llega a ser tolerable. De tal manera que el paciente puede convivir con el dolor y este le permite sobrevivir al mismo.

En general podemos decir que el dolor se reconoce en el paciente a través de alteraciones musculares como la mímica, los gritos y las actitudes del paciente; sus manifestaciones pueden ser secretorias y circulatorias (lágrimas, sudor, palidez, rubor, palpitaciones) así como de tipo nervioso, representadas por temblor, fiebre y convulsiones. El dolor crónico también puede producir alteraciones psiquiátricas en donde el paciente manifiesta depresión, angustia, astenia, adinamia e insomnio.

Diagnóstico:

El diagnostico del dolor crónico como se ha expresado con anterioridades esta dado principalmente por el tiempo de evolución, el cual puede variar de tres a seis meses dependiendo del autor. Pero como característica podemos decir que el dolor persiste aún después de que se haya resuelto el problema desencadenante del mismo.

En ocasiones, se trata de enfermedades en la que el diagnóstico es difícil, como es el caso de la Fibromialgia, enfermedad que constituye un diagnóstico de exclusión, es decir, se llega a ella cuando se han descartado las demás causas del dolor. La fase de estudios previos suele ser frustrante para el paciente, ya que todos los exámenes suelen arrojar resultados normales; sin embargo, el paciente, muchas veces una mujer de mediana edad, siente que le duele todo el cuerpo, que sus emociones se encuentran al borde, que no duerme bien, y que sus familiares y amigos comienzan a llamarla hipocondríaca, cuando realmente es una persona enferma que necesita tratamiento.

Así como las pacientes con Fibromialgia, existe otro grupo de personas que presentan dolores muy intensos, como punzadas, que se acompañan de ardor, sensación de frío o calor, entumecimiento, hormigueo o adormecimiento en una zona determinada del cuerpo, los cuales no muestran cambios con el uso de los calmantes; con el tiempo, los músculos de la zona pueden disminuir su masa. Apareciendo molestias como la pérdida de la fuerza.

En este caso, se trata de personas que presentan una lesión del sistema nervioso, que originan lo que se denomina Dolor Neuropático. Este dolor es realmente desagradable para quien lo padece, y tiene gran impacto emocional, ya que la desesperación y la falta de respuesta a calmantes, muchas veces en dosis muy altas, lleva a la depresión.

Otro dolor que suele acompañar por muchos años a los pacientes antes de que se diagnostique su origen, es la Neuralgia del Trigémino, un dolor bien localizado y muy intenso, que se ubica en la cara, siempre en el mismo sitio, a diferencia de las migrañas, que suelen alternar entre un lado y otro de la cabeza. El nervio trigémino, como lo dice su nombre, se compone de tres ramas, la superior u oftálmica, la media o maxilar superior, y la inferior o maxilar inferior, el dolor tendrá una distribución de acuerdo con la rama lesionada.

Muchas veces estos pacientes son sometidos a tratamientos odontológicos, e incluso extracciones innecesarias de piezas dentales al cabo de los cuales el paciente continúa con el dolor.

Tratamiento:

El dolor crónico es un problema de salud pública, de tal forma que ya existen en muchos lugares clínicas del dolor y médicos especialistas en atender esta patología, cada vez más creciente.

El tratamiento del dolor crónico debe darse bajo un enfoque integral que incluye medicamentos, terapias, técnicas de relajación, quiropráctica, motivación hacia cambios conductuales, ejercicios físicos, masajes y en algunos casos hipnosis o estimulaciones eléctricas y cuando llegan a ser muy severos, hasta el internamiento de los enfermos para poder administrar medicamentos más potentes del tipo de los analgésicos narcóticos. El manejo del dolor crónico deberá de ser multidisciplinario y es obligatorio el manejo psicológico del paciente y en ocasiones hasta psiquiátrico.

Los pacientes con dolor crónico inicialmente responden al uso de analgésicos; sin embargo, con el progreso de la enfermedad van siendo necesarias cada vez dosis mayores y en muchos casos deben hacerse combinaciones de varios tipos de calmantes, e incluso emplear medicamentos antidepresivos y anticonvulsivantes para poder controlarlos. En casos más graves como el cáncer, se debe recurrir al uso de morfinas, sustancia narcotizante que constituye en muchos casos “el último recurso”.

En algunos casos se ha llegado a la necesidad de practicar cirugía para controlar el dolor, en las cuales seccionan los troncos nerviosos periféricos que conducen los estímulos dolorosos; menos agresivas son las técnicas para implantar dispositivos que liberan sustancias anestésicas en la médula espinal. El inconveniente de ese tipo de tratamiento es que por lo general, los troncos nerviosos conducen otros tipos de estímulos, como movilidad, control de postura y tono muscular, así como comandos para controlar el sudor, sensibilidad térmica y presión. Todos estos sensores quedan afectados cuando se practica este tipo de tratamiento.

Un aspecto importante que es considerado por los médicos especializados en terapia del dolor, es garantizar un óptimo funcionamiento celular, por lo que se aplican de manera conjunta terapias de oxigenación y suministro de oligoelementos, basados en que durante las enfermedades crónicas los procesos inflamatorios limitan el aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos, con lo que éstos se deterioran aún más, arraigándose la enfermedad.

En las alteraciones que involucran al sistema nervioso o a las envolturas de los músculos, llamadas fascias, existen terapias distintas a los analgésicos. En estos tres grandes grupos de dolor (la Fibromialgia, el Dolor Neuropático y la Neuralgia delTtrigémino) existe una diversidad de opciones de tratamiento que son eficaces. Para ello, se necesita una evaluación multidisciplinaria en la que pueden trabajar dos o más médicos, y el tratamiento suele integrar medicamentos distintos a los analgésicos comunes y terapias físicas para ayudar a los pacientes.

Dr. Avilio Méndez Flores

Go to Top