Posts tagged Alimentación

Alimentación artificial del lactante

0

¿Por qué no debe darse tetero?

Porque es una alimentación antinatural. Su composición es a base de leche de vaca o de fórmulas lácteas que de ella se derivan, lo cual supone alguna deficiencia de nutrientes específicos para el lactante .La leche de vaca a esa edad es para los becerros. Por otra parte, su preparación comporta riesgos de contaminación, así como puede suceder con la tetina del biberón. Además, en los casos en que el niño recibe alimentación mixta (pecho y tetero) la tetina compite con el pezón de la mama, provocando confusión y la posibilidad de que la lactancia natural sea desplazada. Por otra parte, los alimentos a base de leche de vaca no deberían darse antes del año de edad, y debe limitarse el uso del chupón.

¿Cuáles son las desventajas para el niño?

Los trastornos que puede generar el tetero son innumerables. Comenzando por malnutrición (llámese desnutrición u obesidad), anemias, bajas defensas que lo expone a enfermedades infecciosas, parasitosis intestinal, alergias, y posteriormente, diabetes, hipertensión arterial y hasta retardo mental.

¿Cuáles son las desventajas para la madre?

Al amamantar, la madre no se recupera normalmente de los efectos del embarazo y del parto, con riesgo inmediato a su propia salud, y, posteriormente, existe propensión a contraer cáncer del seno o de los ovarios, y, después de los 50 años, o menos, artritis reumatoide.

¿Qué efectos psicológicos negativos produce?

El vínculo madre-hijo puede desmejorar. No hay el contacto íntimo “piel con piel” y, además, cualquiera puede suministrarle el alimento aún en presencia de la madre En su vida adulta puede mostrarse desapegado y desagradecido. Acaso tenga que ver en algunos casos con la denominación de un adolescente como “rebelde sin causa”?

¿Cuál sería el costo de la alimentación a tetero y cómo se calcula?

Si tomamos en cuenta el costo actual de la leche de vaca completa, llámese en polvo o líquida, y más aún las llamadas fórmulas infantiles, del agregado de harinas, de azúcar, el costo de los biberones y la reposición de tetinas, el consumo frecuente de gas para hervir o tibiar el agua y para esterilizar los biberones y tetinas, el suministro de compotas, luego la indicación obligada de vitaminas, y después, indirectamente, las frecuentes visitas médicas por el mayor riesgo a enfermarse, podemos afirmar que el costo en dinero es muy alto lo cual sería la ruina económica para muchas familias.

¿De qué manera influye la alimentación a tetero en la malnutrición del niño?

Los 2 grandes riesgos son: como dijimos antes, la desnutrición y la obesidad. La primera por disminución de la cantidad de alimento o la calidad (atoles con muy poca cantidad de leche). La segunda, aún cuando se prepare de acuerdo a instrucciones, ese alimento se da en grandes cantidades al niño, complementadas con compotas, gelatinas, jugos, etc.

¿Habría alguna condición por la cual haya que aceptar la alimentación artificial en el lactante?

Sólo existiría una indicación obligada de este tipo de alimentación en los primeros meses, cuando el niño al nacer la madre desaparezca (muera o lo abandone y no haya otra mujer que lo amante). En todo caso, el alimento debe darse por gotero, cucharilla o taza, jamás con biberón.

¿Por qué está tan difundida la alimentación artificial en el lactante?

Empecemos porque muchos de nosotros los médicos no hacemos especial hincapié en lo dañino de este tipo de alimentación, la promoción publicitaria masiva de la industria láctea de fórmulas infantiles. Incluso, en las propias políticas de salud del Estado no se ve mayor énfasis en incentivar y proteger el amamantamiento natural; luego los mitos que existen a favor del tetero y en contra de la alimentación al pecho.

Es muy fácil decirle a una madre que le dé pecho, esto no necesitaría argumentos; lo que es difícil para muchos es decirle que no le dé tetero, porque entonces, habría que exponerle las razones bien argumentadas y creíbles, aclarando, a su vez y en el momento todas sus dudas, para lograr convencer a esa madre.

En conclusión, la leche materna es el alimento natural e imprescindible para la cría humana.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Anorexia

0


Definición:

Trastorno grave de la conducta alimentaria en que hay un rechazo a mantener el peso corporal en unos valores mínimos normales, junto con un miedo intenso a ganar peso y una importante alteración de la propia imagen, que conduce a la persona que sufre este trastorno a verse demasiado gorda, incluso cuando su peso está por debajo de lo normal.

Puede aparecer tanto en hombres como en mujeres aunque es más frecuente en éstas (10 mujeres por cada varón).
Generalmente comienza entre los 12 y los 18 años si bien en los últimos tiempos se aprecia que puede aparecer incluso en edades más tempranas de la vida.

Causas:

Influyen muchos factores entre los que destacan una influencia genética, factores psicológicos (familiares y conflictos psíquicos) y factores sociales (influencias y expectativas sociales).

En los últimos años, se ha culpado a la moda del aumento del número de adolescentes con anorexia. La imagen actual de la belleza relacionada con cuerpos delgados y el rechazo de la obesidad han conducido, según algunos especialistas, a que se relacione el éxito social -tan importante en la adolescencia- con el hecho de tener un cuerpo más delgado.

Manifestaciones:

La anorexia generalmente comienza como un comportamiento de dieta aparentemente inocente, que se intensifica progresivamente conduciendo a una pérdida de peso extrema y dañina.

Las personas que la padecen raramente infringen reglas o desobedecen, les cuesta transmitir sus sentimientos a los demás, tienden a ser perfeccionistas, buenos alumnos y suelen tener una intensa actividad física.

Los síntomas más comunes son:

• Bajo peso corporal o pérdida inexplicada de peso en los últimos meses.
• Miedo intenso a volverse obeso, incluso cuando se está perdiendo peso.
• Se niega a mantener un peso corporal mínimo.
• Rechazo obsesivo a la comida.
• Preocupación por la preparación de los alimentos.
• Costumbres alimentarias extrañas.
• Negación de sensaciones de hambre, sed, fatiga o sueño y excesiva actividad física.
• En las mujeres que ya han tenido la primera regla, ausencia de tres ciclos menstruales sin otra causa o trastornos menstruales.
• Alteración del carácter con cambios de humor imprevisibles.
• Negación total o parcial de la enfermedad.
• Dolores abdominales frecuentes.
• Estreñimiento.
• Frecuente sensación de frío. Piel seca y cabello fino y frágil.

Los adolescentes enfermos muestran algunos de los mismos síntomas enunciados, no tienen que presentarlos todos.

Tratamiento:

Lo más importante es la detección precoz del trastorno, pues en las etapas iniciales de la enfermedad el pronóstico es más favorable. El tratamiento requiere una estrecha colaboración entre médicos, psicólogos, psiquiatras, familia y paciente. Incluye psicoterapia individual y familiar, junto con tratamiento nutricional.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Hipertensión arterial y ácido úrico

1

Una alta tasa de ácido úrico en sangre estaría vinculada a la hipertensión, según un estudio realizado con adolescentes y publicado en Estados Unidos.

“Si se reduce el ácido úrico, al menos en algunos pacientes, se puede bajar la presión arterial”, explicó el doctor Daniel Feig, profesor de pediatría renal en la Facultad de Medicina Baylor en Houston (Texas, sur), principal autor del trabajo.

“Esto podría ser una de las explicaciones del mecanismo mediante el cual algunas personas desarrollan hipertensión y podría abrir el camino a nuevos tratamientos”, añadió.

El ácido úrico es un producto de desecho del metabolismo de los alimentos. Es producido sobre todo por el hígado y los riñones. Un exceso de ácido úrico puede provocar gota, que resulta de la acumulación de cristales de este ácido en las articulaciones.

En este estudio, Feig y su equipo trataron con allopurinol a adolescentes que sufrían hipertensión arterial y presentaban tasas sanguíneas elevadas de ácido úrico. Este medicamento reduce la tasa de ácido úrico y es utilizado en el tratamiento de la gota y los cálculos renales.

El tratamiento redujo no sólo los niveles de ácido úrico sino también la presión arterial, indicó Feig, cuyo estudio es divulgado por el Journal of the American Medical Association (JAMA) del 27 de agosto.

“Este tratamiento está lejos de ser una terapia suficiente para combatir la hipertensión pero los resultados de este estudio representan un primer avance en la comprensión de los mecanismos de la enfermedad”, explicó Feig.

Fuente:AFP

[ad code=2 align=center]

Las calorías

0

Consideraciones generales:

El cuerpo necesita energía para vivir. Y obtiene esta de los alimentos que ingerimos en cada comida.
Además de energía, el organismo necesita de otros nutrientes como son las vitaminas y los minerales y estos también forman parte de los alimentos. Sin embargo, tanto vitaminas como minerales no hacen un aporte de energía.

Definición:

Etimológicamente, la denominación de caloría deriva del latín “calor”. En los seres vivos son el equivalente de energía obtenida de los alimentos, que se utiliza para poder llevar a cabo las funciones relacionadas con el metabolismo, la actividad física y la reparación del cuerpo y sus tejidos en general. Incluso al pensar consumimos calorías, ya que se necesita energía para ello.

El concepto de caloría se refiere a una unidad de energía, la cual puede encontrarse almacenada en los alimentos que se consumen o en el cuerpo.

Podemos darnos una idea si comparamos las calorías con el combustible que necesita un motor para poder funcionar.

Si al cuerpo se le dan más calorías de las que necesita para funcionar, éstas se almacenan como tejido adiposo.

Así que la clave para perder grasa o aumentar masa muscular depende de la cantidad de calorías que se ingiere y de los porcentajes adecuados de cada nutriente.

Desde el punto de vista de la ciencia, las calorías son una unidad de energía, la necesaria para subir la temperatura de un gramo de agua de 14,5 a 15,5 grados Celsius estando a nivel del mar. La caloría es parte del Sistema técnico de unidades, y normalmente se mide en kilocalorías o Kcal. Eso si, en la mayoría de las ciencias hoy en día se utiliza como medida de energía el joule (del Sistema Internacional de unidades), y las calorías básicamente continúan siendo usadas en el ámbito de la nutrición.

Historia:

La historia de las calorías data de 1819, en donde Nicholas Clement, un químico francés usó y definió el término por primera vez. Existe controversia en términos de quién inventó las calorías o este término, y también franceses como P.A. Favre y J.T. Silberman son buenos candidatos. Lo que es de común acuerdo, es que el término surge de Francia, durante el siglo XIX.

Las calorías en los alimentos:

En nutrición se emplean normalmente la kilocaloría, aunque también se pueden ver algunas etiquetas de alimentos marcadas en kilojoules, los que es un equivalente matemático de las calorías.

La termodinámica (de donde proviene esta unidad), define la caloría como la cantidad de energía requerida para elevar 1ºC la temperatura de 1 gramo de agua.

[ad code=2 align=center]

En el caso del cuerpo humano, gran consumidor de energía, se utilizan valores grandes y por eso, se aplican Kilocalorías (muchas veces mal llamadas calorías) o kilojoules.

Existen 4 elementos que pueden aportar energía al cuerpo humano, pero de estos cuatro, solo tres le aportan nutrientes.

Estos son: las proteínas, los carbohidratos y las grasas. El cuarto elemento es el alcohol, que no aporta nutriente alguno excepto energía en la forma de calorías propiamente dicha.

Todos los alimentos que ingerimos se dividen básicamente en tres grupos:

Proteínas

Son el nutriente esencial para construir el tejido muscular y ayudan a mantener la masa muscular en periodos de restricción calórica, se encuentran principalmente en la carne, productos lácteos, huevos y aportan 4 calorías por cada gramo.

Carbohidratos

Son la fuente principal de energía que el cuerpo utiliza en situaciones normales, los carbohidratos se encuentran en las harinas, pastas, legumbres, pan, cereales y frutas. Al igual que la proteína cada gramo de carbohidratos proporciona 4 calorías.

Grasas

Las grasas aportan 9 calorías por cada gramo, más del doble que la proteína y carbohidratos, se encuentra en los aceites, mantequillas, crema, embutidos etc.

En primer lugar, tenemos que hablar de energía, esta es la posibilidad para hacer trabajo. Por lo tanto cada vez que comemos, la comida nos provee energía a pesar que en muchas ocasiones las mismas no provean nutrientes, minerales y vitaminas. El ser humano sin comida no tiene suficiente energía. La cantidad de energía en la comida es medida en calorías. Las calorías es la cantidad de calor producida cuando la comida es quemada en el cuerpo. Para medir la cantidad de calor producida cuando la comida se metaboliza se utiliza el término kilocaloría. Una kilocaloría es la cantidad de energía que se necesita para subir la temperatura de un kilogramo de agua a un grado centígrado. Si embargo, la palabra kilocaloría es sustituida por caloría debido a que es más fácil de recordar.

Todo lo que comemos se clasifica de acuerdo a la cantidad de energía que aportan, esto es carbohidratos (4 calorías por gramo), proteínas (4 calorías por gramo), grasa (9 calorías por gramo) y alcohol (7 calorías por gramo). El alcohol no aporta nutrientes, solo energía, por lo tanto se debe evitar. Algunos alimentos no tienen ningún aporte energético como es el agua, las vitaminas y minerales, entre otros.

Todas las calorías, sin importar el tipo de comida que se consuma proveen energía. Si se consume mas energía (calorías) que la que gasta se gana peso, por el contrario si consume menos calorías que la que necesita se pierde peso.

La energía que necesitamos a diario depende de como vamos a utilizar la misma, esto es, si el cuerpo está en reposo o está trabajando activamente. A pesar de que no estamos conscientes de esa actividad física diaria, nuestro cuerpo está diariamente gastando energía para mantenernos vivos.

Todos los órganos del cuerpo utilizan la energía que provee la comida para llevar las distintas funciones, el corazón para latir, los pulmones para respirar, el páncreas para producir insulina y enzimas digestivas, entre otras, las glándulas para producir hormonas, los músculos para hacer trabajo, y así sucesivamente. La deprivación severa de calorías puede causar pérdida de peso que sea amenazante a la vida, por lo que se recomienda que toda persona que desea perder peso lo haga bajo supervisión médica.

Consumo diario:

La necesidad energética diaria de una persona esta condicionada por su Gasto Energético Total.

Este gasto energético total es función de la suma de su metabolismo basal, el efecto termogénico de los alimentos, el trabajo muscular y el factor de injuria.

El metabolismo basal:

Es el consumo energético necesario para mantener las funciones vitales y la temperatura corporal del organismo. Su formula es simple: 24 Kcal/kg de peso.

Este valor se ve afectado por otros factores variables, a saber:

La superficie corporal, la masa magra, el sexo, la edad, embarazos (en el caso de las madres), raza, clima, alteraciones hormonales, estados nutricionales actuales, y otros.

Efecto termogénico:

El efecto termogénico de los alimentos es el consumo energético que aparece como consecuencia de la digestión de los propios alimentos.
Así la energía utilizada es de un 30% si se ingieren solo proteínas, de un 6% si se ingieren solo hidratos de carbono y de un 14% si se ingieren solo grasas.

Este efecto aumenta con el valor calórico o si aumenta el fraccionamiento de las comidas.

Trabajo muscular o factor de actividad:

Es el gasto energético necesario para el desarrollo de las diferentes actividades. En una persona moderadamente activa representa del 15% al 30% de las necesidades totales de la energía

Factor de injuria:

Es la energía adicional utilizada por el organismo para tratar enfermedades o trastornos diversos. Según la patología que padezca cada individuo, este factor varía según el grado de severidad, extensión o duración del proceso patológico.

Calorías y peso:

Mecanismo:

El asunto desde un punto de vista dietético es sencillo: si se consumen a través de los alimentos más calorías de las que usamos durante nuestras actividades diarias, subimos de peso almacenando energía en forma de grasa, y si usamos más calorías de las que adquirimos vía la alimentación, entonces eliminamos esa grasa y bajamos de peso. Pero ¿porqué cuesta tanto bajar de peso? bueno, entre otras cosas por, el metabolismo personal, es interesante considerar que el tejido adiposo humano (la grasa que almacenamos) consiste en un 87% de lípidos; esto significa que 1 kilo de grasa corporal tiene 870 gramos de grasa pura, lo que equivale en términos energéticos a 7800 kcal. Por lo tanto para eliminar 1 kilo de grasa corporal debemos “quemar” 7800 kcal adicionales de energía. Una tarea difícil pero a veces necesaria, y puede bastar con mejorar la dieta y hacer un poco de ejercicio.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El ayuno y la quimioterapia

0

Hacer ayunar a ratones durante dos días permite proteger a las células sanas de su organismo contra los efectos tóxicos de la quimioterapia, un hallazgo potencialmente importante para tratar el cáncer, según estudios publicados el lunes en Estados Unidos.

Los ratones que recibieron dosis elevadas de quimioterapia luego de dos días sin alimentos continuaron mostrándose vigorosos mientras que la mitad de los del grupo testigo alimentados normalmente murieron.

Además, los sobrevivientes del grupo alimentado continuaron perdiendo peso y debilitándose, explicó Valter Longo, de la Universidad de California del Sur, el principal autor de esta investigación.
Pruebas realizadas con células humanas en probetas confirmaron esta observación.

Además, los ratones obligados a ayunar no mostraron “ninguna señal de estrés o dolor” tras sesiones de quimioterapia que eran de tres a cinco veces más fuertes que las aplicadas a humanos, según los datos del estudio.

Volver la quimioterapia más selectiva es el objetivo prioritario de la medicina desde hace décadas. Los médicos podrían así controlar mejor el cáncer, incluso curarlo, si la quimioterapia no fuera tan destructiva para el resto del organismo.

El doctor Pinchas Cohen, cancerólogo y profesor de pediatría de la Universidad de California en Los Ángeles (oeste), juzgó esta investigación “muy importante” ya que según él “establece un nuevo concepto en biología del cáncer”.

“Teóricamente, el hallazgo abre nuevas vías de tratamiento en los humanos que permitan dosis más elevadas de quimioterapia y esto merece ser estudiado en ensayos clínicos”, añadió.

“Este enfoque podría ser aplicable tal vez en la mayoría de los enfermos”, estimó por su parte el doctor David Quinn, cancerólogo y director médico del USC Norris Norris Hospital and Clinics (oeste).

Quinn piensa que numerosos cancerólogos estarían dispuestos a probar el concepto de ayuno descubierto por Valter Longo y aconseja a sus pacientes a estar atentos a los estudios clínicos que sean organizados en su zona.

Según Felipe Sierra, director del programa de biología del envejecimiento del Instituto del Envejecimiento, “no se trata solamente de otro tratamiento contra el cáncer sino de una importante diferencia conceptual”.

Mientras durante décadas los investigadores han trabajado en el desarrollo de tratamientos que apunten solamente a las células cancerosas, los trabajos de Valter Longo se concentraron en la protección de las otras células, explicó.

Valter Longo es un investigador en el terreno del envejecimiento que enseña gerontología y biología en la universidad de California (USC).

Observó que la idea de proteger células sanas contra los efectos nocivos del tratamiento de quimioterapia probablemente pareció difícil de realizar ya que el cuerpo posee células muy variadas que responden en forma diferente a los tratamientos.

Longo, que pidió la autorización de realizar así un estudio clínico a pequeña escala, espera que más resultados confirmen rápidamente sus primeras constataciones.

“Tendríamos que tener resultados bastante sólidos unas semanas después del inicio del estudio” y “si esto funciona, dentro de un año esto podría ser aplicado en numerosos hospitales”, vaticinó.

Fuente: Anales de la Academia nacional estadounidense de ciencias del 31 de marzo de 2008.

El hábito vegetariano

0


Al hacer un cambio de hábitos en lo que comemos seguramente no se nos ha ocurrido consultar a un nutricionista, ni hemos pensado en cómo suplir las proteínas y vitaminas que aporta la carne, sólo pensamos en que estar gordos no es sano y cambiamos nuestra alimentación; si por ésta razón nos convertimos en vegetarianos, podemos estar escondiendo detrás de ese repentino apego por los vegetales, un trastorno alimentario llamado ortorexia (una manía de comer sólo alimentos “sanos”), y puede convertirse también en una forma de anorexia.

Algunas personas empiezan a preocuparse por su salud sólo por moda, y entonces se preocupan de una manera obsesiva porque la carne contiene toxinas, hormonas, colesterol, y por los daños que esto provocará. Empiezan generalmente por no comer carne de cerdo, luego la de res y finalmente la de pollo, hasta casi convertirse en vegetarianos o sólo consumir leche y huevos.

Esto puede convertirse en un problema grave, ya que no se trata de vegetarianos por convicción o porque sus creencias religiosas así se lo exigen, y se arriesgan a sufrir una deficiencia proteínica y de vitaminas muy fuerte.

En esos casos es común encontrar deficiencia de vitaminas del complejo B que puede ocasionar problemas de anemia, caída de cabello, debilidad y al hacer ejercicio no se fortalezcan músculos.

Las personas con una baja autoestima y una mala comunicación con la familia, son más propensas a sufrir éste tipo de trastornos.

La idea de que comer carne no es saludable, que el cerdo mata y el pollo es tóxico, fomenta decisiones que no tienen ningún fundamento y que nos llevan a comer sólo cereales, verduras, frutas y estar convencidos de que con legumbres o leguminosas puede substituirse todo lo demás y eso no es verdad.

La alimentación variada, moderada y en los horarios convenientes, es la mejor conducta.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=1 align=right]

Una cintura muy ancha aumenta el riesgo de muerte prematura

0


Tener una gran medida de cintura, aunque el índice de masa corporal esté “en regla”, aumenta el riesgo de muerte prematura, según un amplio estudio europeo publicado en Estados Unidos.

Una comparación entre sujetos con el mismo índice de masa corporal muestra que el riesgo de morir prematuramente aumenta de forma lineal a medida que se acrecienta el número de talle, según los autores del estudio publicado en el New England Journal of Medicine fechado el 13 de noviembre de 2008.

El riesgo de muerte prematura era casi dos veces mayor entre los participantes con una amplia medida de cintura, a saber los que tenían más de 120 cm (en el caso de los hombres) o más de 100 cm (en el de las mujeres), comparativamente con circunferencias inferiores a 80 cm para los hombres y 65 cm para las mujeres.

Este riesgo es similar aunque el índice de masa corporal (IMC) se sitúe en una banda normal, según la investigación conducida sobre 359.000 personas de 51,5 años promedio, de las cuales 65,4% eran mujeres, en nueve países europeos.

El trabajo muestra contundentemente que un exceso de grasa acumulada en la cintura presenta un riesgo importante para la salud, aunque estos sujetos no sean considerados obesos ni tengan sobrepeso, destacan los autores del estudio.

Cada aumento de cinco centímetros en la circunferencia de la cintura aumenta el riesgo de mortalidad un 17% entre los hombres y un 13% entre las mujeres.

Los resultados de esta investigación deberían alentar a los médicos a medir sistemáticamente el perímetro de la cintura a sus pacientes, aunque su IMC esté dentro de lo normal, para evaluar el estado de salud y los riesgos, estimaron los autores de los trabajos del Imperial College de Londres, el instituto alemán de nutrición humana y otras instituciones europeas.

Fuente: AFP

El sobrepeso en el niño

0

Los padres generalmente se preguntan si su hijo está bien nutrido, pero suelen tranquilizarse cuando alguien lo califica de gordito o rollizo, pero esta imagen debe preocupar y deben actuar rápidamente ante la sospecha de obesidad infantil, pues un pequeño con kilos de más tiene mayores probabilidades de llegar a adulto con el mismo problema.

Veinte de cada 100 niños, tanto de los países desarrollados como de los que están en vías de serlo, tienen sobrepeso u obesidad. Se trata de una cifra sumamente alta y alarmante si se considera que las principales causas de muerte (enfermedad cardiaca, diabetes y distintos tipos de cáncer) están cercanamente relacionadas con esas condiciones.

Un niño que llega a la adolescencia con sobrepeso estará muy propenso a ser obeso en su edad adulta,
En Venezuela es común regocijarse al ver a lactantes y preescolares rellenos, con sus brazos y piernas gorditas, con una prominente barriguita y sus pies cubiertos por una piel esponjosa. Pero esta no es la imagen ideal de un pequeño saludable (es normal que a un niño se le vean sus costillas). Este tipo de percepción errónea puede marcar el futuro del pequeño.

La obesidad puede describirse de múltiples formas. Con el objetivo de simplificar las interpretaciones, hoy en día la mayoría de las academias de Medicina califica como obeso al niño que tiene un peso corporal 20% superior al que le corresponde por su edad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC) para evaluar la proporción peso/estatura. Este índice se calcula dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2) y, entre otros aspectos, permite saber si un individuo está creciendo lo necesario y si su peso está cerca del promedio para quienes tienen su misma edad.

Los pediatras disponen de varias tablas que permiten medir el crecimiento de los niños y de las niñas. Su estudio puede servir para identificar alteraciones y los ayuda a definir cambios necesarios para prevenir o manejar el problema.

Es necesario hacer seguimiento y monitorear el peso desde el nacimiento, pues los niños demasiado grandes al nacer podrían tener una alta probabilidad de sufrir problemas de salud como el sobrepeso/obesidad y mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en el futuro. De la misma forma, la relación talla-peso (ya sea como IMC o porcentaje de peso ideal) no debe ser descuidada. Para sorpresa de muchos padres, en el caso de los niños menores de dos años y cuando solamente se utilizan las curvas de peso/edad, “si el peso se encuentra arriba del 85avo percentil para su edad, podríamos estar ante un futuro niño mayor y, probablemente, adulto joven obeso.

La obesidad es un serio problema en todo el mundo. Cada año aumenta la cifra de obesos en Venezuela, así como en todos los países en vías de desarrollo.

Hay diversos factores que contribuyen con esta ola de obesidad. Existen los de tipo hereditario, que son, sin lugar a dudas, unos de los principales. Y es que un hijo de padre obeso tiene cinco veces más probabilidades de tener, a su vez, un niño obeso.

Hay genes que predisponen la acumulación de grasa excesiva, pero el niño también copiará algunos comportamientos del padre obeso. Es por ello que se habla de factores socio-culturales -incluyendo los hábitos alimentarios de la madre durante el embarazo-, que afectan la correcta alimentación de los niños. Si una mujer embarazada tiene un aumento de peso desproporcionado, y sumó más de 10 kilos, es probable que tenga un bebé muy grande. Los bebés muy grandes recién nacidos suelen tener algún problema de sobrepeso y diabetes en el futuro.

Los hábitos alimentarios de la familia tienen mucho que aportar a un niño. Si en la familia no se consumen frutas, vegetales y suficiente agua, el niño jamás aprenderá a ingerirlos en la escuela. Las comidas a deshoras y el exceso de carbohidratos y comidas fritas confunden al cuerpo, el cual, en muchos casos, puede comenzar a tener problemas con la insulina.

La dedicación al trabajo por parte de los padres, quienes se ven obligados a cumplir horarios cada vez más difíciles para así sustentar económicamente a la familia, también afecta la nutrición de los niños. En muchos casos se recurre a la comida rápida, a los alimentos fáciles de cocinar o empacados, procesados y eso implica que estos niños están nutriéndose muy mal, y en general, dejan de recibir nutrientes especiales como fibra y vitaminas que sólo vienen en los vegetales y frutas.

Otro aspecto, ligado íntimamente al tema laboral, es que cada vez se deja más de lado la lactancia materna. En muchos países, menos de 25% de los bebés menores de dos meses reciben lactancia materna exclusiva. Hacia los nueve meses, sólo 5% de los bebés la recibe. El uso de las fórmulas alternativas no ofrece las grandes propiedades nutricionales, inmunológicas y afectivas de la lactancia materna. La leche materna constituye el mejor alimento para cualquier niño menor de seis meses en cualquier lugar del mundo.

Las meriendas de los colegios así como los almuerzos, no suelen ser los de mejor calidad nutricional para los niños. Los padres deben asegurarse que los niños reciban una alimentación balanceada en casa. Generalmente, fuera de ella la posibilidad de comer frutas y vegetales es mucho menor, y es alta la oferta de carbohidratos, como pastas y papas fritas.

En el hogar, los niños están realizando menos actividad física. La inseguridad acosa a los hogares de miles de personas en todo el planeta, por lo que se convierte en la excusa de los padres para permitir muchas más horas frente al televisor, conectados a Internet o con los videojuegos. Los pequeños hacen menos deportes, están menos expuestos al sol y ni siquiera salen a jugar con los padres durante el fin de semana.

Las horas frente al televisor están muy involucradas con la obesidad (ocho horas de TV diarias incrementan cinco veces la posibilidad de obesidad). Otros factores que inciden son el no desayunar en casa y no dormir lo suficiente.

Dr. Avilio Méndez Flores

Go to Top