Hígado graso

1

Sinónimo:

Esteatosis hepática.

Consideraciones generales:

El hígado es un órgano conformado por dos lóbulos principales de los cuales el derecho es más grande que el izquierdo. El color café rojizo de este órgano se debe a la cápsula de tejido conectivo que lo cubre.

Es un órgano esencial para la vida. Posee más de dos mil funciones:

Sirve como un gran filtro que ayuda a remover de la sangre: toxinas, medicamentos, productos químicos, drogas o alcohol que de otro modo resultarían nocivos para el organismo.

Produce sustancias como la bilis que favorecen la digestión de alimentos y grasas.

Genera las principales proteínas del cuerpo (albúmina) para poder transportar con ellas los nutrientes a todas las células del organismo.

Produce factores de la coagulación que ayudan a detener hemorragias cuando se producen cortaduras.

Funciona como parte del sistema inmunológico de defensa que protege contra microorganismos que entran al cuerpo.

Según la Fundación Americana de Hígado, se considera normal que éste contenga un poco de grasa. Aún así, si esta acumulación de lípidos representa entre 5 y 10% del peso total del órgano, se habla de hígado graso.

Definición:

El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado, donde la alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa (ácidos grasos y triglicéridos) en las células del hígado (hepatocitos). La acumulación de grasa en los hepatocitos puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en un daño hepático crónico (o cirrosis hepática).

En personas que no beben alcohol, se le conoce formalmente como enfermedad hepática grasa no alcohólica

Epidemiología:

El hallazgo de hígado graso es extremadamente frecuente. Esta enfermedad se asocia a los siguientes factores de riesgo:

  • Obesidad
  • Diabetes
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Sexo femenino
  • Antecedentes familiares

Puede ser causada como efecto secundario por el uso de los siguientes medicamentos:

  • Amiodarona (antiarritmico)
  • Drogas antivirales: análogos de nucleótidos
  • Aspirina / Anti-inflamatorios no esteroideos
  • Corticosteroides
  • Methotrexate
  • Nifedipina
  • Tamoxifeno
  • Tetraciclina
  • Ácido Valproico

Sin embargo, es cada vez más frecuente encontrar personas con hígado graso sin estos factores de riesgo. No todas las personas que tienen hígado graso van a desarrollar complicaciones o daño hepático crónico.

Las grasas que el organismo no sabe cómo aprovechar pueden almacenarse en los lugares más inadecuados. Aunque el espejo refiere potenciales rollos y curvas sobredimensionadas, los lípidos pueden ser lo suficientemente audaces como para instalarse sin remordimiento en las arterias o en órganos nobles como el hígado. Normalmente, la grasa que pasa por el hígado se metaboliza y sigue de largo; no se queda allí.

Predisposición:

Al margen de quienes beben, quienes tienen mayor probabilidad de presentar hígado graso son las personas diabéticas y las que tienen factores de riesgo para síndrome metabólico, como la obesidad, el sedentarismo y las alteraciones en el colesterol y los triglicéridos. Se calcula que 20 de cada 100 personas a las que se le diagnostica diabetes por lo general ya tienen hígado graso. De ésas, 5% podría evolucionar a un cáncer hepático si no toma las medidas necesarias para controlar su enfermedad.
Adicionalmente, una persona puede ser delgada -o con un índice de masa corporal adecuado según sus características-, puede no tener problemas de glicemia, altibajos de peso o tensión arterial y aún así estar acumulando grasa en su hígado por falta de actividad física.

Patogenia:

En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia en forma muy importante el aspecto y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre se da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). La trascendencia de la EHNA radica en su potencial progresión hacia la cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

Las alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienzan con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado.

La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular).

Las evidencias sugieren que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en el hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis.

La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa del HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis) poseen factores de riesgo comunes.

Causas:

Hay hígados capaces de convivir con el excedente de grasa como quien acoge a un invitado inofensivo. La grasa está allí, pero el hígado no se inflama. Sin embargo, en otros pacientes, el hígado trata de defenderse y comienza a atacada como si fuera un cuerpo extraño. En esos casos se desarrolla una inflamación sostenida y persistente, que si no se trata, podría seguir avanzando por años hasta convertirse en una cirrosis, la tendencia natural del hígado es a regenerarse, pero de tanto repetirse ese proceso de inflamación y cicatrización durante muchos años, comienza a contar con cada vez menos tejido funcional y cada vez más tejido cicatricial, que no tiene ninguna utilidad. Por eso va perdiendo su capacidad.

La causa del HGNA (la acumulación de grasa en el hígado) no se conoce con certeza, pero hay algunos mecanismos que se han demostrado muy importantes en el desarrollo de la enfermedad:

Resistencia a la insulina y síndrome metabólico. Parece ser la causa fundamental. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El páncreas detecta el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado, pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

Síntomas:

El hígado graso es una condición que carece de síntomas obvios.
Si acaso, la persona podría tener en algún momento dado cierta sensación de pesadez en el lugar donde se ubica el hígado, en la parte derecha del abdomen, pero en realidad no es un cuadro que se manifieste con señales evidentes. Cuando ya la inflamación lleva mucho tiempo, sí podrían aparecer otros síntomas. La Fundación Americana del Hígado cita entre ellos la fatiga, falta de apetito, dolor abdominal, pérdida de peso, náuseas y coloración amarillenta en piel y ojos.

El HGNA frecuentemente es asintomático y se diagnostica generalmente por accidente, cuando el paciente se realiza exámenes por otra causa. Infrecuentemente los pacientes pueden referir fatiga, malestar o incluso sensación de pesadez en el cuadrante superior derecho del abdomen. Raramente puede evidenciarse ictericia leve (coloración amarillenta de la piel y mucosas). Por definición, un consumo alcohólico superior a 20g/día (aproximadamente 25 ml/diarios) excluye esta condición.

Las alteraciones más frecuentes son elevaciones leves de transaminasas ALT o TGP, AST o TGO (usualmente se encuentra mayor elevación en la ALT que en la AST), GGT e incluso bilirrubina.

Algunas personas se quejan de dolor abdominal leve a moderado en el hipocondrio derecho (la zona donde se ubica el hígado). Sólo un pequeño porcentaje de pacientes presentan síntomas de insuficiencia hepática. Es importante la determinación de la VSG, glicemia, albúmina y el tiempo de protrombina.

Diagnostico:

Cuando se hace un eco abdominal, un médico puede observar superficialmente si hay grasa en este órgano. Si se hace una prueba de sangre, una enzima que se llama ALT también puede salir un poco alterada.

Aún así, un médico no debe conformarse y diagnosticar por eso que sólo se trata de un hígado graso; sería importante que a ese paciente lo vea un especialista en esto para descartar otras condiciones que pueden coexistir con el hígado graso, que también pueden inflamarlo y que requieren tratamiento como una hepatitis B o C, por ejemplo

Si bien la biopsia hepática es el único examen que permite asegurar el diagnóstico, no todas las personas en que se sospecha el diagnóstico de hígado graso son sometidas a este procedimiento. Esta muestra acumulación de grasa en los hepatocitos y puede haber además grados variables de inflamación y fibrosis. Es habitual hacer el diagnóstico presuntivo de hígado graso con imágenes sugerentes (ecografía, tomografía computada o resonancia magnética). La ecografía es una técnica moderadamente efectiva para el diagnóstico de esteatosis hepática y para la clasificación de la severidad de la enfermedad en la muestra global, existiendo una adecuada correlación entre los diferentes radiólogos que realizaron los informes. Por lo tanto si se realiza la ultrasonografía abdominal con los cortes estandarizados y se analiza el grado de infiltración grasa según los criterios que utilizamos se logra una correlación moderada con el compromiso histológico. Desafortunadamente, la ecografía no puede diferenciar esteatohepatitis de fibrosis y su sensibilidad cae marcadamente cuando el grado de esteatosis disminuye por debajo de un 30%.
La biopsia hepática es, sin embargo, el único examen que permite diferenciar entre “esteatosis simple” (acumulación de grasa) y “esteatohepatitis” (grasa asociada a inflamación y fibrosis).

Tratamiento:

No son casos que se resuelvan con un hepatoprotector. Se tratan mejorando la alimentación –limitando el consumo de grasas-, haciendo ejercicio varias veces a la semana, procurando que el colesterol se mantenga en niveles razonables y controlando la enfermedad de base si la hubiera, como la diabetes o el síndrome metabólico. No hablamos de una reversión total del problema, pero puede mejorar bastante. Después de los 40 años, sería ideal que cada quien se hiciera una prueba de ALT, un compuesto que se eleva en la sangre ante exceso de grasas, virus o toxicidad hepática. Así como uno está pendiente de su corazón o de sus riñones, también tiene que revisar su hígado.

Pronóstico:

La mayoría de las personas con hígado graso no van a desarrollar consecuencias graves de la enfermedad. Aproximadamente un 20% de los sujetos pueden tener algún grado de fibrosis hepática en la biopsia, lo que puede llevar a grados más avanzados de la enfermedad, incluyendo la cirrosis hepática y el hepatocarcinoma.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Pilas y baterías, tóxicos en potencia

0

Consideraciones generales:

Están en todas partes. Como no sabemos que son peligrosas, las dejamos cerca de los bebés, en los juguetes de los niños, dormimos con ellas al lado, las colocamos sobre la mesa de la cocina, en la despensa, en el baño, junto a la oreja, en la sala, nos las llevamos a la calle, nos acompañan a las fiestas, están en la oficina, han sido encontradas en el desierto, en la selva, a lado de las autopistas, en las cuevas, en el campo, en los ríos y hasta en los mares.

Si bien las pilas representan un gran avance tecnológico, éste se ha desvirtuado para potenciar su uso irracional en la vida cotidiana inundada de productos que necesitan de este tipo de fuente de energía altamente tóxica. La publicidad las presenta como algo ineludible, inofensivo y tierno: el conejito incansable o la princesa triste porque su radio ya no suena. Pero las pilas son sustancias peligrosas con las que convivimos todos los días: 30% de su contenido es tóxico.
Todos los días manejamos productos que utilizan pilas; pero las pilas y baterías contienen sustancias peligrosas, y cuando dejan de funcionar, no sabemos qué hacer con ellas.

Los metales pesados y otras sustancias químicas que contienen las pilas y baterías representan un grave problema para la salud y el ambiente.
Greenpeace considera a las empresas fabricantes de pilas y baterías corresponsables del acopio de estos materiales al final de su vida útil y responsables absolutas de innovar su tecnología y sustituir los tóxicos por sustancias que no dañen la salud ni el ambiente. Así que, cuando una pila cumpla su ciclo de vida útil, regrésasela al fabricante.
El crecimiento de la industria eléctrica y electrónica y la fabricación de aparatos portátiles dispararon la producción y el consumo de pilas. La industria y el comercio no se preguntaron el impacto que causarían en el ambiente tales productos.

Pilas peligrosas:

Las pilas tienen sustancias como mercurio, cadmio, litio, plomo, que son sumamente tóxicas para la salud y el ambiente. En nuestro país, cuando ya no sirven, las pilas y baterías generalmente son tiradas en la basura doméstica o a cielo abierto. Esto significa que pronto pararán en un basurero, en el campo o lo que es peor, serán incineradas. Así, las pilas y baterías se convertirán en un residuo tóxico y sus componentes químicos-tóxicos se modificarán en el ambiente, volviéndose en algunos casos incluso más tóxicos. Por ejemplo, el mercurio y el cadmio, y otros metales, no se destruyen con la incineración: son emitidos a la atmósfera.

Metales como el mercurio se pueden vaporizar. Otros metales, como el cadmio y el plomo, pueden concentrarse en las cenizas producto de la incineración. Cualquiera que sea el camino, causa enormes problemas ambientales. La fuente más grande de mercurio en la basura doméstica, es la de las baterías de la casa, especialmente alcalinas y baterías de botón, vía por la que se aumenta el riesgo de contaminación del agua, que después beberemos. Una manera de reducir el número de baterías que desechamos es usar pilas recargables. Las pilas de los teléfonos inalámbricos, computadoras y teléfonos celulares contaminan bastante por su contenido de metales pesados como el cadmio.

Elementos de las pilas:

Mercurio:

Al respirar aire contaminado, al ingerir agua y alimentos contaminados.
Posible cancerígeno. Una Alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y al feto, provocando retraso mental, en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones.
Atraviesa la barrera placentaria y daña el cerebro de los neonatos. Se trasmite a través de leche materna. En los niños provoca retraso mental y ceguera. En los adultos, cambios de personalidad, pérdida de la memoria, daños en riñones y pulmones.
El mercurio puede contaminar el agua o a la tierra a causa de depósitos naturales de este metal o por el que se emite en los basureros.
El metilmercurio es bioacumulable, es decir se acumula en los tejidos de peces.

Cadmio:

Lugares donde se manufacturan productos de cadmio, al consumir alimentos o agua contaminados con cadmio.
Respirar altos niveles de cadmio produce lesiona los pulmones e ingerirlo produce daños a los riñones. En dosis altas, puede producir la muerte. Ingerir alimentos o tomar agua con cadmio irrita el estómago e induce vómitos y diarrea. El cadmio y sus compuestos son carcinogénicos.
El cadmio entra al aire de fuentes como la minería, industria, y al quemar carbón y desechos domésticos. Las partículas pueden viajar largas distancias antes de depositarse en el suelo o en el agua. El cadmio entra al agua y al suelo de vertederos y de derrames o escapes en sitios de desechos peligrosos.

Níquel:

Ingerir alimentos contaminados con níquel es fuente de exposición. Reacción alérgica y contacto de la piel con suelo, agua o metales que contienen níquel.
Efectos más comunes del níquel son sobre la piel. Respirar altas cantidades produce bronquitis crónica y cáncer del pulmón y de los senos nasales.
El níquel es liberado a la atmósfera por industrias que manufacturan o usan níquel, por plantas que queman petróleo o carbón y por incineradores de basura. En el aire, se adhiere a partículas de polvo que se depositan en el suelo. El níquel liberado en desagües industriales termina en el suelo o en el sedimento.

Litio:

El hidróxido de litio tiene aplicación en la industria de cerámica y en la medicina como antidepresivo y en sistemas de aire acondicionado.
Neurotóxico y nefrotóxico.
Intoxicación por litio produce fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo.
Daño al sistema nervioso, llegando a estado de coma e incluso la muerte.
El litio puede lixiviarse fácilmente a los mantos acuíferos, se ha encontrado en pequeñas cantidades en diferentes especies de peces. El litio no es volátil por lo que pueden regresar a la superficie a través de deposición húmeda o seca.

Manganeso:

Problemas respiratorios y alteraciones de la función sexual.

Plomo:

Puede ocurrir al respirar aire o polvo, al comer o tomar agua contaminada y al ingerir trozos de pintura seca con plomo o jugar en tierra contaminada.
El plomo puede causar daño al sistema nervioso, los riñones y el sistema reproductivo.
El plomo no se degrada. Compuestos de plomo son transformados por la luz solar, el aire y el agua. Cuando se libera al aire puede ser transportado largas distancias antes de sedimentar. Se adhiere al suelo. Su paso a aguas subterráneas depende del tipo de compuesto y de las características del suelo.

Zinc:

Produce intoxicación por inhalación.

Dato:
Un Mp3 player usado 5 horas a la semana durante un año gasta: 116 pilas de carbón, 38 alcalinas y menos de 1 recargable.

Tipos de pilas y baterías
Las pilas desechadas son uno de los objetos más contaminantes, por la lenta degradación y toxicidad de sus componentes.
Se conocen como pilas primarias aquellas que son desechables ya que sus componentes químicos al convertirse en energía eléctrica ya no pueden recuperarse y secundarias a las recargables ya que pueden recargarse invirtiendo su reacción química.

Toxicidad:

Secas o de carbón zinc
Contienen muy poco mercurio (0,01%)
Linternas, radios, juguetes, caseteras
(Muchas de manufactura asiática)

Alcalinas Tienen un contenido en mercurio del 0.5%.
Juguetes, tocacintas, cámaras fotográficas, grabadoras.
(Duran el triple o más que las secas)

Botón
Oxido de mercurio (HgO)
Algunas contienen hasta un 30% de mercurio y litio
Aparatos de sordera, calculadoras, relojes e instrumentos de precisión

Litio de 10 a 30%
Equipos de comunicación, radios portátiles, transmisores, instrumentos médicos, computadoras, calculadoras, celulares, cámaras, agendas.

Verdes
Carecen de cadmio y mercurio, aunque se desconocen parte de sus componentes. Tienen alcohol

Secundarias
Recargables
Contienen cadmio, plomo y níquel. No contienen mercurio.
(Una pila recargable puede sustituir 300 desechables)

Níquel-Cadmio
(Ni-Cd). Cadmio 18%
Juguetes, lámparas, artículos electrónicos, eq. electrónico portátil, teléfonos inalámbricos. Pueden durar 500 veces más que una pila de carbón-zinc

Níquel-Metal Hidruro (NiMH) Níquel 25%.
Productos electrónicos portátiles

Ion-Litio (Ion-Li)
Telefonía celular, computadoras, cámaras fotográficas y de video

Plomo
Uso automotriz, industrial y doméstico

Además de los costos ambientales, son muy altos los costos económicos que conlleva consumir baterías alcalinas y de uso pesado (heavy dutty) frente al gasto tan pequeño que llevan las recargables a lo largo de un año, o varios que son los que duran. Las pilas recargables pueden recargarse más de 200 veces y duran más de 900 horas de uso. Existen ya en el mercado cargadores solares para pilas recargables.

Dato: para fabricar una pila se consume 50 veces más energía de la que produce y que la corriente generada por cada pila es 450 veces más cara que la generada por la red eléctrica

Cantidad de agua contaminada por tipo de pila o batería
Pilas, micro pilas y baterías Agua contaminada/ unidad carbón-zinc
3 mil litros
Zinc-aire 12 mil litros
Óxido de plata 14 mil litros
Alcalinas 167 mil litros
Mercurio 600 mil litros

Ejemplo: 11 pilas de botón de óxido de mercurio pueden contaminar 6.5 millones de litros de agua.
A todos estos contaminantes tendríamos que mencionar que existen otros como los retardantes de fuego bromados que se encuentran en las pilas y baterías de celulares, computadoras y otros aparatos eléctricos y electrónicos. Este químico se bioacumula, es neurotóxico y puede deteriorar las funciones de aprendizaje y memoria, interfiere con las hormonas tiroidea y estrógeno y la exposición en la gestación puede relacionarse con problemas de comportamiento.
.
Si las pilas y baterías son residuos peligrosos, esto significa que:
• deben tener una disposición final segura;
• Su transporte y tratamiento lo deben hacer sólo empresas autorizadas;
• La responsabilidad del manejo y disposición final de los residuos peligrosos corresponde a quién los genera

No son los consumidores sino los fabricantes los responsables de la generación de tóxicos, así que deben ser responsables del acopio y reciclaje seguro.

Greenpeace está trabajando para que se definan los planes de manejo adecuado de pilas y baterías en zonas urbanas y rurales del país, para que se frene la contaminación y daños a la salud que provocan estos materiales tóxicos que se encuentran fuera de control. Urge evitar que las pilas y baterías terminen en tiraderos, basureros municipales y zonas rurales cerca de ecosistemas frágiles y cuerpos de agua, donde la basura se incendia de manera periódica agravando la contaminación.

Consejos:

Cambia tus hábitos, consume de manera ambientalmente responsable:
• Exige depósitos adecuados para que pongas tus pilas y baterías cuando ya no las uses.
• Exige al Ministerio de Salud no permitir la importación ilegal de pilas y baterías.
• No permitas la incineración de pilas y baterías. Las campañas de recolección de pilas en comercios u otros sitios no siempre solucionan el problema, averigua cuál será el destino de las pilas recolectadas.
• Prefiere las pilas recargables, pues pueden sustituir 300 desechables.
• Evita el uso de pilas siempre que sea posible.
• Usa y promueve productos que funcionen con cuerda, energía solar y energía eléctrica.
• Prefiere los productos que se pueden conectar a la red eléctrica, además de no contaminar,
es más eficiente desde el punto de vista energético.
• La mitad de las pilas utilizadas son para esparcimiento, disminuye dicho consumo.
• No compres pilas piratas: es ilegal, duran menos y son más tóxicas.
• No tires las pilas en la basura, en el campo, en la calle. Evita que lleguen a cuerpos de agua y jamás las queme, pues los metales tóxicos desprendidos irán a la atmósfera.
• No entierres las pilas, ya que contaminan la tierra, el subsuelo y el agua una vez que se oxide su cubierta de metal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Cáncer de colon

0

Frecuencia:

El cáncer del colon y el recto es el segundo cáncer más frecuente de todos los cánceres del organismo, después del cáncer de seno en las mujeres y después del cáncer de próstata en varones, definitivamente es el más frecuente del aparato digestivo. El cáncer del colon y el recto es una enfermedad tratable y a menudo curable cuando NO está avanzada. La cirugía es la forma primaria de tratamiento y da como resultado la curación de aproximadamente el 50% de los pacientes. Los casos avanzados y las recurrencias después de algún tipo de tratamiento es un problema serio y a menudo es la causa definitiva de muerte.

Anatomía del colon y el recto:

El colon y el recto forman parte del sistema digestivo. El colon es la primera sección del intestino grueso.
En el colon se siguen absorbiendo líquidos (agua) de los alimentos que han sido ingeridos, como ocurre en el intestino delgado, y sirve de contenedor y de transporte para el material de desecho (heces). Este material va avanzando hasta el recto, última parte del intestino grueso, hasta que es expulsado al exterior a través del ano (defecación).

El colon se divide en cuatro segmentos: ascendente, transverso, descendente y sigmoides. El recto se une y sigue al colon sigmoides.
Tanto el colon como el recto están formados por varias capas de tejido. Según esté afectada una u otra capa, así será el pronóstico del cáncer.

Detectar la enfermedad en etapa inicial, eleva la tasa de supervivencia de los pacientes al 90%.

Realizarse exámenes médicos periódicos es fundamental para detectar precozmente el cáncer colorectal y facilitar su tratamiento. Los especialistas afirman que a partir de los 50 años, las personas deben hacerse estudios de colon (como la colonoscopia) cada cierto tiempo para descartar la enfermedad. En Venezuela, el cáncer colorectal es una de las cinco primeras causas de muerte por cáncer. Según cifras del Ministerio de Salud, en 2006 se registraron alrededor de 1.170 decesos por esta causa.

Esta es una enfermedad en la que la mayoría de los pacientes se curan si son diagnosticados a tiempo ya que existen buenas opciones terapéuticas y especialistas preparados para tratarla.

Es de vital importancia la detección temprana de esta enfermedad para frenar la posibilidad de metástasis, debido a que cuando el cáncer colono rectal hace metástasis, ya no tiene cura y los tratamientos que se aplican solo prolongan la expectativa de supervivencia del paciente y mejoran su calidad de vida.

Fisiopatología:

El cáncer del colon o del recto es la transformación de las células de la mucosa intestinal (la mucosa es la parte rosada que tenemos dentro de la boca y en todo el intestino) en células anormales que tienen un crecimiento descontrolado. Estas células forman tumores que pueden sangrar u obstruir el intestino o también invadir y destruir el tejido que se encuentra a su alrededor. Si penetran en el torrente sanguíneo o linfático, pueden extenderse a cualquier parte del organismo y producir daños en otros órganos. A este proceso de expansión se le denomina metástasis y puede darse con frecuencia al hígado, pulmones, cerebro, etc. Si no es diagnosticado y tratado tempranamente produce complicaciones severas y graves en el aparato digestivo o complicaciones de las metástasis que de manera indefectible conducen a la muerte del paciente.

Causas:

Este tipo de cáncer se origina por el crecimiento anómalo de las células que forman sus tejidos, en forma de pólipos o lesiones que pueden tomar años en convertirse en malignas. Tal crecimiento puede producirse por múltiples causas, entre las cuales destacan las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, las dietas altas en grasas y bajas en fibras y el consumo del cigarrillo.

Síntomas:

El cáncer que comienza en el colon, se denomina cáncer de colon y el que comienza en el recto, cáncer de recto. Según esté afectada una parte u otra, los síntomas serán distintos y las pruebas diagnósticas serán distintas y más eficaces para detectar el cáncer según la zona donde aparezca.

Entre los síntomas visibles del padecimiento se encuentran: alteraciones del ritmo intestinal, dolor abdominal frecuente acompañado de gases o hinchazón, náuseas y vómitos espontáneos, rastros de sangre en las heces, pérdida de peso sin motivo aparente, entre otros.

Cuando se produce sintomatología, el cáncer colo-rectal suele estar avanzado y las posibilidades de curación pueden ser son muy escasas. Por este motivo, es fundamental un diagnóstico precoz basado principalmente en la observación de sangre en las heces.

Los pacientes pueden presentar alguno de estos síntomas:
• Cambio en los hábitos intestinales: diarrea o estreñimiento. Se considera como norma que las diarreas son características de los casos de cáncer de ciego y colon ascendente. Mientras que el estreñimiento lo es de los localizados en descendente y sigma. La diarrea se produce por el proceso de irritación y el estreñimiento debido a que el tumor está estrechando la luz del intestino y no permite el paso de la materia fecal.
• Sensación constante de tener ganas de defecar que no se alivia al hacerlo (Cáncer de recto).
• Debilidad, cansancio y disminución del apetito: estos síntomas se dan cuando el cáncer está avanzado.
• Dolor abdominal, sensación de plenitud o molestia indefinida, a veces difusa y otras veces localizada. Cuando se produce un cuadro de obstrucción.
• Dolor rectal: se ocasiona debido a las infiltraciones peri-rectales de las estructuras nerviosas.
• Ictericia: coloración amarillenta de la piel y los ojos debido a una afectación hepática.

Atención!!! La percepción de alguno de estos síntomas son solo elementos de alarma para su médico, no son indicativos que usted tenga cáncer del colon o del recto, pues otras enfermedades menos importantes también pueden causar estos síntomas.

Diagnóstico:

Algunas veces, el diagnóstico del cáncer colono-rectal puede confundirse con otras alteraciones del sistema digestivo como la gastritis y el síndrome de colon irritable. Esto hace que los pacientes acudan a diferentes especialistas, retrasando la detección temprana y por ende, la aplicación del tratamiento adecuado.

Casi todas las enfermedades que provocan sangrado defecatorio, diarrea o constipación, en algún momento pueden simular síntomas de “Cáncer de colon o recto”, por ello es fundamental el diagnostico precoz, y el tratamiento temprano, pues estas enfermedades son mucho más leves y de resolución simple que necesitan solo tratamiento médico y no deben retrasar medidas para diagnostico de Cáncer.

Diagnostico temprano:

Las pruebas que permiten realizar un diagnostico temprano del cáncer de colon o de recto son:
• Sangre oculta en heces (se realiza en una muestra de heces fecales)
• Tacto rectal (debe ser realizado por un médico, como parte del examen clínico, cada año)
• Endoscopia digestiva baja (observación directa del tubo digestivo)
• Colon por enema (radiografías contrastadas del colon y recto)

Para ello es importante comprender que existen 3 grupos diferentes en los cuales se puede realizar diagnostico temprano:

• Personas sin antecedentes familiares o personales, sin ninguna sintomatología digestiva, debe comenzar a los 50 años: (riesgo normal):
– Sangre oculta en heces (cada año)
– Endoscopia digestiva baja (cada 5 años)
– Colon por enema (cada 5 años)

• Personas con antecedentes familiares o personales de cáncer colorectal: (riesgo elevado)
– Sangre oculta en heces (cada año)
– Endoscopia digestiva baja (cada año)

• Personas con “síntomas”: sangrado o diarrea crónicas (más de 2 meses) (riesgo moderado) (especialmente por encima de los 50 años)
– Endoscopia digestiva baja
– Colon por enema

Diagnóstico de cáncer colorectal:

El elemento fundamental del diagnostico es la realización de una endoscopia con toma de biopsia, que tendrá que derivarse a un patólogo para la confirmación de que se trata de “cáncer” (generalmente se identifican “adenocarcinomas”)

Luego: el examen clínico del paciente, realizado por el cirujano, buscan principalmente hallazgos en el abdomen y el examen recto-anal (tumor palpable por ejemplo), y la presencia de anemias u otros signos generales o signos de metástasis, en general no aporta mayores datos.

Los exámenes aportan una aproximación diagnostica respecto a qué tan avanzado se encuentra el tumor, lo exámenes indispensables son:
• Colon por enema de doble contraste, ecografía hepática y abdominal,
• Tomografía axial computarizada de abdomen (cáncer de colon) y
• Abdominopelvica (cáncer de recto),
• Laboratorio (con varias pruebas) que están destinadas a determinar el estado nutricional y el estado de la inmunidad del paciente y planificar el tratamiento.

La realización y la planificación del tipo de cirugía se efectiviza con la suma lógica de los hallazgos clínicos, los resultados de los exámenes y a veces de la exploración quirúrgica, para determinar si la lesión es o no probable de resecar y ofrecer al paciente un tratamiento radical (de potencial curación) o solamente paliativo (para mejorar calidad de vida, no curación).

Diagnóstico diferencial:

Causas de “sangrado en defecación o en las heces”:

  • Enfermedad diverticular del colon
  • Malformaciones arterio-venosas
  • Angiodisplasia de colon
  • Enfermedad inflamatoria del intestino
  • Tumores de intestino delgado
  • Parasitosis masiva
  • Divertículo de Meckel
  • Ulceras rectales
  • Varices rectales
  • Pólipos rectales
  • Proctitis
  • Enfermedad hemorroidal
  • Enfermedad fisuraria
  • Abscesos y fístulas perianales

Causas de constipación:

  • Déficit de fibra en la dieta
  • Dolicomegacolon
  • Megacolon de altura
  • Constipación idiopática

Causas de diarrea:

  • Colon irritable
  • Diarreas Bacterianas
  • Diarreas Virales
  • Diarreas por intoxicación alimentaria
  • Diarreas por parásitos
  • Colitis ulcerativa crónica
  • Otras colitis

Tratamiento:

Como parte de su tratamiento, la cirugía sigue siendo la primera opción para extirpar este tipo de tumor pero, dependiendo de la patología de cada paciente, el oncólogo puede prescribir tratamientos coadyuvantes con quimioterapia o radiación. Actualmente existen nuevas alternativas terapéuticas que, combinadas con otros tratamientos, le otorgan una mejor calidad de vida al paciente, ya que atacan directamente las células malignas, sin tantos efectos adversos para el paciente.

El tratamiento del cáncer temprano del colon o el recto, se realiza generalmente por endoscopia o por cirugías pequeñas y consiste en la resección de las lesiones pequeñas y no complicadas, en ocasiones a veces ni es necesario hospitalizar al paciente. Por ello es ideal realizar el diagnostico en este estadio, que no pone en riesgo al paciente.

 

[ad code=2]

 

El tratamiento de lesiones más avanzadas se basa principalmente en tres elementos que son: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.
La cirugía es el único tratamiento con capacidad curativa en este cáncer. La técnica que se emplee dependerá de donde se encuentre localizado el tumor. Cuando el tumor está localizado en el colon, la operación que se realiza generalmente es la resección segmentaria que consiste en la extirpación del tumor y un segmento de tejido normal a cada lado del cáncer. Las secciones que quedan se vuelven a unir. Puede que, temporalmente, se tenga que realizar una colostomía que consiste en unir el colon a una salida artificial en la pared del abdomen. Se coloca una bolsa adhesiva en la piel que recogerá los excrementos.
los tumores que son grandes suelen bloquear la salida de las heces, a esto se le denomina obstrucción intestinal. Cuando no se pueden extirpar estos tumores se tiene que realizar una colostomía para dar salida a los excrementos. En este caso la colostomía será permanente.

El cáncer de recto, puede tratarse como las lesiones en colon, pero si el tumor se encuentra localizado más cerca del ano, es necesaria una resección abdominoperineal.
Tras ésta, será necesaria una colostomía definitiva pues no es posible conseguir la unión del recto con el colon.
De acuerdo a la aproximación del estudio que se realiza previamente a la cirugía, y con certeza luego de la misma y del estudio de patología de los tejidos resecados, se tienen que recurrir a terapias adicionales como:

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos que destruyen o dañan las células cancerosas. Existen varias vías de administración, pero las más frecuentes son la vía oral y la vía intravenosa. El tratamiento quimioterápico en el cáncer de colon se realiza como terapia adyuvante, es decir, sumada a la cirugía.

La radioterapia consiste en el empleo de rayos de alta energía, como rayos X, para destruir o disminuir el número de células cancerosas. Es un tratamiento local usado básicamente para el cáncer de recto y se utiliza principalmente en este tipo de cáncer cuando el tumor está unido a otro órgano o tejido de forma que impide su extirpación mediante cirugía, se utiliza después o previamente a ella. Lesiones avanzadas a otros órganos o la presencia de metástasis, son tributarias de tratamientos más complejos y se relacionan con pobres o malos resultados en la supervivencia del paciente.

La observación y seguimiento del paciente con cáncer es de por vida, teniendo que controlarse periódicamente

Prevención:

La prevención del cáncer colono-rectal pasa por la revisión médica periódica, la concientización por parte de las autoridades sanitarias y de los médicos sobre su existencia y por la adopción de hábitos de vida sanos, esto es especialmente importante para aquellas personas que están predispuestas genéticamente o por otros síndromes a padecer la enfermedad.

Está comprobado que algunas medidas dietéticas y de estilo de vida pueden disminuir el riesgo de sufrir este padecimiento, entre ellas se encuentran: ejercitarse regularmente, llevar una dieta alta en fibras y baja en grasas, acostumbrar al colon a una hora precisa para ir al baño, mantener un consumo moderado de alcohol y eliminar el cigarrillo.

Riesgos:

El cáncer colorectal es el más estudiado de todos los cánceres, y se conocen muchos de los fenómenos que se producen cuando una persona lo padece.
Las personas con antecedentes familiares o personales de cáncer colorectal (además de las personas con antecedentes de poliposis colónica o rectal, poliposis familiares, colitis ulcerativa crónica) tienen el doble de riesgo de padecerlo, en comparación a la población sin estos riesgos, no obstante todos tenemos el potencial de desarrollarlo, ahí es donde toman importancia los factores externos ( de dieta y del medio ambiente) que serian determinantes para que las células se transformen en células malignas.

Medidas de prevención:

1. Detección y extirpación de pólipos en sus primeras etapas, antes de la formación del cáncer.
2. Disminuir o variar aquellos factores de riesgos:
– Mantener una actividad física diaria moderada.
– Tomar una dieta con bajo contenido en grasas.
– Dieta rica en fibra, verduras y frutas.
– Dieta adecuada en vitaminas, zinc, calcio, magnesio.
– Dejar de fumar.
– Escaso o nulo consumo de alcohol.

Sospecha:

En primer lugar, lo más importante es evitar la automedicación para el sangrado en la defecación (usar supositorios o pomadas que se tengan en casa o que hayan sido prescritos para un familiar o un amigo), también hay que evitar el concurrir a una farmacia y requerir un medicamento para diarrea, constipación, dolor abdominal o los otros síntomas de alarma.
En segundo lugar, considerar que las causas más comunes y benignas del sangrado en las heces, diarrea, constipación y dolor abdominal son originadas mayormente por enfermedades no graves del ano o el intestino o por excesos en calidad o cantidad de la ingesta de alimentos. Estos ceden de manera espontánea al cabo de poco tiempo. La persistencia de los mismos deberá ser motivo de consulta a su médico de confianza.
Y en tercer lugar, recordar que el diagnostico de lesiones tempranas pueden curarse con procedimientos de poca complejidad como la endoscopia y que los cánceres más avanzados necesitaran de cirugía y otros métodos adicionales. Por ello es fundamental tener la conciencia de realizar estudios sin tener síntomas, a la edad adecuada, y cuando se presente sintomatología acudir prontamente a un centro médico para que un profesional realice el examen médico respectivo y determine si es necesario realizar exámenes complementarios y ser valorado por un especialista para que se determine el diagnóstico y la resolución del problema.

Consejos:

• Nunca crea que la presencia de sangre en las heces es provocada solo por hemorroides
• No se auto medique
• No obtenga medicamentos en las farmacias sin receta médica
• Consulte prontamente a su médico de confianza cuando presente sangrado en la defecación, diarrea, constipación, dolor abdominal o sensación constante de querer defecar.
• Pida a su médico la realización de exámenes de diagnostico precoz de cáncer colorectal
• Pida a su médico un diagnostico luego de su revisión y si se le realizaron exámenes
• Requiera siempre ser valorado por un especialista
• Puede elegir libremente una segunda opinión
• Si va a ser operado, pida se le explique detalladamente las características de la cirugía y las probables complicaciones (consentimiento informado)
• Debe ser informado también de las características, potenciales riesgos y complicaciones de la anestesia

Tratamiento alternativo:

No existe información científica que demuestre que algún tratamiento alternativo provoque curación del cáncer.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Golpe de calor e insolación

0


Consideraciones generales:

La temperatura del cuerpo humano ronda los 37 grados con pequeñas variaciones normales a lo largo del día. Es nuestro cerebro el órgano que, a través del hipotálamo, controla la adaptación de nuestro organismo a la temperatura exterior. Si el ambiente es helado reaccionamos con temblores y vasoconstricción, de este modo subimos la temperatura interna. Si hace mucho calor aumenta el pulso, la sudoración y la vasodilatación y de este modo hacemos que la temperatura de nuestro cuerpo descienda. Pero a veces nuestro mecanismo de termo regulación se ve superado por la dureza de las condiciones. Una de las consecuencias de esos fallos es el golpe de calor.

Si nos enfrentamos a un rápida exposición una temperatura exterior muy alta y no disponemos de elementos para protegernos de ella o no tenemos bastante hidratación podemos sufrir este grave cuadro llamado golpe de calor, al que son especialmente sensibles los ancianos y enfermos crónicos, pero también los bebés y en general los niños menores de seis años.

Las personas que realizan alguna actividad cuando hace calor y hay mucha humedad en el medio ambiente pueden sufrir mareo, desvanecimiento y, en casos extremos, estados de inconsciencia que requieren atención médica. Su forma más común es ocasionada por sobreexposición al Sol, y se conoce como insolación.

Los más sensibles a los efectos del calor son los niños, ancianos, gente obesa y quienes estén tomando medicamentos. Entre sus primeros síntomas se encuentran: mareo, dolor de cabeza, fatiga y náuseas; El problema puede empeorar si la persona ha sufrido recientemente diarrea o vómito, situación que provoca mayor pérdida de líquidos. Después puede presentarse una baja en la presión sanguínea, desmayos, pulso débil, pupilas dilatadas y palidez.

Definición de golpe de calor:

El golpe de calor ocurre cuando el cuerpo se pone demasiado caliente en un período de tiempo relativamente breve. Este puede ser por causa de ejercicio o de clima caliente. La persona puede sentirse débil, mareado o preocupado. También puede tener dolor de cabeza o aceleramiento de los latidos del corazón, deshidratarse y orinar muy poco.

Definición de insolación:

La insolación puede ocurrir cuando su cuerpo se calienta demasiado, o puede ocurrir después de un golpe de calor. La insolación es mucho más grave que el golpe de calor. La insolación le puede ocasionar la muerte. La gente que está insolada puede parecer confundida. Pueden tener convulsiones o entrar en coma. La mayoría de la gente que está insolada también tiene fiebre.

El índice de calor:

El índice de calor indica la temperatura que se siente afuera bajo la sombra. No es lo mismo que la temperatura del ambiente afuera. El índice de calor es una medida de cuánto calor se siente cuando la humedad relativa se combina con los efectos de la temperatura del aire. Cuando usted está parado a pleno rayo de sol, el valor del índice de calor es aún más alto. Un índice de calor de 90º F ó más es peligroso.

Patogenia:

El golpe de calor ocurre cuando la temperatura corporal rebasa los 40° centígrados y está acompañada de pulso fuerte y rápido, que pronto se torna débil, a la vez que disminuye la frecuencia respiratoria.
Esto sucede cuando el organismo no puede manejar de forma normal el exceso de calor.
Es importante saber que el golpe de calor debe ser tratado inmediatamente, porque puede provocar la muerte del paciente.

Causas:

El aumento anómalo de la temperatura corporal (denominado hipertermia), puede darse en diversas situaciones, tales como:

Golpe de calor clásico. También denominado golpe de sol, aunque este término puede conducir a errores de concepto, ya que el trastorno puede aparecer sin relación directa con el efecto del sol. Es habitual que la piel esté sofocada, seca y caliente.

El golpe de calor debido al ejercicio, a menudo relacionado con un esfuerzo físico pronunciado, como el que tiene lugar en la actividad deportiva.

Quemaduras extensas (incluyendo las producidas por el sol), cuando se ha producido una lesión o destrucción de las glándulas sudoríparas.

Ciertos procesos menos frecuentes, como el exceso de actividad de la glándula tiroides (tirotoxicosis).

Causa de golpe de calor e insolación:

Las enfermedades relacionadas con el calor, tales como el “golpe de calor” y la insolación, ocurren cuando el cuerpo no puede mantenerse a una temperatura baja. A medida que la temperatura del aire sube, su cuerpo se mantiene fresco cuando su sudor se evapora. En días calurosos y húmedos, la evaporación del sudor se hace más lenta por el aumento de humedad en el ambiente. Cuando el sudor no es suficiente para bajar la temperatura de su cuerpo, la temperatura del cuerpo sube, y usted puede enfermarse.

Medicamentos de riesgo ante insolación:

• Medicamentos para las alergias como antihistamínicos
• Medicamentos para la tos y los resfríos como los anti colinérgicos
• Algunos medicamentos para la presión sanguínea y para el corazón
• Tabletas para adelgazar como anfetaminas
• Medicamentos para la irritación de la vejiga y para el síndrome de intestino (colon) irritable como los anti colinérgicos
• Laxantes
• Algunos medicamentos para la salud mental
• Medicamentos para las convulsiones: anti convulsionantes
• Tabletas para la tiroides
• Diuréticos

Diferencias entre golpe de calor y fiebre:

Golpe de calor:

• Fiebre alta (40/41ºC)
• Malestar, cansancio, sentirse ‘ido’
• Piel de coloración roja, y caliente
• Orina escasa y amarilla oscura
• Tendencia a perder el conocimiento

Fiebre:

En el caso de la fiebre, el mecanismo corporal que regula la temperatura está en funcionamiento, y se sitúa a un nivel superior. El organismo, pues, decide regular la temperatura a un nivel superior. De forma típica, el paciente está caliente y bañado en sudor.

En la hipertermia primaria (por ejemplo, durante el golpe de calor), la regulación de la temperatura corporal está parcial o totalmente desactivada. Con frecuencia, el paciente no está sudado (o lo está muy poco) y la piel está caliente, colorada y seca.

Riesgo de golpe de calor:

• Lugares con temperatura elevada, alto grado de humedad y luz solar intensa (por ejemplo las zonas tropicales).

• Esfuerzo físico excesivo (por ejemplo durante el deporte), sobre todo en las zonas descritas anteriormente.

• Quemaduras solares extensas, sobre todo en climas calientes y húmedos.

• Falta de líquidos y sales, en lugares cálidos (particularmente, zonas tropicales).

• Consumo de alcohol excesivo, en las mismas condiciones.

Comportamiento ante el calor:

• Es importante habituarse lentamente al calor y a la humedad, sobre todo antes de los esfuerzos físicos. Esta forma de aclimatarse a los trópicos puede durar, normalmente, de 1 a 3 semanas.

• Asegúrese un consumo elevado de líquidos que contengan sales (al menos de 3 a 5 litros al día, pero que no contengan alcohol). En condiciones excesivamente calurosas, puede precisar beber mucho más, de manera que una buena idea es empezar el día bebiendo por lo menos 2 litros.

• Asegúrese un suplemento de ingestión de sales (por ejemplo, comiendo galletas saladas, o bien tomando tabletas de sal).

• Utilice ropa ligera, amplia y transpirable (tejidos como el lino y el algodón).

• Sea prudente al realizar ejercicio físico intenso, sobre todo si su consumo de líquidos y sal es bajo.

• Permanezca en lugares sombreados y, cuando sea posible, en un ambiente con aire acondicionado.

• Tome a menudo baños de agua fría (en el mar o en la piscina), en especial si ha estado tomando el sol durante mucho tiempo.

Situación crítica ante el golpe de calor:
• Si la temperatura corporal se sitúa alrededor de los 41º C (si se toma el registro de temperatura en el recto).

• Si va notando progresivamente malestar general, cansancio e inestabilidad, o bien le duele la cabeza o empieza a sentirse “ido”.

• Si su piel se pone roja y caliente (es decir, su sistema de transpiración reduce su funcionamiento, o se desactiva).

• Si la emisión de orina es escasa y ésta adquiere una coloración amarilla oscura (lo que indica que su organismo está falto de líquidos).

• Si su capacidad de alerta disminuye, con tendencia a perder el conocimiento, o a notar confusión, o si se llega a perder realmente el conocimiento, o se experimentan convulsiones.

A una temperatura corporal superior a 41ºC la situación comienza a ser grave, y por encima de 42ºC, suelen lesionarse órganos como el cerebro, el hígado, el riñón, y también el músculo esquelético, pudiendo además aparecer alteraciones hemorrágicas.

Riesgo de sufrir de golpe de calor:

• Personas de edad avanzada o aquéllas con un estado debilitado que tienen un nivel bajo de líquidos corporales.
• Personas con sobrepeso.
• Personas con enfermedades cardiovasculares o pulmonares.
• Personas que están recibiendo ciertos tipos de medicación con acciones contraproducentes para esta situación, como agentes anti colinérgicos (que pueden prevenir la producción de sudor), o beta-bloqueantes (que pueden reducir la circulación sanguínea en la piel).
• Bebés y niños pequeños.
• Mujeres embarazadas (sobre todo si su consumo de líquidos y sales, es escaso).
• Personas que se hallan bajo los efectos del alcohol.
• Personas que practican mucho deporte sin tomar las debidas precauciones, como consumir gran cantidad de líquido.

Síntomas:

• Debilidad
• Dolor de cabeza
• Mareo
• Debilidad muscular o calambres
• Náusea y vómitos
• Sensación de preocupación
• Latidos del corazón irregulares

Golpe de calor e insolación:

Son dos de las situaciones médicas más comunes en el verano. La primera es producto de la acción del calor sobre el organismo. No siempre tiene relación con la exposición prolongada al sol. La segunda tiene una relación directa con el tiempo de exposición solar (sobre todo en la cabeza). Por lo demás no presentan diferencias en cuanto a su sintomatología clínica y tratamiento.

En ambas entidades se pueden describir los siguientes síntomas:

• Congestión facial: Rubicundez de la zona de mejillas y frente, fundamentalmente. Cara roja y caliente.
• Cefalea: Dolor de cabeza sobre todo en la región frontal.
• Nauseas y Vómitos
• Fatiga y Calambres Musculares
• Sensación de angustia.
• Latidos irregulares del corazón
• Sed Intensa y Sudoración Profusa: En algunos casos puede faltar la sudoración sobre todo en los que se ha instalado el golpe de calor con deshidratación.
• Alteración de la conciencia y Convulsiones: En etapas avanzadas sin recibir asistencia médica oportuna puede sobrevenir la muerte.

Tener en cuenta que el tiempo de instalación del golpe de calor e insolación va a depender de cada organismo, su estado de hidratación previa y el horario de exposición al sol.

Diagnóstico:

Piel que se siente caliente y seca pero no sudorosa
Confusión o pérdida del conocimiento
Vómitos frecuentes
Siente como que le falta el aire o tiene problemas para respirar

Tratamiento:

Cuando una persona sufre un golpe de calor, es importante colocarla en una zona a la sombra y, a ser posible, en un ambiente frío (lo ideal, es en una habitación con aire acondicionado, y a una temperatura de entre 15ºC y 18ºC).

Debe desvestirse al paciente y dejar que repose desnudo o cubierto solamente con una sábana ligera.

Cuando la temperatura corporal aumenta hasta los 39,5ºC, la piel está seca y muy caliente (o con una mínima sudoración), se recomiendan duchas con agua fría (15ºC-18ºC). También se le puede dar un baño de agua fría, al tiempo que se efectúa un masaje en la piel para aumentar la circulación.

Otra posibilidad es cubrir el cuerpo con sábanas o toallas húmedas, cambiándolas con frecuencia y preferiblemente, en combinación con un ventilador eléctrico, o un dispositivo similar, para que la temperatura del cuerpo disminuya algo más.

No debe utilizarse agua más fría de 15ºC, ya que se produciría una restricción de la pérdida del calor secundaria a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.

Si presenta convulsiones, estado confusional, importante descoordinación o situaciones de coma, debe ser trasladada inmediatamente a un centro hospitalario ya que puede precisar oxígeno, administración de sueros por vía intravenosa y algunas veces, medicación adecuada.

Si los síntomas son leves, conviene aplicar compresas frías en la zona de la cabeza, cuello, tórax, brazos y muslos, para bajar la temperatura interna del cuerpo que ha podido superar los 40-41ºC. Estas medidas también son útiles en personas en estado de shock, mientras son conducidas a un centro asistencial.

El aporte de líquidos es fundamental, por ello si la persona está consciente, puede administrársele agua u otros preparados con carga iónica (como las bebidas tonificantes deportivas) que existen en el mercado. Ahora, si el paciente no puede ingerir, es mejor no forzarlo. En cualquiera de los casos, el líquido debe administrarse poco a poco y a temperatura ambiente.

Evite permanecer en un lugar asoleado si comienza a sentir agotamiento por calor. Es mejor desplazarse a un lugar sombreado y ventilado, e incluso aflojarse la ropa.

Se debe recostar a la víctima de modo que su espalda esté en posición recta, para que la circulación sanguínea se distribuya de manera uniforme.

No le de bebidas a una persona que esté desmayada, pues se corre el riesgo de ahogarla.

Cuándo solicitar consulta médica:
• Si una persona que padece alguna enfermedad cardiaca presenta cansancio y malestares por el calor.
• Cuando se sufre un desmayo, pulso débil, pupilas dilatadas y palidez.
• Cuando la temperatura corporal no se normaliza.

Conducta ante un golpe de calor:

Si usted piensa que tiene un golpe de calor trate de salir del calor rápidamente. Descanse en un lugar fresco y sombreado. Tome mucha agua y otros líquidos. NO beba alcohol. El alcohol puede empeorar el golpe de calor. Si no se siente mejor después de 30 minutos, debe ponerse en contacto con su médico. Si el golpe de calor no se trata, puede progresar a insolación.

Prevención:

Cuando el índice de calor es alto, quédese adentro en áreas con aire acondicionado cuando le sea posible. Si tiene que salir afuera tome las siguientes precauciones:
• Use ropa que le quede suelta, de materiales delgados y de colores claros.
• Protéjase del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla.
• Use cremas protectora solar con un factor de protección contra el sol (SPF en inglés) de 15 o más.
• Tome bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre. Tome agua adicional durante todo el día. Tome menos bebidas que contienen cafeína: por ejemplo té, café y cola, o alcohol.
• Programe las actividades vigorosas al aire libre para horas no tan calurosas; como antes de las 10 de la mañana o después de las 6 de la tarde.
• Durante una actividad al aire libre tome descansos frecuentes. Incluso si no siente sed, tome agua u otros líquidos cada 15 a 20 minutos. Si su orina se encuentra clara y pálida, probablemente está tomando suficientes líquidos.
• Si tiene un problema médico crónico, pregúntele a su médico acerca de la mejor manera de lidiar con el calor, acerca del consumo de líquidos adicionales y acerca de sus medicamentos.

Evolución:

Tener un golpe de calor o estar insolado le hace más sensible a las condiciones calurosas durante más o menos una semana después.

Tenga especial cuidado de no ejercitarse demasiado y evite el clima caluroso. Pregúntele a su médico cuándo puede volver a realizar sus actividades normales sin que esto represente ningún riesgo para usted.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Rayos ultravioleta (UV)

0


Definición:

La radiación solar ultravioleta o radiación UV es una parte de la energía radiante (o energía de radiación) del sol, se transmite en forma de ondas electromagnéticas en cantidad casi constante (constante solar), su longitud de onda fluctúa entre 100 y 400 nm y constituye la porción más energética del espectro electromagnético que incide sobre la superficie terrestre.
Se dividen en tres tipos en función de su longitud de onda. Cuanto mayor sea ésta, menos energía tendrá, y viceversa.

Clasificación:

Radiación solar ultravioleta tipo A (UV-A). Su longitud de onda fluctúa entre 320 y 400 nm. Alcanza totalmente la superficie terrestre, no es retenida por la atmósfera.

Radiación solar ultravioleta tipo B (UV-B). Su longitud de onda fluctúa entre 280 a 320 nm. El 90% se bloquea por el ozono y el oxígeno de la atmósfera. Es más energética y dañina para la biosfera que la radiación UV-A.

Radiación solar ultravioleta tipo C (UV-C). Su longitud de onda fluctúa entre 100 y 280 nm constituye la fracción más energética. Este tipo de radiación y otras partículas energéticas (rayos X, rayos gamma y rayos cósmicos) son retenidas totalmente en las regiones externas de la atmósfera y no alcanzan la superficie terrestre.

Efectos:

La radiación UV desempeña un papel importante en la determinación de las condiciones climáticas, el balance energético y el equilibrio natural del planeta. La medición continua de este parámetro permite estudiar su comportamiento y relación con el estado de la biosfera y la salud humana.

Los rayos UVA entran en contacto con nuestra piel y hacen que ésta cobre un color más dorado. Esto es así porque la luz del sol incide sobre las células pigmentarias, situadas justo por debajo de la capa más externa de la piel, y hace que liberen melanina. Este pigmento sube y ‘tinta’ las células de la epidermis, haciendo que las personas luzcan un color más moreno de piel.

Efectos sobre la salud:

Tanto los rayos UVB como los UVC son altamente nocivos. Los rayos UVA, por su parte, no tienen por qué serlo siempre y cuando se tomen las medidas necesarias al respecto. Una persona que vaya a tomar el sol deberá hacerlo aplicándose siempre una crema solar adecuada a su fototipo ya que, de no hacerlo, corre el riesgo de quemarse.

Las quemaduras solares:

Una exposición prolongada y sin protección a los rayos UVA del sol deja de broncear la piel y pasa a ‘quemarla’. Las quemaduras solares son muy dolorosas y a largo plazo producen cáncer y el envejecimiento de la piel. Las hay de tres tipos: de primer, segundo y tercer grado. La primera se caracteriza por enrojecer e irritar la epidermis, que es la capa más superficial de la piel. Por su parte, las quemaduras de segundo y tercer grado alcanzan a capas más profundas y generalmente provocan ampollas y otras lesiones.

Los fototipos:

Cada persona, en función de su tipo de piel, presenta un fototipo determinado. Es importante conocerlo, ya que en base al mismo se deberán tomar unas precauciones a la hora de tomar el sol.

Estos son los distintos fototipos que hay:

-Tipo 1. Este fototipo es el propio de una piel muy clara y extremadamente sensible a los rayos del sol. Nunca se broncea y que siempre se quema.
-Tipo 2. Las personas con este fototipo tienen una piel muy sensible al sol, suelen quemarse y muy raramente se broncean. En su lugar, su piel presenta un color rojizo.
-Tipo 3. Una piel con este fototipo continúa siendo muy sensible al sol. Puede llegar a quemarse con regularidad y sólo es capaz de alcanzar un ligero bronceado.
-Tipo 4. Un fototipo de tipo 4 es el propio de una piel que ya no es tan sensible al sol y que por lo tanto no suele quemarse.
-Tipo 5. Las personas con este fototipo casi nunca se queman porque su piel es muy resistente a los rayos UVA del sol. Suelen presentar un aspecto bronceado a lo largo de todo el año.
-Tipo 6. Las pieles de fototipo 6 nunca se queman ya que son muy resistentes al sol. Son propias de personas de raza negra.

Beneficios:

Las culturas antiguas consideraban que los baños de sol son benéficos para la salud. Actualmente se reconoce que la exposición sana al sol proporciona diversos beneficios, como son:

Mejora en la respuesta muscular
Mejora la resistencia en pruebas de tolerancia
Disminuye la presión sanguínea
Incrementa la respuesta inmunológica
Reduce la incidencia de infecciones respiratorias
Baja el colesterol de la sangre
Incrementa la hemoglobina de la sangre
Mejora la capacidad de trabajo cardiovascular
Estimula las terminaciones nerviosas
Mejora la respiración, especialmente en asmáticos
Promueve la síntesis de vitamina D para calcificar huesos

La falta de vitamina D, calcio y sales fosfatadas en la dieta, además de la falta de exposición a la luz del sol, está asociada con casos de raquitismo. La tuberculosis de la piel o lupus vulgar es otra enfermedad asociada a falta de exposición al sol y es común en poblaciones del norte de Europa, donde luz del sol es débil durante largos períodos de tiempo.

Daños:

La exposición excesiva a la radiación solar puede originar efectos negativos en la piel, ojos y debilitamiento del sistema inmunológico. El grado de daño de la radiación UV en la piel, depende de la intensidad y la longitud de onda, así como el tipo de piel. Los efectos en la piel consisten en la aparición de un eritema (quemadura ligera distinguible por enrojecimiento de la piel); sin embargo, pueden presentarse efectos similares a los producidos por quemaduras con fuego de primero o segundo grado.

Entre los padecimientos asociados se pueden mencionar los siguientes:

Cáncer de piel y otros trastornos cutáneos
Cataratas y otros trastornos de la vista
Envejecimiento prematuro
Inhibición del sistema inmunitario

La melanina es una proteína que protege la piel, al permitir que una pequeña fracción de la radiación ultravioleta penetre en la piel. Esta proteína es abundante en personas de piel negra y escasa en personas de piel blanca, siendo más propensas al desarrollo de enfermedades. Por esta razón deben tomar precauciones para evitar una exposición excesiva al sol.

Una clasificación del tipo de piel, de acuerdo con el contenido de melanina y su vulnerabilidad es la siguiente:

I.- Extra sensitiva. Siempre se quema con facilidad, no resiste el bronceado. Piel muy clara (albino).
II.- Sensible. Siempre se quema con facilidad, bronceado mínimo. Piel y ojos claros.
III.- Normal. Se quema con moderación, bronceado gradual. Piel morena clara
IV.- Normal. Se quema mínimamente, bronceado adecuado. Piel morena oscura.
V.- Insensible. Raramente se quema, bronceado profuso. Piel oscura.
VI.- Muy insensible. Nunca se quema, piel con profunda pigmentación. Piel muy oscura.

Los ojos no tienen mecanismos de protección a la radiación solar, el desarrollo de cataratas en humanos es uno de los padecimientos asociados con la exposición. En animales domésticos y ganado se desarrollan cataratas, foto queratosis, daños en el epitelio de la córnea y diferentes efectos en la retina. En el ganado bovino la queratoconjuntivitis (infección ocular) se incrementa por la exposición a la radiación solar.

En el curso de la evolución, los seres vivos han desarrollado mecanismos de adaptación a la radiación solar, la destrucción de la capa de ozono en la estratosfera puede alterar el balance de la radiación solar que recibe la tierra, siendo incapaces los organismos vivos de ajustarse a estos cambios. En la ozonosfera el oxígeno y el ozono absorben la radiación solar ultravioleta con longitudes de onda entre 130 y 290 nm, este tipo de radiación es letal para organismos unicelulares, los cuales conforman la base de las cadenas alimentarias en los ecosistemas.

Las secuelas en la biosfera por la reducción del ozono estratosférico y el incremento de la radiación UV-B al nivel de piso, provoca el calentamiento de la atmósfera y cambios en el balance del clima.

Prevención:

Los ojos y la piel son los órganos más susceptibles a los efectos nocivos de la radiación UV. La mejor protección contra el sol es la ropa. Las partes de nuestro cuerpo que no quedan cubiertas pueden protegerse con productos que contengan filtros, son recomendables los protectores con SPF (Factor de protección Solar) de 15 y como mínimo de 20 para los niños, los SPF indican el tiempo de exposición al sol y se asocian tiempo normal de exposición. Un tiempo normal de exposición al sol de 30 minutos y un SPF de 8, permiten un tiempo de exposición 8 veces mayor sin sufrir daños. El tiempo de exposición al sol no es infinito, los SPF solo ayudan a permanecer durante cierto tiempo extra expuestos al sol, éste no aumenta si aplicamos una cantidad mayor de bloqueador.

Los ojos pueden protegerse con el uso de sombreros y lentes que filtren el espectro UV. Un error común es creer que todas las gafas oscuras protegen de este tipo de radiación, cuando carecen de sistemas especializados para bloquear este tipo de radiación los daños aumentan, ya que solo filtran la intensidad luminosa de la radiación, provocan una dilatación mayor de la pupila y una mayor entrada de radiación UV al ojo.

Es recomendable planear nuestras actividades y evitar la exposición al aire libre, sobre todo en las horas de mayor radiación solar. El tiempo de exposición saludable al sol depende de nuestro tipo de piel y la intensidad de la radiación UV.

Factores determinantes de la radiación UV:

La variación diurna y anual de la intensidad de la radiación solar UV, está determinada por parámetros astronómicos, geográficos, condiciones atmosféricas y por actividades humanas que alterar las condiciones naturales de la atmósfera, tal como el debilitamiento de la capa superior de ozono debido al uso de CFS. A nivel de troposfera la presencia de nubes, polvo, aerosoles y la concentración de ozono son elementos absorbentes de fotones de energía o radiación solar.

La intensidad de la radiación solar varía según la hora del día. Durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, la radiación solar cae de manera casi horizontal sobre el punto de incidencia. Durante su trayecto la radiación puede absorberse y dispersarse por moléculas de gases, partículas de aerosoles o agua, en lo que se denomina la componente difusa de radiación. Cuando los rayos solares pasan directamente por la atmósfera si ser absorbidos, constituyen la componente directa de la radiación.

Otros factores que influyen en la intensidad de la radiación solar son la refracción en paredes y asfalto, y la reflexión de los cristales de edificios. La hierba refleja al menos un 10% de la radiación incidente y la nieve pueden reflejar un 80%. La radiación solar también varía con la altitud, a mayor altitud aumenta. Por ésta razón la radiación UV es menor a nivel del mar.

Los dispositivos de rayos UVA:

La exposición prolongada a la luz del sol sin la protección adecuada puede llegar a tener serias consecuencias sobre la salud. Lo mismo ocurre con las lámparas de rayos UVA, tan populares al permitir obtener un bronceado en cualquier época del año, ya que el tipo de onda que emiten es exactamente la misma. De hecho, la OMS ha declarado que el uso prolongado de este tipo de lámparas provoca cáncer de piel. A esto hay que añadir que muchos dispositivos de rayos UVA no siguen los controles de calidad que debieran, y su deterioro puede llegar a provocar que emitan rayos UVB e incluso UVC, ambos muy nocivos para la piel. Además, muchos de los centros de belleza que ofrecen este servicio no cuentan con un personal lo suficientemente cualificado como para informar a sus clientes de las precauciones que tienen que tomar antes de someterse a una sesión de bronceado con una lámpara de rayos UVA.

Dado el riesgo que presenta la utilización de dispositivos de rayos UVA, es muy aconsejable seguir los siguientes consejos:
-Percatarse de que el centro en el que se vaya a realizar la sesión de rayos UVA cumpla con la normativa vigente y que todas sus instalaciones hayan superado las revisiones pertinentes.
-Las personas con un fototipo de tipo 1 o 2 no deberán someterse a una sesión de bronceado de este tipo ya que no conseguirán broncearse y se quemarán.
-El plazo mínimo entre sesión y sesión deberá ser de 48 horas. Entre tanto tampoco se deberá tomar el sol. El número máximo de sesiones será de entre 20 y 30 anuales.
-Existen medicamentos que son incompatibles con los rayos ultravioleta. Por ello, es conveniente consultar al médico antes de someterse a una sesión de bronceado.
-Si en la familia existen antecedentes de cáncer de piel no se deberá hacer uso de ningún tipo de dispositivo de rayos UVA.
-No utilizar este tipo de dispositivos si se tienen menos de 30 años, ya que ello dispara las posibilidades de sufrir cáncer de piel en el futuro.
Según el último congreso mundial de dermatología celebrado en Chicago (EEUU), los rayos infrarrojos A o IR-A, son una de las últimas amenazas que nos queda por combatir para protegernos de la luz que nos llega del Sol, unos rayos con una gran capacidad para penetrar hasta la capa más profunda de la epidermis, la hipodermis.

Básicamente, el Sol brilla porque los átomos de hidrógeno de su superficie se fusionan constantemente para ofrecernos su luz y calor. Los rayos resultantes son ondas electromagnéticas con diferentes longitudes de onda, de las cuales únicamente tres llegan a la tierra. La radiación ultravioleta (UV) sólo supone un 4,3% de la radiación total, el 50,7% corresponde a la luz visible, y el 45% restante es radiación infrarroja (IR).

Hasta ahora no se había demostrado que las radiaciones infrarrojas fueran peligrosas para la salud de la piel. Sin embargo, de acuerdo con estudios científicos recientes, se ha demostrado que los rayos IR-A tienen efectos nocivos sobre la piel por su capacidad de penetrar hasta la capa más profunda de la piel, la hipodermis produciendo un foto envejecimiento prematuro con importantes efectos nocivos sobre la salud, a largo plazo.

Se ha podido comprobar que la corta longitud de onda de la radiación Infrarroja IR-A, es la culpable de la destrucción de las fibras de colágeno, y como consecuencia, del envejecimiento cutáneo prematuro- La gran capacidad de penetración de este tipo de rayos, produce un ataque directo a las mitocondrias celulares, las responsables del abastecimiento energético de la célula.

En la mitocondria el IR-A produce un aumento de los radicales libres, que son extremadamente dañinos para las células. Si estos radicales libres se acumulan en nuestras células, los mecanismos de defensa antioxidantes se desbordan, y sufrimos lo que se denomina estrés oxidativo, causando un daño celular en cascada: se liberan enzimas proteolíticas que descomponen el colágeno, el componente más importante del tejido conjuntivo.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Shock anafiláctico

8


Definición:

El shock anafiláctico se define como una hipersensibilidad sistémica tipo I que ocurre en individuos con características inmunológicas especiales y que resulta en manifestaciones mucocutáneas, cardiovasculares y respiratorias que pueden poner en riesgo la vida.

El termino anafilaxia se refiere a aquellas reacciones mediadas por subtipos de los anticuerpos para IgE e IgG. Debe ocurrir una sensibilización previa al alergeno, lo que produce inmunoglobulinas específicas para el antígeno; la exposición posterior al alergeno genera la reacción anafiláctica. Muchos de los cuadros de anafilaxias suceden, sin embargo, sin antecedentes de exposición previa a algún alergeno.

Las reaccionas anafilactoideas o pseudoanafilacticas generan un cuadro clínico similar pero ellas no están mediadas por el sistema inmunológico; a pesar de ello en el contexto clínico de la urgencia médica el manejo es similar.

Historia:

Las reacciones anafilácticas fueron descritas por primera vez en el año 1902 por Portiery Richet cuando trabajaron con perros para la producir anticuerpos contra el veneno de anémonas marinas, este grupo de investigadores ganó el premio Nobel de medicina y fisiología en 1.913 por ser los pioneros en este tipo de investigaciones.

Epidemiologia:

El shock anafiláctico no se considera un evento que deba ser reportado a las autoridades de salud, por lo tanto no existen estadísticas nacionales que permitan establecer la incidencia y prevalencia de este cuadro clínico en nuestro país. Esto sumado a la ausencia de claridad del personal de salud para realizar un diagnóstico preciso dificulta la recolección de datos que permitan establecer la frecuencia y severidad de las reacciones anafilácticas; además de ello muchas de los pacientes presentan reacciones menores y nunca consultan a los servicios de salud por lo tanto existe un subregistro importante respecto a la incidencia del shock anafiláctico.
A pesar de ello, es conocido el hecho de que el tipo de dieta juega un papel importante en el desarrollo del shock anafiláctico, ya que se han introducido nuevas sustancias alergénicas dentro de los hábitos alimenticios de la población, entre ellos el maní y sus derivados.

Fisiopatología:

Las reacciones anafilácticas y el shock anafiláctico resultan como consecuencia de la liberación de mediadores inflamatorios (histamina, triptasa, citoquinas), así como de moléculas derivadas del metabolismo del acido araquidónico (prostaglandinas y leucotrienos).

Las reacciones anafilácticas ocurren después de una nueva exposición a un antígeno para el que un individuo ha producido un anticuerpo especifico IgE.
Se cree que la histamina es el primer mediador de la cascada inflamatoria en el shock anafiláctico; La mayoría de los signos y síntomas en las reacciones anafilácticas se atribuyen a la unión de la histamina con sus receptores.
De otro lado, la estimulación de los receptores H1 se asocia con la producción de prurito, rinorrea, taquicardia y bronco espasmo y la estimulación de los receptores H2participa en la aparición de cefalea, edema e hipotensión.
Como se menciono previamente, existen otros mediadores involucrados de manera importante en la fisiopatología del shock anafiláctico, entre ellos se encuentran los metabolitos del acido araquidónico incluyendo las prostaglandinas, principalmente la prostaglandina D2 y los leucotrienos (C4). La prostaglandina D2 interviene en el desarrollo del bronco espasmo y la vaso dilatación.

Causas:

Las reacciones anafilácticas ocurren en personas de todas las edades y tiene diversas causas, de entre las más comunes se encuentran el consumo de alimentos y medicamentos, la utilización de productos como el látex y las reacciones a terapias inmunológicas; sin embargo, en cerca de un tercio de los pacientes que se presentan en shock anafiláctico no es posible establecer la causa o el elemento desencadenante del cuadro.

Síntomas:

El shock anafiláctico (alérgico) se desarrolla a los pocos minutos de la exposición de la persona susceptible a un antígeno inhalado o inyectado por vía parenteral. Puede aparecer tras un período más prolongado si se trata de un fármaco que se toma por vía oral o de un alergeno alimenticio. Las picaduras de insectos himenópteros son otra causa frecuente de anafilaxia.

Los signos y síntomas forman diversas combinaciones que afectan sobre todo a 4 sistemas:
• Cardiovascular: enrojecimiento, palidez o ambos, taquicardia, palpitaciones, hipotensión o colapso circulatorio completo.
• Respiratorio: disnea con o sin sibilancias, cianosis, tos, esputos teñidos de sangre.
• Piel: Urticaria, angioedema o ambos, prurito, eritema.
• Gastrointestinales: Cólicos abdominales, náuseas, vómitos y diarrea en distintas combinaciones.

Los síntomas pueden aparecer en rápida sucesión llevando a una muerte inminente a menos que se tomen medidas oportunas.

Diagnostico:

El diagnóstico del shock anafiláctico en el evento agudo es, sin duda, completamente clínico y se debe iniciar con una historia clínica breve y dirigida ya que el tratamiento debe ser administrado de manera inmediata.
La historia clínica debe incluir un interrogatorio orientado a identificar episodios previos de atopia o anafilaxia e ingesta de alimentos especiales, nuevos medicamentos y/o picaduras y mordeduras de insectos.
El diagnostico preciso de shock anafiláctico resulta en ocasiones confuso debido a la variedad de presentaciones clínicas del mismo, además de la existencia de otras condiciones clínicas que se asemejan al cuadro anafiláctico como son los eventos vasovagales, mastocitosis, arritmias cardiacas, envenenamiento por mordedura de serpiente, ataques de pánico y convulsiones.

La evaluación debe enfocarse hacia la identificación de manifestaciones que pongan en riesgo la vida del paciente, esto incluye la evaluación del estado respiratorio y cardiovascular prestando especial atención a los signos y síntomas que sugieran compromiso de la vía aérea para prevenir el colapso cardiovascular y el paro cardiorespiratorio.

El tiempo transcurrido una vez el paciente se expone al alergeno también es importante ya que las reacciones anafilácticas usualmente ocurren minutos después de la exposición al agente disparador. En el shock anafiláctico inducido por alimentos puede presentarse un lapso de tiempo de 4 – 6 horas entre la ingesta y la aparición de los síntomas, el cual se atribuye al proceso de digestión del elemento alergénico.

Las personas con antecedentes de enfermedad asmática pueden estar más expuestas a desarrollar reacciones anafilácticas, sin embargo, el asma no es reconocida como un factor predisponerte del shock anafiláctico, aunque si puede ser un elemento predictor de la severidad del cuadro clínico.

Diagnostico diferencial:

Solamente después de que se ha descartado el diagnóstico de shock anafiláctico se deben considerar otras condiciones que pueden asemejarse a la presentación clínica de la anafilaxia, ya que la falla en el reconocimiento y tratamiento apropiado de ésta puede resultar fatal para el paciente.

Angioedema:

Existe una presentación clínica que se ha denominado “angioedema familiar”, el cual es hereditario pero difícil de diferenciar de una reacción alérgica temprana de shock anafiláctico, sin embargo, en este tipo de pacientes no se presenta urticaria. El tratamiento consiste en la administración de plasma fresco congelado.

Episodios de asma casi fatal (estado asmático):

Pueden simular una reacción anafiláctica debido a su presentación clínica con estridor y sibilancias, sin embargo, las crisis de asma no cursan con urticaria o angioedema.

Los ataques de pánico:

Pueden presentarse con estridor como resultado de una aducción forzada de las cuerdas vocales, pero en un ataque de pánico el paciente no muestra angioedema, urticaria, hipoxia o hipotensión

Tratamiento:

Asegúrese una vía aérea e instaurar respiración artificial hasta que pueda administrarse oxígeno a presión positiva con mascarilla facial o sonda endotraqueal. Si ello es imposible a causa del edema laríngeo se considerará la conveniencia de practicar una traqueotomía inmediata.

Una vez se sospecha que el paciente está presentando una reacción anafiláctica es necesario administrar de manera inmediata adrenalina. No existen contraindicaciones absolutas para utilizar adrenalina en el contexto del shock anafiláctico, y la demora en la administración de ella genera complicaciones en el manejo del paciente.

Este fármaco es la clave del tratamiento de la anafilaxia, debiendo inyectarse 0,1 a 0,5 ml de una solución 1:1.000 por vía subcutánea, reservando la menor de estas dosis para los niños pequeños. Si el paciente está en shock, se inyectarán lentamente 1 a 5 ml de solución al 1:10.000 por vía intravenosa o se administrarán por vía sublingual. Esta dosis puede repetirse, si es necesario, a los 30 minutos.
Se aplica un torniquete venoso proximal al lugar de la picadura o de la inyección y se deja colocado hasta que la situación del paciente se estabilice. Se localiza una vena adecuada y se instala un catéter intravenoso permanente de gran calibre; si no puede encontrarse una vena, se hará una punción venosa por vía subclavia o yugular interna o se disecará una vena (flebotomía). Se inicia la infusión de Ringer lactato o de suero salino normal.

Líquidos intravenosos: para combatir la hipotensión debe administrarse suero salino normal o Ringer lactato. Si la hipotensión es intensa se hará una infusión rápida. El retorno de la presión arterial a la normalidad o la elevación de la presión venosa central serán datos en los que se basará el tratamiento.

Aminofilina: si el bronco espasmo es importante deben administrarse 5,6 mg/kg de aminofilina intravenosa en un período de 20 minutos, a lo que seguirá un goteo intravenoso de mantenimiento con 0,9 mg/kg/hora de aminofilina.

Vasopresores: si con la administración de líquidos y adrenalina no se consigue controlar el shock, puede ser necesario recurrir a los Vasopresores. En este caso, los fármacos de elección son el levarterenol a dosis de 4 a 8 mg o la dopamina a dosis de 400 mg en 500 ml de solución acuosa de dextrosa al 5%. Es la presión arterial la que debe marcar la velocidad de administración, aunque la velocidad inicial en el caso de dopamina es de 5 a 15 ug/kg/minuto.

Antihistamínicos: una vez conseguida una respuesta adecuada a las medidas antes mencionada, pueden administrase antihistamínicos orales o parenterales para aliviar los síntomas y evitar su reaparición. Los antihistamínicos no son los fármacos de primera línea. Se administrará difenhidramina, 25 a 50 mg, o hidroxicina 50 a 100 mg por vía oral o intramuscular.

Corticoides: en los pacientes con bronco espasmo o hipertensión persistentes, se administrará 200 mg de intravenoso de succinato de hidrocortisona, o su equivalente, 5 mg (1 ampolla) de betametasona que se repetirá cada 4 horas en tanto que persista dicha situación.

En resumen, el medicamento de primera línea en el shock anafiláctico es la administración de adrenalina; existen otros tratamientos pero hasta el momento no se ha demostrado que tengan mayores efectos que la adrenalina en el manejo de los signos y síntomas.

Nota:
La adrenalina, también llamada epinefrina en su sustitutivo sintético, es una hormona vaso activa secretada en situaciones de alerta por las glándulas suprarrenales. Es una monoamina catecolamina, simpaticomimética derivada de los aminoácidos fenilalanina y tirosina.

Seguimiento:
Los pacientes con episodios anafilácticos graves deben ser ingresados en el hospital, mientras que las formas más leves deben permanecer en observación varias horas antes de dar de alta al enfermo.
Para prevenir la recidiva, debe administrase un ciclo de varios días de antihistamínicos (difenhidramina, 25 a 50 mg cada 6 horas), o de corticoides (prednisona, 30 a 60 mg al día).

Reacciones a los contrastes radiológicos:

En arteriografía, pielografía intravenosa, tomografía computarizada y otras técnicas se utilizan contrastes radiográficos.
Dichos contrastes pueden provocar tres tipos de reacciones adversas:
La reacción vasomotora se debe probablemente a la hipertonicidad del contraste. No supone una amenaza vital y no requiere tratamiento. Sus síntomas son enrojecimiento, calor, parestesias, náuseas y un sabor metálico en la boca.

La reacción generalizada o anafilactoide, aunque no es una verdadera reacción mediada inmunológicamente, se manifiesta de forma similar y su tratamiento es el mismo que el de la anafilaxia. El paciente puede tener urticaria, sibilancias, oclusión de la vía aérea, vasodilatación, hipotensión y taquicardia. La presencia de esta última permite diferenciar la reacción la reacción anafilactoide de una reacción vagal.

La reacción vagal es consecuencia de una profunda descarga del nervio vago. Sus manifestaciones son: vasodilatación, hipotensión y bradicardia. Su tratamiento consiste en la administración de líquidos intravenosos y atropina a dosis iniciales de 0,6 a 0,8 mg intravenoso, hasta un máximo total de 3 mg. Para determinar el grado de respuesta se monitoriza la frecuencia cardíaca que debe mantenerse por encima de 60 latidos por minuto.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Absceso pélvico

0


Definición:

Un absceso pélvico es una acumulación de pus en la pelvis o parte baja del abdomen causada por una infección, apendicitis, una úlcera o complicaciones después de la cirugía. La ruptura de un absceso pélvico es una condición grave que pone en peligro la vida del paciente y que requiere cirugía inmediata.

Se trata de la etapa final del desarrollo de una infección del tracto genital y generalmente es prevenible. El absceso puede llenar la pelvis y ocasionalmente la parte baja del abdomen. En ocasiones puede crecer considerablemente sin que el paciente se sienta enfermo o note señales obvias.

En los hombres, el absceso pélvico se encuentra entre la vejiga y el recto. El paciente puede presentar fiebre, malestar, anorexia, nauseas, vómitos, dolor, diarrea.
Aparece generalmente 2-3 semanas después de la infección inicial o complicación y puede convertirse en abscesos múltiples si no se tratan. A veces los especialistas no recomiendan tratamiento hasta que hasta que no haya “madurado” lo suficiente como para abrirlo y drenarlo con facilidad.

Patogenia:

En una invasión de bacterias a un tejido, la infección se extiende por toda el área. Algunas células mueren y se desintegran, dejando espacios en los que se acumulan líquido y células infectadas.

Los glóbulos blancos, los defensores del organismo contra la infección, se desplazan hacia estos espacios y después de engullir a las bacterias, mueren.

La acumulación de glóbulos blancos forma el pus, una sustancia cremosa que llena la zona. A medida que el pus se deposita, el tejido sano es desplazado. Al final este tejido acaba creciendo alrededor del absceso hasta rodearlo; el organismo intenta de este modo evitar una mayor extensión de la infección. Si un absceso se rompe hacia dentro, la infección puede extenderse tanto por el interior del cuerpo como bajo la superficie de la piel, dependiendo de dónde se encuentre el absceso.

Una infección bacteriana puede generar un absceso de varias formas. Por ejemplo, una herida punzante hecha con una aguja sucia puede hacer llegar bacterias al tejido subcutáneo. A veces las bacterias pueden diseminarse a partir de una infección de otra parte del organismo.

Así mismo, las bacterias que normalmente viven en el cuerpo pero no causan daño alguno, ocasionalmente pueden provocar un absceso. Las posibilidades de que éste se forme aumentan si hay suciedad o un cuerpo extraño en la zona infectada, si la zona de invasión bacteriana tiene un bajo aporte sanguíneo (como sucede en la diabetes) o si el sistema inmunitario de la persona se encuentra debilitado (como sucede en el SIDA).

Síntomas:

El lugar donde se localiza un absceso y el hecho de que interfiera o no con el funcionamiento de un órgano o un nervio determina sus síntomas. Éstos pueden incluir dolor espontáneo o a la presión, sensibilidad, calor, hinchazón, enrojecimiento y posiblemente fiebre. Si se forma justo por debajo de la piel suele aparecer como un bulto visible. Cuando está a punto de romperse, su parte central adopta un color blanquecino y la piel que lo recubre se vuelve más delgada. Un absceso formado en lo más profundo del cuerpo crece considerablemente antes de provocar síntomas. Al pasar inadvertido, es probable que a partir de éste se disemine la infección por todo el organismo.

Diagnóstico:

Los médicos pueden reconocer fácilmente un absceso que se encuentra sobre la piel o debajo de la misma, pero a menudo cuesta detectar los que están en la profundidad. Cuando una persona padece este tipo de abscesos, los análisis de sangre suelen revelar un número anormalmente alto de glóbulos blancos. Las radiografías, la ecografía, la tomografía computadorizada (TC) o la resonancia magnética (RM) son pruebas que pueden determinar su tamaño y posición. Debido a que los abscesos y los tumores suelen causar los mismos síntomas y producen imágenes similares, para llegar a un diagnóstico definitivo suele ser necesaria una muestra de pus o bien la extirpación del absceso quirúrgicamente para examinarlo al microscopio.

Tratamiento:

A menudo un absceso se cura sin tratamiento al romperse y vaciar su contenido. En ciertos casos, éste desaparece lentamente sin romperse mientras el organismo elimina la infección y absorbe los desechos. En ocasiones puede dejar un bulto duro.

Un absceso puede ser perforado y drenado con el fin de aliviar el dolor y favorecer la curación. Para drenar un absceso de gran tamaño, el médico debe romper sus paredes y liberar el pus. Tras el drenaje, si son grandes dejan un amplio espacio vacío (espacio muerto) que se puede taponar temporalmente con una gasa. En ciertos casos, es necesario dejar drenajes artificiales durante un tiempo (generalmente delgados tubos de plástico).

Como los abscesos no reciben sangre, los antibióticos no suelen ser muy eficaces. Tras el drenaje, se pueden suministrar para evitar una recurrencia. También se recurre a éstos cuando un absceso extiende la infección hacia otras partes del organismo. El análisis en el laboratorio de las bacterias presentes en el pus ayuda al médico a escoger el más eficaz.

Operación:

Se hace una incisión de 3 pulgadas en el abdomen cerca del absceso pélvico. El corte se profundiza hasta que el cirujano alcanza el absceso. El pus se escurre, se lava el área con antibióticos, y un tubo de drenaje de goma se coloca para drenar el pus adicional. El tubo se mantiene en su lugar hasta que los rayos X confirman que el espacio del absceso es cada vez más pequeño.

Alternativas:

No se puede ignorar un absceso pélvico porque se puede drenar hacia la piel. También puede drenarse hacia los órganos, como intestinos y esparcirse por el estómago. Si el líquido purulento en el absceso no es muy espeso, el especialista puede colocar un tubo de drenaje sin cirugía.

Después de la cirugía:

La mayoría de los pacientes son capaces de caminar dentro de las 24 horas después de la cirugía de absceso pélvico, sin embargo, a menudo experimentan algunas molestias durante varios días. A veces el tubo de drenaje debe permanecer en el lugar por 2 semanas.

Algunas localizaciones de abscesos abdominales:

Los abscesos se pueden formar por debajo del diafragma, en el interior del abdomen, en la pelvis o detrás de la cavidad abdominal. También pueden formarse en cualquier órgano abdominal, como los riñones, el bazo, el páncreas, el hígado, la próstata o alrededor de los mismos. Por lo general, los abscesos abdominales se originan a partir de heridas, una infección o perforación del intestino o una infección de otro órgano abdominal.
Un absceso debajo del diafragma puede formarse cuando el líquido infectado proveniente, por ejemplo, de un apéndice perforado, se desplaza hacia arriba por efecto de la presión de los órganos abdominales y la succión producida por el diafragma durante la respiración. Los síntomas pueden consistir en tos, dolor al respirar y dolor en un hombro, que se produce debido a que el hombro y el diafragma comparten los mismos nervios y el cerebro interpreta incorrectamente el origen del dolor.
Los abscesos localizados en la parte media del abdomen pueden originarse a partir de un apéndice perforado, por la perforación del intestino grueso o en el contexto de la enfermedad inflamatoria intestinal o la Diverticulitis. El área donde se encuentra el absceso suele ser dolorosa.
Los abscesos pélvicos se originan a causa de los mismos trastornos que los provocan en el interior del abdomen y también a partir de infecciones ginecológicas. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal, diarrea provocada por una irritación intestinal y una necesidad urgente o frecuente de orinar a causa de una irritación de la vejiga.

Los abscesos localizados detrás de la cavidad abdominal (llamados abscesos retro peritoneales) se forman detrás del peritoneo, una membrana que reviste la cavidad abdominal y sus órganos. Las causas, que son similares a las que provocan la aparición de otros abscesos en el abdomen, incluyen la inflamación del apéndice (apendicitis) y del páncreas (pancreatitis). El dolor, por lo general localizado en la parte inferior de la espalda, empeora cuando la persona flexiona la pierna sobre la cadera.

Los abscesos en los riñones pueden estar causados por determinadas bacterias que provienen de una infección lejana y que llegan a los riñones a través del flujo sanguíneo, o bien por una infección de las vías urinarias que llega a los riñones y luego se extiende hasta el tejido renal. Los que se forman en la superficie de los riñones (abscesos peri nefríticos) casi siempre están provocados por la rotura de otro absceso dentro del riñón, que disemina la infección hasta la superficie y el tejido circundante. Los síntomas incluyen fiebre, escalofríos y dolor en la parte inferior de la espalda. La micción puede resultar dolorosa y a veces la orina está teñida de sangre.

Los abscesos en el bazo son causados por una infección que llega hasta el bazo por el flujo sanguíneo, por una herida que afecta al bazo o por la diseminación de una infección desde un absceso próximo, como, por ejemplo, alguno localizado por debajo del diafragma. Se puede sentir dolor en el lado izquierdo del abdomen, la espalda o el hombro izquierdo.

Los abscesos en el páncreas se forman típicamente después de un ataque de pancreatitis aguda. Los síntomas como fiebre, dolor abdominal, náuseas y vómitos suelen comenzar una semana o más después de que la persona se ha recuperado de la pancreatitis.

Los abscesos en el hígado pueden ser causados por bacterias o por amebas (parásitos unicelulares). Las amebas de una infección intestinal llegan al hígado a través de los vasos linfáticos. Las bacterias pueden llegar al hígado desde una vesícula biliar infectada, una herida penetrante o contundente, una infección en el abdomen, como un absceso cercano o a través de una infección de otra parte del cuerpo transportada por el flujo sanguíneo. Los síntomas son pérdida del apetito, náuseas y fiebre. El enfermo puede o no tener dolor abdominal.

Los abscesos de la próstata suelen producirse debido a una infección de las vías urinarias que acaba ocasionando una infección de la glándula prostática (prostatitis). Éstos son más frecuentes entre los varones de entre 40 y 60 años. Por lo general, en esta situación se siente dolor al orinar o bien urgencia o dificultad para la micción. Con menos frecuencia, hay un dolor interno en la base del pene y aparece pus o sangre en la orina.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

El chimó (Jalea de tabaco)

1

– El consumo de tabaco en cualquiera de sus formas constituye una de las principales causas de muerte prematura en el mundo.
– El chimó se obtiene de la cocción de las hojas de tabaco. Esta pasta Tiene mucha venta, especialmente en los pueblos del interior, pero es tan dañina como el cigarrillo.
– El chimó contiene cancerígenos, irritantes de la mucosa y trazas de elementos radiactivos (como uranio y polonio). Adicionalmente posee concentraciones variables de nicotina, una de las sustancias aditivas más potentes que conocemos.
– A corto plazo, el usuario del tabaco de mascar podría estar expuesto a niveles de nicotina en sangre cercanos o superiores a los que presenta un fumador promedio de cigarrillos.
– Por ser un vasoconstrictor, la nicotina produce un gran impacto en el sistema cardiovascular, y altera la presión sanguínea. Por lo tanto, podemos decir que el tabaco de mascar puede asociarse con el desarrollo de problemas cardiovasculares.
– A mediano plazo, se hacen evidentes problemas bucales como manchas en los dientes, atrofia de las encías y lesiones en la mucosa.
– El riesgo más importante a largo plazo es el desarrollo del cáncer bucal. Un mecanismo potencial sería el contacto directo de cancerígenos presentes en el tabaco de mascar sobre el epitelio bucal.

Dr. Avilio Méndez Flores

[ad code=2 align=center]

Go to Top